Proyección del Bautismo en la vida diaria


Fuimos bautizados en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, para entrar en comunión con la Trinidad Beatísima. En cierto modo se han abierto para cada uno de nosotros los cielos, a fin de que entremos en la casa de Dios y conozcamos la filiación divina. «Si tuvieses piedad verdadera –enseña San Cirilo de Jerusalén–, también descenderá sobre ti el Espíritu Santo y oirás la voz del Padre desde lo alto que dice: este no es el Hijo mío, pero ahora después del Bautismo ha sido hecho Mío». La filiación divina ha sido uno de los grandes dones que recibimos aquel día en que fuimos bautizados. San Pablo nos habla de esta filiación y, dirigiéndose a cada bautizado, no duda en pronunciar estas dichosísimas palabras: Ya no eres esclavo sino hijo: y si hijo, también heredero.

En el rito de este sacramento se indica que la configuración con Cristo tiene lugar mediante una regeneración espiritual, como enseñaba Jesús a Nicodemo: quien no renaciere del agua y del Espíritu Santo, no puede entrar en el Reino de Dios. «El Bautismo cristiano es, en efecto, un misterio de muerte y de resurrección: la inmersión en el agua bautismal simboliza y actualiza la sepultura de Jesús en la tierra y la muerte del hombre viejo, mientras que la emersión significa la resurrección de Cristo y el nacimiento del hombre nuevo». Este nuevo nacimiento es el fundamento de la filiación divina. Y así, por este sacramento, «los hombres son injertados en el misterio pascual de Jesucristo: mueren con Él, son sepultados con Él y resucitan con Él; reciben el espíritu de adopción de hijos, por el que clamamos Abba! ¡Padre! (Rom 8, 15), y se convierten así en los verdaderos adoradores que busca el Padre». Esta filiación lleva consigo la aniquilación de todo pecado del alma y la infusión de la gracia.
Por el Bautismo se perdonan el pecado original y todos los pecados personales, y la pena eterna y temporal debida por los pecados. El ser configurados con Cristo resucitado, simbolizado en la emersión del agua bautismal, indica que la gracia divina, las virtudes infusas y los dones del Espíritu Santo se han asentado en el alma del bautizado, la cual se ha constituido en morada de la Santísima Trinidad, Al cristiano se le abren las puertas del Cielo, y se alegran los ángeles y los santos. 

