Cuando dejé el breviario caí en pecados de impureza



EXORCISMO DEL 5 DE ABRIL DE 1978


Exorcista: Padre Ernest Fischer, misionero jubilado, Gossau (Saint-Gall, Suiza.)
Demonio: Verdi-Garandieu, un demonio humano.



MENSAJE A LOS SACERDOTES - 

El abad Verdi-Garandieu, demonio humano, sacerdote de la diócesis de Tarbes en el siglo XVII, dirige este patético mensaje, a través de la mujer poseída, a sus hermanos en el sacerdocio, para suplicarles -por orden de la Santísima Trinidad y de la Virgen María- que vuelvan al estrecho camino del Evangelio, y así evitar que ellos, a su vez, sufran en el infierno eterno el horrible destino que le ha tocado por sus infidelidades a la gracia.



Al final del exorcismo de León XIII utilizado, en este caso, por el P. Fischer, se pronunciaron numerosas invocaciones, entre ellas la de San Vicente Ferrier,[18] el gran misionero dominico español de los siglos XIV y XV; viajó por España, Italia, Suiza y Francia, donde murió en Vannes en 1419. Fue un formidable oponente del diablo, del que luchó con muchas almas,[19] a través de su vida de amor y penitencia y sus conmovedores sermones.

En resumen: San Vicente Ferrier, un modelo a imitar; el abad Verdi-Garandieu, un ejemplo a no seguir.

El demonio va a hablar durante casi dos horas y media. Reproducimos aquí el texto de sus adjetivos, por orden del Cielo, a los sacerdotes de nuestro tiempo.[20]



Verdi-Garandieu después de haber señalado que él también se ha convertido en "un demonio entre los demonios", de repente comienza a gritar, diciendo): "¡Qué estupidez no haber respondido a la gracia y haber llevado la vida que llevaba!"

(Luego, mientras pronuncia gritos deplorables, exclama, haciendo que la poseída se ponga de pie de un salto): "¿Por qué me dejé llevar de esa manera, por qué? ¿Por qué acepté ser admitido al Sacerdocio, esta responsabilidad tan pesada, ya que no estaba a la altura si no estaba dispuesto a tomarme la molestia de elevarme a las alturas de este gran ideal? ¿Por qué di un mal ejemplo como miles y miles de sacerdotes hoy en día, al no actuar de acuerdo con mi sacerdocio? ¿Por qué no enseñé el catecismo como debería haberlo hecho?

Pasé mi tiempo mirando los vestidos de las mujeres, en lugar de observar los mandamientos de Dios. La verdad es que no tenía ni frío ni calor, era tibio y el Señor me vomitó de su boca.[21] En mi juventud, todavía era bueno, todavía respondía a la gracia."

(Mientras hablaba, oímos sus gritos a través de la mujer poseída.)

"Fue más tarde cuando me volví tibio. Fue cuando entré en el amplio y fácil camino del placer y abandoné el estrecho camino de la virtud, al no responder más a la gracia; y desde entonces, caí más y más bajo.

Al principio, todavía confesaba mis pecados; quería cambiarme, pero no lo logré porque ya no sabía rezar adecuadamente. No respondí a la gracia debido a esta tibieza, fui más abajo a la etapa de la frialdad. Entre esta tibieza y la frialdad, sólo hay la distancia de una piel de cebolla. Si hubiera sido cálido y ardiente, no habría conocido este miserable destino.

Si los sacerdotes de nuestro tiempo no se esfuerzan... ¡Ah, bueno! Ellos experimentarán el mismo destino que yo. En la actualidad, hay miles, decenas de miles de sacerdotes en el mundo que son como yo, que dan mal ejemplo, que son tibios y que ya no responden a la gracia de Dios. Todos, si no cambian ellos mismos, tendrán un destino no mejor que el que yo, Verdi-Garandieu, he tenido.

¡Ah! ¡Qué destino para mí en el infierno! Si, al menos, no hubiera nacido.[22] ¡Si fuera capaz de volver a la vida de nuevo! ¡Ah! ¡Cómo me gustaría volver a la tierra para vivir una vida mejor! ¡Ah! ¡Cómo me gustaría pasar mis noches y mis días de rodillas, en oración, invocando al Altísimo! Invocaría a los Ángeles y a los Santos del Cielo, para que me ayudaran a salir del camino de la perdición, pero ya no puedo volver atrás, estoy condenado (termina con una voz deplorable).

Desgraciadamente, los sacerdotes no saben lo que es estar condenado al infierno, y lo que es el infierno. En la actualidad, casi todo el mundo en la tierra toma la línea de menor resistencia. Quieren disfrutar de los placeres de la vida. Están convencidos de que practicar el humanismo, como lo llaman, siendo de la mentalidad de su tiempo, es algo que ya está establecido para siempre.

