Sta Brígida y la condena del Papa que aboliera el celibato sacerdotal



Santa Brígida: Papas y el matrimonio sacerdotal

Santa Brígida de Suecia (1303-1373) fue una mística medieval y fundadora de las Brígidas. Además de ser la santa sueca más célebre, los escritos de Santa Brígida tuvieron un profundo efecto en la piedad del medioevo tardío, tanto que se la considera una de las santas patronas de Europa. La obra más famosa de Santa Brígida son sus Revelaciones, una serie de visiones de Cristo, María y los ángeles recibidas por Santa Brígida y transcritas al latín por un tal Mathias, canónigo de Linköping, y su confesor, Peter Olafsson. En este artículo, proporcionamos la totalidad de los capítulos 10 del Libro VII, en los que la Santísima Virgen María narra a Santa Brígida la opinión de Dios sobre un sacerdocio casado y sexualmente activo. Las palabras de María son especialmente conmovedoras a la luz de las discusiones actuales sobre la admisión de los hombres casados al sacerdocio. La Virgen María le dice específicamente que cualquier papa que tratara de reformar la disciplina para admitir a los casados, sexualmente activos, estaría sujeto a una maldición muy severa.

Revelaciones de Santa Brígida, Libro VII, Capítulo 10

Regocíjate eternamente, oh bendito Cuerpo de Dios, en perpetuo honor y en perenne victoria y en tu eterna omnipotencia junto con tu Padre y el Espíritu Santo y también con tu bendita y dignísima Madre y con toda tu gloriosa corte celestial. A ti, oh Dios eterno, te alabamos y te damos gracias sin cesar por haberte dignado convertirte en hombre y por haber querido consagrar tu venerable Cuerpo del pan material y por habérnoslo dado amorosamente como alimento para la salvación de nuestras almas.

Sucedió que una persona que estaba absorta en la oración escuchó entonces una voz que le decía: "Oh tú, a quien se le ha concedido oír y ver espiritualmente, escucha ahora las cosas que quiero revelarte: a saber, acerca de aquel arzobispo que dijo que si fuera Papa, daría permiso a todos los clérigos y sacerdotes para contraer matrimonio en la carne. Pensó y creyó que esto sería más aceptable para Dios que el hecho de que los clérigos vivieran disolutamente, como lo hacen ahora. Porque creía que por medio de este matrimonio se podrían evitar los mayores pecados carnales; y aunque no entendía correctamente la voluntad de Dios en este asunto, sin embargo, este mismo arzobispo seguía siendo un amigo de Dios.

Pero ahora os diré la voluntad de Dios en este asunto, porque yo mismo di a luz a Dios. Haréis saber estas cosas a mi obispo y le diréis que la circuncisión fue dada a Abraham mucho antes de que se diera la ley a Moisés y que, en aquel tiempo de Abraham, todos los seres humanos, cualesquiera que fueran, eran guiados según su propio intelecto y según la elección de su propia voluntad y que, sin embargo, muchos de ellos eran entonces amigos de Dios. Pero después que le fue dada la ley a Moisés, le agradó más a Dios que los seres humanos vivieran bajo la ley y conforme a la ley en vez de seguir su propio entendimiento y elección humana. Lo mismo sucedió con el Cuerpo bendito de mi Hijo.

Porque después de que él instituyó en el mundo este nuevo sacramento de la Eucaristía y ascendió al cielo, la antigua ley se mantuvo entonces: a saber, que los sacerdotes cristianos vivían en matrimonio carnal. Y, sin embargo, muchos de ellos todavía eran amigos de Dios porque creían con pureza sencilla que esto era agradable a Dios, es decir, que los sacerdotes cristianos debían tener esposas y vivir en el matrimonio como en los tiempos antiguos de los judíos, esto le había agradado en el caso de los sacerdotes judíos. Y así, esta fue la observancia de los sacerdotes cristianos por muchos años.

Pero esta observancia y costumbre antigua parecía muy abominable y odiosa a toda la corte celestial y a mí, que di a luz su cuerpo: es decir, porque (esta costumbre) estaba siendo observada así por los sacerdotes cristianos que, con sus manos, tocan y manejan este nuevo e inmaculado sacramento del Cuerpo santísimo de mi Hijo. Porque los judíos tenían, en la antigua ley del Antiguo Testamento, una sombra, es decir, una figura, de este Sacramento; pero los cristianos tienen ahora la verdad misma -a saber, el verdadero Dios hombre- en ese pan bendito y consagrado.

Después de que los primeros sacerdotes cristianos observaran durante un tiempo estas prácticas, Dios mismo, por medio de la infusión de su Espíritu Santo, puso en el corazón del Papa y luego guió a la Iglesia otra ley más aceptable y agradable para él en este asunto: a saber, al derramar esta infusión en el corazón del Papa, de modo que estableció un estatuto en la Iglesia universal para que los sacerdotes cristianos, que tienen un oficio tan santo y tan digno, a saber, el de consagrar este precioso Sacramento, no vivan en absoluto en la delicia carnal y fácilmente contaminada del matrimonio.

