El poder olvidado de la oración mental




El poder olvidado de la oración mental: Los 5 pasos para vencer el pecado habitual


Todo comenzó cuando publiqué algo positivo sobre la Iglesia Católica.

Aparentemente, la gente empezó a lanzarme barro a mí y a la Iglesia Católica por el escándalo de los abusos sexuales.

No queriendo lidiar con ello, cerré Facebook y abrí mi correo electrónico, sólo para encontrar este mensaje de un compañero católico:

"He perdido toda la fe en la Iglesia Católica después de escuchar sobre el escándalo de abusos. Estoy harto de oír esto! No he perdido mi fe en Dios, pero no quiero que nadie sepa que soy católico. Estoy avergonzado".

Le devolví el correo electrónico, intentando animarle, pero sus sentimientos eran comprensibles.

Al día siguiente, asistí a una reunión con algunos amigos católicos. Uno de ellos era un padre de familia católico como yo.

Me dijo: "Ya no sé qué pensar". Siempre he creído que la gente que abandonaba y atacaba a la Iglesia Católica estaba loca, pero últimamente estoy empezando a preguntarme si realmente soy yo el loco por seguir siendo católico".

Esta admisión me hizo darme cuenta de que no eran sólo los enemigos de la Iglesia, ni algunos católicos anónimos los que cuestionaban la fe debido al escándalo, sino incluso amigos cercanos a los que siempre he considerado católicos sólidos como una roca.

Fui a casa y cogí el libro del Cardenal Robert Sarah, The Day Is Now Far Spent, un libro que compré porque trata la crisis de abuso de la Iglesia.

Leí estas palabras del Cardenal Sarah:

"Reformamos la Iglesia cuando empezamos a cambiarnos a nosotros mismos! No vacilemos, cada uno en su lugar, en denunciar el pecado, empezando por el nuestro". (pg. 15)

Las palabras del Cardenal Sarah me parecieron sabias. Quería ponerlas en práctica, pero cuando pensé en mis pecados, especialmente en aquellos de los que me confieso, me di cuenta de que había confesado los mismos pecados una y otra vez durante años.

En otras palabras, había llegado a una meseta espiritual. Necesitaba hacer algo concreto. ¿Pero qué?

Recé para descubrir la clave para resolver este problema. Una noche, mientras perdía el tiempo en YouTube, me encontré con el video de un sacerdote católico sobre meditación. Siempre he estado en guardia sobre la meditación, ya que la asociaba con el misticismo oriental.

Pero decidí verlo. El sacerdote explicó que la meditación católica, también llamada oración mental, es bastante diferente de la mística oriental.

Describió los pasos básicos de la oración mental:

1) Ir a un lugar tranquilo y ponerse en la presencia de Dios.

2) Pedir la gracia de meditar y elegir un tema. (La Crucifixión, la Encarnación, las virtudes de los santos, o la bondad de Dios, por ejemplo).

3) Empezar a considerarlo en nuestra mente y corazón. Pronto, surgirán afectos dentro de ti, que es la respuesta de tu corazón a estas verdades. Por ejemplo, normalmente siento contrición al meditar sobre la Pasión de Jesús.

4) Lleva tus necesidades a Dios en oraciones silenciosas de petición. A medida que continúas meditando, es natural que empieces a pensar en tus necesidades, o en las necesidades de tus seres queridos.

5) Considera tu falta predominante y ofrécela a Dios. (Un buen lugar para comenzar es el pecado que se confiesa repetidamente). Puedes contemplar cómo caíste en la tentación, haciendo una resolución concreta para superar la falta usando pasos o prácticas específicas.

El sacerdote dijo que concluyéramos la oración mental agradeciendo a Dios por habernos dado las gracias para superar el pecado

Estaba intrigado y empecé a investigar sobre la oración mental. Me encontré con esta cita de San Alfonso de Ligorio: "Todo santo se hace santo a través de la oración mental".

Eso fue suficiente motivación para mí. Comencé a hacer cinco minutos de oración mental por día.

Me avergüenza decir que sentarse durante cinco minutos en silencio con Dios fue difícil. Mis pensamientos vagaban. Me preguntaba si lo había hecho bien. No "sentía" mucho de nada, así que pensé que tal vez Dios no me estaba ayudando realmente con eso.