Los obispos, cardenales y abades dan un ejemplo que no es mejor que el de sus subordinados. ¿Viven de acuerdo a la simplicidad que Cristo practicaba en sus comidas y el tipo de comida que comía? Como dice el Evangelio, Jesucristo participó en banquetes, a los que fue invitado por varias personas, pero en estas comidas, no comió mucho. Y si comió un poco durante el curso de estos banquetes, también debe ser subrayado que, muchas veces, eligió sufrir de hambre.


La Sagrada Familia y los Apóstoles también ayunaron mucho. De lo contrario, no habrían recibido todas las gracias con las que fueron bendecidos. Y sin embargo, Jesús no necesitaba adquirir la gracia, ya que Él mismo era el Autor de la gracia, pero quería dar un ejemplo: a sus Apóstoles ciertamente, pero también a todos los cardenales, obispos y sacerdotes de todos los siglos. Pero de qué servía, ya que en nuestros tiempos los cardenales, obispos y sacerdotes se sientan a comer en un ambiente lujoso y disfrutan de deliciosos platos.

Llegan a arruinar su salud al seguir este modo de vida, pero imaginan que esto se ajusta a su posición como obispo, cardenal o provincial. ¡Pobres cocineros, que imaginan que por estar al servicio de obispos o personas importantes, deben presentar cosas complicadas en la mesa! Imaginan, pobres almas, que sería una desgracia para ellos si no fueran capaces de llevar todos estos platos a la mesa. Olvidan que al hacer esto, no están ayudando a los obispos a imitar a Cristo más de lo que lo hacen los sacerdotes. Sería mejor si estos cocineros pudieran decir a estos personajes que Cristo (también) solía estar vivo, y que vivía de forma mucho más sencilla.

Los de lo Alto (señala hacia arriba) valoran todo lo que está de acuerdo con la imitación de Jesucristo; y lo que se hace en la actualidad es completamente contrario a la imitación de Jesucristo. Muchos viven en el refinamiento, el lujo y la abundancia, hasta el punto del exceso, hasta el punto incluso de la pecaminosidad. El pecado ha tenido a menudo sus comienzos en la mesa. El pecado comienza allí donde se debe practicar un cierto ascetismo, pero este ascetismo es rechazado.

El rechazo del espíritu de sacrificio no es el pecado, sino la puerta abierta al pecado a través de la cual puede entrar. Es esta falta de ascetismo la que lentamente conduce al pecado. Entre los dos sólo hay una piel de cebolla. Si el sacerdote no sigue las enseñanzas de la Iglesia, somos nosotros los que venimos a tirar de él por la punta de su túnica[23] para llevarlo a nuestro camino. Es sólo un pequeño extremo de su túnica el que tomamos, sólo por un momento, pero con la esperanza de quitarle todo el hábito.

Durante mucho tiempo, tuve la intención de convertirme en un buen sacerdote; pero hay que mencionar que los sacerdotes son atacados por nosotros (los demonios) mucho más que los laicos. Ciertamente, los laicos también están en peligro, especialmente aquellos que hacen todo lo posible por estar entre los justos y los que tienen una responsabilidad importante. Pero como el sacerdote tiene un gran poder para bendecir, damos preferencia a atacar al sacerdote en primer lugar.

Por lo que a mí respecta, solía recordar que era sacerdote y, al principio, ejercía mi sacerdocio de forma responsable. Y luego, con el paso del tiempo, me pareció monótono y, olvidando la oración, también me olvidé del celibato. Dejé de rezar, primero porque creía que estaba demasiado ocupado, y luego solía retomarlo de vez en cuando, y luego, finalmente, lo abandoné por completo. Pensaba que esas largas oraciones del breviario eran tediosas e inútiles y, al final, perdí el gusto por la oración.[24]



Cuando corté el breviario, caí en el pecado de la impureza, y desde ese momento no tuve más gusto por decir la misa. Esto fue una reacción en cadena. Cuando caí en la impureza fue una reacción en cadena. Ya no dije la misa con devoción porque no estaba en estado de gracia. En esta condición, la lectura de la Biblia y del Evangelio, en particular, y también la visión de los mandamientos de Dios, se convirtió en un reproche para mí.

Había una advertencia para mí en eso, y como no le presté atención, resolví no enseñar a los niños como debería haber sido mi deber. ¿Cómo podría haber sido capaz de enseñarles sobre el Bien, si yo mismo no lo estaba practicando? Pero aquellos que hoy se llaman humanistas y modernistas, saben todo eso tan bien como yo.

¿Cómo podrían imponer a los laicos y a los niños, cosas que ellos mismos no creen y no practican? ¿Cómo podrían soportar enseñarles como deben, sabiendo que su enseñanza no está de acuerdo con su vida interior, y que por lo tanto estarían diciendo enormes mentiras? Dentro de muchos, en estos tiempos, el corazón se ha convertido en un abismo de muerte. Hay muchos más de los que uno pensaría, que se encuentran en este estado. Son manzanas podridas; ¿cómo podría una manzana podrida desprender un buen olor? Sólo un sacerdote que se esfuerza por alcanzar la virtud, puede tocar las almas y darles lo que necesitan.

