La Bienaventuranza bergogliana lleva al comunismo






La primera bienaventuranza contra la retórica del papa Francisco


Durante más de seis años, el Papa Francisco se ha involucrado en una cruda polémica que enfrenta a los ricos contra los pobres: los ricos son hipócritas codiciosos que "levantan muros", mientras que los pobres, simplemente porque son pobres, son "los guardianes del cielo ”, como declaró Francisco al final del vergonzoso Sínodo en el Amazonas. Este es el tropo demagógico básico de la Teología de la Liberación: la elevación de la pobreza en cuanto pobreza al nivel de una virtud teológica y la representación de la riqueza como un pecado.Pero, ¿qué quiso decir Nuestro Señor cuando declaró: "Bienaventurados los pobres en espíritu: porque de ellos es el reino de los cielos"? Ciertamente no quiso decir "Bienaventurados los que carecen de posesiones materiales" o "Bienaventurados los que viven por debajo de las líneas de pobreza establecidas por el gobierno ”. La comprensión tradicional de la frase“ pobre en espíritu ”significa humildad. Como señala el comentario del padre Haydock sobre la bienaventuranza, este significado puede abarcar la humildad de la mente y el corazón de alguien que sufre pacientemente la pobreza material, incluso si, de hecho, especialmente si su privación de bienes materiales es el resultado de la injusticia social más que culpa suya. 

Por otra parte, también puede significar un hombre rico que, sin embargo, es humilde de mente y corazón con respecto a sus bendiciones, sabiendo que provienen de Dios y que cumple con su deber de dar limosna de acuerdo con el destino universal divinamente ordenado de todos los bienes.En cualquier caso, la primera bienaventuranza ciertamente no se refiere a la pobreza como tal, un término puramente relativo cuyo significado depende del contexto social. 

Un pobre en Estados Unidos, con un pequeño departamento en un vecindario malo pero con calefacción central, servicio de electricidad confiable y agua corriente, que posee un teléfono inteligente, un televisor, un aire acondicionado y tiene la comida adecuada y agua potable ilimitada, puede ser viviendo muy por debajo de la línea de pobreza federal en condiciones que la mayoría de los estadounidenses considerarían espantosas. Sin embargo, tiene un nivel de vida que se consideraría lujoso en Bangladesh. Difícilmente puede darse el caso de que ambos "pobres" sean bendecidos simplemente porque son pobres de acuerdo con los estándares de sus respectivas sociedades. Tampoco hay una línea de pobreza bíblica absoluta por debajo de la cual los relativamente desfavorecidos son "bendecidos", mientras que los de arriba no lo son.Incluso las masas de inmigrantes ilegales que inundan Europa, a quien Francisco describe sin cesar como víctimas irreprochables de la opresión de los ricos, pero nunca por parte de los gobiernos socialistas y comunistas, son predominantemente hombres de edad militar. 

Llegan con teléfonos inteligentes y toman selfies de su llegada ilegal, que transmiten a sus hogares a las personas que dejaron, que también tienen teléfonos inteligentes. Como señala la fuente vinculada, sin darse cuenta aparentemente de la ironía: “Más de un millón de refugiados han llegado a Alemania desde el año pasado. Junto con sus historias y sueños, casi todos se llevaron un artículo: un teléfono inteligente ”. De hecho, muchos de estos "refugiados" propietarios de teléfonos inteligentes llegan de lugares donde no estaban muertos de hambre y donde amigos y familiares, incluidas esposas y niños abandonados, esperan mensajes de texto en sus propios teléfonos inteligentes y envíos transmitidos electrónicamente de los "refugiados" que intentan simplemente explotar el sistema de beneficios sociales de la UE, trabajar fuera de los libros, o ambos.


¿Son todos estos inmigrantes ilegales "bendecidos" y están entre "los guardianes del cielo"? ¿Están todos bendecidos incluso si se amotinan, atacan a la policía y exigen beneficios sociales a los que no tienen derecho legal simplemente porque se autodenominan "refugiados"?

Francisco ha reducido la primera bienaventuranza, y con ella toda la enseñanza social de la Iglesia, a una caricatura al nivel de un revoltoso socialista latinoamericano de los relativamente pobres contra los relativamente ricos.
Sin negar la existencia de injusticias sociales en América Latina, el punto es que las revoluciones de los pobres contra los ricos, que generalmente han producido dictaduras socialistas opresivas, no expresan la pobreza de espíritu de la que habla Nuestro Señor. Y no fue otro que Nuestro Señor, quien se negó a ser un revolucionario contra la injusticia social, el "rey del pan" que alimentaría a las masas y derrocaría a los romanos, sino que más bien observó que "los pobres siempre estarán con ustedes".

