15 pecados mortales que no se confiesan



Por el padre David Nix

15 pecados mortales de los que los católicos no suelen confesarse

1. Anticoncepción, FIV (fecundación in vitro) y aborto.l La anticoncepción (dentro o fuera del matrimonio) es un pecado mortal. Tanto la esterilización (del hombre o la mujer) como el condón (masculino o femenino) es un pecado mortal. Estos deben ser confesados para recuperar la gracia santificante (con propósito de enmienda). Muchos católicos no saben que el anticonceptivo oral y el DIU funcionan la mitad de las veces como anticonceptivos y la otra mitad como abortivos. Esto significa que las mujeres católicas que toman la píldora (y los hombres que duermen con ellas) deben confesar su dolor no solo por el pecado mortal de la anticoncepción en el matrimonio, sino también por haber matado a cualquiera de sus propios hijos mediante el uso de la píldora o el implante anticonceptivo en el brazo. 

Todos estos anticonceptivos funcionan químicamente para detener primero la ovulación y luego, como respaldo, para desprender el revestimiento interno del útero para expulsar a los embriones humanos recién formados (¡sus hijos!) en el inodoro. Como la mayoría de los lectores saben, la FIV requiere que sacrifiques a unos 20 hijos tuyos a través de la "reducción de embriones" y la "congelación" para que nazcan unos dos. Por lo tanto, la FIV está literalmente asesinando y congelando a muchos de sus hijos para que algunos nazcan. Dios puede perdonar rápidamente el asesinato de niños. Yo no gritaré a nadie en el confesionario por este pecado, ni tampoco lo hará ningún sacerdote. Solo confiésalo, incluso si no lo sabías (que era pecado).

2. Masturbación y / o pornografía, antes del matrimonio o dentro del matrimonio. Algunos santos han señalado que los pecados que exigieron la muerte física en el Antiguo Pacto (judaísmo) son con frecuencia los pecados que causan la muerte espiritual en el Nuevo Testamento (catolicismo). Dios directamente solo mata a unas pocas personas en el Antiguo Testamento, y Onan es uno de ellos: " cada vez que se acercaba a la esposa de su hermano, desperdiciaba el semen en el suelo, para no dar descendencia a su hermano. Y lo que hizo fue malo ante los ojos del Señor, y Él lo mató. ”- Gen 38: 9-10. Por lo tanto, la esterilización y la masturbación y el uso del condón es un pecado mortal incluso cuando no se usa pornografía. ¿Y la pornografía sin masturbación? Esto también es un pecado mortal ya que Jesús dijo: "Pero yo les digo que todos los que miran a una mujer con intenciones lujuriosas ya han cometido adulterio con ella en su corazón" (Mt 5:28). ¡Una mujer o un hombre en la calle pueden ser ocasión de pecado mortal! Pero afortunadamente, San Francisco de Sales (un doctor de la Iglesia) nos da algunos parámetros para saber si consentimos tales tentaciones:

