Socci y su libro `El secreto de Benedicto XVI´


Reseña del libro de Socci : El secreto de Benedicto XVI: ¿Sigue siendo el Papa? (Angelico Press, 2019), por Giuseppe Pellegrino

(...)El "signo" más obvio, y el foco central de la investigación del libro, es el hecho de la presencia duradera del Papa Benedicto XVI emérito en el corazón del Vaticano y de la Iglesia. Desde su renuncia el 28 de febrero de 2013, "Joseph Ratzinger ha permanecido en el 'recinto de Pedro' [el Vaticano], sigue firmando su nombre Benedicto XVI, sigue llamándose a sí mismo 'Papa emérito', sigue usando las insignias heráldicas papales y sigue vistiéndose de Papa" (p. 62). A diferencia de los anteriores papas que renunciaron, Benedicto no ha elegido dejar el Vaticano o volver al estado de cardenal u obispo. Más bien, ha hecho algo inesperado (más allá del acto extraordinariamente inesperado de la dimisión), dimitir sin renunciar completamente, lo que Socci llama una dimisión "relativa": "Es evidente que, aunque ha hecho una relativa dimisión del papado (¿pero de qué tipo?), ha tenido la intención de permanecer como papa, aunque de forma enigmática y sin precedentes, lo cual no se ha explicado - al menos no todavía" (p. 61).

La constatación de los hechos anteriores generará innumerables reacciones en el actual clima eclesiástico, que claramente ha entrado en una nueva fase de volatilidad desde el anuncio, el domingo 12 de enero de 2020, de la publicación de un nuevo libro del que son coautores el Papa Benedicto XVI y el cardenal Robert Sarah, en el que se defiende la sabiduría de la tradición del celibato sacerdotal de la Iglesia. Algunos observadores están convencidos de que Benedicto debe permanecer en silencio, mientras que otros expresan su frustración por el hecho de que Benedicto no haya elegido decir más sobre la apostasía y la confusión que la revolución bergogliana promueve y alienta de muchas maneras. 

Pero Socci da un paso atrás de la cacofonía e invita a sus lectores a reflexionar y contemplar: hay algo inédito y misterioso que está sucediendo en la Iglesia en la que el Espíritu Santo está actuando, algo que nadie entiende todavía plenamente, y que exige silencio, intercesión y oración como una respuesta más eficaz a la batalla que se está librando en la Iglesia y en el mundo, en lugar de levantar voces y hacer juicios críticos. El primero en dar el ejemplo de una respuesta tan orante es el propio Benedicto XVI, que ha elegido libremente (tal vez dirigido a hacerlo, se pregunta Socci, por el mismo Dios?) responder a la crisis ofreciéndose a sí mismo en la oración de intercesión por la Iglesia y por el mundo.

El origen del drama

En la primera parte de El Secreto de Benedicto XVI, "El origen místico, económico y político del drama", Socci documenta meticulosamente los hechos de la situación actual de la Iglesia, en la que observa que, desde 2005, ha habido de facto dos partidos que luchan por el control, los que favorecen a Ratzinger y los que favorecen a Bergoglio. Estos dos partidos pueden definirse ampliamente como aquellos que favorecen una revolución en la Iglesia (el partido de Bergoglio) y aquellos que se oponen a tal revolución llamando a la fidelidad a la Tradición de la Iglesia (el partido de Ratzinger). Lejos de limitarse a una lucha intraeclesial, Socci observa que existe un movimiento de "globalización neocapitalista que es ideológicamente anticatólico" que busca dominar el mundo entero, y que es este movimiento ideológico anticatólico el que ha trabajado activamente para socavar la Iglesia desde dentro buscando y obteniendo la ascensión de Jorge Bergoglio al trono papal. Esta ideología secularista "políticamente correcta", dice Socci, se impuso en el mundo a un nuevo nivel bajo "la presidencia de Barack Obama/Hillary Clinton", buscando "la hegemonía planetaria de los Estados Unidos y de la globalización financiera", y uno de los mayores obstáculos a esta agenda mundial fue el pontificado de Benedicto XVI (p. 10). 

