El verdadero embrollo es la simultaneidad de dos papas


Por Roberto de Mattei

La última polémica, que ha estallado a raíz de la publicación del libro sobre el sacerdocio del cardenal Sarah y Benedicto XVI, confirma la penosa confusión que aqueja actualmente a la Iglesia.
La noticia de que el Papa Emérito y el cardenal Robert Sarah habían producido un escrito a cuatro manos resonó como una bomba el 12 de enero. El libro, editado  por Nicolas Diat, hombre de confianza de monseñor Sarah, lo ha publicado la editorial Fayard con el título Des profondeurs des nos coeurs (desde el fondo de nuestro corazón), y contiene una firme defensa del celibato eclesiástico. El lobby mediático progresista se ha lanzado al ataque negando que el Papa emérito haya escrito jamás un libro con el cardenal Sarah, y ha acusado a este último de haber emprendido una operación editorial contra el papa Francisco. Por su parte, monseñor Sarah ha reaccionado con energía:, afirmando «Declaro solemnemente que Benedicto XVI sabía que nuestra labor se publicaría en forma de libro. (…) Los ataques parecen dar a entender una mentira de mi parte. Estas difamaciones son de una gravedad excepcional.».
A pesar de ello, monseñor Georg Gänswein, secretario de Joseph Ratzinger y prefecto de la Casa Pontificia, desmintió parcialmente el 14 de enero pasado al cardenal Sarah y ha pedido que se retire la firma del papa emérito como coautor del libro: «El Papa Emérito sabía que el cardenal estaba preparando un libro y había enviado su texto sobre el sacerdocio autorizándolo a usarlo como quisiera. Pero no había aprobado ningún plan para un libro con doble firma ni había visto y autorizado la portada. Sí, es un malentendido sin cuestionar la buena fe del cardenal Sarah.».
El purpurado guineano no ha aceptado que se lo señale como responsable del malentendido y ha publicado tres cartas, fechadas respectivamente el 20 de septiembre, el 12 de octubre y el 25 de noviembre de 2019, que revelan la plena sintonía entre él y Benedicto XVI, el cual da luz verde para publicar el texto, con las siguientes palabras: «Por mi parte, estoy de acuerdo en que el texto se publique en la forma que usted ha planeado».  Con todo, se ha aceptado la solicitud de monseñor Gänswein, y las próximas ediciones no aparecerán con la dobla firma. El autor será, por tanto, «Cardenal Sarah, con la contribución de Benedicto XVI». Por otro lado, según ha precisado monseñor Sarah en un tweet. «el texto completo permanece sin cambios». Un embrollo colosal, cuya responsabilidad parecer ser de Nicolas Diat, colaborador del cardenal, que probablemente habrá destacado más de lo debido la iniciativa, y sobre todo de monseñor Gänswein, que sin duda ha cedido a las presiones de quienes han querido quitar hierro al contenido del libro, con la idea además de desacreditar al prelado guineano, impropiamente presentado como ultraconservador.
El incidente trasluce, no obstante, un embrollo mucho mayor: el de la antinatural simultaneidad de dos pontífices en el Vaticano, y más cuando uno de ellos, Benedicto XVI, después de haber renunciado al pontificado conserva el nombre y la sotana blanca, imparte la bendición apostólica –que compete exclusivamente al Sumo Pontífice– y rompe una vez más el silencio al que se había comprometido. En resumen: se considera papa aunque sea emérito.
Esta situación es consecuencia de un grave error teológico del cardenal Ratzinger. Al detentar el título de Emérito, como hacen los obispos, pareciera que entiende que el ascenso al Pontificado imprime en el elegido una especie de carácter análogo al del orden sacerdotal. En realidad, los grados sacramentales del sacerdocio son tres nada más: diaconado, presbiterado y episcopado. El pontificado corresponde a otra jerarquía de la Iglesia, la de jurisdicción o gobierno, cuyo  ápice   constituye. En el momento de ser elegido, el Papa recibe el cargo de la suprema jurisdicción, no un sacramento que imprima carácter. El sacerdocio no se pierde ni con la muerte, porque subsiste in aeternum. En cambio, sí se puede perder el pontificado, y no sólo con la muerte, sino en caso de renuncia voluntaria o de herejía pública y manifiesta. Si renuncia a ser pontífice, el Papa deja de serlo: ya no tiene derecho a la vestidura talar blanca ni a impartir la bendición apostólica. Desde el punto de vista canónico, no es ni siquiera cardenal; vuelve a ser un simple obispo. Salvo en caso de que su renuncia fuera inválida, lo cual en el caso de Benedicto XVI habría que probarlo. Lo cierto es que hoy en día el título de pontífice se aplica tanto a Francisco como a Benedicto, pero desde luego en el caso de uno de los dos es abusivo, ya que sólo uno puede ser papa en la Iglesia.
La historia de la Iglesia ha conocido papas y antipapas que se han enfrentado entre sí, pero siempre se excomulgaban mutuamente. La claridad obligaba a elegir, como sucedió con el Gran Cisma de Occidente, en el que toda la Cristiandad estuvo excomulgada por uno u otro pontífice y los fieles se veían obligados a tomar partido. Lo que no ha sucedido jamás es que dos papas se reconozcan el uno al otro como legítimos y se muestren recíprocamente respeto y obediencia, aunque se combatan por medio de terceros. Tratar de enfrentarlos públicamente es una labor ímproba, desmentida por la realidad y abocada al fracaso. No hay un papa bueno y otro malo. No hay dos papas. Lo único que hay es una gran confusión, destinada a aumentar.
¿Qué pasará cuando el itinerario sinodal de la Conferencia Episcopal Alemana ponga en marcha el proceso de liquidación del celibato eclesiástico, iniciado oficialmente por el Sínodo para la Amazonia? ¿Dará el papa Francisco luz verde a prelados germanos? ¿Y qué dirá Benedicto XVI del itinerario de sus compatriotas, que han anunciado que quieran dar un carácter vinculante a las decisiones que tomen en Alemania? Por su parte, el cardenal Sarah, ¿confirmará la «obediencia filial al papa Francisco» que manifestó en su comunicado de prensa del pasado día 14, o unirá su voz a la de los cardenales que se proponen resistir el proceso de autodemolición de la Iglesia, obedeciendo la enseñanza apostólica de que «hay que obedecer a Dios antes que a los hombres» (Hch: 5,29)? Es la hora de la claridad, no de la confusión.


Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD:


Domingo 20 de octubre de 2013


Id, todos vosotros, al mundo y difundid los Evangelios, ya que necesitaréis hacer esto antes de que la persecución de Mi Iglesia comience en serio.



Debéis poner toda vuestra confianza en Mí y sed consolados en el conocimiento de que cuando el Gran Día venga, vosotros seréis levantados, en cuerpo y alma, en Mis Brazos, en tan solo un abrir y cerrar de ojos. Es por esto que debéis, con amor y paciencia, recordadle al mundo sobre Mis Enseñanzas. Recordadles que el pecado existe y será perdonado, pero deben pedirme perdón primero. No importa que se les diga que el pecado es segunda naturaleza para el hombre, ellos deben saber que, como hijos de Dios, deben pedir por reconciliación cada vez, sin tener en cuenta cuán insignificantes sus pecados puedan parecer. El pecado es lo que os separa de Dios. Entre más pequéis, más oscurecidos os volveréis, más profunda angustia sentiréis y estaréis tan inquietos que nada sólo Mi Gracia os aliviará vuestro dolor u os traerá verdadera paz.



Sabed que cuando el reino de la herejía comience, aquellos que se involucren con él sentirán una terrible soledad y desdicha. Sin embargo, para el mundo exterior, todo parecerá ser aceptable para la Iglesia. Mientras vosotros lucharéis internamente, todos los ritos exteriores, conducidos en el nombre de una iglesia global unida, os hará sentirse inquietos. Dentro de los seis meses de que la herejía haya sido introducida en Mi Iglesia, muchos que ignoraron Mi Llamado, huirán y buscarán a aquellos que permanecieron fieles a Mi Santa Palabra. Entonces Mi Ejército aumentará, crecerá y reunirá a los remanentes de todas las iglesias cristianas y combatirá al espíritu del mal.