En resumen, Francis le ha dado un mal nombre a la primera bienaventuranza. Pero en este punto, en vista de la creciente oposición a su pontificado en todo el mundo católico, no es demasiado decir que le ha dado un mal nombre al propio papado. Salvo un milagro, la Iglesia tardará mucho tiempo en recuperarse del daño que este Papa ha infligido en la oficina de Pedro.


Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD:


Martes 10 de diciembre de 2013


Cómo me duele ver tanta gente aceptando la falsa humildad, que se encuentra detrás del humanismo, que es tan favorecido por aquellos en Mi Iglesia.



Mi Labor como Salvador y Redentor de la raza humana ha sido ahora olvidado. La falsa humildad, dentro de Mi Iglesia, seguirá siendo presenciada y todos aplaudirán a los que promueven la necesidad de cuidar del bienestar material de los necesitados. Todo esto dará lugar a una falsa religión.



¿Cuándo, los que os llamáis siervos de Dios, decidísteis reemplazar la Verdadera Palabra de Dios con vuestra propia interpretación errónea de la misma? ¿Cuándo decidísteis reemplazar al Cristianismo con el humanismo, donde no se hace mención de Mí? ¿No sabéis que nada resulta, de lo que no viene de Dios? Qué poco habéis aprendido y qué necios sois, si creéis que vuestras supuestas buenas obras - concentradas en el bienestar material - pueden alguna vez reemplazar a la Verdad.



Cuando ignoráis vuestra labor principal - la doctirna más importante para salvar las almas de los hijos de Dios - entonces nunca podréis decir que sois siervos Mios. ¡Qué fácil es para vosotros convocar para salvar a los pobres, los miserables y a los miembros económicamente desfavorecidos de vuestra sociedad! Siguiendo esta ruta equivocada, en la que buscáis la admiración del mundo por vuestras así llamadas buenas acciones, entonces olvidáis la labor más importante, para la que fuísteis llamados. Esto es para servir a Mí, vuestro Jesús. No es para la búsqueda de popularidad personal en Mi Santo Nombre. ¿De qué le sirve a alguien tener las comodidades de la vida cuando no pueden salvar su alma? Si buscáis la admiración del mundo secular, a través de actos públicos, pensados para que os hagáis populares, entonces no cargáis Mi Cruz. Si no me imitáis, entonces no podéis hablar por Mí. No podéis impartir la Verdad cuando vuestro ego busca popularidad.



Cuando olvidáis el Sacrificio que Yo hice para salvar vuestras almas, entonces no podéis servirme. Cuando un sacerdote olvida la razón por la que se hizo servidor Mío, su caída de la gracia es diez veces más que la de un alma común. Porque cuando él mismo se quita de Mi, se lleva consigo a las almas que influye y que confían en su juicio. Oíd ahora, siervos Míos, este, Mi Llamado para salvar las almas de todos aquellos por los cuales habéis sido designados mediante el Sacramento del Orden Sacerdotal. Cuando falléis en repetir lo que os han enseñado, vosotros no enseñáis la Verdad. Cuando promovéis el humanismo y animáis a esas almas dentro de vuestra diócesis a hacer lo mismo, vosotros me rechazáis. Me sustituís a Jesucristo, con el deseo no sólo de promover la justicia social, sino para buscar la admiración por vuestras buenas obras a los ojos de los demás. La admiración de los demás y vuestro deseo de ser populares significa que ya no estáis a Mi servicio. Cuando ya no estáis más a Mi servicio, os exponeís a caer en el error, y pronto ya no me reconoceréis en absoluto de la manera en que se supone que debiera ser.



Sólo los pocos, los elegidos, estarán a Mi servicio hasta el último Día. En ese Día, muchos de los que se llaman servidores en Mi Iglesia sobre la Tierra llorarán y gritarán pidiéndome que les muestre Misericordia. Para entonces, ellos me habrán perdido miles de millones de almas y porque muchos de ellos estarán tan atrapados en la abominación, que no podrán entender la verdad de su destino, hasta que sea demasiado tarde.



Despertad aquellos de vosotros que estáis incómodos con el sentimiento de desolación y confusión, que os rodea como servidores Míos en este momento. Permaneced firmemente enraizados en la Verdad en todo momento. Recordad vuestra labor como Mis servidores sagrados, que es alimentar a Mi Rebaño con la Verdad y aseguraros que ellos reciban el Alimento necesario para salvar sus almas.



Vuestro trabajo consiste en traerme almas.



Vuestro Jesús


alma ha dicho que…
La pobreza material no te libera de la maldad. Ha habido, hay y habrá pobres materialmente hablando con una gran vileza de espíritu, más apegados a lo poco que poseen que muchos materialmente más ricos.