La lucha de JPII con la mafia de san Gallen



Obispo suizo describe la lucha entre Juan Pablo II y el grupo de Saint Gallen

Ivo Fürer, el obispo retirado de Sankt Gallen, quien, desde 1996 hasta 2006, fue anfitrión del "Grupo Sankt Gallen" para sus reuniones anuales en la ciudad suiza de Sankt Gallen, ahora ha escrito una extensa historia del Consejo de las Conferencias Episcopales Europeas (CCEE), cuyos organizadores clave también estaban estrechamente relacionados con el Grupo Sankt Gallen.

Fürer había sido secretario general del CCEE durante veinte años, desde 1975 hasta 1995, cuando se convirtió en obispo de Sankt Gallen. (El famoso Papa Juan Pablo II declaró una vez que el problema de Fürer era que provenía de Sankt Gallen.) El Grupo Sankt Gallen dirigió efectivamente el CCEE durante 24 años, desde 1979 hasta 1993, porque dos de sus miembros, primero el cardenal Basil Hume y luego el cardenal Carlo Maria Martini, fueron los presidentes del CCEE desde 1979 hasta 1993. Sin embargo, el Grupo Sankt Gallen también tuvo prelados como miembros que no habían desempeñado un papel fundamental en el CCEE, como el cardenal Walter Kasper.

Además del extenso libro de Fürer que detalla la historia del CCEE, que se llama `El desarrollo de Europa está desafiando a las iglesias´ (2018), este obispo suizo también publicó su propia autobiografía, Church in Changing Times (2018), que LifeSite ya ha revisado .

Como muestra este prelado suizo, el CCEE fue fundado en 1971, no mucho después del Concilio Vaticano II, y tenía como objetivo fomentar una nueva descentralización. Este espíritu de descentralización llegó tan lejos entre estos obispos fundadores que ni siquiera le pidieron a Roma en ese momento que aprobara sus estatutos cuando fundaron la CCEE bajo el reinado del papa Pablo VI. Pero, lo que es más importante, el Dr. Fürer describe las batallas internas posteriores entre algunas figuras destacadas del CCEE, especialmente el cardenal Carlo Martini, el jefe posterior del Grupo Sankt Gallen, y el Papa Juan Pablo II. Este conflicto llevó finalmente a que el Papa cambiara las reglas del CCEE en 1993 para que solo un presidente de una de las conferencias de obispos europeos pudiera convertirse en el presidente del CCEE, lo que imposibilitaría la reelección del cardenal Martini, quien todavía era en ese momento (1993) su antiguo presidente. 


Esta decisión parece haber reducido la influencia dominante de la facción reformista de Martini dentro del CCEE, que a su vez fue una de las principales razones para la fundación del Grupo Sankt Gallen tres años después, en 1996, después de que también Ivo Fürer había sido removido de su cargo como secretario general del CCEE al ser nombrado obispo de Sankt Gallen en 1995.



Además, el Papa Juan Pablo II, ya en 1991, había excluido efectivamente a los miembros del CCEE de participar en la organización del Sínodo Especial de los Obispos sobre Europa en Roma, que se organizó a la luz de los cambios en Europa después del declive del comunismo en 1990. Con respecto a esta decisión papal, el Dr. Fürer incluso cita voces que llamaron a este sínodo de 1991 en Roma un "sínodo anti-Martini". Después de la expulsión del cardenal Martini del CCEE en 1993, se convirtió en el líder del Grupo Sankt Gallen, que estaba compuesto por muchos de los obispos que anteriormente habían estado activos en el CCEE, pero que habían perdido influencia después de la intervención del Papa. (JPII)

Recapitulemos esta historia un poco más en detalle. Después de la fundación del CCEE en 1971, este grupo de obispos de Europa tenía fuertes inclinaciones progresistas. Por ejemplo, en 1974 ya estaban discutiendo abiertamente la posibilidad de admitir divorciados vueltos a casar en la Sagrada Comunión. También deseaban trabajar por una descentralización de la "continentalización" de la Iglesia Universal, una meta que hoy vemos promovida por el Papa Francisco.

