Por qué Francisco está dando un escándalo terrible (Mons Pope)

                                  La mirada `ida´ de Bergoglio

(...)¿Qué es el escándalo en su sentido católico? Cuando alguien "da escándalo", actúa de tal manera que conduce a otros al pecado. Esto está estrechamente relacionado con su significado secular, ya que el efecto más devastador de los escándalos es que dejamos de sorprendernos o perturbarnos por el comportamiento pecaminoso. 

Cuando vemos que otros se dedican al pecado, especialmente aquellos con autoridad, comenzamos a pensar que quizás no sea tan malo después de todo. La gente alguna vez se sorprendió por cosas como el divorcio, la cohabitación, el aborto, los actos homosexuales y el suicidio. Pero una vez que los líderes culturales se entregaron a estos pecados, a veces incluso presumiendo de ellos, muchos se vieron obligados a minimizar, aceptar e incluso celebrar tales pecados. Este es el efecto final del escándalo: el mal ejemplo nos lleva a justificar e incluso celebrar el pecado. 

Jesús no tiene tiempo para los que dan escándalo. Simplemente les anuncia un ¡ay!:

Pero si alguien hace tropezar a uno de estos pequeños que creen en mí, sería mejor colgarle una gran piedra de molino colgada de su cuello y ser arrojado en las profundidades del mar (Mateo 18: 6).Sí, es mejor morir que llevar a los fieles al error y al pecado. Cualquiera que considere "salvar" su vida de esta manera debería reconsiderarlo, para que no vaya a los fuegos más profundos del infierno. 

Eleazar (episodio con el rey Antíoco) concluye acertadamente que es mejor obedecer a Dios que al hombre, que el temor del Señor debe ser mayor que el temor de cualquier hombre, no importa cuán poderoso sea, y que ningún castigo es peor que la condenación eterna. Nuestra relación con simples mortales solo puede afectar nuestra posición temporal en este mundo, pero nuestra relación con Dios afecta nuestro destino eterno. Nunca es bueno comprometer nuestra fe o dar escándalo, nunca. Eleazar razona además que su vida no se trata simplemente de lo que es mejor para él solo aquí y ahora. No vive solo para sí mismo sino por el bien de los demás. 

A veces debemos sufrir para que otros puedan vivir, prosperar y ser edificados. Si rechazamos este sufrimiento, dañamos no solo nuestro destino eterno sino el de los demás. Somos los guardianes de nuestro hermano, y tenemos la obligación de vivir de tal manera que otros puedan salvarse en lugar de verse obstaculizados por la salvación e ignorar la verdad que los libera. Jesús, quien es la Verdad, no bajó de la cruz para salvarse. Se quedó en la cruz para salvarnos. Eleazar prefería la muerte a engañar a los demás (simulando comer carne sacrificada a los ídolos).

 ¿Qué hay de tí?

En la Iglesia de hoy hay una forma de dar escándalo que se ha vuelto demasiado común: el silencio ante el pecado y el error. Demasiados clérigos y padres de familia, también, guardan silencio en medio del colapso moral de hoy. Temiendo por su bienestar, deseando promociones futuras, o simplemente queriendo evitar el desagrado del conflicto, muchos se niegan a enseñar contra, o incluso hablar del error moral y el pecado.Todos tendremos que responder por nuestro silencio en la medida en que tengamos la obligación de hablar. Qui tacet consentire videtur (El que permanece en silencio se ve que da su consentimiento). "El que hace un guiño a un error causa problemas" (Proverbios 10:10). 

En una carta de 1933 al Papa Pío XI, Santa Teresa Benedicta de la Cruz escribió: "Los que permanecen en silencio son responsables".

Como católicos, no podemos evitar la responsabilidad del actual pantano moral. Muchos de nosotros hemos estado en silencio, algunos incluso colaborando con el mal y el error. La responsabilidad principal recae en el clero, pero ninguno de nosotros está completamente exento del deber de repudiar el error y decir la verdad.

Si bien los ataques a nuestra dignidad generalmente pueden ignorarse, los ataques a nuestra persona a menudo deben ser repudiados. Por ejemplo, si alguien dice: “Mons. Pope es un idiota obstinado y un bocazas ", tengo poca necesidad de repudiar esto. (¡De hecho, puede ser más de la mitad cierto!) Sin embargo, si alguien comienza a difamar seriamente a mi personaje mintiendo y diciendo: “Mons. Pope se entrega a la pornografía, odia a los pobres y rechaza el Credo de Nicea: "No solo tendría el derecho, sino también el deber de corregirlo y defender mi persona, tanto por mi propio bien como por el de los demás. Debido a que soy un pastor y un líder en varios entornos, permitir las mentiras dañinas sobre mí pueden ser fatales para muchos otros. Del mismo modo, los padres deben repudiar las falsas acusaciones por el bien de sus hijos.

