La trama que hundió al arzobispo Manuel Ureña de Zaragoza



Acaba de publicarse el libro (249 páginas, más de 100 de ellas de documentos inéditos) del periodista independiente Jacques Pintor sobre la Trama que hundió al arzobispo Monseñor Manuel Ureña de Zaragoza, trama dirigida desde 2007 hasta su punto álgido en 2014 por el ahora cardenal de Barcelona Juan José Omella y protegido del cardenal Stella, y por el jesuita Germán Arana.

Germán Arana ya había avergonzado al Papa Francisco con su mal asesoramiento sobre la promoción del obispo de Osorno en Chile, Monseñor Barros.

El Papa había menospreciado a las víctimas que criticaban a Monseñor Barros por su ocultación de delitos de abusos, y al final el Papa Francisco tuvo que admitir haber sido mal asesorado (por Germán Arana, que sin embargo sigue decidiendo en la iglesia española por encima de los obispos).

Disponible en Amazon en tapa blanda: “Complot de poder en la iglesia española. Barco contra Omella. En defensa propia”.

Aquí la sinopsis que aparece en la página Amazon del libro:

«Miguel Ángel Barco es un sacerdote español despojado del ejercicio sacerdotal, al parecer por haber sido padre de una niña. Y parece que es seguro que no es padre de tal niña. ¿Ha habido más cosas?

»No se le ha acusado de nada más por lo que si se le condena por haber sido padre de una niña que no es su hija la condena es absolutamente injusta. Algo así como si se hubiera condenado a alguien por matar a otro y ese muerto está vivo y se ha demostrado que lo está.

»¿Hay otras acusaciones y sobre hechos tan graves que le han supuesto la privación del ejercicio sacerdotal? Es un principio universal del derecho que nadie puede ser condenado sin conocer las acusaciones que se le imputan porque en esa situación es imposible defenderse.

»¿Cuál ha sido la actuación del ahora cardenal arzobispo de Barcelona Juan José Omella en este caso? ¿Ocultó al Vaticano el documento que le entregó el reverendo Miguel Ángel Barco y que le exculpaba de una paternidad que no existía? ¿Para perjudicar a un Barco inocente de lo que se le imputaba y por lo que se le apartó del sacerdocio?

»Si Miguel Ángel Barco no es padre de una niña y serlo fue el motivo por el que se le apartó del sacerdocio parece de elemental justicia reponerle en el ministerio. Si hay otros hechos punibles deben manifestarse al acusado y caso de acreditarse la culpabilidad aplíquese la pena que corresponda con la gravedad que merezca.

Si Omella ha actuado correctamente declárese con todos los pronunciamientos favorables. Y si con una conducta dolosa causó un daño grave a un inocente pues que se le aplique la pena establecida para ese caso».

D. Francisco José de la Cigoña, abogado, al glosar en su Blog “La Cigüeña de la Torre” el 29 de agosto de 2019 mi entrevista al abogado de Barco, Vladimir Lamsdorff (en el Epílogo de este libro)

Jacques Pintor Rey
Jacquespintor@gmail.com

Comentarios

Belzunegui ha dicho que…
Apenas se corresponde el contenido del artículo con su titular. El titular te abre el apetito y el contenido te decepciona.