Y por lo tanto, por la preordinación de Dios y su juicio, se ha ordenado justamente que los sacerdotes que no viven en castidad y continencia de la carne son maldecidos y excomulgados ante Dios y merecen ser privados de su oficio sacerdotal. Pero aún así, si ellos verdaderamente enmiendan sus vidas con el verdadero propósito de no pecar más, obtendrán misericordia de



Sepan esto también: que si algún Papa concede a los sacerdotes una licencia para contraer matrimonio carnal, Dios lo condenará a una sentencia tan grande, de manera espiritual, como la que la ley justamente inflige de manera corporal a un hombre que la ha transgredido tan gravemente que hay que sacarle los ojos, y cortarle su lengua y sus labios, la nariz y las orejas, amputarle las manos y los pies, toda la sangre de su cuerpo derramarse hasta enfriarse completamente y, finalmente, todo su cadáver desangrado arrojarse para ser devorado por los perros y otras bestias salvajes. Cosas similares sucederían realmente de manera espiritual a ese Papa que iría en contra de la mencionada preordenación y voluntad de Dios y concedería a los sacerdotes tal licencia para contraer matrimonio.

Porque ese mismo papa sería totalmente privado por Dios de su vista y oído espirituales, y de sus palabras y hechos espirituales. Toda su sabiduría espiritual se enfriaría completamente; y finalmente, después de su muerte, su alma sería arrojada para ser torturada eternamente en el infierno para que allí se convirtiera en el alimento de los demonios por siempre y sin fin. 
Sí, aunque el Papa San Gregorio hubiera hecho este estatuto, en la sentencia mencionada nunca habría obtenido la misericordia de Dios si no hubiera revocado humildemente su estatuto antes de su muerte".


Nota del editor: Debemos ofrecer algunas notas históricas: Las revelaciones de Santa Brígida parecen implicar la creencia de que en la Iglesia antigua, el matrimonio sacerdotal era común y aceptado, pero luego fue revocado bajo la inspiración de un pontífice particular, presumiblemente el Papa San Gregorio VII, bajo el cual la Reforma Gregoriana se opuso al concubinato clerical. En cualquier caso, este punto de vista es incorrecto. Incluso en la Iglesia antigua, se esperaba el celibato clerical. Ciertamente había sacerdotes casados, pero se esperaba que permanecieran castos. El movimiento hacia un sacerdocio universalmente céelibe no se debió al decreto legislativo de un solo papa, Gregorio VII u otro; fue un tema del que hablaron y sobre el que legislaron varios pontífices desde el siglo V hasta la Edad Media. Para más información sobre el tema, por favor vea nuestro artículo "La verdad sobre la continencia sacerdotal y el celibato en la Iglesia primitiva"  ver



Comentarios

anonimo ap ha dicho que…
Gracias Maria por tu maravilloso post de Santa Brigida
Pero quería repetir (algo corregido) parte de un comentario mío anterior, por si alguno no lo ha leido.
Nuestro camino debe ser la unidad en la verdad
La unidad y la denuncia de las divisiones en la Iglesia. ¿Quiénes son que dividen?:
Pues los de siempre, los tradicionalistas o filolefebvrianos (condenados por la Iglesia en los Concilios Vaticano I y II) y los sedevacantistas (estos son aun peores que los anteriores pero más coherentes con su propio error) por un lado y por el otro los modernistas. Todos son heréticos y cismáticos implícita o explícitamente.
La unidad se da solo en la verdad y la verdad es que la Iglesia Católica es la verdadera, pues está guiada por un Magisterio impoluto e infalible, que va desde San Pedro hasta Benedicto XVI.
Los extremos se llaman mutuamente: A más tradicionalismo y sedevacatismo, como reacción tendremos más modernismo y viceversa, contra mas modernismo tendremos como falsa respuesta el tradiconalismo y el sedevacantismo. Satanás está en ambos lados creando confusión y división.
Luego ¿por qué se exponen en este blog tantos escritos o videos de filolefebvrianos como Mattei, Matt y otros escritores del blog “adoracion y liberación” de la misma tendencia?.
Debemos ser rigurosos con nuestros enemigos. Ellos lo son con nosotros y no admiten que digamos que el verdadero Papa es Benedicto XVI y es lógico, porque en la vida lo primero es ser coherentes con la verdad que uno proclama. Ellos tendrán que rectificar algún dia, sobre todo a partir del Aviso, que los desarmará ante la rotunda verdad de que estamos en el apocalipsis y tendrán que abrir los ojos. Sus perspectivas de una “nueva cristiandad” quedarán evidenciadas como planes puramente humanos, que no van a ninguna parte y de los que solo Satanás se beneficia.
Hay que ser coherentes hermanos, si queremos avanzar por un camino correcto y derecho a Dios. Maria, reflexiona por favor. Un abrazo en Cristo y que Dios te bendiga.
22-I-2020