Toda esta reflexión nos lleva a un grito difícil pero necesario del corazón a nuestros obispos y al Santo Padre mismo. Es doloroso admitir que muchos clérigos somos una fuente de escándalo, ya sea por acción o por inacción. Los fieles no solo están desanimados, están confundidos y escandalizados. Muchos han sido llevados a pensar que los pecados como el divorcio y el nuevo matrimonio, los actos homosexuales y la idolatría son compatibles con la fe católica. ¡No lo son! Sin embargo, los líderes de la Iglesia han hecho y dicho algunas de las cosas más horribles (supuesta o definitivamente) sin ninguna explicación clara, y mucho menos intentos de refutación.

De particular preocupación son las afirmaciones del periodista ateo Eugenio Scalfari de que el Santo Padre cree en el aniquilacionismo (que los condenados simplemente son aniquilados por Dios y que el Infierno está vacío), piensa que Cristo en la Tierra no fue divino y niega la resurrección corporal del Señor. Estas afirmaciones han sido abordadas por el Vaticano solo en términos vagos. Se nos dice que Scalfari no siempre hace las cosas bien, que no siempre registra o representa fielmente lo que dice el Santo Padre, y que a veces no entiende.Esto es muy débil. 

Si alguien llegara a hacer acusaciones tan graves sobre mi fe, iría al micrófono más cercano y anunciaría claramente mi creencia inequívoca en nuestra fe santa y apostólica. Usaría todas las plataformas que pudiera para rechazar tales afirmaciones para que nadie se confunda, se desaliente o se desvíe. Sin embargo, Scalfari continúa haciendo estas afirmaciones con impunidad, enfrentándose solo a  leves y vagos de los reproches.

El silencio ha sido ensordecedor. Los enemigos de la fe son alentados mientras que los fieles se desaniman. Además, nos regalaron espectáculos impactantes de aparente adoración de ídolos en los jardines del Vaticano, y se honraron ídolos de la Pachamama en San Pedro, así como en una iglesia local cerca del Vaticano. Después de semanas de silencio y las propuestas de varias teorías explicativas y afirmaciones, el Papa expresó su pesar porque alguien (un alma valiente, en mi opinión) eliminó varios de los ídolos, arrojándolos al Tíber. 

El Papa Francisco dijo que no había "ninguna intención idólatra" al inclinarse ante estas figuras o al honrarlas al colocarlas en iglesias católicas, ¡pero en la misma declaración se refirió a ellas como "Pachamama", el nombre de una diosa pagana! Nuevamente, estamos perdidos y confundidos por esto.

Santo Padre, soy su hijo espiritual; Todos somos sus hijos. Lejos de acusarlo de idolatría o de albergar herejías, algo que no tengo legitimidad ni competencia para hacer de todos modos, quiero ayudarlo a defenderse de las cosas que Scalfari y otros han dicho sobre usted. Pero su silencio sobre estos cargos me desanima a mí y a muchos de los fieles con quienes interactúo todos los días. Mientras tanto, aquellos que sostienen tales errores son confirmados en ellos y envalentonados para engañar a otros. Muchos de nosotros que nos hemos esforzado por permanecer fieles en medio de esta crisis cultural y moral estamos confundidos. Nos preguntamos cómo podemos defendernos de esas cosas cuando ud. mismo ayuda a amplificar la confusión con su ambigüedad y silencio.

Eleazar estaba dispuesto a morir en lugar de escandalizar o engañar a nadie. 
Le pido que nos muestre la misma solicitud. 
No le pido nada que no me exija a mí mismo ni a ningún otro miembro del clero, a saber, que debamos enseñar las verdades de la fe con la mayor claridad y no poner en peligro a ninguna alma por nuestro silencio, ambigüedad o mal ejemplo.
Por favor, Santo Padre, le ruego que ponga las cosas en claro al reprender los errores que se le atribuyen y al afirmar la verdadera fe católica. Necesitamos que nos confirme a todos, a sus hermanos y a su rebaño, en la verdad. No permita que proliferen mentiras o errores. Aleje la idolatría de la Iglesia y llévenos al arrepentimiento y a la reparación por ella. No deje que el lobo nos devoré, manténgalo lejos por la Palabra de verdad.Sé que a veces siente que somos críticos, duros y tercos, pero nos sentimos perdidos y angustiados. Le prometo que le amo como padre espiritual. Rezo por ud. todos los días, y rezo especialmente para que sea la roca de la verdad que Dios le ha llamado a ser. 
Tu es Petrus!

