Estoy en el Infierno, al que nunca pensé que caería



El Señor siempre se dirige a la libertad de cada individuo. Además, la Biblia está ahí, el Evangelio en particular; y también todos los MENSAJES QUE REVOCAN CONSTANTEMENTE LAS DIRECTIVAS DETERMINADAS POR EL SEÑOR. Si la gente se niega a escucharlos, el Cielo no puede hacer nada al respecto, sobre todo si la gente se divierte adaptando el Evangelio a su propio gusto.

Si todas estas misericordias son arrojadas al viento, ¿qué puede hacer el Cielo al respecto? ¿Cómo podrá actuar la gracia si ya no se leen libros sagrados, o libros sobre los santos, por ejemplo la vida de Catalina Emmerich, o la del Cura de Ars, o incluso la del Padre Pío que ha dado un gran ejemplo a nuestros tiempos. Cada uno de estos Santos siente el mismo amor por el mismo sacrificio, en la misma abnegación, por amor a los demás. La penitencia de estos Santos ha sido aceptable para el Altísimo.

Estaría igualmente dispuesto a aceptar aún más reparaciones, aún más sacrificios, hechos por la conversión de las almas. El Buen Dios amaría a menudo que las personas fueran capaces de decirle: "Acepto los sufrimientos que me enviarás. Dame la gracia de soportarlos por la conversión de éste o aquél." Pero en general, hay que decir que cuando el Señor envía sufrimientos, muy a menudo los cristianos los rechazan con horror y con todas sus fuerzas. El hombre, con demasiada frecuencia, hace todo lo posible para evitar el sufrimiento. Debería ser responsabilidad de los sacerdotes vivir de acuerdo a esta forma de ver las cosas y predicarlo a los fieles.

Todos los que rechazan el sufrimiento y sólo buscan eliminarlo no viven de acuerdo con el primer mandamiento de Dios. La mejor manera de conformarse a la voluntad de Dios es decir: "No se haga mi voluntad, sino la tuya"[37] Esta unión a la Agonía de Cristo sería la mejor manera de honrar el amor de Dios. Si el sufrimiento se uniera a la aceptación de la Voluntad de Dios, adquiriría un valor muy grande.[38]

Por muy terribles que sean ciertos sufrimientos, al unirlos a los de Cristo, serían el medio tanto de santificación como de reparación de los pecados de los demás. Pienso en todos los sufrimientos que a veces son inherentes al estado del matrimonio y cómo son rechazados con la esperanza de que un día, tal vez, uno pueda separarse de su pareja, y sin embargo, si se soportan, estos sufrimientos lograrían grandes reparaciones. Miles y miles de personas podrían sufrir pensando en los demás y estos sufrimientos ofrecidos no serían en vano.

Todo eso está completamente olvidado en su Iglesia Católica de hoy. Muy raramente se menciona desde el púlpito, y eso se aplica en todas partes. La imitación de Jesucristo y la preocupación por la salvación del prójimo son las cosas que son importantes. El resto es secundario, y de esto se trata "Ama al prójimo como a ti mismo"[39].

Si Cristo volviera en medio de ti, habría miles y miles de personas que lo verían de nuevo como un revolucionario y un loco. Todos los que se comprometen a seguir a Cristo hoy en día son considerados como tontos. En lugar de elevarse a las alturas, la gente está bajando a las profundidades, y muchos sacerdotes ya no predican estas verdades porque son para ellos un vívido reproche, porque ya no viven por ellas. Si ellos mismos practicaran la virtud, podrían pedir mucho más al pueblo. ¿Cómo puedo pensar que otros puedan querer lo que yo mismo no quiero?