3. Inmodestia, incluyendo el uso de leggins (mallas o pantalones superajustados como los que usan los ciclistas) y pantalones cortos. Podría citar innumerables santos aquí, pero la descripción más sucinta es lo que la Madre de Dios dijo en Fátima: "Se introducirán ciertas modas que ofenderán mucho a Nuestro Señor". - Nuestra Señora de Fátima, 1917. ¿Cuáles son estas `ciertas modas` si no son los leggings y los pantalones cortos, ¿entonces cuáles? Curiosamente, muchas mujeres católicas conocen esta cita de Fátima, pero solo la aplican a mujeres que usan menos ropa que ellas. Señoras, cuando escuchan esa cita de Nuestra Señora de Fátima de que ciertas modas las llevarán (y a los hombres que las miran) al infierno, ¿están imaginando algún momento imaginario en el año 3022 cuando la moda sea más provocativa que los leggings y los pantalones cortos? ? ¿Qué podría ser más revelador del cuerpo que algo que muestra todos los rincones debajo de la cintura? ¿Cuál sería este atuendo mágico que podría ser peor que eso? No existe. Más bien, déjame asegurarte: la Madre de Dios quería decir que pantalones cortos, leggings y bikinis te llevarán al infierno, incluso dejar que tus hijas usen leggins. Si usa estas cosas para la misa, también debe confesarte de sacrilegio. O, si no crees mi interpretación de las palabras de María, entonces adelante. Úsenlas y dejen que sus hijas se paseen por el centro comercial en pantalones cortos y leggings (a esto se pueden añadir las minifaldas y camisetas demasiado reveladoras). Pero podría sugerir la apuesta de Pascal por esta: si su párroco tiene razón (siendo permisivo) y el Padre Nix (o sea, yo) está equivocado en su interpretación de Fátima, puedes perder tu alma. Pero si el p. Nix tiene razón en su interpretación  piensa en cómo serán tus primeros 15 segundos en el infierno. Medita en ese horno de 7000 grados durante quince segundos y en la comprensión de que acaba de perder a Dios para siempre porque pensó que esa ropa provocativa que marcaba cada rincón de sus partes inferiores a cada hombre a su alrededor) la llevaron a usted y a innumerables hombres al infierno en aras de la "comodidad". ¿Estoy usando el miedo al infierno para que dejes de usar mallas y pantalones cortos? Sí, lo estoy




4 Antes del matrimonio, besarse o algo más apasionado que eso. Santo Tomás de Aquino escribe: “Uno puede pecar de dos maneras. Primero, por su especie, y de esta manera un beso, caricia o contacto no implica, por su propia naturaleza, un pecado mortal, ya que es posible hacer tales cosas sin un placer lujurioso, ya sea como la costumbre de el país de uno, o debido a alguna obligación o causa razonable. En segundo lugar, se dice que una cosa es un pecado mortal en razón de su causa: así, el que da una limosna, para llevar a alguien a la herejía, peca mortalmente debido a su intención corrupta. Ahora se ha dicho anteriormente (FS, Q [74], A [8]), que es un pecado mortal no solo consentir el acto, sino también la deleción de un pecado mortal. Por lo tanto, dado que la fornicación es un pecado mortal, y mucho más que los otros tipos de lujuria, se deduce que en tales pecados, no solo consentir el acto sino también consentir al placer es un pecado mortal. En consecuencia, cuando estos besos y caricias se hacen por este deleite, se deduce que son pecados mortales, y solo de esta manera se dice que son lujuriosos. Por lo tanto, en la medida en que son lujuriosos, son pecados mortales ... ”—ST II.II.154.4 c5. En el matrimonio, cualquier cosa antinatural. Los dos más grandes teólogos morales de la Iglesia, Santo Tomás de Aquino y San Alfonso Ligorio, ambos enseñan que el sexo anal y el sexo oral en el matrimonio es un pecado mortal. Si confiesas este pecado, espera que muchos párrocos digan: "no es pecado". Luego, dirás: "Pero Santo Tomás de Aquino y San Alfonso Ligorio dicen que es un pecado mortal"**. 

6. Actos homosexuales. Todos los pecados sexuales (heterosexuales u homosexuales) son pecados mortales si se cometen con consentimiento. Pero los pecados homosexuales no solo están en la categoría de mortales, sino en la categoría de mortales MÁS pecados que se dice que claman venganza a Dios. Esto significa que la sodomía es uno de los cuatro peores pecados mortales que puedes cometer. No hay nada de malo en la amistad entre personas del mismo sexo, pero introducir los genitales en el ano es sucio, malvado y violento. Eso es la sodomía. Sé que hay algunos sacerdotes que cometen sodomía y otros sacerdotes que no cometen sodomía, sino que celebran a quienes sí lo hacen. Déjame ser muy directo por el bien de tu alma: si estás cometiendo pecados homosexuales y no te arrepientes, confiésalos y haz tu mejor esfuerzo para parar, porque sino irás al infierno para siempre. Lamento ser franco, pero digo esto porque te amo y realmente creo que Dios puede perdonar los pecados de todos. Todos saben que Dios es misericordioso, pero también es lo suficientemente poderoso como para perdonar pecados tan sucios y hacerte limpio de nuevo. 