Necesitamos esto ahora más que nunca. Que Dios le bendiga con esta revelación, y que Nuestra Señora interceda por ud. y en nombre de toda la Iglesia.


http://www.ncregister.com/blog/msgr-pope

Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD:


Sábado 15 de noviembre de 2014

Que se sepa que cualquiera que rechaza el Libro del Apocalipsis niega la Palabra de Dios. La Verdad está contenida en el mismo y si cualquier hombre extrae de él, niega las profecías anunciadas, o si le añade de alguna manera, él será echado al desierto.

La Verdad conduce hacia la salvación, y el camino hacia el Nuevo Paraíso lleva hacia Mí. Es sólo a través de Mí, Jesucristo, el Hijo del Hombre que la salvación se le dará al hombre. Yo Soy el Camino y la Luz. Es sólo a través de Mí y a vuestra aceptación de Quien Soy Yo, que seréis capaces de ver la Luz de Dios. No hay otro camino. Seguid cualquier otro camino que seleccionéis, pero ninguno os conducirá a Dios.

Si estáis a favor Mío debéis respetar a vuestros hermanos y hermanas por medio del amor, la bondad y la paciencia. No debéis juzgar a los demás debido a las creencias religiosas de ellos. Tenéis que amarlos como Yo les amo. Esto no significa que vosotros debéis de aceptar las creencias de ellos, ni mostrar reverencia por ellas, porque si lo hacéis, entonces a Mí me negáis. No podéis servir a dos señores. Nunca tenéis que insultarme mostrando lealtad a dioses falsos enfrente de Mí.

El día en que déis homenaje a dioses falsos bajo Mi Techo será el día en que voy a irrumpir en Mi Templo y destruiré todo dentro de él. Cómo es tibia la fe de algunos de mis siervos quienes se esfuerzan por impresionar al pueblo y buscan adulación! Qué poco respeto se me muestra en Mi Propia Casa, cuando todo lo que Yo os di se echa a un lado con indiferencia hasta que, con el tiempo, nada de Mí se quedará dentro de Mi Iglesia.

Vosotros, Mis amados seguidores y siervos consagrados que permanecéis fieles a la Palabra tendrán una carga pesada. Tendréis que sufrir el dolor y la indignidad cuando seáis testigos de los sacrilegios, las herejías y prácticas de lo oculto. Mientras muchas de estas violaciones a Mi Sagrado Cuerpo serán hábilmente disimuladas, aquellos que tienen un verdadero discernimiento se escandalizarán, pero impotentes, cuando sucedan estas cosas. Tal será el engaño, que repercutirá en todas las grietas, que se necesitaría un ejército de dos mil hombres para poner fin a estos impostores de hacer daño.

Estos impostores son dirigidos por aquellos que no vienen de Mí. Ellos se han infiltrado en Mi Cuerpo, mediante maneras tortuosas, y tomará mucho tiempo antes de que finalmente, y por completo, se apoderen de Mi Iglesia. En breve sus acciones serán vistas como lo que son, por aquellos bendecidos con el Don del Espíritu Santo.

Los paganos, que rehuyen a la Verdad, entrarán en Mi Casa, donde serán recibidos con los brazos abiertos. Se os dirá que vosotros debéis mostrar amor por todos los hijos de Dios, para mantener en silencio a aquellos que podrían oponerse a ellos. Muy pocas personas me defenderán, a Mí Jesuscristo, y los que se atrevan a oponerse a estas ceremonias blasfemas, que se llevarán a cabo en los mismos altares utilizados para albergar Mi Santísima Eucaristía, serán silenciados.

Mis enemigos pueden apoderarse de Mi Casa, pero no de Mi Iglesia ya que todos los Cristianos de todo el mundo conforman Mi Iglesia. Los fieles,están compuestos de aquellos que rechazarán negar la Palabra de Dios, y que nunca van a aceptar ninguna manipulación de la Santa Palabra de Dios, sostendrán a Mi Iglesia en la Tierra. Nada prevalecerá contra ella.

Vuestro Jesús



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a015-nov-2014-los-paganos-que-rehuyen-a-la-verdad-entraran-en-mi-casa/
Belzunegui ha dicho que…
Si alguien llegara a hacer acusaciones tan graves sobre mi fe, iría al micrófono más cercano y anunciaría claramente mi creencia inequívoca en nuestra fe santa y apostólica. Usaría todas las plataformas que pudiera para rechazar tales afirmaciones para que nadie se confunda, se desaliente o se desvíe. Sin embargo, Scalfari continúa haciendo estas afirmaciones con impunidad, enfrentándose solo a leves y vagos de los reproches.