Francisco: las heridas de Cristo presentes en desastres ambientales


27 de febrero de 2020- El Papa Francisco ha publicado su mensaje de Cuaresma para el 2020, animando a todos los católicos a volver continuamente al "misterio de la muerte y resurrección de Jesús", "la piedra angular de nuestra vida cristiana personal y comunitaria". Mientras insistía en términos tradicionales en la reconciliación con Dios y la conversión en esta "temporada favorable", el Papa Francisco habló principalmente de los efectos horizontales de este tiempo especial cristiano de penitencia - que no mencionó - cuyos frutos nombró principalmente como "un medio de participar personalmente en la construcción de un mundo mejor". Y, por supuesto, de compromiso para mejorar el "medio ambiente".

En particular, Francisco habló de las "heridas de Cristo crucificado" como "presentes en los desastres ambientales, la distribución desigual de los bienes de la tierra, el tráfico de seres humanos en todas sus formas, y la sed desenfrenada de ganancias, que es una forma de idolatría".

No se mencionaba la necesaria expiación del hombre por sus pecados, ni la posibilidad de la vida eterna con Dios obtenida a través del sacrificio de su único Hijo.

El Papa Francisco se centró en el aspecto social del "misterio pascual".

"Poner el misterio pascual en el centro de nuestras vidas significa sentir compasión por las heridas de Cristo crucificado presentes en las muchas víctimas inocentes de las guerras, en los ataques a la vida, desde la de los no nacidos hasta la de los ancianos, y en las diversas formas de violencia", escribió.

El llamamiento a ver a Jesús mismo y a servirle para aliviar el sufrimiento de nuestro prójimo es clásico. "En verdad os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis", dijo el Señor Jesús (Mateo 25:40).

Pero el mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma se mantiene mayormente en este nivel: un llamado a ser "la sal de la tierra y la luz del mundo", como dicen sus últimas palabras, pero sin recordar que el objeto de la conversión, el sacrificio (otra palabra ausente) y la caridad es obtener a Dios mismo.

El Papa Francisco llamó a todos los cristianos a ver el "misterio pascual como la base de la conversión".

Pero aún en su vena horizontal, el Papa Francisco añadió: "Si en cambio escuchamos la tentadora voz del 'padre de la mentira' (Jn 8:44), corremos el riesgo de hundirnos en el abismo del absurdo, y experimentar el infierno aquí en la tierra, como tristemente atestiguan demasiados eventos trágicos en la experiencia humana personal y colectiva".

Una vez más, esto no es falso, pero habla reductivamente sólo de "el infierno aquí en la tierra", sin recordar que el peor infierno es el sufrimiento eterno que espera a aquellos que rechazan los mandamientos de Dios, su gracia y su misericordia. "Acontecimientos trágicos" son el precio que pagamos por el pecado - nuestros propios pecados y los de la humanidad - pero no son el fin de toda bondad y alegría, sino la puerta misericordiosa de Dios que nos permite obtener el Cielo.
(...)

Los últimos párrafos del mensaje de Cuaresma hablan de la particular visión de Francisco sobre los bienes terrenales y el bienestar de nuestro planeta y la economía. Junto con la clásica reprimenda de "la sed desenfrenada de ganancias, que es una forma de idolatría" (no se puede servir a dos amos, Dios y Mamón...), el Papa escribió, yendo un paso más allá de la visión tradicional del mal, que las "heridas de Cristo crucificado" están presentes no sólo en los seres humanos que sufren, sino en los "desastres ambientales". En el lenguaje actual, estos designan a menudo la contaminación o el abuso de la Creación por parte del hombre, pero la identificación entre Cristo y la naturaleza y los bienes materiales de la Creación es problemática y recuerda los matices panteístas de Q Amazonia 

Una vez más, el tráfico de seres humanos es en sí mismo un desorden y un mal, pero "la distribución desigual de los bienes de la tierra" es un dato de la realidad material y de la estructura jerárquica de la humanidad, donde los ricos son malos no porque tengan más que otros, sino porque eligen no usar su riqueza para aliviar la miseria de los necesitados.

Al designar la "distribución desigual" de los bienes terrenales como algo parecido a matar a los inocentes, el Papa Francisco traslada la cuestión de la caridad individual al plano político, sugiriendo que se debe buscar la "distribución igualitaria".

Recuerda en el siguiente párrafo que "es necesario apelar a los hombres y mujeres de buena voluntad para que compartan, mediante la limosna, sus bienes con los más necesitados, como medio de participar personalmente en la construcción de un mundo mejor".

Pero continuó diciendo: "Las donaciones caritativas nos hacen más humanos, mientras que el acaparamiento corre el riesgo de hacernos menos humanos, prisioneros de nuestro propio egoísmo. Podemos y debemos ir más allá, y considerar los aspectos estructurales de nuestra vida económica."

¿Qué quiere decir exactamente con esto? La respuesta vendrá en marzo. Es cuando, en Asís, por invitación del Papa Francisco, se celebrará una convención en Asís bajo el título "La Economía de Francesco".

Escribió en su mensaje para la Cuaresma: "Por esta razón, en medio de la Cuaresma de este año, del 26 al 28 de marzo, he convocado una reunión en Asís con jóvenes economistas, empresarios y personas que hacen cambios, con el objetivo de dar forma a una economía más justa e inclusiva. Como ha repetido a menudo el magisterio de la Iglesia, la vida política representa una forma eminente de caridad (cf. Pío XI, Discurso a la Federación Italiana de Universitarios Católicos, 18 de diciembre de 1927). Lo mismo sucede con la vida económica, a la que se puede acercar con el mismo espíritu evangélico, el espíritu de las Bienaventuranzas".

El sitio web de "Francesco Economy" explica que se está llamando a los jóvenes a Asís "para que se comprometan en el espíritu de San Francisco, a fin de que la economía de hoy y de mañana sea justa, sostenible e inclusiva, sin dejar a nadie atrás".

Entre los oradores estarán el defensor del control de la población Jeffrey Sachs, los ganadores del Premio Nobel Amartya Sen y Muhammad Yunus, y muchos otros.

Mención especial merece Jennifer Nedelsky, que será una de las oradoras principales: esta profesora de derecho y ciencias políticas se ha concentrado en la teoría feminista en su carrera académica, y en la forma en que el género y la teoría feminista "se cruzan" con múltiples campos del derecho, así como la autonomía femenina.

Entre los eventos se encuentra uno llamado "Slow down" - un taller "anti-crecimiento"? - y una fiesta. "Pueblos temáticos" se asociará con temas como "Políticas y felicidad", "CO2 de las desigualdades" y "La economía es la mujer".


https://www.lifesitenews.com/blogs/popes-lenten-message-includes-environment-damage-as-wounds-of-christ

Comentarios

Templario ha dicho que…
El Usurpador siempre omite lo mas importante para la salvación de nuestras almas. OBEDECER a Dios, cumplir sus Mandamientos.
No puede haber conversión si no se cumplen. Y él es el primero en dar ejemplo de NO estar convertido, porque está continuamente cometiendo herejías, e idolatrando a las muñecas de madera. Los masones NO se salvan, porque vendieron su alma al diablo.
Non Nobis.