Como también es el caso hoy, esta continentalización esencialmente significó una falta de respeto a la autoridad romana central. Como el profesor Paul Zulehner afirma en su Prólogo a la historia de Fürer del CCEE sobre la fundación del CCEE: "No se solicitó una aprobación romana". En el transcurso de las siguientes dos décadas, tuvo lugar un "tira y afloja" entre Roma y el CCEE sobre la cuestión de "quién representa a la Iglesia Católica en Europa", explica el teólogo y sacerdote austríaco. El CCEE quería alejarse de una visión específicamente crítica sobre la secularización en curso de Europa y, en cambio, se inclinó a mirar más a las "experiencias de vida" de la gente de hoy. 

Como lo expresó el cardenal Martini en 1989: "Evangelización significa que la Iglesia aprende y enseña". Explica Zulehner: "Un procedimiento catequético se está convirtiendo en un proceso dialógico en medio de las experiencias de vida de nuestros contemporáneos". La visión desdeñosa sobre la enseñanza del catecismo y, en cambio, la promoción de la idea de que uno tiene que aprender de la gente, una actitud que también podemos ver hoy más plenamente desarrollada bajo el papa Francisco.

Sin embargo, Juan Pablo II no estaba satisfecho con las inclinaciones de la CCEE y sus presidentes (primero el cardenal Basil Hume, que siempre enfatizó que no le importaba mucho lo que dijera Roma, y luego el cardenal Martini). Cuando el Papa, en 1990, comenzó a organizar el Sínodo Especial de los Obispos de 1991 sobre Europa, ni siquiera informó al Cardenal Martini sobre estos planes. Como Zulehner lo explica en su Prólogo, los obispos católicos de los antiguos países comunistas de Europa del Este desconfiaron del Occidente liberal e incluso del enfoque de "teología y pastoral posconciliar" con el que no estaban familiarizados debido a que habían sido en gran medida aislados del oeste. 
Estos obispos "no tenían una verdadera confianza en el liderazgo del CCEE y Martini, a quienes acusaron de tener demasiado conocimiento de la cultura moderna". Como dice Zulehner: "a algunas personas no les gustó el concepto de evangelización de Martini" porque preferían una instrucción tradicional "

Entre los obispos influyentes dentro del CCEE a lo largo de los años se encontraban el cardenal Godfried Danneels, el cardenal George Basil Hume, el cardenal Roger Etchergaray, el cardenal Cormac Murphy-O'Connor, el cardenal Karl Lehmann, el cardenal Josef-Léon Suenens, el arzobispo Alois Sustair, el obispo Josef Homeyer, Obispo Egon Kapellari y, por supuesto, Martini. El padre Zulehner y el padre Hans Langendörfer, S.J. - quien ahora es el secretario general de la Conferencia Episcopal Alemana - también estuvo activo en el CCEE. El cardenal Silvestrini de la Curia romana fue un colaborador cercano y comprensivo del CCEE en Roma. (Más tarde también formaría parte del Grupo Sankt Gallen). Cuando Ivo Fürer se convirtió en secretario general del CCEE en 1977, la sede del CCEE se trasladó de Chur a Sankt Gallen. Fürer se convirtió en obispo de Sankt Gallen en 1995, pero había sido vicario general en esa diócesis durante más de dos décadas.

Después de que aparentemente el comunismo había caído, el papa Juan Pablo II esperaba con optimismo que los obispos de los países de Europa del Este, con su experiencia del martirio y de una vida bajo las dictaduras, ayudarían a revivir la fe católica en Occidente. Por ejemplo, el Papa le dijo a Martini en 1993 que deseaba "una mayor influencia de los países del Este en el CCEE", según Fürer. Como Zulehner escribe en su Prólogo, existían planes en Roma para tomar un mejor control sobre la Iglesia Católica en Europa, debilitar al CCEE al otorgarle al Papa el poder de nombrar al secretario del CCEE y trasladar la sede del CCEE a Roma. . Sin embargo, muchos de estos planes nunca fueron implementados. Pero, como explica Zulehner, Roma logró “evitar que importantes cardenales de Europa (como el cardenal alemán Lehmann) fueran elegidos como presidente ”. 

