San José me salvó de un accidente mortal


El 4 de marzo de 2004, me vi involucrado en una persecución de coches que abarcó cuatro condados y terminó en un tiroteo con un hombre que llevaba drogas por valor de medio millón de dólares.  

Viajando a 100 millas por hora en mi vehículo policial, un neumático se reventó.  La noche anterior, soñé que estaba en un accidente automovilístico mientras viajaba muy rápido en la FM 649 donde había un gigantesco hundimiento de 500 pies en la carretera.  Durante la verdadera persecución en auto, recordé el sueño y disminuí la velocidad al acercarme a la pendiente.  Pensé "todo está bien, el peligro ha pasado".  Para mi sorpresa, unas millas después de pasar por esta zona del sueño, aceleré de nuevo pensando que ya había pasado el peligro y entonces un neumático se reventó.   

Mi mente cambió inmediatamente de marcha y todo comenzó a suceder en milisegundos. Me acordé de que o debía rectificar el vehículo o se volcaría. La cinta de video muestra que el reventón duró 8 segundos pero parecía una eternidad. Parecía una vida entera y mi mente corría mientras llamaba a Jesús y luego a María, pero aún así me sentía desesperado, así que le grité a San José.

Mi mente corrió recordando los accidentes que presencié como policía de personas que viajaban mucho más despacio y que murieron después de reventar las llantas, así que supe que mi tiempo y mi `número´ habían llegado.  A 70 mph tienes una muy buena oportunidad de morir si se te revienta una llanta.  A 80 o 90 mph es una muerte segura.  A 100 mph tienes un boleto directo al cielo o al infierno!  Un periódico del condado escribió, "...el Diputado Rodríguez sufrió un reventón y perdió el control de su vehículo.  
Fue un MILAGRO que el coche no se volteara o chocara contra una entrada de metal, sino que rebotó en un terraplén alto, subió por el aire y chocó con un poste de luz y luego aterrizó sobre sus cuatro llantas reventando todas".  

Cuando subí por el aire, grité a San José por última vez con todo mi corazón, ya que sabía que una vez que tocara el suelo, comenzaría el traicionero vuelco del vehículo que normalmente te rompen el cuello a tan alta velocidad, pero en cambio, no ocurrió tal cosa, ya que cuando aterricé, las llantas chocaron contra el lecho de caliche (piedra caliza) incrustado en las cuatro llantas hasta el eje del vehículo policial SUV.  El aterrizaje fue tan duro que reventó las tres llantas restantes, y fue este acto final de Dios que salvó mi vida de un vuelco mortales.


Gracias a San José, milagrosamente salí del vehículo... aunque en mi corazón sabía y sé que debería haber muerto ese día.  También sabía que nunca sería el mismo en mente, cuerpo, alma y espíritu. Salí del vehículo por mi cuenta llorando y riendo sin creer que estaba vivo.  Incluso me toqué para asegurarme de que no estaba alucinando o soñando.  Sentí frío y algunos escalofríos.  Sabía que estaba experimentando un shock y sabía y sentía que este evento me cambiaría para siempre.  

La grabadora de video estaba encendida y se puede escuchar no sólo llamando sino gritando a San José.  Mirando el video, milagrosamente parece que una mano o fuerza invisible estaba guiando el vehículo escapando de un obstáculo tras otro durante la prueba de 8 segundos.  Aunque recibí un severo latigazo cervical que desgarró los músculos de la parte posterior de mi cuello que me dejó fuera de servicio durante un año y medio, el milagro es que viví.  Por esta razón, deseo contarle al mundo acerca del poderoso santo que me salvó la vida.

San José se convirtió en mi padre espiritual para todo.  En agradecimiento por todo el evento y las muchas bendiciones para mi familia, instalé un santuario al lado de la carretera con una estatua de San José de 6 pies sobre un pedestal de cemento de 3 pies en el rancho de un amigo a 3 horas al sur de San Antonio en el Hi-way 16.  Está exactamente a 140 millas al sur de San Antonio en el corazón del desierto de Wild Horse.

A menudo he pensado en lo que Santa Teresa de Ávila escribió en el siglo XVI, "Tomé como mi patrón y señor al glorioso San José, y me encomendé seriamente a él".  Vi claramente que tanto de este mi problema actual, como de otros de mayor importancia, relacionados con... mi alma, este mi padre y señor me liberó, y me prestó mayores servicios de los que yo sabía pedir... Me lleno de asombro cuando considero... los peligros de los que me ha liberado, tanto de cuerpo como de alma".

Después de este evento, ya no me sentí invencible, sino todo lo contrario.  Interior y físicamente tenía una cojera.  Mi cabeza está un poco inclinada, ya que se conecta con el cuello, mientras que antes era normal.  La mejor manera de explicarlo es cuando Jacob luchó con el ángel del Señor.  Después de esto, él cojeó por el resto de su vida, pero un nuevo Jacob se levanta que ahora se llama Israel.  Uno que el Señor puede usar ya que es cuando somos débiles que somos realmente fuertes porque dependemos de Él.

Así que "id a José" como todo el mundo hizo en el tiempo de hambre y muerte en Egipto, (Gen. 41:55) y él intercederá por vosotros.  Tómalo como tu padre, como lo hizo Jesús, y él te hará fuerte


Para mí, una carrera terminó y otra comenzó a través de San José.  Quizás sin la cojera, sería aún más orgulloso, vanidoso y egocéntrico. He aprendido que la debilidad es en realidad una bendición porque es un recordatorio constante de que necesito confiar en Dios y que cualquier día de estos puede salir mi número.

San JOSÉ ORA POR NOSOTROS.  AMÉN.


http://atxcatholic.com/index.php/2016/09/go-joseph-gen-4155/

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Que bonito, gracias San Jose.