Imperdible testimonio contra los planes malvados de Bergoglio




María Ferraz

Partimos del caso de una joven que enfermó en Sudamérica por un enterovirus y le creó un eccema terrible y deformante, y como una indígena brasileña le hizo "umbanda" para curarla. Describe la pesadilla que le ocurrió después a través de presencias malignas, oscuridad espiritual y enfermedades durante 48 años.

Prevé, según su experiencia, las graves consecuencias derivadas de implementar el Sínodo del Amazonas, en las personas, la Eucaristía, la fe, el sacerdocio y la Iglesia en general, ya que es el mismo Maligno quien operará influyendo en aquellos que se presten a las prácticas católicas paganizadas, basadas en las que realizan los indios, ya que éstas contactan con `los espíritus´ (demoníacos).

Comentario: Por ejemplo, como propone Bergoglio, honrando a la Madre Tierra o Pachamama, quien ha sido entronizada en la basílica de san Pedro y con ella una legión de demonios, o sometiéndose a los chamanes que hoy corren libremente con sus conjuros por el Vaticano, el corazón de la cristiandad, sobre la sangre de los mártires..
Prácticas abominables que están sucediendo estos días en Roma incluso dentro de iglesias católicas con el Santísimo presente en el sagrario y que quieren generalizarse en toda la catolicidad. 

En fin, lo que pretende Bergoglio es infestar a la Iglesia y los miembros del Cuerpo Místico de Cristo con espíritus demoníacos, haciéndoles perder la fe y condenándolos a la perdición eterna. ¿Qué puede haber peor que eso?

Este es un extracto de su testimonio anónimo:


Ed Pentin: ¿Qué aspectos del próximo Sínodo del Amazonas te preocupan, de que las experiencias que tuviste puedan llegar a la Iglesia?

R-El instrumentum laboris indica claramente su disposición a introducir en la práctica de la fe católica aspectos de la cultura cosmológica de las tribus amazónicas, que es pagana y abierta a lo oculto: "Armonizando las relaciones entre la naturaleza, los hombres, el ser supremo y diversas fuerzas espirituales. (12-13) ... las creencias y los derechos de los curanderos ancianos (88-89) ... en diálogo con los espíritus (75) ... con respecto a la divinidad de muchos nombres (87) ... (para) vivir en armonía con la Madre Tierra "( 85) describe las características de la religión sincretizada de la práctica de "curación" oculta de Umbanda, de la cual recibí una falsa curación "milagrosa", dejándome "atada" por enfermedades físicas, ataques de espíritus malignos y oscuridad espiritual durante 48 años.

Este es el origen de las prácticas paganas de la Nueva Era desarrolladas en Occidente, incluido el Reino Unido, por las cuales la música de samba, el canto de poesías, la batería y la danza rítmica atraen y elevan los espíritus, con Gaia-Madre Tierra como símbolo principal. El "ser supremo" mencionado en el documento me sugeriría al autor de lo oculto, el demonio, el enemigo de Dios, junto con su legión de "espíritus diversos". Mi experiencia es una advertencia a cualquiera de involucrarse (en lo oculto).

La insistencia del documento de adaptar los ministerios católicos a las costumbres ancestrales de los pueblos aborígenes permitiría libremente a los “curanderos ancianos” nativos (88), incluidas las mujeres, realizar “rituales y ceremonias chamánicas indígenas que integran (sus propios) ritos, símbolos, estilos de celebración en rituales litúrgicos y sacramentales de la Iglesia sin ningún control estructural, es decir, sin "censura, dogmatismo o disciplinas rituales". Esto corre el riesgo de introducir en la liturgia católica una práctica similar a la que experimenté en Río de Janeiro, es decir, una mujer en un ministerio / papel sacerdotal poseída por un espíritu "sanador". que tenía un poder "preternatural" suficiente para revertir anormalmente mi desfiguración facial física extrema en dos horas, una condición que médicamente toma semanas con medicamentos fuertes para ser curada.

Me preocuparía que si la Iglesia Católica no mantiene el control de su liturgia y protege su Sagrada Tradición, una poderosa influencia del "ser supremo" de la muerte y la oscuridad correría el riesgo de abrumar a la Iglesia y los corazones y almas de los hombres, en el peor de los casos, alentando el sacrilegio y la profanación de la Eucaristía, así como el sacrificio pagano y la inspiración para matar a través del espíritu de odio y venganza contenido en el ritual de la samba, Macumba. 

Este "ser" es engañoso y, según mi experiencia, uno solo sabe que está "atado" una vez que es demasiado tarde.Aunque muchos sacerdotes acatólicos han escuchado mi historia, solo unos pocos entendieron completamente la naturaleza y los peligros de mi experiencia con el mal y sus efectos de la práctica oculta.A este respecto, me preocupa que pueda haber clérigos y sacerdotes en el sínodo que no sean conscientes de los peligros que estas propuestas pueden tener para la fe y la Iglesia. 
Pueden, por lo tanto, estar de acuerdo con las sugerencias a partir de una benevolencia amorosa e inclusión hacia los pueblos indígenas al acomodar sus prácticas dentro de la Iglesia, pero que son una antítesis de la Verdad, no evangelizándo ni enriqueciendo la fe vivificante de la Iglesia.
La inculturación está destinada a aprovechar lo que es bueno en una cultura para enriquecer a la Iglesia.



