Un camino sinodal catastrófico (Michael Matt)



Intervención en la conferencia contra el episcopado alemán, en Munich, de Michael J. Matt: Un camino sinodal catastrófico 

Como un germano-americano cuyos abuelos nacieron no muy lejos de aquí, acojo con satisfacción esta oportunidad de hablar de la situación de la Iglesia Católica Alemana que es más que desesperada y que ha causado una considerable preocupación entre muchos católicos americanos.

El "camino sinodal" de los obispos alemanes parece ser un intento de crear una iglesia a imagen y semejanza de los obispos alemanes, quienes aparentemente creen que pueden definir la doctrina y establecer su propia Iglesia nacional, una especie de nacionalismo elitista que va en contra de la Iglesia Católica universal, con una fe, un sistema sacramental y una disciplina en todo el mundo. 

Los estatutos redactados en cooperación con el Comité Central de Católicos Alemanes amenazan con plantear la ordenación de mujeres y la abolición del celibato sacerdotal como contramedidas a la crisis de abuso sexual del clero.  Pero, seguramente, los obispos alemanes se dan cuenta de que la ordenación de mujeres es una violación directa de la ley de Dios, reforzada con autoridad en 1994 por la Ordinatio Sacerdotalis del Papa Juan Pablo II:  "La Iglesia no tiene autoridad alguna para conferir la ordenación sacerdotal a las mujeres y que este juicio debe ser sostenido definitivamente por todos los fieles de la Iglesia".  

¿Qué parte de la frase 'la iglesia no tiene autoridad para quebrantar la ley de Dios' no entienden los obispos alemanes?  Cualquier impulso para ordenar a las mujeres sería un acto de rebelión contra la Esposa de Cristo digno de Martín Lutero, por lo que no tenemos otra alternativa que resistir el proceso sinodal en Alemania que, si se permite que continúe, establecerá precedentes peligrosos para toda la Iglesia.

Durante la Segunda Guerra Mundial, mi padre germano-americano pasó tres años de su vida luchando en el Ejército de los Estados Unidos contra un Nacional Socialismo que buscaba cambiar el mundo según las nociones de superioridad alemana. (...)

Con ese espíritu estoy aquí hoy para hablar contra el flagelo de un totalitarismo eclesiástico dirigido por los alemanes. Lo último que el mundo necesita hoy es más rebelión en la Iglesia Católica que hemos visto desgarrarla en los últimos cincuenta años. Y sin embargo, la "Asamblea Sinodal" del episcopado alemán promete exactamente eso cuando amenaza con revisar la enseñanza de la Iglesia que sólo puede ser cambiada por un acto de revolución contra la propia Iglesia.  

Los obispos alemanes nos quieren hacer creer que la abolición del celibato clerical reduciría también los abusos sexuales clericales. Pero esto no sólo es demostrablemente falso, sino que es peligroso porque pone la ideología liberal por encima de la protección de las futuras víctimas de abusos. Los llamados a la vocación de la vida soltera -las Vírgenes consagradas y el clero célibe- no son reprimidos sexualmente. Han hecho del celibato un don que eligen voluntariamente dar a su Dios.  Incluso sugerir que requieren el matrimonio para calmar la tentación de los abusos sexuales a menores equivale a una afrenta satánica a la idea misma de la vocación religiosa. También deja de considerar imprudentemente a los millones de niños abusados por uno o ambos de sus propios padres casados. 

Además, dado que el abuso sexual clerical implica a menudo que los sacerdotes se aprovechen de los varones pospúberes y de los seminaristas, sugerir que la abolición del celibato reducirá la atracción hacia el mismo sexo en la mayoría de los casos es, una vez más, revelar una profunda ignorancia tanto de la homosexualidad como de la naturaleza de la crisis de los abusos. 

Finalmente, ¿están los obispos alemanes sugiriendo seriamente que la salud de la Iglesia Católica -ya plagada de una masiva escasez de sacerdotes- va a mejorar cuando los pocos sacerdotes que quedan se encuentren casados y con una casa llena de bebés que criar?  Sólo un hombre célibe que no sepa nada sobre el matrimonio sugeriría tal absurdo. 

Así que, la conclusión es ésta: Abolir el celibato no hará precisamente nada para reducir la plaga de los abusos sexuales de los clérigos.  Y sin embargo, los obispos alemanes lo proponen de todos modos, como si su propia agenda de alguna manera reemplazara la autoridad magisterial de la Iglesia, la palabra de Dios y el carisma especial del sacerdocio. 


