Bergoglio encubrió a numerosos curas pederastas en Argentina



bergoglio-encubio-casos-abusos-sexuales-argentina
Bergoglio encubrió a numerosos curas pederastas en Argentina. La pregunta es por qué, y aunque la respuesta parezca obvia es difícil de asimilar incluso para los que denunciamos su heterodoxia a diario.
Jorge Mario Bergoglio fue arzobispo de Buenos Aires desde 1998 hasta 2013 ,
 cardenal desde 21 de febrero de 2001 y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina del 2005 al 2011.
En diciembre de 2016 La Prensa Obrera, Izquierdista de Argentina,  denunció a Jorge Mario Bergoglio, como encubridor de curas pedófilos, al ser esta una prensa liberal, también culpabiliza de manera generalizada a la Iglesia católica, desgraciadamente aquí se cumple la Escritura, cuando San Pedro advierte, que por causa de los falsos pastores, el camino de la verdad será difamado.  (Cf.2 Pedro 2:2)
La Prensa obrera de Argentina (y otras fuentes) denuncian:
1.El caso de Giusseppe Carraro:
Uno de los acusados por las víctimas de Verona fue el ex obispo de dicha ciudad italiana, Giusseppe Carraro. Cuando estalló el escándalo el obispo, fallecido en 1981, estaba en proceso de beatificación. Los testimonios de alumnos abusados hicieron caer la intención del Vaticano de convertirlo en Santo. En el año 2015, Francisco reinició el proceso de beatificación del obispo abusador a pesar de las denuncias.

2. El Caso del pedófilo Nicola Corradi:

De acuerdo a las denuncias de la Red, un número indeterminado de curas pedófilos que abusaban de niños en Verona fueron trasladados a La Plata y Mendoza. Este es el caso del ahora detenido Nicola Corradi, uno de los curas abusadores de los niños mendocinos. Este traslado se habría producido en el año 2009, cuando Jorge Bergoglio era presidente del Episcopado Argentino. Resulta inverosímil pensar que la radicación en Argentina de varios curas que venían de protagonizar un escándalo que involucró incluso a un obispo, que es la representación directa del Estado Vaticano, se produjera sin informar a quien en ese momento ejercía el máximo poder clerical.

3. El caso del cura pedófilo Julio César Grassi: 

Por entonces, había sido condenado a 15 años de prisión el cura Julio César Grassi, ostensiblemente protegido por el ahora Papa, quien envió a hacer un libro de dos tomos para exculpar al cura abusador. La protección llega hasta hoy, ya que jamás se le quitaron a Grassi los privilegios clericales y conserva intactas sus facultades de cura. 

Fundador de una organización caritativa a la que pertenecía un hogar que recibía a niños callejeros. Detenido el 24 de octubre de 2002, veinticuatro horas después de que un programa televisivo revelara su implicación en el abuso de cinco chicos. Condenado en junio de 2009 por abusar sexualmente de “Gabriel”, un niño de 13 años de edad.
Tras su condena, el cardenal Bergoglio ordenó en secreto que un jurista de alto perfil redactara un libro de dos tomos con el propósito de desacreditar no solo a “Gabriel” sino también a otras dos víctimas que habían denunciado a Grassi. Según dijo el abogado de una de las víctimas, el libro se hizo llegar a los magistrados del tribunal superior que se preparaban a pronunciarse sobre la apelación interpuesta por la defensa de Grassi.
A pesar de la condena recibida en 2009, Grassi permaneció en libertad hasta septiembre de 2013, cuando la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires rechazó su apelación y lo encarceló de inmediato para que comenzara a cumplir su condena de 15 años de prisión. Aun así, sigue siendo sacerdote católico.

4. El caso de José Mercau, de la diócesis de San Isidro.

5. El caso de Carlos Buela

Fundador del Instituto del Verbo Encarnado en la ciudad de San Rafael, debió renunciar a su cargo en el año 2010, bajo el arzobispado de Bergoglio en el episcopado y el papado de Benedicto, fundador del Instituto del Verbo Encarnado en la ciudad de San Rafael…“Carlos Miguel Buela fue recluido por el papa Francisco a un Monasterio de San Isidro de Dueñas de Palencia (España) luego de que se lo acusara en repetidas ocasiones de abusar sexualmente de otros sacerdotes”  (Infobae, 1/12/2016).
El cardenal primado de la Argentina, monseñor Jorge  Bergoglio, estaba al tanto de la investigación y mantuvo, como corresponde en estos casos, estricto silencio hasta que finalizara la investigación en Roma.
En otro artículo del 21 de octubre de 2016 de la prensa izquierdista obrera de Argentina, denunció también  el caso del fallecido Arzobispo Edgardo Storni condenado por abuso sexual:

6. Edgardo Gabriel Storni, arzobispo de Santa Fe desde 1984.
(Martín) Descalzo nunca recibió un pedido de perdón por parte de la Iglesia. Jorge Bergoglio, cuando era arzobispo de Buenos Aires, estaba al tanto del caso, pero jamás se comunicó con el ex seminarista. Por lo demás, la etapa del episcopado de Bergoglio se caracterizó por la protección de varios curas violadores -entre ellos el sacerdote Julio César Grassi.
Hasta su fallecimiento en 2012, el ex mandatario eclesiástico vivió en una tranquila y hermosa finca cordobesa adquirida por el Arzobispado de Santa Fe, cobrando una cuantiosa pensión del Estado. Su condición para la Iglesia Católica continuó siendo la de un consagrado; recibió incluso el título de arzobispo emérito.