Si los sacerdotes dieran ejemplo de virtud, en particular a los jóvenes, tendríamos un mundo completamente diferente del que conocemos. Tendrías un mundo mil veces y más mejor que el que tienes en la actualidad. ¿Cómo podéis querer difundir el bien si no lo tenéis en vosotros? ¿Cómo puedo hablar del Espíritu Santo, si yo mismo soy feliz de no escucharlo? ¿Cómo se puede señalar el camino a seguir, cuando uno se ha ido si él mismo? Es una tragedia mucho más profunda de lo que puedes imaginar.

(...) continúa en las 4 siguientes entradas

https://www.tldm.org/news4/WarningsFromBeyond.3of3.htm

Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD:


Advertencia al Clero



Martes 16 de noviembre de 2010

Hija Mía, fuiste rechazada ayer mientras la gente trataba de poner dudas en tu mente. Sufriste por eso. No te desesperes, Mi Palabra será escuchada. Te enfrentarás a obstáculos que te harán sentir desilusionada con el trabajo.

Hija Mía, te estoy guiando. Debes recordar esto y nunca olvidar Mi promesa. Yo hice como me pediste y te permití dormir pacíficamente anoche. Eres más fuerte ahora. ¿No puedes sentirlo?

Sé cuidadosa con quien te comunicas. Mis seguidores, o los que tú piensas que son Mis seguidores, no son siempre lo que parecen. Debes hacer lo que el corazón te dicte.

El mundo puede parecer lo que siempre ha sido, pero hay cambios y están ocurriendo ahora. Estos cambios están dirigiendo a la humanidad hacia una oscuridad que los envolverá y que nubla su amor por Mí.

¿Por qué tienen Mis hijos que seguir cuestionando la verdad? Ellos no siguen Mis enseñanzas, a pesar de que recibieron este don de Mis apóstoles quienes, a través de su amor por Mí y por el poder del Espíritu Santo, dieron al mundo un don muy especial. El don de la verdad fue enseñado y difundido a todos Mis hijos por todo el mundo. Muchos hijos siguieron esta guía a través de los siglos.

Otros, aun sabiendo la verdad, decidieron torcerla para adaptarla a sus propios intereses, deseos, codicia y ambición de poder. Mis seguidores entonces no pudieron distinguir entre la verdad de la palabra de Dios y la falsedad esparcida por aquellos que estaban equivocados. Así es como trabaja el engañador. Él causa confusión, desesperación y sensación de desesperanza y ha estado haciendo esto desde Mi muerte en la cruz. Pero escúchame ahora. Él no ganará, hija Mía. Las fuerzas de guía Celestial van a infundir en los hijos su creencia una vez más mediante las enseñanzas de Mis profetas.

Pide a Mis hijos que estén alerta a los cambios que vean en el mundo. Pídeles que abran sus corazones, sus ojos y sus mentes para que atestigüen las mentiras que difunde Satanás. De él surge una red de promesas diseñadas a hacer que Mis hijos se sientan atraídos a las maravillas externas. Las maravillas y falsa gloria están vacías.

Ellas no son reflejo de amor, ni ofrecen un consuelo real, una vez que se revela su vacío.

Las fuerzas del mal se están fortaleciendo ahora, hija Mía. Están planeadas por Satanás, a través de su ejército de perversos seguidores. Estos seguidores, por medio de la codicia y el amor a sí mismos, siguen en dócil adoración y serán guiados a su destellante paraíso. Su paraíso prometido no es nada más que negra oscuridad y en el momento en que Mis hijos se den cuenta de esto, la hora de la redención habrá pasado.



Oración de salvación

Todos Mis hijos deben, aunque sea por el amor a sus propias familias, despertar a esta maldad si quieren salvarse unos a otros. Mi amor los mantendrá orientados si se vuelven hacia Mí ahora. Nunca deben temer volverse y decir:

“Oh Señor Mío, llévame a tu Reino y protégeme de la oscuridad que ha envuelto a mi alma. Escúchame ahora, Oh Sagrado Corazón, y por Tu Bondad deja a Tu Luz de Amor y Protección brillar a través de mí.”



Aquellos de Mis hijos que digan esta oración serán escuchados. Las súplicas de salvación, para ellos y para los que ellos aman, serán contestadas. Yo, a través de Mis videntes guiados por Mi Bendita Madre, he tratado laboriosamente de enviar advertencias al mundo. Muchas, muchas veces Mis videntes, a pesar del rechazo inicial, fueron finalmente aceptados. Esta vez no se les concederá el tiempo suficiente para que sus mensajes sean oídos por bastantes de Mi gente.

(Continúa en la segunda parte del exorcismo)