Debido a que las mujeres y los sacerdotes sexualmente activos también protestantizarían el sacerdocio, toda esta agenda conducirá inevitablemente a deserciones entre los fieles que reconocerán esto como una mayor rendición de la Iglesia al mundo moderno y una falta de resolución para adherirse incluso a su propia enseñanza y mandato. Y si ya no se espera que los sacerdotes estén a la altura de los desafíos de su vocación, ¿por qué debería hacerlo cualquier otro?  

Así pues, sumo mi voz a la de quienes piden al pueblo alemán que actúe según el espíritu de von Stauffenberg, Sophie Scholl y el cardenal von Faulhaber, que resista al nuevo régimen de la Iglesia católica alemana, que se niegue a pagar el impuesto eclesiástico y que prometa fidelidad a las enseñanzas inmutables de la Iglesia.

Lo que nuestro mundo que se ahoga en el sexo y las aguas residuales necesita hoy en día es la restauración de la autoridad moral de la Iglesia Católica, basada en la ley de Dios y la ley de la naturaleza, defendida por el ejemplo abnegado de los sacerdotes célibes dispuestos a negarse a sí mismos para llevar la Lumen Christi a un mundo de tinieblas. 

Como católico germano-americano, suplico a los obispos alemanes que no hagan esto, suplico al pueblo alemán que resista, y pido al Papa que condene esto con todo el peso de su cargo. 




Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD 1 noviembre 2013:


...Sólo Yo, Jesucristo, el Cordero de Dios, tengo la Autoridad para revelaros la Verdad en estos tiempos. La Verdad molestará a muchos y la Verdad será amarga de tragar, ya que es de tal magnitud que solo aquellos que son fuertes en su amor por Mí serán capaces de aceptarla. La Verdad, sin importar cuán difícil sea para que vosotros la digeráis, os liberará. Abrirá vuestros ojos al mal cuando se disfrace como bueno; a los hombres malvados que difunden blasfemia cuando dicen que hablan Mi Palabra y a Mis enemigos que quieren destruir a los hijos de Dios.


... Pronto, todos aquellos que han guiado a Mi Iglesia en el pasado, todos aquellos que proporcionan a los hijos de Dios la Verdadera Palabra de Dios, dentro de Mi Iglesia, y todos aquellos quienes permanecerán fieles a la Verdad, serán empujados a un lado. La Iglesia Católica hará una serie de declaraciones alarmantes, en cuanto al por qué se tiene que cambiar y modificar cada parte de su estructura. Utilizará los pecados de aquellos en Mi Iglesia y de aquellos que me traicionaron, como la justificación para voltear/cambiar a Mi Iglesia de adentro hacia fuera. Muchos de Mis siervos sagrados serán erradicados y hechos chivos expiatorios. Muchos serán buscados y falsedades, así como otras reclamaciones, serán hechas contra su buen nombre antes de ser despedidos. Esto es como muchos siervos sagrados serán alejados de Mi Iglesia con el fin de permitir a los enemigos de Dios que tomen el control completo desde dentro de ella. Cada calumnia cometida por los enemigos de Dios contra Mis siervos sagrados será aplaudida públicamente y presentada como una cosa buena, para que el buen nombre de la Iglesia permanezca intacto.



Oh cómo todos seréis engañados y cómo la Verdad será cubierta, escondida y luego ignorada. Todos estos cambios sucederán rápidamente, en el futuro, y la propagación de estas cosas asombrará a muchos. En medio de todo ello habrá confusión, miedo, tristeza y gran angustia. Mi Iglesia se volverá tan fragmentada que toda la confianza dentro de sus muros se romperá. Esto creará un gran miedo y entonces, de una manera que no parecerá clara al principio, la Iglesia Católica se convertirá en una fuerza líder en la nueva religión única mundial. Esta nueva abominación declarará un gran amor por los pobres y hambrientos del mundo. Pero no predicará Mi Palabra, ni permanecerá fiel a Mi Iglesia. Mi Iglesia, sin embargo, continuará viviendo.



Mis discípulos leales, incluyendo sacerdotes y siervos sagrados de todos los credos cristianos, permanecerán cerca a Mi Lado. Mi remanente resistirá la prueba del tiempo y nunca puede morir, ya que Yo Soy la Iglesia. Yo nunca puedo ser destruido.



Vuestro Jesús



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a01-11-2013-mis-leales-discipulos-incluyendo-sacerdotes-y-siervos-sagrados-de-todos-los-credos-cristianos-permaneceran-cerca-a-mi-lado/