Es un estado de cosas verdaderamente trágico el que está viviendo ahora en la Iglesia Católica. Eso se aplica desde los sacerdotes hasta los cardenales en Roma. Si los sacerdotes vivieran como Cristo y los Apóstoles, llevarían las almas por un camino mucho más iluminado y seguro. Como San Juan Bautista y Jesús predicaron en su tiempo, deben convertirse y hacer penitencia.
Muchos sacerdotes hoy en día luchan contra el esfuerzo y el bien porque ellos mismos se han vuelto hacia el mal. Ya están en la amplia carretera que lleva al abismo. Esto es lo que hay que decir a los sacerdotes directamente a la cara, pero de una manera que respete los caminos de la psicología y que indique que uno sólo se preocupa por su bienestar. No se trata de decirles que son malos, sino de hacer uso de la PSICOLOGÍA,[40] para llevarlos al punto de volver (a donde deberían estar).

Es necesario hacer preguntas en su presencia, en todo caso muy discretamente, para saber si han dejado de rezar o no, y hacerles comprender que las cosas de Dios sólo se aclaran con la oración, así como la solicitud por la salvación de las almas. En cuanto a los que son más capaces de aceptar las críticas, se podría hacer uso de eso con respecto a ellos, y, tal vez, gracias a Dios, traerlos de vuelta. La naturaleza es diferente. Es necesario adaptarse a lo que uno se enfrenta, de la misma manera que el Padre Pío solía hacer.

Algunos de los sacerdotes son quizás víctimas de la ignorancia, pero la mayoría sabe muy bien en qué estado de deficiencia han caído; recordarles su vocación podría ser quizás una forma de devolverles al camino recto y al Señor. Todos, sin excepción, conducirían mucho mejor a las almas de las que tienen que ocuparse, si entraran en el camino de la abnegación[41] Es muy, muy cierto que preferiría callar, salvo que Aquellos de lo Alto (señala hacia arriba) me ordenan que revele y recuerde, aunque esté en el infierno, en el que nunca pensé que caería.

Qué sufrimientos sufriría, de rodillas, por la defensa de mi rebaño, si pudiera volver a la tierra! Aceptaría hasta el martirio para salvar a mi rebaño, y varias veces incluso. Lo aceptaría voluntariamente y con la mayor devoción, si esta fuera la voluntad de los de arriba (señala hacia arriba). Mi principal objetivo sería, en primer lugar, cumplir el primer mandamiento, y buscar los medios para honrarlo y hacerme digno de este mandamiento. Le pediría al Buen Dios que me iluminara sobre su voluntad en lo que a mí respecta.

Hay un principio que dice que, en caso de duda, hay que elegir el camino que más cuesta[42]. ¿Están los sacerdotes y los fieles pensando en este principio? Es sólo un proverbio. Dios no lo dijo, pero es muy adecuado a la situación. Miles de sacerdotes están en el camino de la perdición porque han elegido el camino más fácil. Sí, eligen el camino de menor resistencia. Esta forma de actuar no es lo que le agrada a los ojos de Dios.

Es necesario saber, prestando atención al Apóstol San Pablo, cómo distinguir entre las posibles soluciones, y elegir la mejor. Es esencial rezar al Espíritu Santo, como Belcebú, Judas y todos los demás demonios han dicho antes que yo. Cada uno debe esforzarse por reconocer su verdadera vocación, porque EL SEÑOR TIENE UN PLAN PRECISO PARA CADA PERSONA. Ya muy estimado ante el Señor, por su estado sacerdotal, el sacerdote también debe presentarse ante los hombres con una gran autoridad. Debe acercarse a los hombres y hacerse estimar entre ellos porque sigue verdaderamente el camino del que habla, que está en consonancia con su vocación.

Los fieles necesitan ver ante ellos a alguien que les dé ejemplo, y no a alguien que los lleve a la perdición, o que, en todo caso, a pesar de ser sacerdote, viva el camino de la perdición. Debe haber una gran distancia entre un sacerdote y un laico. El Altísimo siempre ha querido eso, porque el SACERDOTE ES UN TESORO DE BENDICIONES. El sacerdote debe hacer que la gente piense en este Sumo Sacerdote que es Jesucristo, y por esta razón, debe atraer hacia sí el respeto de los fieles. Durante toda su vida debe recordar incansablemente la gran majestad que representa la Divinidad, y debe creer que tenemos el deber de adorarlo y vivirlo como Él lo ordena.