Benedicto, que había trabajado durante décadas como Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe resistiendo el avance del Modernismo dentro de la Iglesia Católica, se convirtió como Papa en "un enorme signo de contradicción con respecto a la corriente cultural principal, los medios de comunicación y los designios de las potencias mundiales que aspiraban a una verdadera y propia 'normalización' de la Iglesia Católica por medio de lo que llamaban una 'apertura a la modernidad', es decir, una Protestantización, que barrería las marcas distintivas fundamentales de la Iglesia" (p. 12). Socci sostiene que Benedicto fue consciente de la enormidad de esta lucha global y eclesial desde el momento de su elección, y trató de ayudar al pueblo cristiano a tomar conciencia de ello poniendo estas extraordinarias y sorprendentes palabras en medio de su homilía en su solemne entronización como Papa el 24 de abril de 2005: "Rezad por mí, para que no huya por miedo a los lobos" (p. 14).

Socci avanza la tesis de que estos lobos eran y son mucho más que elementos hostiles dentro de la Iglesia, sino que también incluyen elementos geopolíticos que buscan la ascensión política del Islam y también la marginación de Rusia. 

Benedicto se interpuso en el camino de estas dos agendas por su voluntad de desafiar al Islam a abrazar un diálogo basado en la razón que le hiciera renunciar a la violencia (recordemos su discurso de Ratisbona de 2006) y también por sus propuestas ecuménicas a la Iglesia Ortodoxa Rusa. Los "lobos" de la globalización trataron de suscitar en la Iglesia una revolución análoga a la de la "primavera árabe" en el mundo musulmán. De la misma manera que el gobierno de Estados Unidos buscó activamente el cambio de régimen en otras naciones para avanzar en su agenda política, la alianza Obama/Clinton trabajó en coordinación con el financiero George Soros para tratar de "cambiar las prioridades de la Iglesia Católica". Socci también documenta otros elementos que buscaban la elección de Bergoglio como papa, quien al ser elegido como papa Francisco abrazó una agenda totalmente de acuerdo con la agenda secularista de la globalización de Obama/Naciones Unidas: "el ambientalismo catastrófico (con la contaminación y el calentamiento global sustituyendo las nociones de pecado y de pecado original), el inmigracionismo ideológico (sustituyendo el nuevo mandamiento (del amor)), el abrazo del Islam y el ecumenismo pro protestante, el oscurecimiento de la doctrina y el ataque a los sacramentos, el abandono de los principios no negociables, y una apertura 'misericordiosa' a las nuevas prácticas sexuales y a las nuevas formas de unión 'marital'" (p. 56). Sería difícil encontrar un resumen y una explicación más sucinta de la agenda del pontificado de Francisco que esta lista dada por Socci, completa con el contexto geopolítico.


El Misterio y la Paradoja del "Papa Emérito".

La segunda parte de Il Segreto se llama "Lo que no se entiende: Benedicto es el Papa para siempre". Socci introduce la sección con una cita del libro L'Anticristo del autor italiano Gianni Baget Bozzo de 2001: "La historia de la Iglesia está llena de estados de excepción" (p. 58), junto con una cita de la Carta de San Ignacio de Antioquía a los Efesios que Benedicto XVI utilizó en su prefacio al libro del cardenal Robert Sarah de 2017, The Power of Silence: "Es mejor permanecer en silencio y ser, que hablar y no ser" (p. 59). Es evidente que Socci encuentra que estas palabras corresponden, respectivamente, a Benedicto y a Francisco.

Socci analiza con gran detalle las diversas declaraciones de Benedicto antes de su renuncia en febrero de 2013 y señala que Benedicto claramente "con plena libertad" pretendía que hubiera "un cónclave para elegir un nuevo Sumo Pontífice", y sin embargo, simultáneamente declaró: "Deseo también servir devotamente a la Santa Iglesia de Dios en el futuro a través de una vida dedicada a la oración" (p. 68). Además, el 27 de febrero de 2013, especificó que su "sí" al aceptar su elección como Papa era y es irrevocable: "El 'siempre' es también un 'para siempre' - ya no puede haber un retorno a la esfera privada. Mi decisión de renunciar al ejercicio activo del ministerio no revoca esto". Benedicto también declaró: "He dado este paso con plena conciencia de su gravedad e incluso de su novedad" (p. 79). ¿Cuál es esta novedad? Según el canonista Stefano Violi, citado por Socci, se trata de "la limitada renuncia al ejercicio activo del munus" del Romano Pontífice (p. 82). 