En la naturaleza humana permanecen aquellas consecuencias del pecado original que, si bien proceden de él, no son en sí mismas pecado, pero inclinan a él; el hombre bautizado sigue sujeto a la posibilidad de errar, a la concupiscencia y a la muerte, consecuencias todas ellas del pecado original. Sin embargo, el Bautismo ha sembrado ya en el cuerpo humano la semilla de una renovación y resurrección gloriosas. ¡Qué diferencia tan enorme entre la persona que iba, o llevaban, camino de la iglesia para recibir este sacramento, y la que vuelve ya bautizada! El cristiano «sale del Bautismo resplandeciente como el sol y, lo que es más importante, vuelve de allí convertido en hijo de Dios y coheredero con Cristo».
Demos muchas gracias al Señor por tanto bien, que querríamos comprender hoy en toda su grandeza. Por último, te pedimos... Señor, humildemente que escuchemos con fe la palabra de tu Hijo para que podamos llamarnos y ser, en verdad, hijos tuyos. Es nuestro mayor deseo y nuestra más grande aspiración.
 En la Segunda lectura, San Pedro recuerda aquel comienzo mesiánico de Jesús, que estaba en la mente de muchos de los que le escuchaban y del que algunos de ellos habían sido testigos oculares. Conocéis -les dice el Apóstol- lo que sucedió en el país de los judíos, cuando Juan predicaba el bautismo, aunque todo comenzó en Galilea. Me refiero a Jesús de Nazareth, ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo, que pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos por el diablo....
Pertransivit benefaciendo..., pasó haciendo el bien... Este puede ser un resumen de la vida de Cristo aquí en la tierra. Ese debe ser el resumen de la vida de cada bautizado, pues toda su vida se desenvuelve bajo el influjo del Espíritu Santo: cuando trabaja, en el descanso, cuando sonríe o presta uno de los innumerables servicios que conlleva la vida familiar o profesional...
En la fiesta de hoy se nos invita a tomar renovada conciencia de los compromisos adquiridos por nuestros padres o padrinos, en nuestro nombre, el día de nuestro Bautismo; a reafirmar nuestra ferviente adhesión a Cristo y la voluntad de luchar por estar cada día más cerca de Él; y a separarnos de todo pecado, incluso venial, ya que al recibir este sacramento fuimos llamados a la santidad, a participar de la misma vida divina.
Es precisamente este Bautismo el que «nos hace “fideles” –fieles, palabra que, como aquella otra, “sancti” –santos, empleaban los primeros seguidores de Jesús para designarse entre sí, y que aún hoy se usa: se habla de los “fieles” de la Iglesia». Seremos fieles en la medida en que nuestra vida -¡tantas veces lo hemos meditado! esté edificada sobre el cimiento firme y seguro de la oración. San Lucas nos ha dejado escrito en su Evangelio que Jesús, después de haber sido bautizado, estaba en oración. Y comenta Santo Tomás de Aquino: en esta oración, el Señor nos enseña que «después del Bautismo le es necesaria al hombre la asidua oración para lograr la entrada en el Cielo; pues, si bien por el Bautismo se perdonan los pecados, queda sin embargo la inclinación al pecado que interiormente nos combate, y quedan también el demonio y la carne que exteriormente nos impugnan».
Junto al agradecimiento y la alegría por tantos bienes como nos han llegado en este sacramento, renovemos hoy nuestra fidelidad a Cristo y a la Iglesia, que, en muchas ocasiones, se traducirá en la fidelidad a nuestra oración diaria.



Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO del LIBRO DE LA VERDAD:

Los Sacramentos de la Santa Confesión, Bautismo, Matrimonio y de la Sagrada Eucaristía deben ser conservados

Domingo 01 de julio de 2012

Cómo me aplasta el pecado en este momento y cómo sufro el tormento del rechazo.

Mi cabeza está siendo machacada como las espinas de Mi Corona, así como la Cabeza de Mi Iglesia - Mi Santo Vicario en la Tierra - sufre el dolor a través de la persecución que él soporta a manos de sus enemigos.

Mi Iglesia en la Tierra, Mi Cuerpo en la Tierra, es uno solo. La crucifixión está siendo preparada.

La doctrina de Mi Iglesia, así como Mis enseñanzas en la Tierra, fueron distorsionadas por aquellos Fariseos y aquellos que pensaban que conocían la Palabra de Mi Padre más que Yo lo hacía, serán pronto arrojados y dispersados.

Debéis rezar todos por Mi Iglesia en la Tierra. Debéis siempre recordar que no existe otra doctrina más que la proclamada por Mí durante Mi tiempo en la Tierra.

Todo lo que sea la Verdad nunca será cambiado, porque si lo fuera, estaríais obligados a tragaros una mentira.

Hija Mía, nunca permitas que aquellos que continúen rechazando Mi Palabra en este momento, te desanimen a ti o a Mis seguidores, de ayudarme a rescatar a Mi Iglesia en la Tierra.

Ya una vez que el enemigo ataque Mi Iglesia, vosotros debéis uniros y aseguraros de que los Evangelios sean difundidos hasta los confines de la Tierra.

Los Sacramentos de la Santa Confesión, Bautismo, Matrimonio y de la Sagrada Eucaristía deben ser conservados. Incluso el acceso a estos se hará difícil.

Mis siervos sagrados que me aman, deben comenzar los preparativos ahora. Muy pronto os será prohibido ofrecer tales Dones a los hijos de Dios.

El tiempo para la preparación ha comenzado.

Permitidme instruiros, dirigiros y ayudaros a traer a Mi Iglesia Remanente a las puertas del Paraíso.

Vuestro bienamado Jesús





Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a01-jul-2012-los-sacramentos-de-la-santa-confesion-bautismo-matrimonio-y-de-la-sagrada-eucaristia-deben-ser-conservados/