Es la mascarada masónica que habla del amor fraterno


La tragedia es que es en el mismo momento en que el sacerdote deja el camino de la virtud, que está tentado a atraer muchas almas tras él.

Esto comienza con el Santo Sacrificio de la Misa, que se dice de principio a fin sin ningún gusto por ello. Por consiguiente, no se obtiene ningún beneficio personal de él. En todo caso, así fue para mí, y desarrollé una aversión por la Misa y por sus textos sagrados, que para alguien que se comporta mal son un reproche permanente.

En mi caso, como en el de otros miles de sacerdotes, existía al menos la Transubstanciación que permitía a los fieles asistir verdaderamente a la Misa, porque esta gente no puede conocer el fondo del corazón de un sacerdote; pero ¡ay de los sacerdotes que ya no dicen lo que deben decir para que la Misa sea válida, y que ya no viven de acuerdo con ella!

Ay de quien lleve a los fieles por el camino del error. Estos sacerdotes harían mejor en gritar públicamente desde la altura del púlpito: "He pecado. Ya no soy capaz de practicar la virtud. Rezad por mí, para que me convierta y vuelva a enseñar los caminos de la virtud". Hablar de esta manera sería mucho mejor, y nosotros los demonios ya no tendríamos este poder para dominar a estos sacerdotes, porque habrían hecho un acto de humildad.

Incluso si algunas personas desarrollaran un desprecio por un sacerdote que hablara de esta manera, la mayoría de los que lo escucharan se verían edificados por su humildad y serían capaces de ayudarle a recuperarse. La mayoría de los fieles tendrían respeto por un sacerdote que se expresara de esta manera; esto sería mucho mejor que continuar por el camino de la mentira y la hipocresía.

¿De qué sirve celebrar la misa frente al pueblo, y decirles: "¡Acércate! Dios te perdona todos tus pecados. Él te entiende. Ven al Padre de la Luz; y si estás en la oscuridad, te devolverá la gracia". Todos olvidan que hay que hacer algo de antemano, para que el Padre te tome en sus brazos y te devuelva a su gracia.

Es cierto que el Padre toma a sus hijos de nuevo en sus brazos, pero antes de que esto ocurra, es necesario que se arrepientan y prometan cambiar el rumbo de sus vidas. Es necesario evitar los caminos que conducen a la perdición.

El sacerdote debe pensar: "Debo empezar por mí mismo. Sólo así podrá ser un modelo para cada uno y podrá predicar la enseñanza del Espíritu Santo y de Jesucristo a toda la comunidad. Esa sería también la misión que el Altísimo considera que debo predicar y llevar a cabo entre la gente."

Se habla demasiado del amor al prójimo, olvidando que este amor resulta del amor que se tiene por Dios. ¿Cómo se puede hablar de amar al prójimo, de acercarse a él, si se olvida el primer mandamiento, el principal? "Debes amar a Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas"[25]. La orden de amar al prójimo viene sólo en segundo lugar.

Si el sacerdote hiciera primero las paces con los de arriba (señala hacia arriba), el amor al prójimo empezaría a fluir inmediatamente. Es la mascarada masónica que dice: "Es necesario amarse, ayudarse, apoyarse". Pero, ¿a dónde conduce todo esto? Aunque se hable de caridad, o de perdonar, o de apoyo mutuo, veamos el resultado, si esto sólo fuera el número de suicidios actuales.

Es verdad que hay un mandamiento de amar al prójimo como a uno mismo, pero eso viene después del de honrar y adorar a Dios en primer lugar. Es necesario comenzar por el principio de este mandamiento, y amar primero a Dios, lo que de hecho incluye el amor al prójimo. Es en la primera parte donde se encuentra todo el mandamiento. Si se amara verdaderamente a Dios, no se hablaría incesantemente de amar al prójimo, de apoyarlo, de ayudarlo[26].

Pero nada de eso ocurre realmente. Hablan de ello todo el tiempo, en las salas parroquiales, en las conferencias episcopales, e incluso en Roma. Parlotean, discuten, deciden algo, se olvidan de ello, quieren aceptar todo de una manera con la que Aquellos de lo Alto (señala hacia arriba) no están de acuerdo.

Los de arriba no sólo son la Misericordia, sino también la Justicia, y yo, Verdi-Garandieu, ¡sé de lo que estoy hablando! Si hubiera ejercido la virtud, rezado, hecho penitencia, no habría aprendido por las malas lo que ahora sé. Me habría visto obligado a pedir cruces para ayudar a mis ovejas a santificarse y también para santificarme; pero olvidé pedir esas cosas.

En nuestros tiempos, la mayoría de los sacerdotes olvidan que es necesario poner en práctica el camino de la cruz, hacer sacrificios propios, rezar por los demás, olvidarse de uno mismo.


En nuestros tiempos, debe proclamarse, desde la altura de los púlpitos, a nuestros fieles, que deben hacer penitencia para reparar y levantar de la cuneta a todos los que se revuelcan allí en la actualidad. Esta sería una forma de practicar la caridad en su verdadero sentido.

Ciertamente, es necesario ayudar al necesitado, pero pasar de eso a sobrevalorarla hasta el punto de hacer a un lado el deber hacia Dios es demasiado. Sería preferible prestar atención desde la altura del púlpito, para dirigir al pueblo: rezar por tal o cual persona que se encuentra en gran dificultad espiritual y, por tanto, en gran peligro; pedirle que encienda una vela bendita o que se sirva de la cruz, de la cruz de los muertos[28] y del agua bendita, sin olvidar el rosario para llevarle ayuda desde lejos.