Esta acción totalmente nueva de Benedicto -que hace de su pontificado, en las controvertidas palabras del arzobispo Georg Gänswein, un "pontificado de excepción"- fue necesaria por la aparición de una situación totalmente nueva en la vida de la Iglesia. La crisis actual -sin precedentes en toda la historia de la Iglesia- ha exigido una respuesta sin precedentes. La "elección de Benedicto de convertirse en 'Papa emérito' representa algo enorme y contiene un 'secreto' de colosal importancia para la Iglesia" (p. 85). Hay claramente, en el análisis de Socci, algo que el Papa Benedicto está reteniendo y no diciendo, "una verdadera y personal llamada de Dios", "un misterio que el Papa está guardando - que no puede ser revelado, al menos por ahora" (p. 101). Socci propone que este "secreto de Benedicto XVI" es "exquisitamente espiritual", enraizado en una sabiduría "según Dios" que el mundo actual - y también la Iglesia actual - no puede comprender.

Socci observa las muchas maneras en que la vida y el testimonio actual de Benedicto está dando grandes frutos para la Iglesia durante la "época bergogliana". Ante todo, los ricos textos de su Magisterio pontificio, que siguen siendo una luz guía para la Iglesia porque están en unión con la Tradición ininterrumpida del Magisterio perenne (la aparición del nuevo libro, Desde las profundidades de nuestros corazones, sólo subraya el punto de Socci). También está, por supuesto, su incesante oración por la Iglesia ofrecida dentro de la "clausura de Pedro". Pero Socci también afirma que el silencio moderado de Benedicto ha hecho mucho más para evitar que la Revolución Bergogliana haga todo lo que le gustaría que la mayoría de la gente se da cuenta. Socci compara a Benedicto con la figura de Cristo silencioso ante el Gran Inquisidor de Dostoievski, diciendo que "la misma presencia silenciosa... ha evitado que se produzcan las más graves desavenencias doctrinales" en el seno de la Iglesia, porque mientras Benedicto esté vivo los revolucionarios bergoglanos saben que una sola palabra de condena del Papa Emérito podría deslegitimar a Francisco a los ojos de gran parte de la Iglesia (p. 116). Benedicto ha elegido, no abandonar el rebaño a los lobos, sino resistir a los lobos con la lógica del Evangelio, con "la debilidad de Dios" que es "más fuerte que la fuerza humana" (1 Cor 1,25), consciente de que este es un momento histórico en el que, como observó en Fátima en 2010, "la mayor persecución de la Iglesia no viene de sus enemigos de fuera, sino que surge del pecado dentro de la Iglesia" (p. 128).

La conexión con Fátima

Socci concluye su trabajo con la tercera parte titulada "Fátima y el último Papa". Se basa en su extenso estudio previo del mensaje de Fátima, viéndolo como una clave para entender el momento actual de la Iglesia, y recordando a sus lectores que el mensaje de Fátima enfatiza el fuerte vínculo entre la intercesión de la Madre de Dios y la protección del Papa. En el centro de la visión de Fátima hay dos personas: "el 'obispo vestido de blanco' y un viejo papa", y Socci reflexiona sobre si tal vez esta visión podría referirse a la situación actual, señalando que el 21 de mayo de 2017, mientras visitaba Fátima, el Papa Francisco se llamó a sí mismo "el obispo vestido de blanco". Socci ve en Benedicto una figura similar a la del Papa en la visión de los niños: "medio tembloroso, con pasos vacilantes, afligido por el sufrimiento y el dolor que atraviesa una gran ciudad medio en ruinas" (p. 141). Socci emprende un examen detallado de las palabras olvidadas de los niños de Fátima, afirmando que la Santísima Virgen les dijo que si la humanidad no hacía penitencia y se convertía, "el mundo se acabaría" (p. 152). La Hermana Lucía declaró en una entrevista en 1957 que "Rusia será el instrumento elegido por Dios para castigar al mundo entero, si no obtenemos primero la conversión de esa nación deshonrada" (p. 155). En el análisis y la reflexión de Socci está implícito el sentido de que el resultado de la crisis actual es de suma importancia para el destino, no sólo de toda la Iglesia, sino también del mundo entero.

