Bergoglio culpa a Europa de los problemas del Islam


El papa y los prelados italianos ignoran el papel del Islam en la crisis de la persecución a los cristianos. Francisco compara a los populistas con los nazis en la reunión de los obispos de Bari

"No menciones la guerra" es una de esas graciosas ocurrencias británicas. Se refiere a la gente bien intencionada que no quiere ofender. Se origina en un episodio clásico de la muy querida comedia británica "Fawlty Towers".(...)

En la conferencia de Bari de los obispos italianos, el Papa Francisco mencionó la guerra, muchas guerras (¿reales?). Habló con claridad de los refugiados de la región mediterránea, "que huyen de la guerra o que han dejado su tierra natal en busca de una vida humanamente digna". 

Y señaló con su dedo pontificio a los belicistas. Primero, culpó a los "muchos países" que "hablan de paz y luego venden armas a los países en guerra". Segundo, puso como chivo expiatorio a los populistas, sin nombrar al líder político italiano Matteo Salvini, con su aterrador rosario en forma de garrote, o a Donald Trump, el enfant terrible de todos los populistas. 

"Me asusto cuando escucho ciertos discursos de algunos líderes de las nuevas formas de populismo; me recuerda a los discursos que diseminaron el miedo y el odio en los años 30 del siglo pasado", dijo Francisco.

Vistiendo el manto de Greta Thunberg, Francisco también culpó a las "condiciones ambientales y climáticas cada vez más dramáticas" por el desorden del Mediterráneo.

Los obispos de 19 países se unieron al coro políticamente correcto escrito para la conferencia "Mediterraneo frontiera di pace" (Frontera Mediterránea de la Paz). 

Los obispos sacaron sus pompones y animaron a países europeos como Italia a acoger a más inmigrantes de países devastados por la guerra (?) que bordean el Mediterráneo. El arzobispo Paul Desfarges, jefe de la arquidiócesis de Argel y presidente de la Conferencia Episcopal Regional del África Septentrional, casi sonó como Josué marchando con su trompeta alrededor de las murallas de Jericó. "No hay futuro en el cierre y retirada nacionalista", tronó. 

El cardenal Gualtiero Bassetti, presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, que sólo el mes pasado dijo a los católicos tradicionalistas que se convirtieran en protestantes si no les gustaba Papa Francesco, pintó un cuadro idílico al estilo de Gauguin de "los pueblos de los países costeros, que pertenecen a la raíz común de Abraham". 

En el momento justo, Francisco dio la nota alta refiriéndose al "conflicto aún no resuelto entre israelíes y palestinos, con el peligro de soluciones injustas" 

Europa tiene 12 naciones a lo largo de la costa mediterránea. Hasta ahora no hemos visto caravanas de franceses del tamaño de Honduras arropados en Coq au vin, cantando La Marsellesa y buscando asilo en Siria. Non, non, monsieur! Estamos contentos de que nos vuelen nuestros propios yihadistas en París o Niza. 

Pero según el Papa y los obispos de Bari, Europa tiene la culpa del caos mediterráneo porque esos desagradables blancos, racistas, populistas y nacionalistas son todos europeos, ¿no?  

África tiene cinco países que abrazan las playas del Mediterráneo: Argelia, Egipto, Libia, Marruecos y Túnez. Es curioso que los obispos no se dieran cuenta de que los hijos menores de Abraham persiguen a los mayores en todos estos países.

Argelia ha visto un gran aumento en todas las formas de persecución durante el último año, por lo que ha subido cinco puestos en la Lista de Vigilancia Mundial 2020. Y los 129.000 cristianos no parecen convertir a muchos de sus 42 millones de conciudadanos musulmanes. La inestabilidad política ha estado creciendo constantemente en Argelia desde principios de 2019. 

Egipto ha visto la interrupción política desde los levantamientos de protesta (2011), la elección del candidato de la Hermandad Musulmana Mohamed Morsi como presidente egipcio (2012), el golpe de estado que desbancó a Morsi (2013), hasta la asunción del poder por el presidente autocrático Abdel Fattah el-Sisi (2014).

"Debido a que los egipcios carecen de optimismo sobre el futuro, muchos jóvenes han intentado emigrar a Europa, a menudo realizando peligrosos viajes en barco a través del Mediterráneo", escribe la politóloga Lisa Blaydes. 

Libia es un caso perdido.

Marruecos es políticamente estable, pero los cristianos no tienen libertad religiosa y es ilegal evangelizar. Túnez se enfrenta regularmente a amenazas terroristas de Al-Qaeda en el Magreb Islámico y de extremistas con sede en Libia que tienen vínculos con Daesh (ISIS). 

Por último, en Asia, Israel, el Líbano, Siria y Turquía bordean el Mediterráneo. Israel es el único país de Oriente Medio donde la población cristiana sigue creciendo. Hablando de fronteras abiertas - ¡Siria ya no tiene ninguna! El Líbano sigue siendo sacudido por la inestabilidad política, a menos que seas miembro de Hezbollah y te guste el deporte de lanzar cohetes a Israel.

La conferencia de Bari se apresura a pasar por alto esta catastrófica brecha entre Europa y los países islámicos del Mediterráneo.
"En Turquía, la principal religión, el Islam, está enredada con un feroz y fanático nacionalismo", informa Open Doors. El pasado mes de marzo, Recep Tayyip Erdoğan, el virtual dictador de Turquía, dijo a los australianos y neozelandeses que los que insultan al Islam serían enviados a casa en ataúdes, al igual que "sus abuelos" en Gallipoli. 

Irónicamente, incluso el periódico de izquierda Guardian califica al presidente turco de "coloso populista" y se queja de que "su más reciente mandato fue el más populista de cualquier líder de derecha en la Base de Datos Mundial sobre el Populismo" de entre casi 140 líderes de Europa y América. Entonces, ¿el Papa Francis lo ha desafiado? 

El denominador común de los países mediterráneos con problemas es el Islam y el extremismo islámico embrionario o en toda regla. Pero la conferencia de Bari se apresura a pasar por alto esta catastrófica ruptura entre Europa y los países islámicos del Mediterráneo.

Un documento de Adriano Roccucci admite que "el mundo musulmán está atravesado por profundas divisiones políticas y culturales. Algunas de ellas están en la raíz de muchos conflictos mediterráneos". Pero Roccucci señala rápidamente que el extremismo "no es sólo un fenómeno islámico" sino que "también está presente en otros mundos religiosos y culturales - basta pensar en la supremacía blanca o el fundamentalismo hindú". Y, lo que es importante, no es islámico, "pero también ha desfigurado el rostro del Islam". 

El Papa Francisco persiste en su fantasía, citando en Bari su Documento de Abu Dhabi sobre la Fraternidad Humana, que dice "las enseñanzas auténticas de las religiones nos invitan a permanecer enraizados en los valores de la paz; a defender los valores de la comprensión mutua, la fraternidad humana y la coexistencia armoniosa". 

Ya no es necesario entender el inglés para disfrutar de "Fawlty Towers". Ahora pueden ver una versión italiana a gran escala de la misma representada durante cinco días en Bari. ¡Pero por el amor de Alá, no menciones el Islam!


https://www.churchmilitant.com/search/category/245/commentary



Comentarios