Todo esto trae bendiciones incluso cuando lo hacen los laicos; florece en la discreción y el silencio. Y nosotros (los demonios), cuando nos enfrentamos a tales cosas, tenemos que retirar nuestra participación en el asunto.

Hay que recordar a los hombres desde la altura del púlpito, que es necesario tomar en serio la religión, sacrificarse por los demás para mantener la perseverancia en el corazón de cada uno, y así mantener a los hombres en el camino de la virtud.

También hay que decir a los laicos que deben rezar por los miembros del clero y por todas sus responsabilidades, para que se conserven al servicio de Dios y no caigan en las trampas del demonio. Deben rezar por los sacerdotes para que guíen bien a los fieles. Yo también soy sacerdote, y por eso sufro terriblemente en el infierno por la marca de mi consagración.

Los sacerdotes también deben pedir a los fieles, desde la altura del púlpito, que recen por ellos, porque deben hacer saber a los fieles que los demonios les atacan mucho más fuerte de lo que creen. Deben rezar por los sacerdotes para que perseveren en su ministerio y en la dirección correcta hasta la hora de su muerte. También es necesario que los laicos recen por los demás, para que puedan continuar en el camino de la virtud y de todo lo bueno, no sólo de vez en cuando, sino todo el tiempo.

Es la tragedia de miles y miles de sacerdotes y laicos que se han convertido en tiernos hierbajos. Sin previo aviso, en el momento de la tentación, son pisoteados por el demonio, como nos ha señalado Jesucristo en el Evangelio: porque carecen de sol o de agua, o porque el sol los ha quemado. Esto sucede cada vez más a medida que los laicos de nuestro tiempo son desviados del camino correcto por los propios sacerdotes, que les dicen que lo que antes se hacía, hoy se ha dejado de lado. Entre todos ellos (sacerdotes y laicos) solía haber algunos que practicaban grandes virtudes, y de repente, se han marchitado porque no estaban suficientemente arraigados en la buena tierra.

Soy yo, Verdi-Garandieu, quien os digo que es necesario rezar constantemente para que los sacerdotes y los laicos continúen perseverando. Es necesario que los sacerdotes, en particular, sepan que debe anunciarse desde la altura del púlpito, que la oración es cada vez más esencial en nuestros días. Es necesario recordar que la perseverancia en el camino de la cruz es la ley de la felicidad, porque quien sabe soportar (las pruebas) se pone en el camino del cielo.

(...)

Advertencias desde el más allá (Infierno) a la Iglesia contemporánea
[Confesiones del Infierno]
Un texto literal de las revelaciones hechas por los demonios Belcebú, Judas Iscariote, Akabor, Allida y Veroba durante una serie de exorcismos' de 1975 a 1978

EXORCISMO DEL 5 DE ABRIL DE 1978

Exorcista: Padre Ernest Fischer, misionero jubilado, Gossau (Saint-Gall, Suiza.)
Demonio: Verdi-Garandieu, un demonio humano.




Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD de la Santísima Virgen:


Martes 22 de julio de 2014

Mis queridos hijos, mi Hijo, Jesucristo, no es amado por la humanidad como una vez lo fue. La indiferencia ante Su Existencia se ha transformado en una aversión de todo lo Que Él es, todo lo que Él representa y todo lo que Él prometió. Esto me ha traído mucho dolor y tristeza.

A medida que la apostasía crece y se extiende, Él, Jesucristo, será condenado por todas las naciones, hasta aquellas que le aman y que siguen Sus Enseñanzas serán incapaces de declarar su lealtad a Él, sin tener que sufrir el ridículo, la burla y la calumnia. Los que son leales a Él no serán capaces de proclamar la Verdad a menos que dediquen tiempo en oración, rogándole a Él a que les ayude a hacer frente a la oposición que van a tener que enfrentar todos los días.

Con el fin de seguir siendo fieles a Jesucristo, debéis amarlo incondicionalmente. Amarlo verdaderamente es una gran bendición y es también un Regalo de Dios. Para aquellos cuyo amor por mi Hijo se ha debilitado, os pido que recitéis esta Oración.

Cruzada de Oración (160) Ayúdame a amarte más:

Oh Jesús mío, Salvador del mundo, ayúdame a amarte más. Ayúdame a crecer en mi amor por Tí. Llena mi corazón con Tu Amor y Compasión, para que pueda obtener las Gracias para amarte de la manera como Tú me amas.

Llena mi alma ingrata con un amor profundo y permanente por Tí y por todo lo que Tú representas. Por el Poder de Tus Gracias ayúdame para amar a mi prójimo como Tú amas a cada hijo de Dios y para mostrar compasión a aquellos que están en necesidad de Tu Amor y a quienes estén sin fe.

Úneme en unión Contigo, para que yo pueda llevar la vida Cristiana, la que Tú nos enseñaste con Tu ejemplo, durante Tu tiempo en la Tierra. Amén



Amad a mi Hijo, hijitos, y Él esparcirá Su Amor, para que cada hijo de Dios sea atraído hacia Su Gran Misericordia.

Vuestra amada Madre

Madre de la Salvación





Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a022-jul-2014-madre-de-la-salvacion-jesucristo-no-es-amado-por-la-humanidad-como-una-vez-lo-fue/
Anónimo ha dicho que…
Gracias María, excelente y valiosísima revelación. El Señor y la Santísima Virgen te lo premiarán. Que Dios te bendiga.