Pasar de la defensa al ataque. Hay mucho en juego



El catolicismo, el verdadero catolicismo, es una fe de combate", escribe David Carlin para The Catholic Thing. 

A lo que añadiría que el catolicismo es, o debería ser, una fuerza ofensiva más que defensiva. Como seguidores de Cristo, no estamos encargados de preservar nuestra propia posición. El Gran Mandato nos exige avanzar siempre, ganando un nuevo terreno (o más bien más almas). La historia de la Iglesia muestra que cuando la Iglesia no participa activamente en la obra de evangelización, cuando estamos preocupados por el esfuerzo de alejar las amenazas, como lamentablemente estamos hoy, la fe sufre. Somos, como fe, mucho mejores en ofensiva que en defensa.

Sin embargo, admiro el ensayo de Carlin, "Cómo no defender un castillo", porque identifica correctamente el desafío específico que la Iglesia enfrenta hoy. Por regla general, no estamos luchando contra las herejías cristológicas. Cuando un nuevo conocido le dice que fue criado como católico pero se fue a la deriva, porque "tuve algunos problemas con lo que enseña la Iglesia", no sospecha de inmediato que es un monofisita. No, las probabilidades de que no puede reconciliarse con una o más de las enseñanzas de la Iglesia sobre la moral sexual son abrumadoras. (anticoncepción, masturbación, pornografía, adulterio, pensamientos impuros  concubinato,...). Indudablemente, ahí es donde la pelea es más feroz, observa Carlin. 

Y si eres un general competente, refuerzas tus tropas en el punto del ataque más agudo. Ciertamente no ignoras ese sector, con la vaga esperanza de que el enemigo se vaya. "Y, sin embargo", escribe Carlin, "esa es la opción que la Iglesia Católica en los Estados Unidos ha elegido en las últimas décadas". Un silencio tenso y avergonzado sobre cuestiones de moral sexual prevaleció, incluso cuando los líderes de la Iglesia hicieron titulares (de los medios de comunicación) al hablar sobre temas políticos

Como estoy totalmente de acuerdo con el punto básico de Carlin, aunque estoy incómodo con la imagen de defender un castillo, permítanme extender un poco más la metáfora militar, para mostrar que, en última instancia, tenemos la misma estrategia en mente. Si el muro occidental del castillo está siendo invadido, la mejor respuesta podría ser girar los grandes cañones en esa dirección, para alejar a los invasores hasta que el muro pueda ser reconstruido. En otras palabras, ir a la ofensiva. Estamos perdiendo la batalla de la moral sexual porque nosotros, como Iglesia, con demasiada frecuencia guardamos silencio sobre esos temas. 

Cuando hablamos, con demasiada frecuencia nos disculpamos. ¿Por qué? ¿No se ha demostrado la sabiduría de la moral cristiana en los dolorosos resultados de la revolución sexual? ¿No deberían ser los defensores del hedonismo secular los que se disculpan por el grave daño que se ha causado a miles de vidas y miles de almas?

Los misioneros a lo largo de la historia han presentado la fe como una forma de escapar de la miseria (espiritual). Hoy deberíamos ofrecer (también) una alternativa a la miseria de los hogares y las familias rotas, de la disfunción emocional y sexual. No es realmente una cuestión de defender nuestro fuerte, después de todo. Se trata de ayudar a las personas oprimidas a derrocar la tiranía de un maestro perverso.


https://www.catholicculture.org/

Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD del 19 abril 2011:



.. Mucha gente inocente no cree en Satanás, ni en el anticristo, ni siquiera en Dios Padre Todopoderoso. Entonces hacen de la vista gorda. Sin embargo, se asombran de por qué la sociedad en la que viven se ha colapsado. Ellos no entienden la velocidad espantosa del colapso de la unidad familiar tradicional. Lo achacan a los males de la sociedad moderna. Lo que ellos no saben es que Satanás ataca a la familia como prioridad. Esto es porque él sabe que si la familia se colapsa, entonces la sociedad se colapsa también. Muchos saben esto, porque se está volviendo demasiado aparente en el mundo de hoy.