La observación final de Socci es que la "Profecía de Malaquías" medieval, que proponía dar un título misterioso a cada futuro Papa, termina con Benedicto XVI.  Después de este papa dice misteriosamente que sigue "la persecución final de la Santa Iglesia Romana" y la figura de "Pedro el Romano". Cuando se le preguntó en 2016 si esta profecía podría significar que él es "el último en representar la figura del papa como lo hemos conocido hasta ahora", Benedicto respondió misteriosamente, "Todo es posible [Tutto puo' essere]". Cuando se le preguntó si esto significaría que sería visto como el último papa del viejo mundo o el primer papa del nuevo mundo, Benedicto respondió: "Diría que ambos". Ya no pertenezco al viejo mundo, pero el nuevo mundo no está aquí todavía" (p. 166). Socci entiende que estos sorprendentes comentarios significan que tanto el mundo como la Iglesia están en la cúspide de los trastornos de la época, invitando a sus lectores a una mayor reflexión sobre las diversas profecías de la Escritura sobre la destrucción del Templo y sobre los párrafos 675-677 del Catecismo de la Iglesia Católica relativos al juicio final de la Iglesia.

Socci escribe con un estilo atractivo y dramático, invitando al lector a comprender que en la vida de la Iglesia y en la historia humana está en juego algo mucho más grande de lo que se ha comprendido hasta ahora. Ofrece una propuesta reflexiva, y una invitación a orar y reflexionar y ponderar, no certezas o explicaciones legales. Este libro, con su meticuloso análisis periodístico y su reflexión espiritual, ofrece esperanza a una Iglesia desanimada y una invitación a creer en la oración que tal vez el bien esté actuando, más bien de manera oculta que el mal evidente que actualmente está tan activo tanto en la Iglesia como en el escenario mundial. Socci ofrece su trabajo como un regalo de amor a la Iglesia, rota y maltratada, para reflexionar y meditar. "No es el poder lo que redime", dijo el Papa Benedicto en su discurso inaugural, "sino el amor". Es este mismo amor el que Socci dice que Benedicto ofrece diariamente a la Iglesia con su inédito y heroico, aunque ampliamente incomprendido, testimonio: "Él es el gran centinela de Dios de nuestro tiempo. Él es quien ha levantado un gran muro de defensa para todos nosotros en el tiempo del mysterium iniquitatis" (p. 147).

La mentira y el engaño nos metieron en este lío. La verdad de los hechos nos sacará

Que este libro inspire a muchos a rezar cada vez más incesantemente y con más fervor por y con nuestro Santo Padre, el Papa Benedicto XVI. (De venta en Amazon)



https://fromrome.info/category/book-reviews/


Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD de la Santísima Virgen un año antes de la elección de Francisco:


Miércoles 18 de enero de 2012

Mi niña, la perseverancia es necesaria para todos los hijos de Dios durante este tiempo de apostasía en el mundo.

Muy pocos creen en su Divino Creador, mi Padre, Dios Altísimo.

Verán la verdad en breve, pero muchos todavía argumentarán que no hay Dios. Se necesita mucha oración ahora, hijos.

Se está confabulando en contra del Papa Benedicto XVI, entre sus propios corredores, por una secta maligna.

Esta secta se conoce que existe, entre los siervos sagrados dentro del Vaticano, sin embargo, ellos son impotentes en contra de este grupo maligno, que ha infiltrado la Iglesia Católica, por siglos.

Ellos son responsables de torcer la verdad de las enseñanzas de mi Hijo. Tan poco es conocido acerca de ellos o de sus detestables obras.

Ellos han conducido la verdadera doctrina de la Iglesia Católica y en su lugar han puesto una tibia y diluida versión, que ha sido forzado alimento para los católicos, por los últimos cuarenta años.

Tanta confusión ha sido propagada por esta malvada, pero oculta secta, que mis hijos se han alejado de la Verdadera Iglesia.

Recen para que ellos no alejen al Papa.

