Más párrafos del libro que defiende el celibato





(...)El libro también surge a raíz de una crisis en la formación de los sacerdotes y de la corrupción homosexual que permitió a prelados como el ex cardenal y abusador sexual convicto Theodore McCarrick ascender en las filas de la jerarquía sin ningún tipo de control.

En la introducción, el Papa emérito y el cardenal guineano explican que el volumen nació del silencio, la oración y una serie de conversaciones y cartas que intercambiaron en los últimos meses.

Con el doctor de la Iglesia del siglo IV, San Agustín, afirman: "¡No puedo guardar silencio! Sé lo pernicioso que sería para mí el silencio. No quiero recrearme en los honores eclesiásticos, pero pienso que es a Cristo, el primero de los Pastores, a quien tendré que dar cuenta de las ovejas confiadas a mi cuidado. No puedo callar ni alegar ignorancia".

Una vez que se supo la noticia del libro en francés, Mark Brumley entró en Twitter anunciando que Ignatius Press publicaría el volumen con el título: "Desde lo más profundo de nuestros corazones: el sacerdocio, el celibato y la crisis de la Iglesia Católica". El libro estará disponible para pre-pedido el lunes 13 de enero y se enviará el 20 de febrero. 

"Su libro no es sólo sobre el celibato sacerdotal, por muy importante que sea en sí mismo", dijo el fundador y editor de Ignatius Press, el padre Joseph Fessio, en un comunicado de prensa el domingo. "Se trata, como lo describe el Papa Benedicto XVI emérito en su primer párrafo, de "la duradera crisis por la que el sacerdocio ha estado pasando durante muchos años. Pero se trata de algo más que eso; se trata de la naturaleza de la Iglesia y del discipulado cristiano. Este es un libro que todos deberían leer. Es poderoso y personal - desde el fondo de sus corazones".

Los pasajes más importantes del nuevo volumen fueron publicados en exclusiva por el diario francés Le Figaro el domingo. A continuación publicamos una traducción no oficial al inglés de varios extractos. Los pasajes tomados de la introducción y la conclusión del libro fueron escritos conjuntamente por Benedicto XVI y el Cardenal Sarah. 

***

NO PUEDO GUARDAR SILENCIO

En los últimos meses, mientras el mundo resonaba con el estruendo creado por un extraño sínodo mediático que estaba tomando precedencia sobre el sínodo real, nos reunimos. Intercambiamos ideas y preocupaciones. Rezamos y meditamos en silencio. Cada uno de nuestros encuentros nos dio una sensación de comodidad y calma. Nuestras reflexiones de diferentes maneras nos llevaron a intercambiar cartas. La similitud de nuestras preocupaciones y la convergencia de nuestras conclusiones nos llevaron a poner a disposición de todos los fieles el fruto de nuestro trabajo y nuestra amistad espiritual, a ejemplo de San Agustín. En efecto, como él podemos afirmar: "Silere non possum! No puedo callarme! Sé lo pernicioso que sería para mí el silencio. No quiero recrearme en los honores eclesiásticos, sino que pienso que es a Cristo, el primero de los Pastores, a quien tendré que dar cuenta de las ovejas confiadas a mi cuidado. No puedo callar ni alegar ignorancia". (...) Lo hacemos en un espíritu de amor por la unidad de la Iglesia. Si la ideología divide, la verdad une los corazones. El estudio de la doctrina de la salvación sólo puede unir a la Iglesia en torno a su divino Maestro. Lo hacemos con espíritu de caridad.

Introducción 

ABSTINENCIA ONTOLÓGICA

Se puede decir que la abstinencia sexual que era funcional se ha transformado en abstinencia ontológica. (...) Hoy en día, se afirma con demasiada facilidad que todo esto es simplemente la consecuencia de un desprecio por la corporeidad y la sexualidad. (...) Tal juicio es erróneo. Para demostrarlo, basta recordar que la Iglesia siempre ha considerado el matrimonio como un don concedido por Dios desde el cielo a la tierra. Sin embargo, el estado conyugal concierne al hombre en su totalidad, y puesto que el servicio del Señor requiere también el don total del hombre, no parece posible realizar las dos vocaciones simultáneamente. Por eso, la capacidad de renunciar al matrimonio para ponerse totalmente a disposición del Señor es un criterio para el ministerio sacerdotal. En cuanto a la forma concreta del celibato en la Iglesia antigua, hay que señalar también que los hombres casados sólo podían recibir el sacramento del Orden si se comprometían a la abstinencia sexual, es decir, a un matrimonio josefino. Esta situación parece haber sido bastante normal durante los primeros siglos.

Benedicto XVI

RENUNCIA A TODO COMPROMISO

Sin la renuncia a los bienes materiales, no puede haber sacerdocio. La llamada a seguir a Jesús no es posible sin este signo de libertad y de renuncia a todo compromiso. Creo que el celibato tiene un gran significado como abandono de un posible dominio terrenal y del círculo de la vida familiar; el celibato se hace incluso verdaderamente indispensable para que nuestro camino hacia Dios pueda seguir siendo el fundamento de nuestra vida y expresarse concretamente. Esto significa, por supuesto, que el celibato debe impregnar todas las actitudes de la vida con sus exigencias. No puede haber estabilidad si no ponemos nuestra unión con Dios en el centro de nuestras vidas.