Es algo que debe ser enseñado desde los primeros años. Los niños, incluso los muy pequeños, deben ser llevados a las iglesias de tal manera que, al pasar delante del Sagrario, adquieran el hábito de hacer una genuflexión con la mayor devoción; se les debe ayudar a adorar al Santísimo Sacramento, diciendo oraciones como ésta: "Alabado y adorado sea el Santísimo Sacramento del Altar". Los niños deben ser invitados a invocar a los Santos Ángeles para que les ayuden a alabar a la Divina Majestad y la grandeza de la Santísima Trinidad en los cielos más altos.

¿Qué representa una Iglesia que ya no es capaz de elevar los corazones hacia la Santísima Trinidad?


 ¿Qué representa una Iglesia que ya no presenta a Dios por encima de los hombres en todos los sentidos, que ya no señala la sublimidad de la Santísima Trinidad, que ya no recuerda que es absolutamente esencial ser agradable al Todopoderoso en el Cielo? Si los sacerdotes ya no hacen esto, al menos los padres deberían hacerlo en lo que respecta a sus propios hijos. No hay que dejar de hacer saber que hay que adorar a Dios, aunque a su alrededor el estado de las almas sea muy malo y muy penoso.

Hay que saber que, cuando se acepta el sufrimiento, hay que dar gracias a Dios por el triunfo que sabrá extraer para nosotros de esta dificultad. Hay que agradecer al Señor de rodillas los sufrimientos que nos envía para hacernos mejores y para conducirnos por el camino de la virtud. LOS QUE HUYEN DE LAS DIFICULTADES Y LOS SUFRIMIENTOS ESTÁN CONDENADOS A PERDER LA VIRTUD. En los siglos pasados, siempre hubo sacerdotes que estaban en la cima de su vocación. Pero también en nuestra época hay algunos que viven de la misma manera, en circunstancias muy humildes; porque llevan en su corazón la paz del Señor, superan a todos los de la tierra: "¿De qué sirve que un hombre gane el universo, pero acabe perdiendo su alma?"[43] Yo, Verdi-Garandieu, tengo que decir que nuestra época está muy mal iluminada en este tema. Es en una época, en la que no hay amor al prójimo, en la que la Iglesia se ha puesto a predicar exclusivamente el amor al prójimo. El verdadero amor al prójimo comienza con la preocupación por su alma, y no con la preocupación por su cuerpo. ¿No es mejor que los hombres perezcan por la peste, la guerra y toda clase de sufrimientos y que, salvando sus almas, adquieran la gloria de Dios?

Además, los hombres que viven en el lujo y los placeres terrenales corren un gran peligro de perder sus almas. LA CARIDAD DE TIPO MASÓNICO TIENE EL OLOR DE LA DECADENCIA. Es la perdición de tantas almas porque no es verdaderamente amor al prójimo, sino que proviene de la hipocresía. Si ellos (los sacerdotes) supieran en qué perdición están haciendo hundir a sus fieles, se apresurarían a abandonar este tipo de charla y hablarían de manera completamente diferente.

Es obvio que uno debe ayudar a los demás materialmente, especialmente si están sufriendo mucha miseria, pero no es lo principal. Lo principal es permanecer fiel a la Doctrina que uno debe defender, y no vender el alma. Practicar el amor al prójimo es llevar al prójimo por el camino recto. ¡Ay! Miles de sacerdotes, dirigidos por sus obispos y cardenales, han impuesto a la Iglesia este modo de vivir la caridad[44]; al hacerlo, han alterado la forma de esta virtud de una manera que no es en absoluto lo que Dios determinó que fuera.

Porque el VERDADERO AMOR AL PROJIMO NUNCA ESTÁ PRESENTE SIN SOLICITUD POR EL ALMA DEL PROJIMO, porque hacerle sufrir diciéndole y mostrándole la verdad, es también practicar el amor al prójimo. Más tarde, reconocerá[45] que ésta era, en efecto, la medicina adecuada.