Recen para que el Falso Profeta, no tome la sede del Santo Padre, para que así no pueda difundir mentiras.

Recen para que aquellos siervos sagrados en el Vaticano, sean suficientemente fuertes para resistir este complot maligno, diseñado para destruir la Iglesia Católica.

El plan de ellos, es reemplazar al Santo Vicario el Papa Benedicto XVI, con un dictador de mentiras. El creará una nueva iglesia en sociedad con el anticristo y su grupo, con el fin de engañar al mundo.

Tristemente muchos de mis hijos, en su lealtad a la fe católica, seguirán ciegamente esta nueva falsa doctrina, como corderos al matadero.

¡Despierten a la verdad, hijos! Este plan malvado ha cambiado la autenticidad fundamental de la doctrina católica durante años.

¡Ustedes insultan a mi Hijo cuando reciben la Santa Eucaristía en la mano!

Esta fue su hechura.

Ustedes insultan a mi Hijo, cuando no buscan los Sacramentos regulares. Sin embargo, en aquellos que ustedes confían para esto, no aseguran el bienestar espiritual de ustedes, ya que ellos no hacen que los sacramentos sean disponibles para todos.

Hija mía, un gran mal, oculto por siglos en los corredores de la Santa Sede, en breve emergerá para que el mundo lo vea. Aquellos de mis hijos que están cubiertos por el Espíritu Santo, verán la verdad, cuando la mentira malvada sea presentada al mundo.

Otros seguirán ciegamente por un callejón oscuro.

Una gran división emergerá entre las filas de los sacerdotes, obispos, arzobispos y cardenales. Una parte contra la otra.

Aquellos verdaderos discípulos tendrán que ocultarse y predicar privadamente o de otro modo serán asesinados.

Tan oculta estará la Verdadera Iglesia, que los verdaderos fieles tendrán que unirse, para practicar su lealtad a mi Padre Eterno.

La tierra se sacudirá en cada rincón, causada por la ira de mi Padre Celestial contra esta burla.

Hija mía, ellos no pueden ganar. Será por la fe y la valentía del remanente de la fe cristiana, que dará como resultado que estos malvados impostores, sean destruidos para siempre.

Esperen ahora y prepárense para que la Iglesia Católica anuncie estos cambios.

Entonces, reconocerán la verdad de lo que les digo.

Recen, recen, recen por el Papa Benedicto y sus verdaderos discípulos.

