El Manifiesto de Müller, es sólo el principio


El cardenal Gerhard Müller, despedido por el papa Francisco como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe en 2017, claramente ha tenido suficiente del hombre de Argentina y su vapuleo de la doctrina católica en favor de sus opiniones personales.


El evento desencadenante de la publicación de Müller de un Manifiesto de Fe parece haber sido la declaración conjunta de Francis con Ahmed el-Tayeb, "Gran Imán de al-Azhar", en la que Francis declara: "El pluralismo y la diversidad de las religiones, color, sexo, la raza y las lenguas son deseados por Dios en su sabiduría, mediante la cual Él creó a los seres humanos "
La defensa desesperada (que han hecho algunos) de que él se estaba refiriendo simplemente a la voluntad permisiva de Dios, es decir, su tolerancia al mal en el mundo, ha sido completamente demolida por John Lamont en su artículo. Los puntos principales de Lamont son estos:

-Los objetos de la voluntad "permisiva" de Dios son precisamente las cosas que Él no quiere, sino que simplemente permite que ocurran.


-No se puede negar razonablemente, que Francis quisiera decir que Dios desea positivamente la existencia de religiones falsas porque "el pluralismo religioso se engloba  junto con otras diferencias como el color, el sexo, la raza y las lenguas que no son malos en sí mismos y que son positivamente queridos por Dios ".


-Ya que el Papa Francisco pronunció esta declaración aparentemente herética en un documento firmado conjuntamente con el-Tayeb, se podría ver razonablemente como una declaración de su creencia mutua de que Dios desea positivamente la existencia del Islam, ya que difícilmente puede suponerse que el-Tayeb crea que Dios simplemente tolera la existencia del Islam como una religión falsa.



El Manifiesto de Müller solo se puede ver como una corrección de los errores que el propio Francisco está propagando, incluso si Francisco no está identificado por su nombre: errores como:

el indiferentismo religioso, el oscurecimiento de la divinidad de Cristo y de su autoridad perentoria sobre los hombres y las naciones, -para no ofender a personas como el-Tayeb-, la disolución de la enseñanza católica sobre la moralidad y la admisión de adúlteros públicos a la Sagrada Comunión, el consiguiente abandono práctico del concepto de pecado mortal, insinuaciones siniestras de que el celibato sacerdotal puede ser abandonado en ciertos lugares como el Amazonas, originando, por supuesto, otra excepción que se convierte en la regla, e insinuaciones de que las mujeres pueden ser ordenadas como "diáconos" a pesar de que son ontológicamente incapaces de recibir cualquier grado de las Ordenes Sagradas.

Así, Müller afirma las siguientes verdades de la fe en medio de la confusión sin precedentes que este pontificado ha engendrado:

Cristo es el Dios encarnado, la segunda persona de la Santísima Trinidad, y "el que niega su divinidad [es] un anticristo ..

Cristo fundó la Iglesia Católica como el “instrumento de salvación” a través del cual “Cristo se hace presente en el tiempo y el espacio a través de la celebración de los Santos Sacramentos”, y la Iglesia “transmite con la autoridad de Cristo la revelación divina, que se extiende a todos los elementos de la doctrina, 'incluyendo la enseñanza moral, sin la cual las verdades salvadoras de la fe no pueden ser preservadas, explicadas y observadas' ... 

La ley moral es la obra de la sabiduría divina y lleva al hombre a la bienaventuranza prometida (CCC 1950). En consecuencia, el "conocimiento de la ley divina y natural es necesario" para hacer el bien y alcanzar esta meta (CCC 1955). 

Aceptar esta verdad es esencial para todas las personas de buena voluntad. Porque el que muere en pecado mortal sin arrepentimiento, será separado para siempre de Dios .
En consecuencia, "los divorciados casados de nuevo, cuyo matrimonio sacramental existe ante Dios ... no pueden recibir la Sagrada Eucaristía fructíferamente (CCC 1457) porque no los lleva a la salvación. Señalar esto corresponde a las obras espirituales de misericordia .

