El camino sinodal alemán conduce al cisma



Intervención de José Antonio Ureta en la protesta realizada ayer en Munich por alicos comprometidos

Las cinco imposturas seudo-sinodales del "camino" alemán

El "camino sinodal" emprendido por la Conferencia Episcopal Alemana se aparta radicalmente del modelo sinodal tradicional y, si no se detiene a tiempo, conducirá a un cisma. En efecto, dicho "camino sinodal" se basa en cinco imposturas:

1. 1. Imposición teológica

Las metas de un sínodo diocesano regular que son puramente pastorales y disciplinarias, las cuestiones de fe y las cuestiones disciplinarias más allá del nivel diocesano están fuera de su competencia. Los cuatro foros creados para preparar el evento (poder en la Iglesia; celibato sacerdotal; moralidad sexual; y acceso de las mujeres a los ministerios) se ocupan exclusivamente de los dos tipos de cuestiones prohibidas mencionadas anteriormente. Además, las proposiciones formuladas en estos cuatro asuntos son, en su mayor parte, heréticas, mientras que el supuesto pretexto -escuchar lo que el Espíritu dice a la Iglesia a través de la comunidad- es también herético en la medida en que sugiere que la Revelación divina se expresa y evoluciona a través de las vicisitudes humanas.

2. 2. Imposición eclesiológica

Los obispos recibieron con la ordenación y el nombramiento el poder de santificar, enseñar y gobernar. Como maestros, deben ser no sólo testigos sino también jueces de la verdad revelada, función que no pueden delegar en nadie cuando surgen controversias. Como pastores, poseen un poder ordinario, propio e inmediato sobre su rebaño, incluido el poder legislativo, que deben ejercer de manera personal y exclusiva, sin que se les permita "legislar junto con otras personas, organismos o asambleas diocesanas". El papel de los miembros del sínodo es, por lo tanto, meramente "consultivo", y más aún si estos miembros son simples laicos.

Contrariamente a este carácter jerárquico de la Iglesia, el "camino sinodal" alemán asocia en pie de igualdad a la Conferencia Episcopal Alemana y al Comité Central de los Católicos Alemanes (ZdK), que obtuvo la corresponsabilidad en el desarrollo y resultado del proceso sinodal. El carácter democrático del evento se acentúa por el hecho de que:

la asamblea sinodal, órgano supremo que tomará todas las decisiones, estará compuesta, hasta la fecha, por una mayoría de 122 laicos (entre ellos una mayoría de 70 mujeres) frente a sólo 105 clérigos (entre ellos 69 obispos, 32 sacerdotes y 4 diáconos);
la presidencia sinodal será co-gestionada a partes iguales por los presidentes y vicepresidentes de la Conferencia Episcopal y por el Comité Central de los laicos;
los foros preparatorios estarán compuestos por igual por 10 miembros nombrados por cada uno de estos dos organismos.
En resumen, la "sinodalidad" no es más que una etiqueta fraudulenta para lograr una democratización radical de la Iglesia.

3. 3. Imposición sociológica

El "camino sinodal" alemán supone que el Comité Central de los católicos alemanes es un organismo representativo de los fieles católicos. Por el contrario, resulta que la ZdK es una especie de parlamento del que casi dos tercios de los miembros son delegados de asociaciones católicas que no representan a los asistentes a la misa dominical ordinaria, sino más bien a lo que se llama "Räte und Verbandskatholizismus", es decir, una especie de nomenklatura de apparatchiks de organizaciones activistas de orientación liberal.

4. 4. Imposición metodológica

El "camino sinodal" toma como pretexto el informe del MHG sobre los abusos sexuales cometidos por los clérigos católicos en Alemania. Contrariamente a la evidencia y a otros estudios que señalan la laxitud moral y el colapso de la teología moral como principales culpables, este informe acusa en cambio la estructura de poder de la Iglesia, el carácter sagrado del ministerio sacerdotal, la moral sexual católica y, en particular, su condena de la homosexualidad. En otras palabras, desde el principio, el "camino sinodal" considera como premisas indiscutibles las mismas conclusiones que pretende extraer.

5. 5. Imposición humana

La corriente predominante de la Conferencia Episcopal Alemana ha buscado durante cincuenta años infiltrar en la Iglesia Católica las herejías promovidas por los líderes de la Teología neomodernista alemana. En lugar de asumir estas herejías con total transparencia, los obispos alemanes se esconden detrás de los laicos y, bajo el pretexto de la "sinodalidad", quieren que los laicos sean plenamente responsables de la ruptura con la verdad de Cristo operada por la nueva iglesia cismática que están construyendo sobre las huellas de Lutero.

Pero el cardenal Marx y sus compinches están completamente equivocados: Incluso si el Papa Francisco aprueba las recomendaciones del "camino sinodal" alemán, los elementos vivos y dinámicos de la Iglesia Católica en Alemania y todos los verdaderos católicos en todo el mundo no se dejarán engañar por sus movimientos y se las arreglarán para permanecer fieles a Nuestro Señor Jesucristo y a su Iglesia.

En efecto, la Iglesia pertenece a Cristo y no a su Vicario. La verdadera sinodalidad se logra en la Iglesia cuando los pastores y los fieles "caminan juntos" siguiendo al Buen Pastor guiados por Sus enseñanzas, sin distorsionarlas para seguir los vientos caprichosos del Zeitgeist.


https://www.lifesitenews.com/news/catholic-laityprotest-cdl-marx-call-him-to-repent-for-leading-german-church-down-schismatic-synodal-path

Comentarios

Templario ha dicho que…
Bergoglio, utiliza a la jerarquía alemana para sabotear nuevamente la doctrina de la Iglesia.
Beata, Ana Catalina Enmerich: Alemanes bribones, malditos alemanes...
Non Nobis.