Los hombres de Fco: inmorales sexuales y doctrinales


(...)Dos historias surgieron de la elección de Bergoglio. La primera fue que la Iglesia había elegido a un hombre que evitaría que la Iglesia se convirtiera en un museo de dogmas muertos. La segunda es que la Iglesia lo había elegido porque había mostrado la energía para reformar la curia disfuncional.

Al principio, Francisco aprovechó el impulso en ambos frentes. Rápidamente se ganó una gran cantidad de medios positivos para hacer rupturas simbólicas con su predecesor. Algunas de las vestimentas más tradicionales cayeron de inmediato, junto con los zapatos rojos. Decidió no tomar residencia en los apartamentos papales. En cambio, viviría en Casa Santa Marta, un hotel del Vaticano. Y rápidamente comenzó a hacer sus comentarios terrenales e interminables a los medios de comunicación. Dio entrevistas al periodista ateo italiano Eugenio Scalfari. Cuando se le pidió que comentara cómo aconsejaría a los homosexuales (en concreto sobre el caso del sodomita Ricca), respondió: "¿Quién soy yo para juzgar?" Francisco también formó rápidamente un grupo especial de nueve asesores- cardenales para ayudarlo a realizar el trabajo de reforma del Vaticano.

El pontificado de Francisco debía ser una era de misericordia para los pecadores en las periferias y la rendición de cuentas de los malhechores en el Vaticano. En cambio, ha ocurrido casi lo contrario.

Al tratar de complacer a los progresistas que lo eligieron, el Papa Francisco ha sumido a la Iglesia en la acritud y la confusión. Él ha presentado una revisión de la enseñanza de la Iglesia sobre los sacramentos que establece los conceptos tradicionales de virtud cristiana fuera del alcance de todos, excepto de los cristianos más "heroicos". Es una revolución teológica que no solo amenaza la coherencia de la fe católica, sino que tiene el potencial de afectar a todos los cristianos.

¿En cuanto a la reforma? Olvídalo. Casi la mitad de los miembros del equipo reformista del Papa Francisco han sido víctimas de escándalos de abuso sexual. El cardenal George Pell ha regresado a su Australia natal para enfrentar cargos (probablemente falsos) de abuso sexual. El cardenal  Maradiaga ha sido acusado de proteger a los eclesiásticos que fomentaron una cultura de depredación sexual en los seminarios de Honduras. Se reveló que el cardenal alemán Reinhard Marx había sido negligente en la investigación de un sacerdote abusivo cuando era obispo de Trier. El cardenal estadounidense O'Malley, quien encabeza la Pontificia Comisión para la Protección de Menores, ha sido expuesto por no afrontar el informe de un sacerdote sobre la depredación sexual en serie del cardenal Theodore McCarrick contra los seminaristas.

Estos escándalos gemelos del papado de Francisco se entrelazaron este verano. Informes de la Arquidiócesis de Nueva York informaron que McCarrick había abusado sexualmente de un niño, y él renunció al Colegio de Cardenales. Pero ese no fue el final de la historia. El frustrado reformador del Banco del Vaticano, el arzobispo Viganò, pronto emitió un impresionante conjunto de acusaciones públicas contra Francisco y sus colaboradores más cercanos. Viganò acusó al papa de haber rehabilitado a sabiendas al cardenal McCarrick y colaboró con otros miembros de la iglesia inmorales para perseguir su programa teológico progresista. Viganò pidió al Papa que renunciara.

La respuesta del Vaticano a Viganò ha sido denunciarlo enérgicamente, acusarlo de romper la comunión con el Papa, y al mismo tiempo admitir, por inferencia, que su acusación principal es la correcta. El Vaticano señaló que McCarrick no había sido sancionado formalmente durante el papado de Benedicto, debido a la falta de evidencia, pero admitió que McCarrick al menos había sido restringido. McCarrick adquirió un perfil público más amplio después de la elección de Francisco, indicando que se levantaron estas restricciones o que el Vaticano fue negligente al continuar aplicándolas.