Roma también se aseguró de enviar delegados a las asambleas y conferencias de la CCEE, e incluso insistió en recibir con anticipación el discurso final del presidente permanente de la CCEE. Zulehner llama a estas medidas un "método extraño de control", pero muestran que Roma desconfiaba del CCEE excesivamente progresista.

Por lo tanto, cuando, en 1990, el Papa Juan Pablo II estableció una comisión preparatoria para el Sínodo Romano Especial de 1991 sobre Europa, “el presidente del CCEE, el cardenal Carlo Martini, no sabía nada de este grupo. El CCEE no estaba representado en él. Obviamente,  no quería incorporar en los preparativos del sínodo la experiencia de veinte años del CCEE, como explica Fürer. "¿O algunos temían la influencia de personalidades como el cardenal George Basil Hume y el cardenal Carlo Maria Martini?", pregunta Fürer.

Añade que también podría haber "la preocupación de que el espíritu secularizado de Occidente pudiera entrar en los antiguos estados comunistas". Según Ivo Fürer, el entonces arzobispo Jan Schotte desempeñó un papel de liderazgo al excluir al CCEE de los nuevos preparativos del sínodo. 

En su presentación al consejo preparatorio en julio de 1991, el CCEE propuso una "inculturación de la fe en Europa" y rechazó una "actitud moralizadora" de la Iglesia. El CCEE también deseaba tener el poder de las iglesias locales.Durante el Sínodo sobre la propia Europa, que tuvo lugar del 28 de noviembre al 14 de diciembre de 1991, el CCEE tuvo una influencia formativa bastante escasa. Como señala ahora Fürer, algunos de los líderes del sínodo "mostraron una actitud que quería debilitar la influencia de la CCEE. Se notó una enemistad contra la fuerte personalidad del presidente del CCEE, el cardenal Carlo Maria Martini. Algunos hablaron de un "sínodo anti-Martini".

Después de que Martini se reunió con el Papa Juan Pablo II en una audiencia privada en enero de 1993, donde el Papa insistió en tener una mayor influencia de los obispos de los antiguos países comunistas, el Papa poco después decidió, en febrero de 1993, que los estatutos de el CCEE debía ser cambiado y que el nuevo presidente del CCEE debe ser presidente de una conferencia nacional de obispos en Europa

Esta fue la decisión final de eliminar a Martini de su influyente papel en Europa. Esta decisión se tomó a pesar de los intentos de Hume de convencer al Papa de permitir que cualquier obispo de Europa se convierta en el presidente de la CCEE. En abril de 1993, el arzobispo checo Miloslav Vlk se convirtió en el nuevo presidente de la CCEE.

A la luz de estos desarrollos y también a la luz del hecho de que las principales figuras del Grupo Sankt Gallen - Lehmann, Danneels, Hume, Kasper, Martini - tuvieron una grave responsabilidad por la pérdida de fe en Europa, sigue siendo un misterio por qué el Papa Juan Pablo II, después de que debilitó efectivamente su influencia dentro del CCEE desde 1993 en adelante, todavía hizo varios de ellos cardenales en 2001 ( Estos miembros del Grupo Sankt Gallen fueron luego cardenales: Cormac Murphy-O'Connor , Audris Bačkis, Walter Kasper y Karl Lehmann).

Y aún sigue siendo un misterio que estas figuras, a pesar de ser retiradas de la CCEE, todavía tenían suficiente poder organizativo como para tener una influencia decisiva con respecto a la elección del Papa Francisco en 2013. La Diócesis de Sankt Gallen emitió En 2015, una declaración sobre el Grupo Sankt Gallen y declaró que el obispo Ivo Fürer "nunca ocultó su alegría por la elección del argentino".



https://www.lifesitenews.com/blogs/swiss-bishop-describes-struggle-between-john-paul-ii-and-saint-gallen-group


Comentarios