7. Omisión crónica en catequizar a sus hijos. Muchas buenas madres y padres ocasionalmente pierden algunas lecciones catequéticas para sus hijos, y eso no es gran cosa. Es por eso que digo que es un pecado mortal omitir (de por vida) el catequizar a tus hijos. Entonces, si no aprendes la fe católica y no la enseñas a tus hijos (y no me refiero solo a la misa dominical, me refiero a la plenitud de la fe católica), entonces este es un pecado mortal. Esto está especialmente dirigido a padres y sacerdotes, ya que están llamados a ser los principales catequizadores de sus familias y rebaños. Mira, nada de esto es legalismo. Todo se reduce a amar: “Si me amas, guardarás mis mandamientos”. - Jn 14:15. ¿Cómo pueden tus hijos conocer a Jesús si no les enseñas a meditar y rezar el Rosario? El Rosario, cuando se reza correctamente, realmente nos evitará escuchar esto de Nuestro Señor al final de sus vidas: “No todos los que me dicen: 'Señor, Señor' entrarán en el reino de los cielos. , pero el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo. (...)Y luego les declararé: 'Yo nunca os conocí; apartaos de mí,  obradores de la iniquidad. "" - Mt 7: 21-23

8. Dañar mucho la reputación de alguien. San Ignacio de Loyola escribe: “Si revelo un pecado mortal oculto de otro, peco mortalmente. Si revelo un pecado venial oculto, peco venialmente; si es su defecto, yo manifiesto el mío ”. Eso significa que si cotilleo que mi vecino cometió adulterio, hago un pecado mortal, ya que he revelado un pecado mortal oculto. 



Pero la clave de esta frase es la palabra "oculto" porque si revela, por ejemplo, que su madre ya no va a misa o que su padre dejó la Iglesia Católica, estos son pecados mortales públicos ( y no peco si hago un comentario). No es que se deba hablar mucho de ellos, pero hablar de un pecado mortal público, digamos de un político, donde no es una buena práctica para el católico, no es pecado mortal. Otra excepción a esto es la intervención. Por ejemplo, si su vecino está abusando sexualmente de sus hijos, debe llamar a la policía. Si su tío es alcohólico, es posible que necesite una intervención. Discutir estas cosas no es pecado, pero siempre debe ser por la seguridad física y la salvación eterna de los demás. Además, asegúrese de evitar el chisme de los pecados mortales en la oración: "Sí, esa chica en nuestro Estudio Bíblico realmente necesita oraciones porque ella sigue coqueteando con el sacerdote". De nuevo, San Ignacio de Loyola: "Si revelo un secreto pecado mortal de otro, yo peco mortalmente ".
9. Faltar a la misa del domingo sin una buena razón y / o trabajo innecesario el domingo. Ahora, estoy absolutamente sorprendido de cuántos sacerdotes hoy admiten que faltar a la misa dominical es un pecado mortal , pero niegan que el trabajo innecesario en domingo sea un pecado mortal (un descuido que podría llevar a muchos sacerdotes a infierno.) No tengo tiempo para citar a innumerables Papas en este caso, así que solo daré una cita del patrón de todos los sacerdotes, San Juan Vianney, que vio a la gente empujando sus carretas el domingo. Él dijo: "Los veo empujando sus carretas y los veo empujándolas al infierno". ¿No podríamos decir eso en un Wal-Mart el domingo? "Los veo empujando sus carretas, y los veo empujándolas al infierno". De nuevo, una advertencia está en orden. 

