Hay que pedir cosas necesarias para la salvación (S Alfonso)



La segunda condición que pone el Angélico es que pidamos cosas que sean convenientes y necesarias para nuestra salvación. pues la promesa que nos hizo el Señor no es de cosas exclusivamente materiales y que no son convenientes para la vida eterna, sino de aquellas gracias que necesitamos para ir al cielo. Dijo el Señor que pidiéramos en su nombre. Y comentando estas palabras, San Agustín, dice claramente que no pedimos en nombre del Señor cuando pedimos cosas que son contra la salvación.

Pedimos no pocas veces a Dios bienes temporales y no nos escucha. Dice el santo que esto es disposición de su misericordia, porque nos ama y nos quiere bien. Y da esta razón: Lo que al enfermo conviene, mejor lo sabe el médico que el mismo enfermo. Y el médico no da al enfermo cosas que pudieran serle nocivas. Cuántos que caen en pecados, estando sanos y ricos, no caerían si se encontraran pobres o enfermos. Y por esto cabalmente a algunos que le piden salud del cuerpo y bienes de fortuna se los niega el Señor. Es porque los ama y sabe que aquellas cosas serían para ellos ocasión de pecado o de vivir vida de tibieza en la vida espiritual.

No queremos decir con esto que sea falta pedir cosas convenientes para la vida presente. También las pedía el Sabio en las Sagradas Escrituras: Dame tan sólo, Señor, las cosas necesarias para la vida cotidiana. Tampoco es defecto, como afirma Santo Tomás, tener por esos bienes materiales una ordenada solicitud. Defecto sería, si miráramos esas cosas terrenales como la suprema felicidad de la vida y pusiéramos en su adquisición desordenado empeño, como si en tales bienes consistiera toda nuestra felicidad. Por eso, cuando pedimos a Dios gracias temporales, debemos pedirlas con resignación y a condición de que sean útiles para nuestra salvación eterna. Si por ventura el Señor no nos las concediera estemos seguros que nos las niega por el amor que nos tiene, pues sabe que serían perjudiciales para nuestro progreso espiritual que es lo único que merece consideración.

Sucede también a menudo que pedimos al Señor que nos libre de una tentación peligrosa, mas el Señor no nos escucha y permite que siga la guerra de la tentación. Confesemos entonces también que lo permite Dios para nuestro mayor bien. No son las tentaciones y malos pensamientos los que nos apartan de Dios, sino el consentimiento de la voluntad. Cuando el alma en la tentación acude al Señor y la vence con el socorro divino ¡cómo avanza en el camino de la perfección! ¡Qué fervorosamente se une a Dios! Y por eso cabalmente no la oía el Señor.

¡Con qué ansias acudía al cielo el apóstol San Pablo! ¡Cómo pedía al Señor que le quitara las graves tentaciones que le perseguían! Contestóle el Señor: Te basta mi gracia. Así lo confiesa él mismo en la carta a los de Corinto: Para que las grandezas de las revelaciones no me envanezcan, se me ha dado el estímulo de la carne que es como un ángel de Satanás que me abofetea. Tres veces pedí al Señor que le apartase de mí. Y respondióme: Te basta mi gracia.

Lo que debemos hacer en la tentación es clamar a Dios con fervor y resignación, diciéndole:Libradme, Señor, de este tormento interior, si es conveniente para mi alma, y si queréis que siga, dadme la fuerza de resistir hasta el fin. Debemos decir a este respecto con San Bernardo: que cuando pedimos a Dios una gracia, El nos da esa gracia u otra mejor. A veces permite que nos azoten las tempestades para que de esta manera quede afirmada nuestra fidelidad y mayor ganancia de nuestro espíritu. Parecía que estaba sordo a nuestras plegarias... pero no es así. 

Al contrarío, estemos ciertos que en esos momentos se halla muy cerca de nosotros, fortificándonos con su gracia, para que resistamos el ataque de nuestros enemigos. Así muy cumplidamente nos lo enseña el salmista con estas palabras. En la tribulación me invocaste y yo te libré. Te oí benigno en la oscuridad de la tormenta. Te probé junto a las aguas de la contradicción.



El gran medio de la oración
San Alfonso María de Ligorio

Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD del 3 de mayo 2014:


...Yo soy de confiar, porque todo lo que se me pide será hecho, si es para bien del alma. Pedid y recibiréis, no es una vaga promesa que Yo os hago. Yo me complazco con el acto de prodigar Mis Dones sobre cada uno de vosotros. Cuando vosotros me pedís que os ayude, Yo escucho, atiendo y respondo a todo lo que deseáis. Dadme la oportunidad de probar Mi Amor por cada uno de vosotros. Dejad que os muestre la prueba de Mi Intervención. Es en este momento de la existencia en el que Yo, Jesucristo, daré a conocer Mi Presencia en todo lo que me pidáis. Es en este momento en el que Yo os haré capaces de sentir Mi Presencia, presenciar Mis Grandes Actos de Intervención en vuestras vidas diarias , y entender el poder de vuestras oraciones. Porque estos son los días de los grandes milagros que Yo lego a la humanidad, más que en cualquier otro tiempo, desde que Yo caminé por la Tierra.

Cuando vosotros verdaderamente depositéis toda vuestra fe en Mí, Yo obraré grandes milagros para traeros, no solo alivio a vuestros sufrimientos sino para atraeros cada vez más cerca a Mi Sagrado Corazón. Cuando un niño sabe que su padre lo ama, se siente seguro, sabiendo que es protegido. Sabed que al confiar en Mí, Yo os protejo a todos e inundaré a cada una de vuestras almas con un profundo sentimiento de paz, la cual no encontraréis en ningún otro lugar en esta tierra.

Venid a Mí hoy y llamadme para que Yo os ayude – sin importar cuantos temores podáis tener. Recitad esta especial Oración, cada vez que estéis en apuros, y Yo responderé en todo momento:

Cruzada de Oración (148) Ven en mi ayuda.

Oh, mi Jesús, ayúdame en mis momentos de gran necesidad. Tómame en Tus Brazos y llévame al Refugio de tu Corazón. Enjuga mis lágrimas. Calma mis decisiones Levanta mi espíritu y lléname de Tu Paz.

Por favor, concédeme mi especial petición (mencionarla aquí...) Ven en mi ayuda, para que mi petición sea contestada, y que mi vida pueda volver a estar en paz y en unión Contigo, querido Señor. Si mi petición no puede ser concedida, entonces lléname con las Gracias para aceptar que Tu Santa Voluntad es por el bien de mi alma y que yo permanezca fiel a Tu Palabra, por siempre, con un cálido y agradecido corazón. Amén.



Llamadme siempre, cuando estéis afligidos o cuando necesitéis ayuda y Yo os prometo que os será dada una señal de que Yo he respondido a vuestro ruego hacia Mí, vuestro bienamado Salvador

Vuestro Jesús



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a3-may-2014-pedid-y-recibireis-no-es-una-promesa-vana-la-que-hago/