Card Marx contradice a Cristo: "¡No teman el infierno!"


El cardenal de Munich Reinhard Marx no quiere excluir a nadie "sólo" porque no asistan a la iglesia todos los domingos, dijo en las "Conversaciones de Paz de Augsburgo" (katholisch.de, 9 de enero).

Es notable que los herejes, ya sea Francisco o los demás modernistas, se encarguen de desterrar la realidad del Infierno de su perspectiva por la cuenta que les trae, y aunque lo nombren en raras ocasiones para aparentar ante los feligreses, no creen en él, pues sino no trabajarían infatigablemente en la demolición de la Iglesia como socios de Satanás. 

Sin embargo, Marx considera excomulgado a todo aquel que no pague el impuesto eclesiástico alemán que ayudan a pagar su sueldo mensual de 12.000 €

Marx incluso afirmó que "donde se extiende el miedo - al infierno o lo que sea - el Evangelio no puede funcionar". 
La moderna pastoral del apaciguamiento muestra que lo contrario es cierto ya que nunca se predica sobre la condenación final ni el Purgatorio, ni sobre qué pecados son pecado mortal, admitiendo a todo pecador a la sagrada comunión y últimamente bendiciendo a las parejas homosexuales, alentándolas a seguir en su pecado.

Cristo mismo declara en Mateo 10:28: "Temed a aquel que puede destruir tanto el alma como el cuerpo en el infierno".

El Catecismo de la Iglesia Católica afirma que aquellos que omiten deliberadamente la misa dominical cometen un pecado grave (2181). Aquellos que mueren en estado de pecado grave van al infierno inmediatamente después de la muerte (1035).


María F-en.news

Comentarios

javier delgado garcia ha dicho que…
¿será este cardenal descendiente de carlos marx?. Es igual o peor que él. tiene la mente del infierno

Templario pide perdon por llamar lechecracia al regimen que los españoles nos hemos dado aunque a tí no te guste. No nos insultes mas. mas respeto
Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD:


Domingo 12 de enero de 2014


Sino fuera por Mí, Jesucristo, desde donde hablo al mundo en este momento, muchas almas nunca entrarían en las Puertas del Paraíso.



Muchísimas almas ingratas no obedecen ya más Mis Leyes, y por lo tanto, crean en su lugar sus propias interpretaciones, las cuales encuentro repulsivas. Las Normas concernientes a la Verdad fueron dadas - como un Regalo a la humanidad – como un medio para permitir al hombre ganarse el derecho para la salvación. ¿No sabéis que no podéis vivir con vuestra versión de las Leyes de Dios y luego esperar entrar en el Paraíso?



La arrogancia del hombre ha sobrepasado el Espíritu de humildad. El hombre ya no sirve a Dios de la forma que se le ordenó hacer. En vez de hacerlo, ha creado, de su propia imaginación, una visión de lo que él cree que es el Cielo. Hoy, ningún siervo Mío – esos designados para estar a Mi servicio – ni siquiera menciona la existencia del Infierno. La mera mención de la palabra “Infierno”, incomoda a Mis sagrados siervos, porque temen al ridículo que tendrían que afrontar de una sociedad secular, la cual ha sido engañada. El infierno es la casa de tantísimas pobres almas y cuanto me duele ver almas desprevenidas, caer en el abismo del terror, en el momento que ellos toman su última exhalación.



Los hijos de Dios deben ser prevenidos ahora de la urgencia, para rezar por las almas que están ciegas a la Verdad. Muy pronto, el Infierno será declarado formalmente como un lugar, que no existe. A las almas se les dirá que todos los hijos de Dios, siempre que vivan razonablemente y lleven vidas decorosas – sin importar si creen en Dios, o no – se les dará la Vida Eterna. Pero esto será una mentira. No hay retorno del Infierno. Es para la Eternidad.



Muchas almas que externamente me rechazan, ambas privada y públicamente, se pudrirán en el Infierno. Su amargo remordimiento se hará peor por el terrible y doloroso sufrimiento y por el odio de Satanás. Una vez en el Infierno, Satanás se les revelará a ellos en todas sus perversas y viles formas, y su odio por ellos los llenará cada segundo. La repugnancia de ellos por él, en sí misma – la misma bestia a la que ellos rindieron honores durante sus vidas en la Tierra – será la causa de muchos de sus sufrimientos. Pero, será su separación de Mí y el dolor de la oscuridad que experimentarán, lo que les causará la mayor angustia.



Cualquier hombre que os diga, en Mi Nombre, que el Infierno no existe, no tiene ningún interés en ayudaros a salvar vuestra alma. Cuando estéis convencidos de que el Infierno no existe, entonces aceptáis equivocadamente que el pecado es irrelevante.



No Me podéis servir si creéis que el pecado no existe. No podréis vivir una vida Gloriosa por la Eternidad en Mi Reino, si no me pedís perdón por vuestros pecados. Éste es el grano de la nueva – pronto a ser introducida – doctrina, que seréis forzados a tragar. Aquí es cuando seréis engañados para desatender la preparación de vuestras almas para el Gran Día del Señor, cuando Yo venga a reclamaros como Míos.



Os digo esto para advertiros – no para asustaros. Os ruego que aceptéis el pecado como parte de vuestras vidas, pero os insto que continuéis evitando los siete pecados capitales, porque cuando lo hacéis, estaréis a Mi Favor. Debéis siempre confesar vuestros pecados. Hacerlo diariamente. Hablar Conmigo y pedirme que os perdone. Para aquellos de vosotros que no recibís el Sacramento de la Confesión – aquellos que seguís muchas creencias y religiones – entonces tenéis que aceptar el Regalo que os dí de la Indulgencia Plenaria. (Cruzada de Oración 24)



Cuidad de vuestra alma, porque es vuestra alma la que vivirá por siempre. Viviréis en uno de dos lugares, por la eternidad – en el Infierno o en Mi Reino.



Vuestro Jesús





Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a12-ene-2014-muy-pronto-el-infierno-sera-formalmente-declarado-como-un-lugar-que-no-existe/
carlos ha dicho que…
el marx este tiene aspecto de gorila. da miedo