Hay trabajo necesario el domingo. Por ejemplo, el campo médico requiere trabajadores el domingo: "¿Es lícito en el día de reposo hacer el bien o hacer daño, salvar vidas o matar?" - Marcos 3: 4. O, si tiene una gran fiesta para su familia el domingo, por supuesto, puede ser necesario hacer un par de horas de limpieza. También se exceptúa el trabajo de caridad: limpiar su Iglesia o trabajar en un comedor de beneficencia. Estos no solo están permitidos, sino que incluso se recomiendan los domingos. Pero en general, deberíamos trabajar los sábados como los judíos trabajan los viernes para hacer todo. Ya puedo escuchar a muchos sacerdotesdecirme: "Pero bajo la nueva ley somos libres en Jesucristo, entonces ¿por qué compararnos con los judíos del Antiguo Testamento y el sábado?" Mi respuesta: "Precisamente así pueden ser los hijos libres de Dios los domingos con nuestras familias ".

10. Negar a sus trabajadores un salario justo. El Papa San Pío X escribe en su Catecismo: “Los pecados que se dice que claman venganza a Dios son estos cuatro: (1) asesinato intencional; (2) El pecado de la sodomía; (3) Opresión de los pobres; (4) Estafar a los trabajadores de sus salarios ”. Esos dos últimos deben ser altamente considerados por los dueños de negocios católicos. Estos son los cuatro pecados más graves que la Iglesia ha presentado. Este es el Magisterio de la Iglesia Católica. 

11. Emborracharse o drogarse. Emborracharse no es un pecado mortal solo porque lleva a cometer otros pecados mortales (como dice la mayoría de la gente hoy en día), sino también en sí mismo, la embriaguez anula el mayor regalo natural que se nos da, nuestra razón. "Es cierto que para que sea la borrachera un pecado mortal es necesario que sea una embriaguez perfecta, es decir, que prive por completo a uno del uso de la razón, tal como enseña Santo Tomás (II IIæ q. 150, a. 2), y  todos los doctores. La malicia de la embriaguez consiste en que un hombre, deseándolo y sabiéndolo, se priva del uso de la razón. San Antonino enseña lo mismo. Es por eso que uno no pecaría mortalmente si no perdiera por completo el uso de la razón al beber vino, incluso si la mente estuviera perturbada, pero no tanto como para no poder discernir entre el bien y el mal, como el los autores dicen comúnmente ... {Es] la opinión común enseñar que la embriaguez no es un pecado mortal si lo priva a uno de la razón por un breve período ". Alphonsus Liguori Theologia Moralis, libro II (en la edición de Gaude es un número diferente, pero se me olvida cuál) Sobre el pecado, capítulo 3, sobre los pecados capitales, artículo II, ¿qué es la embriaguez? no. 75,

12. Decir el nombre de Jesús en vano. En la Segunda Parte de la Segunda Parte, pregunta 122, artículo 3, Santo Tomás de Aquino expone sobre Éxodo 20: 7: “No tomarás el
en vano ", significa que esto es en realidad una blasfemia, y que" la blasfemia o cualquier palabra o acción que sea un insulto a Dios es mucho más grave que el perjurio ". Por lo tanto, decir" ¡Jesucristo! "en vano (no en oración o alabanza o súplica) es un pecado mortal. Recuerde, como dije anteriormente, que los pecados que exigen la muerte en el Antiguo Testamento generalmente causan la muerte espiritual en el Nuevo Testamento. Por favor, recuerde que el nombre de Jesús es tan santo como el nombre de Yahweh, porque es la misma persona, Dios. Si alguien dijera esto último en el Antiguo Testamento, serían apedreados hasta la muerte. Hoy en día, en el Nuevo Pacto, el juicio es reservado, por lo que no morimos inmediatamente al cometer un pecado mortal como decir el nombre de Dios en vano. En resumen, tenemos tiempo para confesar este pecado antes del juicio. Ahora, dudo que decir "¡Oh, Dios mío! es un pecado mortal ". Además, si te pillas el dedo en la puerta de tu auto y gritas el Santísimo Nombre de Nuestro Señor, probablemente no sea un pecado mortal ya que no actuaste con pleno consentimiento. Obviamente, si estás pasando por un parto o estás siendo torturado por Cristo, ¡gritar el santo nombre de "Jesús" no solo no es pecaminoso, sino incluso meritorio, ¡ya que le estás pidiendo ayuda! Pero hacer un mal uso del Santo Nombre de Jesús de una manera frívola es sin duda un pecado mortal que invoca castigo sobre usted y los que lo rodean. Como siempre les digo a los grupos juveniles: “Cuando dices el nombre de Jesús en oración, los ángeles vienen a ti y los demonios huyen. Cuando abusas del nombre de Jesús, los ángeles huyen y los demonios vienen a ti ”.