Vuestra amada Madre,

Madre de la Salvación



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a18-ene-2012-virgen-maria-planes-malvados-dentro-del-vaticano-para-destruir-la-iglesia-catolica/
Templario ha dicho que…
La Virgen del Buen Suceso a Sor Mariana Jesús Torres Acosta:
“Este aparente triunfo de Satán traerá enormes sufrimientos a los buenos Pastores de la Iglesia, los muchos buenos sacerdotes y el Supremo Pastor y Vicario de Cristo en la tierra, quien, PRISIONERO EN EL VATICANO, derramará amargas lágrimas en secreto en presencia de su Dios y Señor, pidiendo luz, santidad y perfección para todo el clero del mundo, de quienes él es Rey y Padre".
*La Virgen en la Salette: Roma perderá la fe y se convertirá en la sede del anticristo. La iglesia será eclipsada. Al principio, no van a saber quién es el verdadero Papa.
*La Virgen en Fátima: Cardenales contra Cardenales. Obispos contra Obispos…Vimos un obispo de blanco que nos parecía el papa, huyendo de la ciudad de Roma semidestruida, sorteando cadáveres de eclesiásticos y laicos y unos soldados le disparaban, hiriéndole mortalmente.…(Benedicto XVI).
*San Juan Bosco: Los caballos de los cosacos beberán en las fuentes de San Pedro (Roma). Gog y Magog-Rusia y China).
*El escritor italiano Antonio Socci, en su libro “el cuarto secreto de Fátima”: “La apostasía alcanzará la cúspide de la iglesia”. (3º secreto). Benedicto XVI, envió a Socci una nota de agradecimiento por la publicación del libro.
*La Virgen en Garabandal dijo a la muerte del papa Juan XXIII: ya solo quedan cuatro papas y comienza el Fin de los Tiempos. 1º-Pablo VI-2º-Juan Pablo I-3º-Juan Pablo II y 4º-Benedicto XVI- Comienzo del Fin de los Tiempos: (falso profeta-anticristo-Parusía-Papa Pedro II). Los Ultimos Tiempos están descritos en la 2ª Tes 2.
*La Virgen en Akita (Japón): El trabajo del demonio se infiltrará aun dentro de la Iglesia en tal forma que uno verá cardenales oponiéndose a otros cardenales, obispos en contra de obispos. Los sacerdotes que me veneren serán ridiculizados y opuestos por otros sacerdotes. Las iglesias y los altares serán saqueados. La Iglesia estará llena de aquellos que aceptan compromisos y el demonio pondrá presión sobre muchos sacerdotes y almas consagradas para que dejen el servicio del Señor.
Templario ha dicho que…
*La Virgen en El Escorial:
12-8-1982: El anticristo ESTÁ en Mi Iglesia. Está entre todos ellos, no se ha dado a conocer.
16-9-1982: Rezad por mis almas consagradas. La Iglesia de Cristo se está destruyendo. Satanás se está metiendo en la Iglesia. Han abandonado la oración y el sacrificio y el enemigo se ha apoderado de ellos; muchos de ellos son lobos disfrazados con piel de cordero.
5-4-1986: El anticristo, hija mía, se apoderará de Roma. Hay muchos secuaces del anticristo; y él quiere sentarse en la Sede. Pedid mucho por mi Hijo, mi Vicario. Es muy perseguido, hijos míos; y el anticristo ESTÁ cerca para hacerle sufrir…
6-9-1986: Estáis viviendo el “Fin de los Tiempos”.
2-4-1994: ES EL TIEMPO DEL ANTICRISTO ES SU REINADO.
*Luz Amparo-vidente de El Escorial: No es lo mismo “Fin de los Tiempos” que Fin del Mundo. (Comentario 29-9-1983). Apocalipsis 19, 20 y 21.
*Apariciones de Tre Fontane en Roma, las que impulsaron a Pio XII a proclamar el dogma de la Asunción. El 21 de septiembre de 1988: “Lo que nunca había podido imaginar se ha hecho realidad, es muy doloroso, y espero que el Señor no me permita ver que el Papa niega todas las verdades de la fe, de modo que se puso en el lugar de Dios”.
*La Beata Ana Catalina Enmerich: VI UNA GRAN OPOSICION ENTRE DOS PAPAS. (Cisma).
¡Ellos quieren quitar al pastor el prado que le es propio! ¡Quieren imponer otro que deja todo en manos de los enemigos! Entonces, tomada por la cólera, ella elevaba el puño cerrado diciendo: ¡Alemanes Bribones! ¡Escuchad! ¡no lo conseguiréis! ¡El pastor está en una rocalla! ¡Ustedes, sacerdotes, no se mueven! ¡Dormís y la granja arde por todos los lados! ¡no hacéis nada! ¡como lloraréis por eso un día! (AA.III.184)……Vi a continuación que cuando ellos introducían el obispo de la manera que se habían propuesto, él era intruso, introducido contra la voluntad del Papa y que no poseía legítimamente la autoridad espiritual. (AA.III.128)…
Alemanes bribones: gloria.tv/video/kCz42UiauZ4k1zmgMmRfaJCAq
*Arzobispo Fulton Sheen: Del interior de la verdadera Iglesia surgirá la falsa iglesia del anticristo.
*S. Francisco de Asis: Al final de los tiempos un hombre, elegido NO canónicamente, se elevará al pontificado, y con su astucia se esforzará por llevar a muchos al error y a la condenación eterna.
*Profecía del Beato Joaquin de Fiore (1135-1202): “Hacia el fin de los tiempos el Anticristo derrocará al Papa y usurpará la Sede.”
*Antonio Socci, en su libro: “No es Francisco, la Iglesia en la tempestad”, indica que hubo fraude en el cónclave. Que el Papa legítimo sigue siendo Benedicto XVI.
*S. Juan 10,1: De cierto, os digo: El que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, ése es ladrón y salteador.
*Gálatas 1,8 : Si yo mismo o incluso un Angel del cielo os anuncia un evangelio distinto, sea maldito.