Temen la manipulación en el Sínodo de la Juventud



Surge preocupación por la falta de claridad en los procedimientos de votación del Sínodo

La constitución apostólica del Papa Francisco, Episcopalis Communio, permite que el documento final del sínodo tenga un peso magisterial, pero la pregunta sigue siendo si habrá proposiciones.

http://www.ncregister.com/blog/edward-pentin

Los organizadores del Sínodo sobre los Jóvenes, la Fe y el Discernimiento Vocacional, que comienza el miércoles, no han clarificado si las propuestas se incluirán en el documento final y se votarán, como lo han sido en los sínodos pasados.

Aunque el documento final debe ser aprobado en su totalidad por una mayoría de dos tercios de los miembros votantes del sínodo, el obispo Fabio Fabene, subsecretario del Sínodo de los Obispos, ha dicho que sigue siendo una pregunta abierta si las propuestas formarán parte del documento final y si cada uno de ellas requiere una mayoría de dos tercios para aprobarse.

"Tenemos que ver cómo resultará el documento", dijo el obispo Fabene al Register Oct. 1 en una presentación del sínodo en el Vaticano, pero agregó: "Si hay varios números como la última vez, necesitarán dos tercios. "

La ausencia de un voto en cada proposición se pensó previamente para limitar el debate.

Antes del Sínodo Ordinario de la Familia de 2015, cuando se sugirió la idea de dejar de lado las propuestas, 13 cardenales expresaron su desaprobación, entre otras preocupaciones, en una carta al Papa Francisco antes de la reunión. La iniciativa de los cardenales permitió que la votación sobre las proposiciones se mantuviera.

"La ausencia de proposiciones y sus discusiones relacionadas y sus votaciones parecen desalentar el debate abierto y limitar la discusión a grupos pequeños", escribieron los cardenales. "Por lo tanto, parece urgente para nosotros que la elaboración de las propuestas a ser votadas por todo el sínodo debe ser restaurada". También dijeron que "votar en un documento final llega demasiado tarde en el proceso para una revisión completa y un ajuste serio de la texto."

Si un intento en el próximo sínodo de omitir las proposiciones tuviera éxito, potencialmente podría ser incluso más problemático, ahora que el documento final puede convertirse en parte del magisterio pontificio, sujeto a la aprobación del Papa, como lo decretó Francisco en su reciente constitución apostólica, Episcopalis Communio (Comunión Episcopal). En el pasado, los documentos finales no tenían tal peso, pero Episcopalis Communio cambió eso el mes pasado.

Algunos creen que no tener padres sinodales que voten sobre proposiciones individuales permitiría a los organizadores sinodales empujar más fácilmente las propuestas polémicas, como la inclusión de 'LGBT', el acrónimo utilizado por el lobby homosexual. El cardenal Lorenzo Baldisseri, secretario general del Sínodo de los Obispos, dijo ayer que no tenía intención de eliminar el acrónimo del Instrumentum Laboris, el documento de trabajo sinodal, a pesar de que los jóvenes no piden que se incluya.

Conocer el número de votos para cada proposición ha demostrado ser una herramienta útil para revelar los puntos de unidad y de división en varios sínodos.

Al final del Sínodo Ordinario de la Familia en 2015, 265 padres sinodales votaron 94 proposiciones, todas las cuales obtuvieron una mayoría de dos tercios. Pero los más controvertidos, relacionados con admitir a algunos divorciados que se han vuelto a casar a la Sagrada Comunión, apenas lograron hacerlo (el No. 85 , con un solo voto se consideró suficiente para que el Papa incluyera el cambio en su post- exhortación apostólica sinodal, Amoris Laetitia).

Además, los números revelaron que esas proposiciones polémicas no habrían pasado si los padres sinodales personalmente elegidos del Papa no hubieran estado presentes.

La regla de dos tercios para las proposiciones fue igualmente instructiva durante el primer Sínodo sobre la Familia en 2014, ya que dos párrafos sobre admitir a algunos divorciados a la Sagrada Comunión y un tercero sobre la acogida de homosexuales no obtuvieron una mayoría de dos tercios.

Sin embargo, el Papa Francisco rompió polémicamente con la costumbre, lo cual puede hacer, y autoritariamente insistió en que las tres propuestas rechazadas se mantuvieran en el documento, permitiendo así que sean trasladadas al documento de trabajo para el Sínodo Ordinario de la Familia del año siguiente.

La falta de claridad de la secretaría sinodal sobre los procedimientos de votación durante este sínodo es, por lo tanto, motivo de preocupación para algunos observadores que creen que, junto con otros aspectos problemáticos, una posible manipulación puede volver a ponerse en marcha.

Comentarios