Pregunta: ¿Crees que algunas de las prácticas y tradiciones de las culturas indígenas amazónicas que hasta ahora eran paganas y dañinas podrían cristianizarse y convertirse en una fuerza para el bien?

R-Mi único conocimiento y experiencia de las culturas india / amazónica es la de mi única experiencia con Umbanda y Macumba en Río de Janeiro. Por lo tanto, soy muy consciente del mal activo que emana de estas prácticas

Los brasileños que conocí personalmente de raza indígena y mixta (...) sus esfuerzos por llevarme la curación, a través de su práctica religiosa de Umbanda, que sincretizaba elementos místicos cristianos con su propia práctica indígena, fue por buena voluntad, no para hacerme daño. ... Y estaba claro que creían firmemente en el poder curativo de los espíritus, ya que su oración sobre mí con el medium caboclo fue lo suficientemente fuerte como para producir una curación "milagrosa" antinatural, que esperaban y presenciaron. (Aunque luego la enfermedad volvió a aparecer y además de presencias malignas durante la noche)
Eran claramente capaces de tener una fe fuerte en los dioses / espíritus a quienes rezaban. Creo que estas personas bien intencionadas ignoraban los efectos malignos a largo plazo que sufriría yo como resultado, entendiendo solo que fui instantáneamente "curada" por sus oraciones y esfuerzos.
En mi opinión, estas personas serían leales a cualquier fe en la que creyeran, ya que son devotos y serios en su oración y tradición. Sus creencias son profundas, basadas en generaciones de tradición, incluida la veneración y la adoración ancestrales. 


Considero que les resultaría difícil adaptarlos o renunciar a ellos fácilmente, particularmente aquellos aspectos que ya están sincretizados con la fe católica donde María, la Madre de Dios, es adorada en su cultura como Diosa, es decir, Iphagenu, la diosa del mar , y los santos católicos convocados, posiblemente incorporándolos con otros espíritus no de Dios.

El término "inculturación" en el documento de trabajo parece sugerir incorporar las prácticas de los pueblos indígenas a la Iglesia católica, en lugar de llevarlos a una nueva comprensión de la salvación a través de la fe católica; Esto es engañoso y peligroso. Más bien, sus corazones primero necesitarían ser evangelizados y alentados, dentro de su forma de pensar, a intercambiar sus prácticas por la práctica de la Iglesia, basadas en el único poder curativo de Jesucristo, su Eucaristía, su evangelio y su oración.

El sínodo amazónico es una gran oportunidad para la misión de evangelizar a estos pueblos en el poder salvador de Cristo. Sin embargo, pregunto si los escritores de este documento están confundiendo el término "inculturación" con "sincretización", lo que sería perjudicial para la Iglesia y no evangelizaría a estos pueblos en la pura verdad de la fe cristiana.

P-¿Cuáles son sus puntos de vista sobre el hecho de que el cardenal Raymond Burke y el obispo Athanasius Schneider destacan lo que ven como serios errores teológicos y herejías en el documento de trabajo del sínodo?

R-El cardenal y el obispo han destacado seis problemas con el documento de trabajo del sínodo, que claramente respaldan mi experiencia de "falsa curación" por parte de una religión indígena sincretizada en Brasil. Mi testimonio anterior demuestra que las creencias de estas personas, entrelazadas con la naturaleza, no admiten el único Dios sobrenatural y creador del mundo natural y el universo. Es panteísmo implícito.

Con ellos, estaría totalmente en desacuerdo con la declaración del documento de que “los pueblos aborígenes ya habían recibido la revelación divina de Dios y que la espiritualidad indígena (debería ser) una fuente de riquezas para la experiencia cristiana formada en un catecismo que asume el lenguaje y el significado de las culturas indígenas y afrodescendientes "(123). 

En mi experiencia, el dios de las culturas indígenas y afrodescendientes es el" dios "en la práctica religiosa sincretizada que presencié en Río de Janeiro: un dios de muchos dioses y muchas religiones , construido sobre fuentes de espíritus de oscuridad y el submundo ancestral basado en la muerte.

No desearía seguir tal catecismo, pero afirmo mi creencia de que hay "un Salvador único, Jesucristo, y la Iglesia es su Cuerpo y Esposa, Místicos únicos", como lo declararon el cardenal y el obispo.

Con ellos, rechazo la propuesta de la interacción de la Iglesia con los pueblos indígenas como "meramente enriquecimiento intercultural", que considero ignorante de los peligros de la práctica religiosa indígena. La Iglesia debe ser muy clara acerca de las influencias ocultas que forman la base de muchas de estas prácticas nativas

Como se dijo anteriormente, creo que los escritores del documento del sínodo pueden haber confundido el término "inculturación" con "sincretización", que mezcla aspectos cristianos con prácticas ocultas que están arraigadas en la vida y la cultura de los pueblos brasileños; parecen ignorar la incorporación de tales peligros a la Iglesia.