Luego vean la inmoralidad sexual. Ustedes se preguntan cómo ha sido tan horriblemente infestada la sociedad con esta depravación. Sin embargo otra vez, de lo que ustedes no se dan cuenta es que Satanás es el responsable de cada uno de los actos de inmoralidad obscena en el mundo. Mientras aquellos de ustedes, atrapados en un mundo de promiscuidad, desviación sexual y abuso de otros, argumentarán que estos hechos son una fuente de entretenimiento y en algunos casos una forma de ingreso - ustedes también deben saber que serán su pasaporte a las llamas eternas del Infierno.

Por cada acto sexual depravado en el que ustedes participen, así también su cuerpo, aunque estarán en espíritu, se quemará como si estuvieran encarnados, por la eternidad. Cada parte del cuerpo humano del que abusen cometiendo pecado mortal, sufrirá el mayor dolor en los fuegos del Infierno. ¿Por qué querrían esto? Muchas de ustedes pobres almas engañadas, no se dan cuenta de que nunca les han dicho la Verdad. La verdad de que sí existen el Cielo, el Purgatorio y el Infierno. Muchos de Mis bien intencionados siervos consagrados de las Iglesias no han enfatizado estas Enseñanzas por mucho tiempo. Vergüenza para ellos. Lloro por su angustia, porque muchos de ellos realmente no creen ellos mismos en el infierno. ¿Entonces, cómo pueden ellos predicar acerca del horror que es el infierno? No pueden, porque muchos han optado por la respuesta fácil. “Dios es siempre misericordioso. Nunca los enviaría al infierno, ¿o sí?”

La respuesta es no - no lo hace. Eso es verdad porque Él nunca podría darle la espalda a sus hijos. Pero la realidad es que muchas, muchas almas obstaculizadas por el pecado mortal que han sido seducidas a cometer, se vuelven adictas a sus pecados una y otra vez. Más y más. Están en tanta oscuridad - cómodos con su propia inmoralidad - que continúan eligiendo esta oscuridad incluso después de la muerte. Ellos no pueden ser salvados entonces. Han elegido este camino por su propio libre albedrío - un Don de Dios en donde Él no puede interferir. Pero Satanás puede. Y lo hace.

Elijan cuál vida quieren. El camino de vida hacia Dios, el Padre Eterno en el Cielo o de Satanás, el engañador, en las llamas del Infierno eterno. No hay forma más clara de explicarles las consecuencias a ustedes, hijos Míos. Es por Mi amor y compasión que debo enseñarles la Verdad.

Este mensaje tiene la intención de asustarlos de alguna forma, porque a menos que les muestre lo que les espera a ellos, Yo no estaría revelando Mi verdadero amor por todos ustedes.

Es tiempo de enfrentar el futuro, no solo por ustedes mismos, sino también por los amigos, familia y seres amados, a los cuales ustedes influencian a través de su propio comportamiento. El comportamiento produce comportamiento. En el caso de un inocente, podrían sin querer estarlo guiando y conduciendo, también, por la senda a la eterna oscuridad por la ignorancia.

Cuiden de su alma. Es un Regalo de Dios. Es todo lo que se llevarán consigo al otro mundo.

Su Salvador

Jesucristo



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a19-abr-2011/
Templario ha dicho que…
En ninguna homilía oigo a los curas decir que es pecado vivir en concubinato, puede que algunos sacerdotes lo digan, pero yo no los conozco.
Tampoco les oigo decir a los que van a comulgar que no se acerquen si se encuentran en pecado mortal.
Jamás ví a un sacerdote negarle la comunión a los politicos abortistas.
Cuando se peca de Omisión, todo vale, ademas como dice Bergoglio: los que mueren en pecado desaparecen sin mas. Es decir que al no existir el infierno tenemos que aprovechar aqui y ahora para pecar a lo grande.
A vivir que son tres dias. Pero sorpresa...cuando llegue el dia del gran viaje sin retorno, se encontrarán con que Sí existe el infierno, donde los diablos torturan a los necios que creyeron en las mentiras y despreciaron la VERDAD del Evangelio.
El que busca encuentra, al que llama se le abrirá...
Non Nobis.