Vaticano pide a católicos chinos que se unan a la iglesia patriótica comunista (Zhan)


El Obispo Guo (imagen) fue desalojado, y está sin hogar, después de negarse a unirse a la Iglesia Patriótica China aprobada por Francisco

En 2017, el obispo Guo Xijin de Mindong, en la provincia china de Fujian, desapareció. En ese momento, se le presionó para que firmara un documento en el que declaraba su voluntad de ser degradado "voluntariamente" a obispo coadjutor, como condición para ser reconocido por el gobierno durante su detención de un mes.

Esto ya habría sido bastante malo. Pero en 2018, el Papa Francisco fue el que ordenó a Guo que renunciara, asumiendo el papel de obispo auxiliar de su propia diócesis. La degradación no fue por ningún fracaso de parte de Guo, sino para permitir que un obispo aprobado por el Partido Comunista tomara su lugar, como parte del nuevo acuerdo del Vaticano con Beijing.

Ese trato, según Steven Mosher, un experto en China y fundador del Instituto de Investigación de la Población, supuestamente "le iba a dar a Roma la influencia que necesita para mejorar las condiciones de los católicos en China".

Mosher advirtió a los oficiales del Vaticano el año pasado que no hicieran el trato. Sus advertencias no fueron escuchadas. Y las condiciones para los católicos en China definitivamente no han mejorado.

En noviembre pasado, el obispo Guo tuvo que huir de la policía que nuevamente trató de forzarlo a unirse a la Iglesia Patriótica China independiente - la misma que el Vaticano, bajo el mandato de Francisco, rehabilitó, y cuyo obispo tomó el lugar de Guo.

Se refugió en su ciudad natal de Luojiang.

Pero ahora, el obispo Guo se ha quedado sin hogar, desalojado de su edificio curial en Luojiang, junto con los sacerdotes que vivían con él allí.  Según el reportero de Asia News Bernardo Cervellera:

Para acelerar su desalojo, ayer se cortó el suministro de electricidad y agua del edificio. Oficialmente, el desalojo se dicta por razones de seguridad. Un cartel colocado frente a la curia explica que el edificio -construido con todos los permisos hace más de 10 años- no respeta el reglamento de incendios y por lo tanto debe ser cerrado. En realidad, la operación policial es un intento de presionar al obispo y a sus sacerdotes que se niegan a firmar una Iglesia "independiente".

Mons. Guo Xijin es una de las "víctimas" del acuerdo chino-vaticano, que ha transformado la diócesis de Mindong en una especie de "proyecto piloto" para la aplicación del acuerdo.

Tras el acuerdo y el levantamiento de la excomunión del obispo oficial comunista Vincenzo Zhan Silu, a petición del Papa Francisco, Mons. Guo aceptó ser degradado a obispo auxiliar para dejar la sede ordinaria a Mons. Zhan.

Sin embargo, Mons. Guo nunca se inscribió como miembro de la Iglesia independiente y, por lo tanto, no ha sido reconocido por el gobierno, con el resultado de que ahora ha sido degradado a la condición de un `sin techo´.

El gobierno chino también ha cerrado un hogar que cuidaba a los ancianos, dirigido por las Hermanitas de la Misericordia y la Caridad, que albergaba a más de 30 personas. Aquellos residentes que no tienen familia con la que quedarse ahora también están sin hogar.

El obispo Zhan, el obispo aprobado por los comunistas, cuya excomunión fue levantada por Francisco y que reemplazó al obispo Guo por orden del Papa, ha estado animando a los sacerdotes locales a unirse a la iglesia independiente china oficial "para evitar más problemas, recordándoles que esta es la indicación dada por la Santa Sede en las Directrices publicadas en junio pasado".

"El Frente Unido y la Oficina de Asuntos Religiosos quieren obligar a los sacerdotes reticentes amenazando con tomar represalias contra sus familias: desalojándolos de sus casas o haciendo que los miembros de la familia pierdan sus empleos".

Según se informa, los sacerdotes de la región han dicho que "es hora de que la Secretaría de Estado del Vaticano despierte de su sueño" y "reconozca que se ha equivocado, de lo contrario será cómplice de esta situación".

Pero su complicidad en la situación ya es innegable. Los fieles católicos chinos están siendo perseguidos, y esto sucede con la ayuda del Vaticano.


https://onepeterfive.com/author/steveskojec/


Comentarios