El cisma en Mi Iglesia será dividido en diferentes etapas. La primera etapa será cuando solo aquellos que verdaderamente me conocen, y comprenden la Verdad de los Santos Evangelios, decidirán que no pueden aceptar mentiras en Mi Nombre. La segunda etapa ocurrirá cuando a las personas se les nieguen los Santos Sacramentos, como se supone que deben ser. La tercera etapa será cuando Mis Iglesias hayan sido profanadas y eso será cuando Mis siervos sagrados, al fin, entiendan la Verdad contenida en el Libro del Apocalipsis.



Mis profetas no mienten. A ellos no les gusta lo que se les pide que hagan. Ellos revelan solo Mi Santa Palabra y lo que son instruidos a hacer por la Santa Voluntad de Mi Padre. Las señales de que el último profeta - el único profeta al que se le ha otorgado permiso del Cielo hoy día para preparar al mundo para la Segunda Venida - ha venido, están aquí ahora. Cuando comprendáis que las profecías, dadas al mundo desde el Cielo, equivalen a esto – a aumentar vuestra fe y asegurar que permanezcáis fieles a Mi Santa Palabra, entonces las aceptaréis. Cuando se lleven a cabo, como fue revelado, entonces conoceréis la Verdad.



Estad preparados. Estad en paz, ya que caminaré con todos vosotros que os reunís ahora para formar Mi Ejército Remanente en la Tierra.



Vuestro Jesús



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a20-oct-2013-el-sisma-en-mi-iglesia-sera-dividido-en-diferentes-etapas/
Mariana ha dicho que…
Hay una posibilidad que De Mattei no contempla...que uno sea el papa verdadero obligado a dimitir y el otro un usurpador...Si se acepta esta posibilidad TODO quedaría aclarado...Explicaría muchísimas cosas...entre ellas el por qué Benedicto (que sabe toda esa realidad que explica de Mattei) usa el vestido blanco y firma Benedicto XVI p.p. y se ha "quedado" en el Vaticano y en sus cartas imparte su bendición "apostólica"
Mariana ha dicho que…
Hay una posibilidad que De Mattei no contempla...que uno sea el papa verdadero obligado a dimitir y el otro un usurpador...Si se acepta esta posibilidad TODO quedaría aclarado...Explicaría muchísimas cosas...entre ellas el por qué Benedicto (que sabe toda esa realidad que explica de Mattei) usa el vestido blanco y firma Benedicto XVI p.p. y se ha "quedado" en el Vaticano y en sus cartas imparte su bendición "apostólica"
SM ha dicho que…
No hay ninguna confusión. El que se confunde es porque no acepta o no tiene la valentía de decir la Verdad que es evidente a los ojos y oídos de todos: Bergoglio es un HEREJE, un Blasfemo, un Profanador, un servidor del mundo y como tal está excomulgado ipso facto desde que era sacerdote en Argentina y no se le debe ni escuchar ni reconocerle ningún cargo eclesiástico. Bergoglio no es Obispo, ni Cardenal ni Papa. Bergoglio es un usurpador que estuvo al frente del golpe de estado que obligó a Benedicto XVI a una renuncia invalida. Lo único que si es Bergoglio es sacerdote y con esa marca que traicionó arderá eternamente en el infierno.

Benedicto XVI viste, actúa y habla como Papa porque LO ES y siempre lo será, el mismo dijo que su aceptación del Papado en 2005 era " para siempre".

Dios se ocupa de que los fieles reciban la Verdad a través de la Palabra, Tradición y Magisterio bimilenario que son recordadas por el P.P BENEDICTO XVI.

Si este Hereje de Bergoglio sigue usurpando el trono de Pedro es porque la jerarquía no tiene la valentía de declararlo hereje y sacarlo de ahí y hasta que eso ocurra si es que ocurre tenemos que ser fieles a Jesucristo y a su Vicario BENEDICTO XVI.

Belén ha dicho que…
El único embrollo que hay es que hay un solo Papa verdadero que es Benedicto XVI y un usurpador disfrazado de Papa, que es Bergoglio el Hereje.

El embrollo se completa porque la jerarquía que sabe esta verdad es traidora o cobarde que abandonó y sigue abandonando a Jesucristo en la Persona de su Vicario BENEDICTO XVI.
Anónimo ha dicho que…
¡¡¡BRAVO SM!!! EL ESPÍRITU SANTO DE DIOS HA HABLADO POR TU BOCA. EL SEÑOR Y LA VIRGEN SANTÍSIMA TE BENDIGAN.

