Vaticano invirtió 4 mill.$ en "Men in black"





Las formas de financiación son infinitas. Una del Vaticano en particular conduce a la isla de Malta. Siguiéndola se descubre que, a través de un fondo invertido en La Valleta (Malta), en el mes de febrero la Secretaría de Estado se convirtió en socia de Lapo Elkann en su empresa de gafas y «productos lifestyle» denominada Italia Independent. El último 30 de septiembre se concluyó un acuerdo de 10 millones con Enrico Preziosi, industrial de juegos y jefe del Genoa. Y otros 4 millones fueron utilizados para financiar la producción de películas como los últimos «Men in Black» -«Hombres de Negro»- y la biografía de Elton John, «Rocketman«. Estas son algunas de las muchas inversiones en las que se disipan las ofrendas que de los fieles todos los años llegan al Óbolo de San Pedro. Los secretos del fondo no terminan aquí. Y las verificaciones también están en curso por parte del Poder Judicial del Vaticano.

En el número 259 de St. Paul Street en La Valletta, a pocos metros de la Pizzeria Vecchia Taranto, se encuentra la sede del Centurion Global Fund. Los capitales que se le confían, según varias fuentes fidedignas, son al menos dos tercios de la Secretaría de Estado, es decir el dicasterio más importante y más cercano al Papa Francisco. En la cumbre del fondo está un residente italiano en Suiza, Enrico Crasso, de 71 años. Ex banquero del Credit Suisse, titular en Lugano de Sogenel Holding, punto de referencia para muchas transacciones financieras, durante años administró la caja fuerte del Vaticano. Por ello recibió numerosas cartas formales de agradecimiento de la Secretaría de Estado y el honor de la medalla de oro del Pontificado. Y millones de euros en comisiones. Desde hace algunos meses, dentro de los muros del Vaticano, su estrella se ha empañado. Pero en Malta siempre es él quien decide donde invertir los fondos del Papa.

Con el fondo Centurion Crasso, ha recaudado alrededor de 70 millones de euros, piloteándolos hacia bienes raíces, bonos, acciones y otros fondos. No siempre transparentes, no siempre seguros y, a veces, incluso especulativos. Entre todos los ingresos en la sociedad de Lapo Elkann se destaca Italia Independent. El fondo maltés con capitales del Vaticano suscribió nuevas acciones a 2,35 euros, convirtiéndose con 6 millones de euros en segundo accionista con el 25%. Craso entró al Consejo. Centurion acaba de decidir pagar más. Sin embargo, la acción vale 1,7 € en la bolsa de valores. Por ahora, una negocio a pérdida.

En septiembre, unos días antes de que estallara el escándalo de la compra del palacio de Sloane Avenue en Londres -operación orquestada por el financista Raffaele Mincione y en la que Craso desempeñó un papel central- el expediente Preziosi se definió en la Secretaría. Centurion adquiere por 10 millones el 14% de New Deal, una compañía a la que Enrico Preziosi acaba de entregar el 11,7% de Giochi Preziosi. Es como si Centurion hubiera comprado el 1,67% del grupo que produce juguetes. Transferencia de Banca Zarattini en Suiza, contrato del 30 de septiembre. Con una cláusula: «El vendedor (es decir, Precious, ndr) se esforzará … para colocar Giochi Preziosi en la Bolsa antes del 31-12-2020 para permitir que la empresa se beneficie de los ingresos de la colocación«. Visto así, parece un préstamo. ¿Y si después no va a la Bolsa?

Craso apunta también al agua. Centurion invirtió 4,7 millones de euros en el grupo Cristallina Holding, que adquirió Acqua Pejo y Goccia di Carnia, junto con otros socios italianos, como el holding de la familia Borromeo. Pero la nueva economía no falta. En octubre de 2018, Centurion adquirió el 10% de Abbassalebollette, una startup que ofrece soluciones a través de Internet para ahorrar en facturas de electricidad y gas: 60.000 euros en facturación en 2018 y 39.000 euros en pérdidas. ¿Precio por la cuota? Aproximadamente 1,27 millones. Si sale mal, en el Vaticano podrán pedirle cuentas al presidente de Snam, Luca Dal Fabbro, quien está bien relacionado en la Secretaría del Papa. Abbassalebollette pertenece a su familia.

Luego está el ladrillo. Por 16 millones Centurion se hizo cargo de la sede italiana del gigante suizo-sueco ABB. Al día de hoy es la mayor inversión del fondo. Otros 4,5 millones se destinaron a los bonos de una pequeña empresa romana, Bdm Costruzioni e Appalti de la familia Marronaro, que los habría utilizado para comprar la Immobiliare Grotta 1973 de las familias Ceribelli-Barluzzi.

¿Por qué estas decisiones? ¿Y que relaciones existen entre la Secretaría y los manejos de Craso, Centurión y Sogenel? «Hay investigaciones en curso y, en la actualidad, los elementos útiles para definir la posición de la Santa Sede con respecto a los fondos mencionados y a otros que eventualmente estén siendo investigados actualmente por el poder judicial del Vaticano, en colaboración con las autoridades competentes«, es la declaración emitida por correo electrónico desde la Oficina de Prensa del Vaticano. Contactado por el Corriere, Crasso no quiso hacer comentarios. ¿Pero se han hecho todas estas inversiones alternativas? No exactamente. A fines del 2018, el fondo perdió un 4,61%. Son unos 2 millones. En gran parte terminaron con los gerentes como comisiones. Un óbolo al revés.

Comentarios