13. Negar la fe católica, incluida cualquier participación en el ocultismo, incluso las cartas del tarot o las tablas Ouija. Jesús dijo: "De modo que a todos los que me reconozcan delante de los hombres, yo también reconoceré delante de mi Padre que está en los cielos, pero el que me niegue delante de los hombres, también le negaré ante mi Padre que está en los cielos" (Mt 10, 32). 33) Chapotear en otras religiones es una negación directa de Jesucristo, o permitir a sus hijos jugar con cartas del tarot y tablas Ouija. Todos estos son pecados mortales que deben ser confesados antes de recibir la Sagrada Comunión. ¿Leer a Harry Potter o dejar que tus hijos lean a Harry Potter es un pecado mortal? No lo sé, pero te animo a que escuches al p. Ripperger (un exorcista) en el minuto 57 aquí.

14. Saltarse la penitencia del viernes. Desde los primeros días del cristianismo, los viernes fueron un día de ayuno, ya que Jesús murió por nosotros un viernes. De hecho, hasta el Vaticano II, los católicos tuvieron que abstenerse de comer carne durante unos 50 viernes al año. Esto estaba atado bajo el pecado mortal. ¿Ha cambiado eso? No. El nuevo Código de Derecho Canónico publicado bajo el Papa Juan Pablo II solo ha cambiado el tipo de penitencia, no el requisito de una penitencia del viernes. Ahora, lo sugerido es permanecer sin tomar carne, pero se permite una penitencia sustitutiva en el nuevo código de 1983. En otras palabras, todavía estamos obligados a hacer penitencia (acto físicamente duro) los viernes, incluso si uno no se abstiene de comer carne. Pero abstenerse de comer carne es la indicación más clara de que no estamos eludiendo esta materia tan grave, por lo que recomiendo encarecidamente a todos los lectores (excepto los muy viejos, muy jóvenes, enfermos y embarazadas) que se abstengan de comer carne todos los viernes, excepto fiestas de primera clase (solemnidades en el nuevo calendario.)

15. Recibir la Sagrada Comunión con cualquiera de los pecados anteriores en tu corazón. El Catecismo del Papa San Pío X dice: “El que va a la comunión en pecado mortal recibe a Jesucristo pero no su gracia; además, comete un sacrilegio y se hace merecedor de una sentencia de condenación ". Además, el Concilio de Trento (un Concilio infalible) dice:" No hay ningún crimen que pueda esperar mayor castigo de Dios que el uso impío o irreligioso de la Eucaristía. "(Trento, De Euch vi) 

Por favor, si ha cometido alguno de los pecados anteriores, confiese antes de recibir el Santísimo Cuerpo y la Sangre del Señor. Finalmente, si su párroco o confesor duda de que cualquiera de los anteriores sean pecados mortales, dígale que lo debatiré públicamente en el Magisterio en cualquier lugar, en cualquier foro (su parroquia,  YouTube..) en cualquier momento que quiera.“



*A veces nos sorprenden ciertos síntomas de placer inmediatamente después de una tentación. A lo sumo, esto solo puede ser un pecado venial muy leve. Sin embargo, se vuelve más grave si, después de percibir el mal que nos ha sucedido, nos demoramos descuidadamente por un tiempo y nos detenemos con el placer de decidir si debemos permitirlo o rechazarlo. El pecado se vuelve aún mayor si, después de tomar conciencia del placer, nos detenemos en él durante algún tiempo por negligencia y sin ninguna determinación de rechazarlo. Cuando voluntariamente y con plena deliberación decidimos disfrutar de tales deleites, este propósito deliberado es en sí mismo un pecado grave si el objeto en el que nos deleitamos también es muy malo. ”- St. Francis De Sales en "Introducción a la vida devota", Capítulo 4 parte 6 sobre "Cómo la tentación y el placer pueden volverse pecaminosos"

