Francisco ignoró a curas violadores de niños sordos


Sacerdotes declarados culpables de abuso sexual de niños sordos en Argentina en un caso ignorado por el Papa Francisco 

ADVERTENCIA: este artículo contiene contenido explícito 

BUENOS AIRES, 25 de noviembre de 2019 (LifeSiteNews) - Dos sacerdotes católicos y un trabajador laico fueron declarados culpables y condenados el lunes por abuso sexual en serie y violación de niños en una escuela para sordos, donde las denuncias de las víctimas no habían sido escuchadas por la iglesia jerarquía, incluido el papa Francisco.

El reverendo Nicola Corradi (83), el reverendo Horacio Corbacho (59) y el trabajador laico Armando Gómez (49) guardaron silencio mientras un tribunal argentino dictaba sentencia por abusar de al menos de 25 niños bajo su cuidado. 

Corradi se sentó en una silla de ruedas cuando recibió una sentencia de 42 años del panel de tres jueces en Mendoza, una ciudad en el noroeste de Argentina que limita con los Andes. Corbacho también guardó silencio al recibir una sentencia de 45 años. Gómez, 18 años. Los abogados de la defensa no recurrieron de inmediato las sentencias.

Los tres hombres fueron condenados por violación y abuso sexual de ex alumnos en el Instituto Provolo para Sordos y Personas con Problemas Auditivos en Luján de Cuyo, un pueblo cerca de Mendoza, la capital de la provincia del mismo nombre. Los dos sacerdotes también fueron acusados de golpear a los niños. Dos monjas también están acusadas de encubrir el abuso.Después de recibir un aviso de una mujer sorda víctima que se comunicó a través de un intérprete, las autoridades arrestaron a los hombres en 2016 y allanaron la escuela. Fue después de esto que las autoridades descubrieron el alcance del abuso cometido por los clérigos católicos, que incluía una red que se extendía desde Europa hasta América del Sur. El Instituto Provolo opera varias escuelas para sordos en Argentina e Italia. Los estudiantes internos, algunos de los cuales provenían de las familias más pobres, fueron objeto de abuso, especialmente de noche en dormitorios y en una capilla.

Los niños vulnerables fueron violados, acariciados, obligados a ver pornografía y, a veces, atados. En un caso, una niña se vio obligada a usar un pañal para ocultar el sangrado resultante de la violación. La hermana de una de las víctimas lloró en una entrevista a principios de este año con LifeSiteNews cuando relató el abuso que sufrió su ser querido a manos de sacerdotes y religiosos en el Instituto Provolo. El abogado acusador Sergio Salinas le dijo a LifeSiteNews en una entrevista en Argentina que las autoridades de la Iglesia no cooperarían con su investigación. A medida que se anunciaban las condenas el lunes, los fiscales y los familiares de las víctimas lloraron abiertamente. Según múltiples testigos, a los niños sordos del Instituto Provolo no se les enseñó el lenguaje de señas. Esto significaba que muchos no podían comunicarse con sus padres y el mundo exterior. 

Una de las pocas señales que los niños sabían era que levantaban un dedo índice hacia los labios para indicar una demanda de silencio. Corradi fue uno de los clérigos acusados de abusar de niños en una escuela similar para sordos en su Italia natal. Quince ex alumnos testificaron que habían sido sodomizados cuando eran niños en la escuela del Instituto Provolo en Verona. Veinticuatro sacerdotes y otros profesores fueron nombrados en su testimonio. Mientras que las autoridades diocesanas de Verona pidieron perdón a los acusadores, el nombre de Corradi no figuraba entre los sacerdotes y la facultad que fueron sancionados por la Iglesia en 2012. Ni Corradi ni los demás enfrentaron sanciones penales en Italia. Pero Corradi ya había sido transferido a Sudamérica. Corradi dejó el Instituto Provolo en Verona en 1969 y se fue a Argentina en enero de 1970.

Abusador transferido a Sudamérica

Las víctimas escribieron una carta al papa Francisco en 2014 y le advirtieron sobre los peligros que Corradi planteaba para los niños en Argentina. Esto fue secundado por una carta que una víctima le entregó personalmente al Papa en octubre de 2015, que nombró a Corradi y otros 13 sacerdotes. Pero no fue la Iglesia la que cerró la escuela: fueron los fiscales argentinos quienes la cerraron dos años después de que el Papa Francisco fuera informado de los abusos.

Mientras estaba confinado en un hogar de descanso en Italia, el p. Eligio Piccoli, un sacerdote que trabajaba en el Instituto Provolo en Italia, se jactó en un video encubierto de 2017 sobre sus hazañas sodomíticas. Además de reírse cuando admitió haber abusado sexualmente de niños en la escuela, dijo que cuando se emitieron las primeras acusaciones de abuso en la escuela en Verona, las autoridades de la Iglesia le dijeron: "Tienes que elegir 'ir a casa' o" a Estados Unidos '”. 
Mientras que las autoridades de la Iglesia ordenaron a Piccoli que viviera una vida de oración y penitencia, Corradi se fue a Argentina y fue estacionado por primera vez en otra escuela del Instituto Provolo en La Plata, una ciudad cerca de Buenos Aires. Allí permaneció hasta 1997, cuando fue transferido a la escuela en Mendoza como su director. Corradi también puede enfrentar cargos por su tiempo en La Plata.

Después de que la escuela del Instituto Provolo en Luján de Cuyo fue cerrada por la policía en Mendoza, el Vaticano envió a dos sacerdotes en 2017 para investigar las acusaciones. El vicario judicial Dante Simon llevó a cabo una investigación canónica. En 2017, su informe al Vaticano recomendó que Corradi y Corbacho recibieran las sentencias máximas permitidas por la ley de la Iglesia, lo que significaría la laicización. La recomendación todavía está siendo revisada por la Congregación del Vaticano para la Doctrina de la Fe. (No tienen prisa)

El Papa Francisco y otras autoridades de la Iglesia están siendo criticados por ser demasiado lentos con respecto a las acusaciones en el caso Provolo y otros. Corradi, por ejemplo, estuvo en contacto con niños durante décadas a pesar de las serias acusaciones contra él durante el tiempo en que el Papa sirvió como arzobispo de Buenos Aires. El juicio y la participación del Papa también han sido cuestionados en el caso del Obispo Gustavo Zanchetta, acusado de "abuso sexual continuo agravado" de dos ex seminaristas. También está acusado de defraudar al gobierno de Argentina.Una declaración de la diócesis de Mendoza expresó su "solidaridad y cercanía con las víctimas y sus familias". Continuó diciendo: "Lo que han expresado estas personas ha horrorizado a toda la sociedad de Mendoza ... Todos estamos avergonzados y afligidos. "



https://www.lifesitenews.com/news/priests-found-guilty-of-sex-abuse-of-argentina-deaf-children-in-case-ignored-by-pope-francis


Comentarios