La Confesión frecuente, camino para la delicadeza de alma y para alcanzar la santidad.


«Jesucristo nos trae la llamada a la santidad y continuamente nos da las ayudas necesarias para la santificación. Continuamente nos da el poder de llegar a ser hijos de Dios, como proclama la liturgia de hoy en el canto del Aleluia. Esta fuerza de la santificación del hombre (...) es el don del Cordero de Dios». Esta santidad se realiza en una purificación continua del fondo del alma, condición esencial para amar cada día más a Dios. Por eso, amar la Confesión frecuente es síntoma claro de delicadeza interior, de amor a Dios; y su desprecio o indiferencia –cuando aparecen con facilidad la excusa o el retraso– indica falta de finura de alma y, quizá, tibieza, tosquedad e insensibilidad para las mociones que el Espíritu Santo suscita en el corazón.

Es preciso que andemos ligeros y que dejemos a un lado lo que estorba, el lastre de nuestras faltas. Toda Confesión contrita nos ayuda a mirar adelante para recorrer con alegría el camino que todavía nos queda por andar, llenos de esperanza. Cada vez que recibimos este sacramento oímos, como Lázaro, aquellas palabras de Cristo: Desatadle y dejadle andar, porque las faltas, las flaquezas, los pecados veniales... atan y enredan al cristiano, y no le dejan seguir con presteza su camino. «Y así como el difunto salió aún atado, lo mismo el que va a confesarse todavía es reo. Para que quede libre de sus pecados dijo el Señor a los ministros: Desatadle y dejadle andar...». El sacramento de la Penitencia rompe todas las ataduras con que el demonio intenta tenernos sujetos para que no vayamos deprisa hacia Cristo.
La Confesión frecuente de nuestros pecados está muy relacionada con la santidad, con el amor a Dios, pues allí el Señor nos afina y enseña a ser humildes. La tibieza, por el contrario, crece donde aparecen la dejadez y el abandono, las negligencias y los pecados veniales sin arrepentimiento sincero. En la Confesión contrita dejamos el alma clara y limpia. Y, como somos débiles, solo una Confesión frecuente permitirá un estado permanente de limpieza y de amor; se convierte en el mejor remedio para alejar todo asomo de tibieza, de aburguesamiento, de desamor, en la vida interior.
«Precisamente, uno de los motivos principales para el alto aprecio de la Confesión frecuente es que, si se practica bien, es enteramente imposible un estado de tibieza. Esta convicción puede ser el fundamento de que la Santa Iglesia recomiende tan insistentemente (...) la Confesión frecuente o Confesión semanal». Por esta razón debemos esforzarnos en cuidar su puntualidad y en acercarnos a ella cada vez con mejores disposiciones.
Cristo, Cordero inmaculado, ha venido a limpiarnos de nuestros pecados, no solo de los graves, sino también de las impurezas y faltas de amor de la vida corriente. Examinemos hoy con qué amor nos acercamos al sacramento de la Penitencia, veamos si acudimos con la frecuencia que el Señor nos pide.



Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD:


Miércoles 21 de diciembre de 2011


Mi amadísima hija, Soy Yo.

Esta noche vengo a ofrecer consuelo a los pecadores que creen que no son dignos de estar delante de Mí.

Les llamo a aquellos de vosotros, pobres almas torturadas, que creéis que vuestros pecados son tan repulsivos, que Yo no se los podría perdonar. Cuán equivocados estáis.

¿No sabéis que no hay ningún pecado que Yo no pueda perdonar? ¿Por qué estáis tan temerosos?

¿No sabéis que incluso el pecado gravísimo del asesinato puede ser perdonado? Todos los pecados pueden ser y serán perdonados si verdaderamente mostráis verdadero remordimiento.

Estoy esperando. Abridme vuestros corazones. Confiad en Mí Soy probablemente el único amigo verdadero que tenéis, a quien le podéis decir cualquier cosa y no me sorprenderá.

El pecado es un hecho de la vida. Muy pocas almas, incluyendo a las almas escogidas, pueden permanecer en estado de gracia, durante algún período de tiempo.

Nunca sintáis que no podéis confesar vuestros pecados, independientemente de cuán serios puedan ser.

Si me tenéis miedo y continuáis volviéndome la espalda, os distanciaréis de Mí incluso más.

Muchos de Mis hijos, no se sienten dignos de Mi amor. Sin embargo, Yo amo a todos, incluyendo a los pecadores endurecidos. No apruebo el pecado. Nunca haría eso. Pero amo al pecador.

Fue por el pecado, que fui enviado al mundo como Salvador, para que así vosotros pudiérais ser perdonados.

Para ser perdonados, tenéis que pedir perdón. Cuando busquéis perdón, debéis primero ser humildes, porque sin humildad no hay verdadero remordimiento.

Yo, vuestro Salvador, suplico que os detengáis y reflexionéis acerca de cómo vivís vuestra vida. Vosotros incluso amáis a Dios por sus buenas obras y amáis al prójimo ¿o no?

No tenéis que conocerme para amarme, hijos. Por vuestras obras, vuestro amor del uno hacia el otro, la bondad y la generosidad que mostráis a otros, es como me demostráis vuestro amor por Mí, sin daros cuenta.

Será también por vuestra humildad de corazón, que mostráis verdadero remordimiento por todas las cosas equivocadas en vuestra vida, que demostraréis también vuestro amor por Mí.

¿De qué otra manera pensáis que podéis estar más cerca de Mi Corazón?

Nunca debéis estar temerosos de aproximaros a Mí. Nunca estoy lejos.

Venid a Mí ahora, para que pueda alimentar vuestra alma y daros la paz que anheláis.

Vuestro Amado Jesús



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a21-dic-2011-incluso-el-pecado-de-asesinato-puede-ser-perdonado/