Sin embargo, perseveré y seguí orando por cinco minutos al día. Eventualmente, aumenté el tiempo a diez minutos. Se hizo más fácil y le cogí el truco.

Cuando llegaba al final de mi oración mental, le entregaba a Dios mi falta predominante, y empecé a resolver cómo vencerla. Pasaron meses, y una vez después de la confesión, me di cuenta con sorpresa de que no tenía que confesar mi falta principal!

La oración mental funcionó. Estaba tan agradecido de que Nuestro Señor me revelara su existencia.

Ahora tenía una nueva manera de seguir las instrucciones del Cardenal Sarah de denunciar el pecado dentro de mí y renovar la Iglesia comenzando por mí mismo.

Comencé a compartir la Oración Mental con mis amigos, deseando que ellos comenzaran a hacerla y a cosechar los beneficios. No necesitan avergonzarse de su fe católica, y podían dar pasos positivos para traer la renovación dentro de la Iglesia.

Después de descubrir la oración mental, pensé en otras prácticas santas que encontré durante las últimas dos décadas como católico.


Hice una lista, y me di cuenta de que todas formaban una especie de receta, una receta que todos los santos conocían y vivían. La oración mental fue un ingrediente clave de la receta, pero para mi propia vida encontré diecinueve más.

Compilé estos ingredientes con las historias que los acompañaban en un libro llamado Lionheart Catholic. En vez de esconder nuestra fe católica o querer abandonarla por completo, me dediqué a ello con más resolución, porque creo en Cristo y en su Iglesia.





Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD:

Si les resulta difícil rezar

Martes 24 de mayo de 2011

Mi muy querida bienamada hija, estoy feliz hoy porque mucho trabajo se ha hecho para impartir Mi Santísima Palabra al mundo, por tu trabajo. Nunca debes sentir que no haces lo suficiente debido a la cantidad de gente que rechaza estos Mensajes. Ya que aquellos de Mis hijos que no aceptan Mi Palabra ahora, lo harán con el tiempo. Entonces estarán hambrientos de oír Mi voz.

Permanece concentrada en Mí ahora. No te dejes extraviar por aquellos que vierten desprecio en estos mensajes. Nunca estés desanimada, ya que aquellos que están escuchando Mi Palabra ahora están, de hecho, difundiendo la Verdad a los demás por amor a Mí.

La conversión es un reto difícil en un mundo tan ciego a la verdad de la vida eterna. Se necesita perseverancia, pues con la ayuda del Espíritu Santo, Cuyo Poder está siendo sentido ahora en todas partes alrededor del mundo, Mis hijos finalmente regresarán a Mí, pero no todos. Para aquellos que preferirían las comodidades artificiales que les ofrece el engañador, les resultará muy difícil rechazar la vida que llevan. Recen por todos los de su familia y amigos ahora, de este modo ustedes pueden unir a todos en su amor a Mí durante El Aviso. Ya que si aceptan este acontecimiento como su ruta hacia la libertad, serán recompensados con Mi Gran Misericordia.



La oración no es fácil

La oración no es fácil para muchos de Mis hijos, que encuentran la recitación de largas oraciones repetitiva y un poco aburrida. Si esta es la manera en que ustedes rezan y están esforzándose, entonces solo siéntense tranquilamente y comuníquense Conmigo en silencio. Simplemente reflexionen en Mi Vida en la Tierra. Acuérdense del tiempo que dediqué ahí y las lecciones de amor que di a todos ustedes. Eso es suficiente. Permítanse quedarse tranquilos de mente y me sentaré con ustedes en contemplación. Camino con cada uno. Estoy presente da minuto del día, no importa lo que estén haciendo. Nunca estoy lejos. Recuerden que Yo soy su soporte en la vida. Apóyense en Mí. Pidan Mi apoyo con sinceridad y escucharé su llamada. Nunca rechazo su petición si está de acuerdo a Mi Santa Voluntad. Sin embargo, cuando pidan favores que estén diseñados para legarles excesos mundanos, sepan que nunca les otorgaré estos. Porque jamás les puedo dar Regalos que sé que son malos para su alma. Mis Regalos son dados para acercarlos a Mi Corazón, porque cuando eso suceda ustedes no querrán nada más.

Su amoroso y leal Salvador

Jesucristo



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a24-may-2011-si-les-resulta-dificil-rezar/