Mensaje de los eremitas de Westray a los padres de familia




Mensaje de los eremitas de Westray a los padres y a sus familias


La Familia es el fundamento y el corazón de la Iglesia, y es la táctica obvia del diablo, destruir la Familia. Trágicamente esto está siendo ayudado nada menos que por el mismo Papa Francisco y sus subordinados.
Dios quiere salvar a la Iglesia a través de la revitalización de la Familia. ¿Cómo ayudamos a Dios en esta meta?

El Padre como cabeza de la familia

En primer lugar, debemos devolver al padre a su lugar central como cabeza de familia. Para saber cómo hacerlo, basta con leer los capítulos 5 y 6 de Efesios. Hay un plan para una vida familiar perfecta. Sí, la esposa está sujeta a su marido, pero él debe amarla de la siguiente manera:

Aún así, los maridos deben amar a sus esposas como a sus propios cuerpos. El que ama a su esposa se ama a sí mismo. Porque nadie odia jamás a su propia carne, sino que la alimenta y la cuida, como Cristo a la Iglesia, porque somos miembros de su cuerpo. (Efesios: 5: vv. 28-30)

Aunque la madre es el corazón de la familia, el padre es la cabeza. Los hijos no deben perder nunca el sentido de temor amoroso a su padre, un miedo como el temor al Señor. Este temor es el que no quiere ofender a su padre porque le traerá tristeza. Los hijos generalmente saben cuando le dan dolor a su madre, porque las mujeres generalmente muestran más sus emociones, pero esto no es tan fácil para muchos padres.

El Padre como humilde protector de la familia

El esposo debe dar su vida por su esposa e hijos de la misma manera que Cristo dio su vida por la Iglesia. El esposo debe ver su vida en una luz de sacrificio. No se trata de salir al pub con sus amigos, o a los clubes deportivos locales, excluyendo a la familia. Los padres están ahí para proteger a la familia y educar a sus hijos en el amor y el temor del Señor.

Los padres deben ser muy humildes y fuertes. Aquí San José es un ejemplo del amor de un padre y un espejo de Dios Padre. José no fue inmaculadamente concebido como María, fue simplemente un hombre justo, pero un hombre de tal amor y dignidad que nunca ha habido un santo como él, porque ningún otro santo se encargó del Dios-Hombre y su Madre. La verdadera humildad es la fuerza. Los padres deben mirar la sacralidad de su vocación.

El Padre como patriarca de la familia

El padre debe ser como un patriarca para su familia y debe reflexionar sobre la vida de los grandes patriarcas, especialmente Abraham, Isaac, Jacob y José. Sumergiéndose en la vida de estos grandes hombres, se darán cuenta de su dignidad de padres, que es la de reflejar a Dios Padre. Precisamente porque la gran mayoría de ellos no lo hace, el mundo está en un gran caos.

Como patriarca, el padre debe dirigir las oraciones en la familia y enseñar el catecismo a los niños; no es sólo la madre la que debe asumir todo esto. Debe saber enseñar a sus hijos, jugar con ellos cuando son pequeños, estar íntimamente comprometido con el interés de sus hijos. Debe llevarlos a las diversiones, a los eventos deportivos, ya sea como participantes o como espectadores. Debe acompañarlos al cine (NT: si son películas convenientes, las
cuales son pocas por sus mensajes subliminales, por promover agendas liberales, sexo implícito o explícito, lenguaje vulgar, o por ej. porque centran la Navidad en un personaje ajeno a Dios...) y a los eventos culturales en su adolescencia, y vigilar la compañía de los niños como un halcón. Debe imbuir a sus hijos de una castidad real y viva y mostrarles que el sexo es para el matrimonio y que la idea moderna de salir con alguien es peligrosa (no se debe salir con alguien si no es con vistas a conocerlo con la idea de casarse). Sobre todo debe enseñarles el respeto por los demás, un respeto profundo. También debe estar íntimamente involucrado en con quién se casan sus hijos, y puede tener que negar su permiso. Esto no es anticuado, es simplemente bíblico.

El Padre como guardián de la fe de la familia

En estos tiempos terribles, el padre debe cuidar la Fe. Si el párroco no es ortodoxo, el padre tendrá que corregir al sacerdote. Si el sacerdote no escucha, entonces tendrá que retirar a la familia por un tiempo de la parroquia e informar al sacerdote que no dará ningún dinero a la Iglesia. Esto debe hacerse con respeto, pero con tanta firmeza y de manera tan piadosa que se espera que el sacerdote se arrepienta. Debe asociarse con otros hombres para vigilar lo que sucede en las escuelas católicas locales y hacer manifestaciones pacíficas si es necesario para que la escuela errante enseñe la fe.