Con ellos, estoy de acuerdo en que el documento sinodal relativiza la antropología cristiana, lo que reduce al hombre a un mero eslabón en la cadena ecológica de la naturaleza, oscureciendo o falsificando su responsabilidad divina como el administrador de la creación de acuerdo con el plan de Dios para ello, y para usar Su libertad para desarrollarse como creado a imagen y semejanza de Dios. 

Habiendo recuperado mi libertad de crecer como Dios me creó para que fuera, no estaría dispuesta a ser parte de ninguna fe que lo niegue.

Con ellos, como se dijo anteriormente, estaría en contra de adaptar los ministerios católicos a las costumbres ancestrales de los pueblos aborígenes "sin ningún control estructural", y estoy de acuerdo en que tal movimiento destruiría la naturaleza del sacerdocio católico que representa a Cristo como el Sumo Sacerdote Eterno, puro y célibe, transmitido por la bendición sacramental apostólica de Pedro. Estaría totalmente en contra de permitir los rituales chamánicos y la participación de las mujeres en la tarea del sacerdocio, sino que quiero que las mujeres apoyen el sacerdocio siguiendo el ejemplo de María, Madre de Dios y Madre de la Iglesia. Con ellos, estaría en contra de cualquier modelo, como el colectivismo tribal, que priva a cada individuo de su personalidad y libertad según lo dado por Dios. 


Después de toda una vida de estar espiritualmente atada debido a los efectos de la curación falsa bien intencionada pero indígena, mi reciente curación verdadera por la acción salvífica de la cruz de Cristo a través de la intercesión de María, Madre de Dios, me ha permitido ver en retrospectiva cómo estas prácticas ocultas / paganas no solo distanciaron y comprometieron mi fe al impedir mi visión espiritual y mi relación con Dios, sino que también redujeron mi confianza personal y mi autoestima.


(...) la Iglesia Católica puede introducir, por (este sínodo) influencias que podrían reducir la fe de sus miembros, o incluso destruirla.




http://www.ncregister.com/blog/edward-pentin

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
María Ferraz ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Junio ha dicho que…
Excelente, la forma en que sistemáticamente, y adhiriéndose a los descendientes apostólicos, va desmontando las perniciosas propuestas del sínodo y actuaciones concomitantes (viacrucis blasfemo, etc). Perniciosas digo. Eso es muy suave. Son francamente (y lo de francamente no lo decía con ironía por la evidente influencia masónica en la jerarquía y en el sínodo). Son inserciones plenamente demoníacas.

Es que ya asoma la patita el lobo, ya no intenta disimularla con harina, como en el cuento de las cabritillas. Pero casi nadie se da por aludido.

Respecto de la inculturación, ya lo hicieron los religiosos que evangelizaron aquellas tierras desde hace medio milenio. Incluso, mediante la transcripción de sus lenguajes, que eran simplemente orales, y conservando así los idiomas y ejerciendo de antropólogos. No eran sólo hombres de fe, sino que tenían una firme preparación teológica y filosófica.

Y qué me dicen de otros mil años hacia atrás. En Asia Menor, en Grecia, en Roma, en el norte de África, en Hispania, Santiago, San Pablo, ¿incurrieron ellos en desprecio por la cultura grecolatina del Imperio? Pues ellos ya pertenecían al mismo. Pablo, ciudadano romano, con naturalidad se desenvolvieron en aquella cultura, como sus prosélitos, luego mártires perseguidos. Pero eso no significaba salvar lo que de bueno pudiera tener Hércules (semidiós tan estimado en Hispania), ni ninguno de los falsos dioses del Olimpo Romano que iba recogiendo como un aspirador el polvo todo tipo y color de divinidades.

Quizá la Iglesia aprovechó en tiempos costumbres paganas de entonces, especialmente relacionadas con los ciclos agrícolas, y así desde el día grande de la Asunción de Nuestra Señora el 15 de agosto, hasta el día del Rosario a comienzos de octubre, se celebran por toda España todas las advocaciones imaginables que amorosamente se han atribuido a la Santísima Madre de Dios. Coincidiendo con la época de las cosechas. Es más, desde el día del Carmen en julio, para los pescadores y los hombres del mar.

Tal vez cerca de aquella ermita en un cerro, junto a una fuente, en un cabo marítimo hubo hace 2000 años algún templete dedicado a una u otra diosa pagana. Y la Iglesia la arrojó al mar y la sustituyó por la imagen de Nuestra Señora, viva en cuerpo y alma, asunta al Cielo y Reina de todo lo creado. Y nadie se acuerda del ídolo desechado. Aprovechó la costumbre de adoración y puso a la verdadera Reina. A ver si eso no es inculturizar. Pero en Cristo y en su Iglesia.

La Iglesia es madre y maestra. Claro que los herejes, aunque lo parezcan y ocupen materialmente los templos no son Iglesia. Que Dios los perdone, que los ilumine de algún modo. Esto es insoportable. Es la cruz que debemos llevar. Y, además de saber que tenemos a Nuestra Madre Bendita con nosotros, también nos reconocemos a través de medios como éste, y sabemos que quizá somos unos poquitos más de los que parecemos.