El sacerdote, desde la altura del púlpito, debe hacer uso, en su lenguaje, del palo y de palabras muy decididas, porque la justicia existe en la eternidad; y porque existe el Infierno, del que ya no se habla más, puesto que ya no se cree en él. Ya no creen ni siquiera en el Cielo en su realidad suprema. Si creyeran en él, no estarían llevando a miles de personas al error, personas a las que deberían llevar al Cielo.

¿A qué clase de sacerdotes nos enfrentamos hoy en día? Yo mismo no hablé en mi época tan despreciablemente como lo hacen hoy en día. Están corriendo hacia la perdición y su lugar en el Infierno ya está preparado (el demonio grita esta última observación). '

Pero lo que digo ahora, lo digo igualmente para los cardenales, los obispos, los sacerdotes, los laicos. Si toda esta gente supiera la situación caótica en la que están metidos, dirían mil veces "mea culpa", mil veces mil veces. Se tomarían a sí mismos por el cuello y arrancarían estos gusanos que se están comiendo sus almas. No dejarían de arrancar estos gusanos para evitar que se extendieran por todas partes. Deberían usar pinzas al rojo vivo para destruir estos parásitos que están trabajando en la destrucción de las almas. Deben poner en práctica inmediatamente la primera parte del mandamiento del amor, y después de eso, el amor propio del prójimo.

El verdadero amor no se manifiesta sólo a través de los dones, porque incluso con estos dones, el prójimo puede seguir manteniéndose en el camino del infierno. Eso es lo que me he visto obligado a decir, y eso es lo que explica por qué, durante tanto tiempo, me negué a decir mi nombre. Pero Aquellos de lo Alto (señala hacia arriba) me han obligado a hablar, porque yo mismo he vivido este destino; porque yo mismo no he llevado a cabo mi sacerdocio como debería.


Las dificultades del Sexto Mandamiento,[46] debo decir esto, junto con el lujo,[47] se han convertido en el medio de perdición para muchos sacerdotes. Si reconocieran esta inmensa tragedia se sacrificarían hasta la última gota de su sangre. Tendrían un inmenso dolor por todo lo que ha sucedido, y volverían al principio. Llamarían a su rescate a todos los Santos y Ángeles, para que les ayuden a encontrar el verdadero camino de nuevo, porque en la eternidad del Infierno el fuego es continuo, y el gusano carcome tu alma para siempre. Este inmenso dolor, esta horrible tragedia del Infierno, dura para la eternidad, y yo, Verdi-Garandieu, me veo obligado a decir estas cosas".

****
Advertencias desde el más allá (Infierno), a la Iglesia contemporánea
Un texto literal de las revelaciones hechas por los demonios Belcebú, Judas Iscariote, Akabor, Allida y Veroba durante una serie de exorcismos' de 1975 a 1978

EXORCISMO DEL 5 DE ABRIL DE 1978
Exorcista: Padre Ernest Fischer, misionero jubilado, Gossau (Saint-Gall, Suiza.)
Demonio: Verdi-Garandieu, un demonio humano.


Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD:


30 de julio de 2012

Cuando Yo padecí la agonía en el huerto, la mayor abominación, mostrada a Mí por Satanás, fue la deslealtad de la Iglesia Católica y Apostólica en los tiempos finales.

Aquí es donde Satanás, quien me atormentó con visiones del futuro, me mostró a los tibios siervos de la Iglesia en estos, vuestros tiempos.

Ellos han permitido que el orgullo y las falsas verdades, dominados por su tolerancia del pecado, los ciegue a la Verdad de Dios.

Su lealtad a sus actividades mundanas significa que muchos de Mis siervos sagrados no tienen la compasión o la humildad en sus almas para guiar a Mis seguidores hacia la santidad requerida para salvar sus almas.

Muchísimos se han vuelto en contra Mía aunque dicen que aman a los hijos de Dios.

Al promover la tolerancia en el Nombre de Dios, ellos presentan una falsa doctrina, que oculta la Verdad.

