Bergoglio explota la debilidad de BXVI


En uno de sus últimos discursos antes de abdicar en 2013, el Papa Benedicto XVI condenó el liberalismo que se había filtrado en la Iglesia después del Vaticano II. A este liberalismo le atribuyó "tantos problemas, tanta miseria, en realidad: seminarios cerrados, conventos cerrados, la liturgia trivializada". Pero luego procedió a entregar la Iglesia a los mismos liberales responsables de estos problemas y a un sucesor empeñado en liberalizar aún más la Iglesia.

Poco después de asumir el poder, Jorge Bergoglio dio un golpe velado a su predecesor. Le dijo a un entrevistador que el Vaticano II había fomentado la apertura a la "cultura moderna" pero que "se había hecho muy poco en esa dirección", un defecto que prometió corregir: "Tengo la humildad y la ambición de querer hacer algo".

Sin embargo, para acelerar su revolución liberal en la Iglesia, el Papa Francisco tuvo que asegurarse de que su predecesor estuviera bajo control. Lo logró teniendo a Benedicto viviendo en los terrenos del Vaticano - un arreglo diseñado para amordazarlo que ha llegado a convertir a Benedicto en el prisionero del Vaticano.

La astucia de mantener a Benedicto confinado en los terrenos del Vaticano se vio nuevamente la semana pasada después de que se supo que su secretario, sin duda actuando por órdenes de arriba, presionó a Benedicto para que quitara su nombre de un libro sobre el celibato clerical del que había sido coautor con el Cardenal Robert Sarah. El secretario, el arzobispo Georg Gänswein, ha servido como una especie de carcelero, yendo y viniendo entre Benedicto y el Papa Francisco. Se dice que pasa la mitad del día con Benedicto y la otra mitad con Francisco.


El cardenal Sarah ha proporcionado amplia documentación que prueba que Benedicto estuvo de acuerdo a ser su co-autor argumentando en contra de aflojar la prohibición de los sacerdotes casados. Pero debido a que la cobertura mediática del libro lo presentó como una polémica contra los próximos planes del Papa Francisco de autorizar sacerdotes casados en la región amazónica de América Latina, Gänswein se asustó e intimidó a Benedicto para que quitara su nombre del libro. Es una lástima que Sarah no haya hecho como Viganò y haya criticado a Gänswein por sus intrigas deshonestas. Pero por docilidad al Papa, ahora ha seguido con esta farsa.

Es obvio que este fiasco presagia la autorización del Papa a los sacerdotes casados. De otra manera, ¿por qué se habría preocupado el Papa por este texto de co-autoría que simplemente recapitula una posición que tanto Sarah como Benedicto han tomado durante años? El resultado del confuso vaivén del libro es que Benedicto sigue siendo prisionero del Vaticano mientras que el nuevo Papa continúa borrando el legado semi-rehabilitador de Benedicto.

Hay que decir que la pasividad (impuesta) de Benedicto le ha facilitado a Gänswein y al Papa Francisco su control, un problema que es anterior a su abdicación, como ha señalado el arzobispo Carlo Viganò en una carta reciente. Según Viganò, Gänswein ha estado manipulando a Benedicto todo el tiempo.

"Es hora de revelar el control que ha sido abusivo y sistemático por parte de Gänswein hacia el Sumo Pontífice Benedicto XVI, desde el comienzo de su pontificado", escribe Viganò. "Gänswein ha filtrado habitualmente la información, asumiendo el derecho de juzgar por sí mismo cuánto o qué decir al Santo Padre".

Al seleccionar a Gänswein para que sirviera como cuidador de Benedicto, el Papa Francisco eligió astutamente. Gänswein ha estado del lado de los malos desde el principio. Todo lo que dicen las relaciones públicas del Vaticano sobre que los dos papas "están en continuidad", que Gänswein se ha esforzado en promover, es falso. No están y nunca estuvieron en una verdadera continuidad. Recordemos la vez que el Vaticano trató de que Benedicto alabara una serie de folletos sobre el Papa Francisco. El Vaticano publicó una declaración de Benedicto que hacía parecer que estaba entusiasmado con la serie. Pero luego salió a la luz que había criticado a algunos de los autores de los folletos, ¡porque eran sus antiguos críticos! Benedicto estaba horrorizado de que el Vaticano escogiera colaboradores de un grupo de teólogos que antes lo habían difamado. El trabajo de Gänswein es cortar de raíz estos problemas de falta de comunicación y hacer que parezca que los dos papas son dos gotas de agua.

El Papa Francisco y sus secuaces están claramente explotando la debilidad de Benedicto también, como en esta reciente controversia sobre el libro, donde rápidamente lo golpearon por lo que vieron como una rebelión contra el espíritu liberador del sínodo del Amazonas. El prisionero del Vaticano se había alejado de esta celda, por así decirlo, y no les gustó. Los aduladores papales, presas del pánico, le dijeron a la prensa la semana pasada que era hora de que la Iglesia adoptara "reglas para los ex-papas", que restringirían su libertad de expresión. No importaba que esta propuesta viniera de los mismos liberales teológicos que exigían el derecho a disentir de la enseñanza de la Iglesia bajo el pontificado de Benedicto XVI. Siempre hablaban de la "falta de libertad de expresión en la Iglesia". Ahora están a favor de suprimir la libertad de expresión de los papas retirados.