7. El caso del Cura Maccarone, cura homosexual pedófilo protegido por Bergoglio en la UCA.

respaldado-por-bergoglio

A los 74 años murió el obispo (homosexual)  Juan Carlos Maccarone, que había renunciado a su ministerio episcopal en la diócesis Santiago del Estero hace diez años, envuelto en un escándalo sexual, al difundirse un video en el que fue filmado en una relación íntima con un joven, Alfredo Serrano, de 23 años. Maccarone era además decano de la Facultad de Teología de la UCA, Universidad pontificia de Buenos Aires, cuyo Gran Canciller era entonces  el Arzobispo de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio.
Cuando estalló el escándalo, la comisión permanente de la CEA, presidida entonces por Bergoglio, produjo una declaración de solidaridad que produjo un escándalo adicional.  (Panorama católico Internacional)

Así como Bergoglio  mintió  cuando públicamente negó los  escándalos homosexuales  de Battista Ricca. También ha seguido defendiendo al cura Grassi, que fue condenado por el delito de pedofilia y dijo que Grassi era inocente y que había sido víctima de un complot mediático.  Bergoglio era su confesor. Y era el Presidente de la Conferencia Episcopal de Argentina y Cardenal. 
Sobre la Trayectoria de Jorge Bergoglio en Argentina, Fortunato Mallimaci escribió: Tampoco se ha enfrentado a sacerdotes y obispos condenados por abuso sexual (como el arzobispo Edgardo Storni y el sacerdote Julio César Grassi) que no fueron sancionados por la autoridad episcopal.
La Pagina  Bishop accountability , imputa 5 casos,  además del caso del cura pedófilo detenido en Argentina  Nicola Corradi .
-Padre Julio César Grassi  
-Padre Rubén Pardo – En 2003 se supo que un sacerdote con SIDA –que ya había confesado a un obispo haber abusado sexualmente de un niño– se escondía de la policía en un hogar que pertenecía a la Vicaría del Arzobispado de Buenos Aires, cuyo titular era Bergoglio. Según consta, Pardo daba clases y confesaba en un colegio que quedaba cerca del hogar. Uno de los obispos auxiliares de Bergoglio, con quien se reunía cada 15 días, residía en ese hogar al mismo tiempo que Pardo. Normalmente, el arzobispo tiene que conceder permiso a todo sacerdote para que pueda residir y ejercer sus funciones en la diócesis. Por eso, es poco probable que Pardo residiera y ejerciera en Buenos Aires sin la aprobación de Bergoglio. 
bergoglio-encubridor
-Hermano Fernando Enrique PicciochiS.M. – Al descubrir que el hombre que abusó sexualmente de él se había ido de Argentina rumbo a Estados Unidos, huyendo así de las autoridades policiales, la víctima quiso pedirle ayuda a Bergoglio para librarse del acuerdo de silencio que le había impuesto la Iglesia. Comunicó ese pedido en reuniones con el secretario personal de Bergoglio y con el entonces obispo auxiliar, Mario Poli, quien es el actual arzobispo. No le prestaron ayuda. -
-Padre Mario Napoleón Sasso – En 2001, tras ser diagnosticado como pedófilo en un centro terapéutico de la Iglesia, Sasso fue nombrado párroco de una parroquia de bajos recursos que tenía un comedor para niños indigentes de la comunidad de la diócesis de Zárate-Campana. En 2002 y 2003, Sasso violó al menos a cinco niñas en su habitación, situada al lado del comedor. En 2006, cuando Sasso estaba preso, aunque aún no había sido condenado, los padres de las niñas intentaron pedirle ayuda a Bergoglio, quien era el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina. El comedor quedaba a tan solo 40 kilómetros del Arzobispado de Buenos Aires. Según consta, Bergoglio no quiso recibirlos. 

-Padre Carlos María Gauna – Gauna fue un sacerdote del Arzobispado de Buenos Aires bajo la supervisión directa de Bergoglio. En 2001, dos niñas presentaron una denuncia penal, alegando que Gauna las había manoseado. Según consta, Bergoglio iba a investigar el hecho. Gauna actualmente sigue desempeñando labores en el Arzobispado de Buenos Aires. Llama la atención que ocupa los cargos de diácono y capellán de hospital, lo cual da a entender que Bergoglio consideraba que la denuncia presentada contra Gauna era verosímil, pero optó por degradarlo en vez de separarlo del sacerdocio.


Comentarios