Campaña pro LGBT de la Iglesia




Aparte de la gracia de Dios, nuestra necesidad más urgente en este momento es una encíclica papal sobre la homosexualidad. En su defecto, los obispos católicos estadounidenses deberían emitir una carta pastoral colectiva sobre la homosexualidad. Y en su defecto, los obispos estadounidenses individuales deben emitir cartas pastorales diocesanas sobre la homosexualidad.

¿Por qué digo que esta necesidad es "urgente"? Porque se está llevando a cabo una gran campaña en los Estados Unidos, Canadá y Europa (especialmente en Alemania) para enmendar o anular la enseñanza católica perenne sobre la práctica homosexual. Si esta campaña no se resiste de manera efectiva, la Iglesia Católica en los Estados Unidos, acometerá un suicidio institucional, como ha sucedido en varias de las principales iglesias protestantes.

Permítanme citar algunas evidencias de esta campaña.

Por un lado, está el libro pro-LGBT Construyendo un puente (un puente entre la Iglesia Católica y la "comunidad LGBT"), escrito por el conocido escritor jesuita, el Padre James Martin. Este libro ha sido avalado por el cardenal Kevin Farrell (prefecto del Dicasterio del Vaticano sobre laicos, familia y vida), el cardenal Joseph Tobin de Newark y el obispo Robert McElroy de San Diego. (NT: todos elevados por Bergoglio a instancias de McCarrick)


En segundo lugar, el estudiante típico en una universidad católica aprueba el matrimonio entre personas del mismo sexo y piensa que usted es un fanático de mentalidad estrecha si no lo aprueba también.

En tercer lugar, existe el silencio general desde el púlpito sobre este tema. Es raro el sacerdote que les cuenta a sus feligreses en una misa de fin de semana que la sodomía homosexual es, desde un punto de vista católico, un pecado atroz.

Cuarto, existe la práctica generalizada de la homosexualidad entre los sacerdotes y los seminaristas. Nadie está muy seguro de los números, pero todos parecen estar de acuerdo en que el porcentaje de sacerdotes que son (o que eran en su juventud) homosexuales activos es mucho mayor que el porcentaje de homosexuales activos en la población general.

Quinto, existe una notable tendencia entre los católicos, incluidos los sacerdotes y obispos católicos, a condenar el abuso sexual de menores sin al mismo tiempo condenar la homosexualidad sacerdotal que ha sido, en al menos el 80 por ciento de los casos, una condición previa para este abuso

Esta tendencia se mostró en Roma hace unas semanas en el sínodo de los obispos.

Esta encíclica o estas cartas pastorales de las que estoy hablando, ¿qué dirían?Sobre todo, reiterarían la antigua enseñanza católica sobre este tema, una enseñanza arraigada en el Génesis y la Ley de Moisés. La carta notaría que el Antiguo Testamento permite excepciones excepciones a la poligamia, pero no hace ninguna excepción para la sodomía.

Esa condena continúa en las cartas de San Pablo (sobre todo en el primer capítulo "homofóbico" de su Epístola a los Romanos); y se encontró con una implicación muy clara en las palabras de Jesús mismo cuando se refirió (a) a los pecados de Sodoma y Gomorra y (b) al pasaje en el libro de Génesis que dice: "hombre y mujer los hizo [Dios] . 

”La carta reconocería que no hace falta decir que nuestro deber de amor cristiano al prójimo significa que debemos amar a nuestros prójimos homosexuales; pero la carta señala que este deber de amor no significa que debemos aprobar este pecado, que es precisamente lo que el movimiento LGBT exige a los cristianos.
Del mismo modo, también debemos amar a nuestros prójimos ladrones, mentirosos,  adúlteros, fornicarios y miembros de la mafia. Pero debemos hacer esto sin dar nuestro sello de aprobación a sus malas acciones.La carta también tomaría nota del hecho de que hoy en día es muy difícil, realmente muy difícil, que los católicos desaprueben la homosexualidad, ya que esto hará que muchos de nuestros parientes, amigos, vecinos, compañeros de trabajo piensen en nosotros como gente de mente estrecha y de corazón duro.Peor aún, nuestra desaprobación causará dolor a los amigos que son homosexuales o padres de niños homosexuales; Sentirán que estás expresando algo parecido al odio por ellos o por sus hijos.

La carta tendrá que decir: Como católico, usted debe elegir entre fidelidad a su fe o aprobación de sus amigos, vecinos, etc. Si elige la primera, puede perder viejos amigos. En otras palabras, puede que tenga que someterse a un mini-martirio. Pero esa es la religión a la que pertenece. Si no le gusta, tal vez deberías unirte a una iglesia protestante liberal, por ejemplo, la Iglesia Episcopal de la Iglesia de Cristo Unida.

Y luego, por supuesto, existe un creciente movimiento, a nivel nacional e internacional, para criminalizar todas las expresiones de la antigua moral cristiana como "discurso de odio", que puede ser prohibido en espacios públicos como Internet como "delitos de odio" ”punible bajo la ley civil (...)



https://www.thecatholicthing.org/author/david-carlin/

Comentarios

Siempre Adelante ha dicho que…
yo desde mis siete años ya les tenia fobia a los jesuitas y veanlos hay motivos, son los pro-lgtb , no sollo por este caso, pr ek caso de otro que años antes hablaba en tv a favor de esos y por otros tantos