Esos disidentes en Mi Iglesia en la Tierra, que afirman estar creando un nuevo tipo de seguimiento en el nombre de la Iglesia Católica, pero que niegan Mis enseñanzas, están siendo tentados por Satanás, quien quiere destruir Mi Iglesia.

Él, el maligno, ya ha causado un terrible pecado para corromper Mi Iglesia y ahora quiere martillear los últimos clavos, cuando él crucifique a Mi Iglesia y, a su turno, arrojará al Infierno a aquellos siervos sagrados Míos que profanen la Palabra de Dios, al facilitar la aceptación del pecado entre los hijos de Dios.

Su pecado de abofetearme en Mi Rostro, haciendo desfilar obscenidades delante de Mí, las cuales ellos afirman que son aceptables y toleradas por Dios, será severamente castigado.

Ellos se atreven, a través del pecado del orgullo y el engaño, a mal guiar a las almas y dirigirlas hacia una cueva de oscuridad, sin entender que así, están condenando a las almas al lago de fuego.

Muchos de Mis siervos sagrados están siendo mal guiados y no lo saben. Sin embargo, tales siervos, si son honestos consigo mismos, están confundidos.

Luego están aquellos que se hacen pasar por siervos sagrados Míos, pero que vienen del otro lado. Esclavos a la bestia, ellos deliberadamente se presentan como Mis sacerdotes ungidos.

Ellos me causan una terrible angustia. No solo corrompen almas, sino que a sabiendas han creado un pacto con Satanás, quien los devorará.

Ellos realizan actos viles sobre Mis altares, delante de la Santa Eucaristía, pero pocos saben que ellos cometen tales actos. Aún más, Yo añoro sus almas.

Mi Iglesia Católica ha sido hecha trizas, sin embargo el alma de Mi Iglesia nunca será tomada o desmantelada por Satanás. Pero los siervos de Mi Iglesia pueden ser seducidos y destruidos por la bestia.

Este es el momento para que Yo intervenga a ayudarlos a superar estos terribles tormentos.

Yo necesito que vosotros, Mis seguidores, y aquellos siervos sagrados entre vosotros que comprenden qué está sucediendo entre vosotros, recitéis esta Cruzada de Oración (70) Por el Clero para que permanezca firme y fiel a la Santa Palabra de Dios



“Oh, Querido Jesús, ayuda a Tus siervos consagrados

para que reconozcan el cisma que se desarrolla dentro de Tu Iglesia.

Ayuda a Tus siervos consagrados a permanecer firmes y fieles a Tu Santa Palabra.

No permitas nunca que las ambiciones mundanas empañen su amor puro hacia Ti.

Concédeles la Gracia de permanecer puros y humildes ante Ti

Y de honrar Tu Santísima Presencia en la Eucaristía.

Ayuda y guía a todos aquellos siervos consagrados

que pueden ser tibios en su amor por Ti

y reaviva el Fuego del Espíritu Santo en sus almas.

Ayúdalos a reconocer las tentaciones que se les presentan para distraerlos.

Abre sus ojos para que puedan ver la Verdad en todo momento.

Bendícelos en estos tiempos, querido Jesús,

y cúbrelos con Tu Preciosa Sangre para conservarlos a salvo de todo daño.



Dales la fuerza para resistir la seducción de Satanás,

en caso de fueran perturbados por la tentación de negar la existencia del pecado.

Amén”.

Cristina V. ha dicho que…
Mis siervos consagrados son la columna vertebral de Mi Iglesia.

Ellos son los primeros de la fila en afrontar un terrible ataque violento de Satanás en este momento.

Ayudadme a conducirlos por el sendero para rescatar a los remanentes de Mi iglesia a medida que se dirige hacia el cisma el cual será creado por el Falso Profeta en breve.

Reuníos y rezad por la unificación de Mis siervos sagrados, quienes son necesarios para mantener Mi Iglesia fuerte en los días que se avecinan.

Vuestro Jesús



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a30-jul-2012-mi-iglesia-catolica-ha-sido-hecha-trizas-sin-embargo-el-alma-de-mi-iglesia-nunca-sera-tomada-o-desmantelada-por-satanas/