Nadie es más intolerante que un "liberal tolerante" que se eleva a la cima de una institución y luego niega inmediatamente a otros lo que una vez reclamó para sí mismo. Ese es el fenómeno que estamos presenciando en la Iglesia. El Papa Francisco y sus seguidores ascendieron al poder por el "derecho a disentir" y ahora mantienen el poder negando ese derecho a otros.

Si la oposición conservadora tuviera más Viganòs, la revolución del Papa Francisco podría ser bloqueada. Desafortunadamente, la franqueza y el coraje de Viganò son escasos dentro del episcopado. Alguien como Sarah, que ha sido humillado varias veces (el Papa Francisco en 2016 despidió a veintisiete miembros de su departamento, la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos), se resiste a sacudir demasiado el barco. Los representantes de Francisco no tienen esa timidez. Ellos invirtieron su tiempo, llevando a cabo una larga marcha hacia el papado, y "ahora tenemos el viento a nuestras espaldas", como dijo el Cardenal alemán Walter Kasper.

La renuncia de Benedicto allanó el camino a la misma iglesia que él temía - una iglesia que cambiaría las enseñanzas de la Iglesia por el espíritu de la época - y preparó el camino para el mismo Papa que encarna ese espíritu. Francisco personifica la "hermenéutica de la política" que, según Benedicto, había corrompido la Iglesia posterior al Concilio Vaticano II. Francisco es el tipo de jesuita heterodoxo y altamente político que Benedicto solía censurar cuando sirvió bajo el Papa Juan Pablo II como cabeza de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

El retiro de Benedicto no ha sido feliz. Ha visto desaparecer gran parte del progreso conservador de su papado y ser reemplazado por coqueteos heterodoxos de un tipo u otro. Al principio de su pontificado, había advertido de una "dictadura del relativismo". Ahora termina su vida viviendo como una especie de prisionero bajo un Papa que abraza ese relativismo.


https://spectator.org/author/gneumayr/



Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD:


Martes 13 de Noviembre, 2012



Mi muy querida hija, la coronación de espinas en Mi Crucifixión es simbólica para los tiempos finales.



Así como la Iglesia es Mi Cuerpo en la tierra, así también será coronada con las espinas de la flagelación, como lo fué durante Mi camino al Calvario. La Corona de Espinas representa la Cabeza de Mi Iglesia Santa en la tierra. El Papa Benedicto sufrirá mucho cuando sea perseguido por decir la Verdad.



Él será aplastado, como Jefe de Mi Iglesia, y no se mostrará misericordia con él. La oposición se instalará rápidamente en cuanto él sea declarado incompetente.



Los que dirán ser más modernos en su enfoque a las formas apostólicas lo abofetearán y ridiculizarán sus palabras. Luego el Jefe de Mi Iglesia será sustituido por el Jefe de la Serpiente.



La flagelación que padecí durante Mi Crucifixión será ahora repetida en Mi Iglesia Católica. La serpiente se mueve rápidamente, ya que tratará de devorar Mi cuerpo --Mi Iglesia en la tierra. Después todas las Iglesias Cristianas serán confundidas en los preceptos y obligadas a honrar al falso profeta como la mano derecha de la bestia.



Aunque muchos de vosotros pudiereis estar temerosos, recordad que vuestras oraciones están retrasando estas cosas, y en muchos casos están mitigando tales circunstancias.



Oraciones, y en abundancia, demorarán y debilitarán el trabajo del maligno en la tierra.



Este es el antídoto para la persecución planeada por el grupo maligno que es gobernado por Satanás. Con la conversión y vuestras oraciones, Mis discípulos, mucho puede ser derrocado. La oración puede destruir esta maldad. La oración puede y va a convertir a la humanidad. Entonces, si me siguen suficientes almas, todo será fácil. Después la transición a Mi Nuevo Paraíso será más fácil.

Vuestro Jesús



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a13-nov-2012/
Templario ha dicho que…
Lo que es evidente es que el Papa legítimo, Benedicto XVI, es fiel a la doctrina, mientras que el usurpador, Bergoglio, es un judas, un hereje, y por ello está excomulgado latae sententiae, segun la doctrina de la Iglesia.
Antes de llegar al falso cónclave, ya era un traidor a la causa divina al pertenecer al Rotary club, ONG de la masonería.
En Amoris Letitia encontramos herejías, en el capitulo 8. Recordemos la cobardía de Bergoglio al no querer contestar a las Dubia, de los cuatro cardenales.
En el documento de Abu-Dhabi firmó otra herejía: Dios quiso la pluralidad de religiones. Bergoglio es socio del falso ecumenismo.
Dijo entre otras muchas abominaciones que la Virgen NO nació santa...que por las venas de Jesucristo corría sangre pagana.
Así que, quien crea que Bergoglio es papa, se va a llevar un sorpresón terrible cuando provoque el cisma.
Non Nobis.