Benedicto XVI

LA MISIÓN DEL SACERDOTE

¿Qué significa ser un sacerdote de Jesucristo? (...) La esencia del ministerio sacerdotal se define en primer lugar por el hecho de estar ante el Señor, de velar por Él, de estar ahí para Él. (...) Esto significa para nosotros estar ante el Señor que está presente; es decir, señala a la Eucaristía como el centro de la vida sacerdotal. (...) El sacerdote debe ser alguien que vigila. Debe estar vigilante ante los poderes amenazadores del mal. Debe mantener al mundo alerta para Dios. Debe ser alguien que se mantiene en el borde: rectamente frente a la corriente del tiempo. Recto en la verdad. Recto en el compromiso al servicio del bien. Estar de pie ante el Señor debe significar también cuidar de los hombres ante el Señor, quien a su vez cuida de todos nosotros ante el Padre. Y esto debe significar apoyar a Cristo, su Palabra, su verdad, su amor. El sacerdote debe ser recto, valiente e incluso dispuesto a sufrir insultos por el Señor. (...) El sacerdote debe ser una persona llena de rectitud, vigilante, que se mantiene erguido. A todo esto se añade la necesidad de servir. (...) Si la liturgia es un deber central del sacerdote, significa también que la oración debe ser una realidad prioritaria que debe aprenderse siempre de nuevo y cada vez más profundamente en la escuela de Cristo y de los santos de todos los tiempos.

Benedicto XVI

¿QUÉ SIGNIFICA LA PALABRA "SANTO"?

La palabra "santo" expresa la naturaleza especial de Dios. Sólo Él es el Santo. El hombre se vuelve santo en la medida en que comienza a estar con Dios. Estar con Dios es dejar de lado lo que es sólo el "yo" y hacerse uno con toda la vida de Dios. Sin embargo, esta liberación del yo puede ser muy dolorosa, y nunca se logra de una vez por todas. Sin embargo, el término "santificar" también puede entenderse de manera muy concreta como la ordenación sacerdotal, en el sentido de que implica que el Dios vivo reclama radicalmente al hombre para ponerle a Su servicio. 

Benedicto XVI

NO HAY SACERDOTES DE SEGUNDA CLASE

El celibato sacerdotal bien entendido, si a veces es una prueba, es (sin embargo) una liberación. Permite al sacerdote establecerse coherentemente en su identidad de esposo de la Iglesia. El proyecto de privar a las comunidades y a los sacerdotes de esta alegría no es una obra de misericordia. No puedo, en conciencia, como hijo de África, apoyar la idea de que los pueblos en vías de evangelización se vean privados de este encuentro con un sacerdocio vivido en plenitud. Los pueblos de la Amazonia tienen derecho a una experiencia plena de Cristo Esposo. No se les pueden ofrecer sacerdotes de "segunda clase". Al contrario, cuanto más joven es una Iglesia, más necesita encontrar la radicalidad del Evangelio.

Cardenal Robert Sarah

ES UNA MENTIRA HABLAR DE EXCEPCIONES

La ordenación de hombres casados, aunque hayan sido previamente diáconos permanentes, no es una excepción, sino una brecha, una herida en la coherencia del sacerdocio. Hablar de excepciones es un abuso del lenguaje o una mentira (...). Por otra parte, la ordenación de hombres casados en comunidades cristianas jóvenes impediría fomentar las vocaciones sacerdotales de sacerdotes no casados. La excepción se convertiría en un estado permanente que perjudicaría la correcta comprensión del sacerdocio.

Cardenal Sarah

LA IGLESIA NO ES UNA ORGANIZACIÓN HUMANA...

Vivimos en la tristeza y el sufrimiento en estos tiempos difíciles y problemáticos. Era nuestro sagrado deber recordar la verdad del sacerdocio católico. Porque a través de él se está poniendo en duda toda la belleza de la Iglesia. La Iglesia no es sólo una organización humana. Es un misterio. Ella es la mística Esposa de Cristo. Esto es lo que nuestro celibato sacerdotal recuerda constantemente al mundo. Es urgente, necesario, que todos, obispos, sacerdotes y laicos, no se dejen impresionar más por los malos pretextos, producciones teatrales, mentiras diabólicas, y errores de moda que buscan devaluar el celibato sacerdotal. Es urgente, necesario, que todos, obispos, sacerdotes y laicos, vuelvan a una mirada de fe sobre la Iglesia y sobre el celibato sacerdotal que proteja su misterio. Esta será la mejor defensa contra el espíritu de división, contra el espíritu político, pero también contra el espíritu de indiferencia y relativismo.



https://www.lifesitenews.com/news/i-cannot-keep-silent-benedict-xvi-and-cdl-sarah-defend-priestly-celibacy-in-new-book

Comentarios