El padre como patriarca y guardián de la familia no es un ideal abstracto o una forma insular de pensar, sino que se remonta a Noé, Abraham y los otros patriarcas que oficiaron como sacerdotes, protectores y guardianes. El padre, como todos los cristianos bautizados, tiene la triple vocación de Sacerdote, Profeta y Rey. Es la realeza lo que es más aparente en la vocación del padre, pero todavía hay una función sacerdotal allí, y ciertamente una función profética. El padre debe hablar cuando las cosas están mal, no sólo cuando esto sucede en la familia, sino también en la Iglesia y en la sociedad. Un gran ejemplo a seguir por los padres es el del Beato Franz Jaggerstat, Santo Tomás Moro y San Luis Martín, padre de Santa Teresa de Lisieux.

Entonces, ¿cómo procedemos? Los padres católicos y cristianos necesitan apoyarse mutuamente. Hace muchos años ayudé a fundar un movimiento llamado 'Los Hermanos de José' que debía ayudar a los hombres a ser buenos padres y buenos esposos. Algunos de ellos eran divorciados, otros eran sólo padres, y algunos eran hombres felizmente casados con familias. Se reunían cada dos semanas. Comenzaban la reunión con una oración, una reflexión sobre las Escrituras que tenía que ver con la paternidad, y luego compartían y discutían, y luego se dirigían de San José a Dios Padre. La reunión terminaba con una oración y una comida.

Tristemente los tres grupos a los que ayudé a despegar se apagaron. ¿Por qué? Porque dependían de mí como sacerdote, así que cuando me trasladaron a otro convento el grupo perdió al líder. Los hombres de la Iglesia Católica han perdido sus cualidades de liderazgo y dependen demasiado del sacerdote para el liderazgo.

Los fieles de hoy en día necesitan ser guiados por padres y esposos valientes; en sus manos está la espada que dará un golpe mortal a Satanás. Corresponde al padre empuñar la espada con la destreza del rey David y la intrepidez de Elías. Que los padres y los esposos acepten esta gran y noble vocación.

Padre Stephen de Kerdrel (imagen)



http://protectthepope.com/?p=10457



Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD:

Responsabilidad de los padres en el mundo de hoy

Jueves 19 de mayo de 2011

El mundo ha sucumbido ahora a las profundidades de absoluta desesperación por su falta de fe en la Existencia de Dios Padre Todopoderoso. Incluso los niños pequeños ahora alegremente niegan Su Existencia. Aquellas almas vacías y endurecidas insultan no solo a Mi Padre Eterno, sino que me ocasionan profunda angustia.

Tan lejos han caído, hijos, que han descartado completamente todo sentido de espiritualidad con el cual nacieron. ¿Qué tan lejos piensan que su amor por el mundo y su materialismo los llevará? Aquellos de ustedes absortos en las riquezas y en la comodidad de todas las atracciones mundanas, deberían saber que pronto les serán quitadas como parte de la purificación que viene.



Responsabilidad de los padres

¿Por qué enseñan a sus niños la importancia del materialismo hecho por el hombre a expensas de sus pobres almitas? El primer propósito de ustedes es enseñar a sus hijos la importancia de crear y construir riqueza. Rara vez les enseñan la moral que necesitan para equiparlos con las responsabilidades de la edad adulta, en relación a cómo deberían mostrar respeto a los demás, a comprender la importancia de la honestidad y la necesidad de mostrar comprensión hacia sus hermanos y hermanas. Desafortunadamente Mis hijos han perdido completamente su camino en el sendero espiritual que se les requiere para alcanzar el último destino. ¿No tienen vergüenza? ¿Cuándo aprenderán que su obsesivo amor por el dinero y todo lo que este ofrece terminará en desastre? Será solo cuando estén totalmente desnudos de estas comodidades que ambicionan, cuando se den cuenta de cuán solos están.

Escúchenme ahora mientras puedan. Pongan las necesidades de su familia primero, porque eso es bueno. Provean para ellos. Pero por favor no alienten a sus hijos a volverse esclavos de la riqueza y del deseo de la fama, porque los estarán empujando a los brazos de Satanás. Sus hijos nacieron y ustedes les dieron la vida físicamente; pero fueron creados por Dios, el Padre Eterno, cuando se les dieron sus almas. Por supuesto muestren responsabilidad como padres proveyendo las necesidades físicas de sus hijos. Pero recuerden que sus almas necesitan alimentación. Enséñenles la Verdad de Mis Enseñanzas y la importancia de cuidar sus almas. Solo entonces ustedes les estarán dando a sus hijos la verdadera alimentación de cuerpo y mente que necesitan para sobrevivir y por consiguiente puedan disfrutar la vida eterna.

Su amoroso Divino Salvador

Jesucristo



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a19-may-2011-responsabilidad-de-los-padres-en-el-mundo-de-hoy/
Cristina V. ha dicho que…
CARTA ABIERTA A UN ADÚLTERO

(Fray M. Petit de Murat)

Magistral

https://gloria.tv/post/ktrB11eBSHhS3Na1YLruPho1j