**Si los besos probablemente se permiten en cualquier parte del cuerpo en el matrimonio, San Alfonso Liguori dice que "es un pecado mortal que un hombre ponga sus genitales/pene en la boca de su mujer" y Santo Tomás de Aquino dice que es un pecado mortal poner cualquier cosa que no sea el pene del marido en la vagina de su mujer. 


https://padreperegrino.org/author/padreperegrino/

Comentarios

Calixto ha dicho que…
Muy claro
Anónimo ha dicho que…
Para que un pecado sea mortal han de reunirse tres requisitos:
- Materia grave (los casos expuestos, en general)
- Pleno conocimiento
- Y perfecto consentimiento.
Cristina Villarroya ha dicho que…
Mensaje del Libro de la Verdad:

Hijos Míos, ustedes siempre serán tentados al pecado. La perfección de sus almas es extremadamente difícil de obtener y requiere una tremenda disciplina y determinación de su parte. Si y cuando caigan presas de la seducción del maligno y cometan pecado, deben inmediatamente rezar de corazón y buscar el perdón.
La confesión regular es un sacramento muy incomprendido. Es solo con la asistencia semanal al confesionario que el alma de ustedes puede permanecer en estado de gracia. Cuando su alma es santificada de esta manera, y a través de la oración diaria, solo entonces pueden mantener al engañador a raya.

La culpa del pecado

Si sufren culpa como resultado de una acción pecaminosa, independientemente de lo grave que sea la ofensa a los ojos de Mi Padre, no se inquieten. Den marcha atrás, abran su corazón y pidan perdón. La culpa es un sentimiento negativo. Y aunque sirve como una forma de guiar su conciencia, no es sano permanecer en este estado. Pidan por las gracias, a través de la oración, para alcanzar la pureza de alma requerida para servirme. La paciencia es importante. Nunca dejen que el pecado los aparte de Mí. La culpa nunca debe interponerse en el camino de la búsqueda de redención.
Recuerden hijos, que debido al pecado original ustedes siempre caerán víctimas a la tentación del maligno. Es a través de la oración, el ayuno y la dedicación a la Sagrada Eucaristía, que se acercarán más a Mí. Esto sí requiere tiempo, que se debe apartar.
Vayan ahora, hijos Míos y recuerden una cosa - nunca teman volver a Mí cuando hayan pecado. Nunca se avergüencen de pedir perdón cuando sientan verdadero remordimiento. Pero recuerden también que cuando no lo hagan, atraerán al engañador una y otra vez y el alma de ustedes se sumirá en la oscuridad. La oscuridad atrae lo oscuro. La Luz atrae a la luz. Yo soy la Luz.
Vuélvanse a Mí ahora y dejen que Mi amor brille a través de sus pobres almas perdidas. Los amo tanto, hijos Míos, que cuando vuelvan sus corazones hacia Mí, no importa cuánto aislamiento sientan, nunca serán rechazados.
Vayan en Paz y Amor.

Su Divino Salvador
Jesucristo


Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a24-ene-2011/
Jesús Garcia Losa Farnández ha dicho que…
La Paz del Señor esté con todos:
Me alegré de encontrar está página. Lo que me di cuenta es que le faltan algunos capítulos.


Saludos cordiales
Anónimo ha dicho que…
En relación a los pecados de impureza dentro del matrimonio se le ha olvidado decir que ha sido la tradición dentro de la Iglesia el considerar que todo está permitido siempre y cuando acabe el acto en el lugar que toca. Creo que es muy importante añadir esto pues llevará a muchos problemas de escrúpulos a muchas parejas. Siempre y cuando la semilla termine en su lugar permitiendo la posibilidad de engendrar vida no importa lo que se haga previamente.