La ordenación del sacerdote 'le otorga un poder sagrado' (CCC 1592), que es insustituible, porque a través de él Jesús se hace presente sacramentalmente en Su acción salvadora. Por lo tanto, los sacerdotes optan voluntariamente por el celibato como "un signo de nueva vida" 

...“Con miras a recibir la ordenación en las tres etapas de este ministerio [NOTA: incluyendo la ordenación al diaconado], la Iglesia está“ obligada por la elección hecha por el Señor mismo ”. Por eso no es posible ordenar a las mujeres ". (CCC 1577). "Implicar que esta imposibilidad es, de alguna manera, una forma de discriminación contra las mujeres, muestra solo la falta de comprensión de este sacramento, que no se trata de poder terrenal sino de la representación de Cristo, el Esposo de la Iglesia".

Müller, citando a San Pablo, concluye con una nota apocalíptica y con un pedido a la Santísima Virgen:"Mantener el silencio sobre estas y otras verdades de la Fe y enseñar a las personas en consecuencia es el mayor engaño contra el cual el Catecismo advierte vigorosamente. Representa el último juicio de la Iglesia y lleva al hombre a una ilusión religiosa, "el precio de su apostasía" (CCC 675); Es el engaño del anticristo.

“Pidamos al Señor que nos haga saber cuán grande es el don de la fe católica, a través del cual se abre la puerta a la vida eterna. "Porque habrá un tiempo, cuando no soportarán la sana doctrina: (...) Y, de hecho, rechazarán escuchar la verdad,’... (2 Tim 4: 1-5) ..."Que María, la Madre de Dios, nos consiga la gracia de permanecer fieles sin dudar en la confesión de la verdad sobre Jesucristo".

El Manifiesto está, firmado por"Gerhard Cardinal Müller, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe 2012-2017" - una referencia a la oficina de la cual Francisco lo despidió para eliminar un impedimento a sus metas. 

Esos objetivos involucran, como todos saben, la teología modernista del cardenal Walter Kasper, a quien Francisco ha estado exaltando y elevando a la prominencia casi desde el momento de su elección. Y, con triste previsibilidad, fue Kasper quien se dispuso a denunciar a Müller como otro Lutero, cuando es precisamente Kasper y sus compañeros prelados alemanes quienes están instalando una versión luterana de la Fe en Alemania, incluida la condonación del divorcio y un “nuevo matrimonio”.
Kasper dice con hipocresía descarada:"[Me recuerda], y casi literalmente, la argumentación de Martín Lutero. También Lutero en ese momento criticó  - con razón-  mucho de la Iglesia. Pero la acusación de (que Lutero era) un anticristo fue, incluso entonces, inapropiada, como lo dicen hoy también nuestros compañeros de diálogo luteranos. ¿Hay detrás del manifiesto (de Müller) un Lutero redivivus [renacido], uno que correctamente trabaja para las reformas en la Iglesia, pero luego desea imponerlas mientras pasa por alto al Papa y trabaja en su contra? ”


Y así ocurre en medio de este pontificado cada vez más caótico: los defensores de la doctrina católica contra los errores de Francisco son denunciados como si fueran rebeldes "reformadores" protestantes que socavan al Papa, mientras que, al mismo tiempo, los eclesiásticos católicos se postran de todas maneras ante el protestantismo degenerado en nombre del "ecumenismo", ¡elogiando al propio Lutero!

El Manifiesto de Müller es una iniciativa bienvenida. Pero ni siquiera es el comienzo de lo que se debe hacer para impedir la apisonadora papal cuyo camino de destrucción finalmente ha obligado a Müller a interponerse en su camino. Solo cuando un número suficiente de cardenales y obispos lo acompañen, puede haber alguna esperanza, humanamente hablando, de una corrección efectiva del papado más rebelde en la historia de la Iglesia.


https://fatima.org/author/fatima-ferrara/

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Totalmente de acuerdo, esperemos que todo ello(Viganó y Müller) se continúen con un efecto dominó.
Belzunegui ha dicho que…
Lutero no hizo precisamente una declaración de Fe católica, sino todo lo contrario, como Kasper y Francisco, quienes entronizaron a Lutero en el vaticano con una representación de él casi angelical, cuando es el padre de todas las herejías que están llevando a la Iglesia Católica al desastre, por lo que hay que expulsar a todos los protestantes que moran en ella, empezando por los kasperianos y bergoglianos, que son lo mismo.