Quizás deberíamos haber visto venir esto. El hecho es que el Papa Francisco ha conducido su papado de una manera que hizo que los reclamos de Viganò fueran inmediatamente creíbles. Fco nombró a un obispo en Chile, Juan Barros Madrid, contra las fuertes protestas de los laicos que lo acusaban de encubrir el abuso infantil. Fco reprendió a estas personas como calumniadores, pero con el tiempo el escándalo lo abrumó, y se vio obligado a enviar investigadores, quienes descubrieron una iglesia chilena sumida en la corrupción. En Italia, después de las intervenciones de dos influyentes aliados de su agenda teológica, Francis devolvió al ministerio a un infame sacerdote, Mauro Inzoli, quien había molestado a niños en el confesionario y había sido expulsado por las autoridades pertinentes del Vaticano. Como los juicios civiles en Italia revelaron al público la profundidad de la depravación de Inzoli, Francis lo sacó nuevamente del ministerio.

Hay un tipo de eclesiástico que Francisco parece favorecer: el comprometido moralmente y el sospechoso doctrinalmente. Se sabe que el arzobispo de Brujas, Jozef De Kesel, promovió la ordenación de mujeres y la libre elección del celibato sacerdotal, y fue acusado creíblemente de designar a sabiendas a un pastor que había abusado de un niño. Francisco lo hizo cardenal.


También el arzobispo de Estocolmo, Anders Arborelius, ignoró las llamadas para investigar a un sacerdote pedófilo durante años. A la víctima se le dijo que fuera a ver a un terapeuta. Arborelius simpatiza con la idea de crear una versión femenina del Colegio of Cardenales. Francis lo convirtió en cardenal, y Arborelius especuló que su elevación era una manera para que el Papa honrara el compromiso de Suecia con los refugiados. También está Giovanni Becciu, que trabajaba para el secretario de estado del Papa. Cuando la firma de contabilidad PricewaterhouseCoopers comenzó a descubrir el fraude financiero en la Iglesia, Becciu suspendió su auditoría. El auditor general de PwC dijo más tarde que se salió por acusaciones falsas; Becciu acusó a ese contador de ser un espía. Entonces Francisco elevó a Becciu a cardenal. Otro clérigo, el arzobispo Luis Ladaria Ferrer, será juzgado en Francia por su papel en encubrir un escándalo de abuso sexual infantil en Lyon. Francisco lo convirtió en el jefe de la oficina doctrinal del Vaticano, que juzga los casos de abuso.

O considere a Monseñor Battista Ricca, que según se informa era los “ojos y oídos de Francis en el Banco del Vaticano”. Ricca fue ampliamente conocido por involucrarse en relaciones homosexuales en diferentes puestos durante su carrera clerical. Fue atacado en una zona de Montevideo conocida por intercambiso gay, y tuvo que ser rescatado de un ascensor en el que fue atrapado con un prostituto alquilado. (Fue a una pregunta acerca de Ricca que Francis usó su famoso "¿Quién soy yo para juzgar?") Y, finalmente, está el hombre conocido como el "vice papa", el cardenal Rodríguez Maradiaga, a quien acusan los seminaristas en Honduras de permitir que florezca una cultura de depredación. Rodríguez Maradiaga se hizo famoso por primera vez en todo el mundo católico por decir que los escándalos de la Iglesia en Boston en 2002 fueron un invento de los medios de comunicación controlados por judíos que se vengaron de la Iglesia católica por "confirmar la necesidad de la creación de un estado palestino". . ”(...)

sigue en la prox entrada


https://www.nationalreview.com/author/michael-brendan-dougherty/

Comentarios

Echenique ha dicho que…
Esto es una mafia, seguramente la peor actualmente existente, pues su objetivo es la destrucción de la Iglesia Católica y llevarnos al infierno.