LA TRINIDAD SACROSANTA, LOS SAGRADOS CORAZONES DE JESÚS Y MARÍA CON TODOS SUS ÁNGELES, SANTOS Y BIENAVENTURADOS BENDIGAN Y GUARDEN PARA LA GLORIA CELESTIAL A LA VERDADERA IGLESIA CATÓLICA REMANENTE FIEL A JESUCRISTO Y A SU SANTO PAPA BENEDICTO XVI, MÁRTIR POR LA FE.

"EL SEÑOR SIEMPRE VENCE AL FINAL"

"¡AL FINAL MI CORAZÓN INMACULADO TRIUNFARÁ!"

"¡VEN, SEÑOR JESÚS!"
Templario ha dicho que…
Oración para pedir los dones y frutos del Espíritu Santo
El Espíritu Santo con concederá sus dones y frutos si se los pedimos.

ORACIÓN PARA PEDIR LOS DONES

Ven, Espíritu Creador, visita las almas de los fieles; e inunda con tu gracia los corazones que Tú creaste.

Espíritu de Sabiduría, que conoces mis pensamientos más secretos, y mis deseos más íntimos, buenos y malos; ilumíname y hazme conocer lo bueno para obrarlo, y lo malo para detestarlo sinceramente.

Intensifica mi vida interior, por el don de Entendimiento.

Aconséjame en mis dudas y vacilaciones, por el don de Consejo.

Dame la energía necesaria en la lucha contra mis pasiones, por el don de Fortaleza.

Envuelve todo mi proceder en un ambiente sobrenatural, por el don de Ciencia.

Haz que me sienta hijo tuyo en todas las vicisitudes de la vida, y acuda a Ti, cual niño con afecto filial, por el don de Piedad.

Concédeme que Te venere y Te ame cual lo mereces; que ande con cautela en el sendero del bien, guiado por el don del santo Temor de Dios; que tema el pecado más que ningún otro mal; que prefiera perderlo todo antes que tu gracia; y que llegue un día a aquella feliz morada, donde Tú serás nuestra Luz y Consuelo, y, cual tierna madre; enjugas “toda lágrima de nuestros ojos”, donde no hay llanto ni dolor alguno, sino eterna felicidad. Así sea.

ORACIÓN PARA PEDIR LOS FRUTOS

Espíritu de Caridad, haznos amar a Dios y a nuestros semejantes como Tú quieres que los amemos.

Espíritu de Gozo, otórganos la santa alegría, propia de los que viven en tu gracia.

Espíritu de Paz, concédenos tu paz, aquella paz que el mundo no puede dar.

Espíritu de Paciencia, enséñanos a sobrellevar las adversidades de la vida sin indagar el por qué de ellas y sin quejarnos.

Espíritu de Benignidad, haz que juzguemos y tratemos a todos con benevolencia sincera y rostro sonriente, reflejo de tu infinita suavidad.

Espíritu de Bondad, concédenos el desvivirnos por los demás, y derramar a manos llenas, cuantas obras buenas nos inspires.

Espíritu de Longanimidad, enséñanos a soportar las molestias y flaquezas de los demás, como deseamos soporten las nuestras.

Espíritu de Mansedumbre, haznos mansos y humildes de corazón, a ejemplo del Divino Corazón de Jesús, obra maestra de la creación.

Espíritu de Fe, otórganos el no vacilar en nuestra fe, y vivir siempre de acuerdo con las enseñanzas de Cristo, e iluminados por tus santas inspiraciones.

Espíritu de Modestia, enséñanos a ser recatados con nosotros mismos, a fin de no servir nunca de tentación a los demás.

Espíritu de Continencia, haznos puros y limpios en nuestra vida interior, y enérgicos en rechazar cuanto pudiera manchar el vestido blanco de la gracia.

Espíritu de Castidad, concédenos la victoria sobre nosotros mismos; haznos prudentes y castos; sobrios y mortificados; perseverantes en la oración y amantes de Ti, oh Dios del Amor hermoso.
Así sea.
Templario ha dicho que…
Dios permite este tiempo de confusión para que se condenen todos los que rechazaron a Jesucristo que los habría salvado 2ª. Tesalonicenses 2. Por ello les envia un poder engañoso...

Catecismo 675.

Apocalipsis 13 y 14.

Non Nobis.