Querida Amazonia es un cheque en blanco para los obispos alemanes


(...) Por lo tanto, un motivo principal, y tal vez, el verdadero propósito, de la exhortación del Papa y del sínodo de la Amazonía, fue desarrollar las ideas del Papa sobre la importancia de la toma de decisiones locales en la vida de la Iglesia. Hay un término especial para eso en el lenguaje de Francisco. Se llama sinodalidad. Y permítanme sugerir, basado en los extractos y análisis anteriores, que es precisamente esta sinodalidad la "mayor preocupación" del Papa de la que habla en la apertura de su exhortación:

Deseo simplemente proponer un breve marco de reflexión que pueda aplicar concretamente a la vida de la región amazónica una síntesis de algunas de las preocupaciones más amplias que he expresado en documentos anteriores, y que pueda ayudar a guiarnos hacia una recepción armoniosa, creativa y fructífera de todo el proceso sinodal.

QUERIDA AMAZONIA, PAR. 2

"... algunas de las mayores preocupaciones ... que pueden ... guiarnos a una ... creativa ... recepción de todo el proceso sinodal"?

¿Qué nos está enseñando Francisco sobre la sinodalidad, o, la toma de decisiones locales?

Cada grupo cultural posee su propia y única sabiduría y comprensión (QA 30-33).
Esta sabiduría única le da a cada grupo un conocimiento superior sobre los asuntos que pertenecen al grupo cultural (QA 3).
Debido a esta sabiduría superior, el grupo cultural posee una autoridad superior en los asuntos locales (QA 26).

Y aquí viene lo feo. Esta autoridad es superior incluso a la autoridad papal (QA 3, 26).

Ciertamente el último punto es el más controvertido. Pero explica su postura deferente en esos párrafos iniciales. Se podría argumentar que hay una lectura no controvertida del último punto relacionado con el concepto de subsidiariedad: Todas las personas poseen una libertad y autonomía natural que les permite tomar decisiones para sí mismos y sus familias y sobre las cuales el Papa no ejerce ninguna autoridad. El Papa no decide donde vivo, o si pongo queso parmesano en mis pescados o no, o si voy a un partido de los Durham Bulls o a la sinfonía. Yo tomo esas decisiones.

¿Pero qué pasa si mi esposa y yo usamos anticonceptivos? ¿No tiene el Papa algo que decir al respecto? Seguramente desafía la ley de la Iglesia, así como el sentido común, sugerir que las jurisdicciones locales poseen una autoridad superior incluso en asuntos doctrinales? 

Las implicaciones de `lo feo´ para el Sínodo alemán

El Papa no aborda directamente la cuestión de la doctrina de la Iglesia y su relación con la sinodalidad en QAmazonia, por lo que puedo decir. Ciertamente la cuestión debe ser abordada directamente debido a todos los fuegos artificiales que estallan en el sínodo alemán, que he discutido en otra parte, y que se resume muy bien en este tweet de Maike Hickson:

Cdl. Müller: La asamblea sinodal alemana 'rescinde la Constitución de la Iglesia de Derecho Divino'
En un proceso suicida, la mayoría decidió que sus decisiones son válidas aunque contradigan la doctrina católica.

Se podría argumentar que el Papa responde implícitamente a la pregunta al parecer aplazando el documento final de la Amazonia en esos primeros párrafos de QueridaA y luego continuando sobre cómo los amazónicos son "la voz más autorizada" (QA 26). Pero el documento final se adentró en asuntos doctrinales con su propuesta de un diaconado femenino, y el Papa lo sabía. Por lo tanto, se podría argumentar que la postura deferente del Papa señala una preferencia por una interpretación expansiva de la sinodalidad que otorga al menos cierto control doctrinal a los obispos y sínodos locales. (¡Qué desastre!)

Pero, ¿hay algo más sólido que eso? El Papa insinúa que sí. Echemos otro vistazo a la QAmazonia.

" ... algunas de las mayores preocupaciones que he expresado en documentos anteriores ... que pueden ... guiarnos a una ... creativa ... recepción de todo el proceso sinodal "

QA 2

El Papa nos remite a otros documentos que abordan la cuestión de la sinodalidad y la diversidad cultural, y no se me ocurre ningún documento mejor que Amoris Laetitia:

"3. Como "el tiempo es más grande que el espacio", quiero dejar claro que no todas las discusiones sobre cuestiones doctrinales, morales o pastorales tienen que ser resueltas por intervenciones del magisterio. La unidad de la enseñanza y de la práctica es ciertamente necesaria en la Iglesia, pero esto no excluye que haya diversas maneras de interpretar algunos aspectos de esa enseñanza o de sacar ciertas consecuencias de ella. Esto será siempre así, mientras el Espíritu nos guíe hacia la verdad completa (cf. Jn 16, 13), hasta que nos lleve plenamente al misterio de Cristo y nos haga capaces de ver todas las cosas como él. Cada país o región, además, puede buscar soluciones más adecuadas a su cultura y sensibles a sus tradiciones y necesidades locales. Porque "las culturas son de hecho muy diversas y cada principio general... necesita ser inculturado, si se quiere respetar y aplicar. "3

A la luz del nuevo documento papal sobre el Amazonas, el significado de Amoris 3, arriba, se vuelve espantosamente claro. Con respecto a "cuestiones doctrinales, morales o pastorales", el magisterio no es esencial.

Lo que es esencial, aprendemos al final del párrafo, es la inculturación de estas cuestiones doctrinales. ¿Y quién es el experto en esta inculturación? Querida Amazonia nos dice que no es el Papa. Son los miembros de la cultura local, quienes, aparentemente, no están obligados por el magisterio. AmorisLaetitia3 proporciona la evidencia textual más fuerte de la que soy consciente de que Francisco está extendiendo la autonomía sinodal incluso a cuestiones de doctrina.

Por lo tanto, las implicaciones para el sínodo alemán son claras. Francisco parece estar usando la sinodalidad para dar luz verde a los cambios doctrinales buscados por los alemanes, lo que, por cierto, explica la presencia alemana en un sínodo amazónico que aparentemente no tenía nada que ver con ellos.

A aquellos que afirman que el Vaticano ya ha intervenido en contra del sínodo alemán, los remito de nuevo a la pregunta 3, arriba, que parece socavar la autoridad del Vaticano.

A aquellos que ven algún tipo de victoria en la decisión del Papa de no salir y explícitamente apoyar el cambio herético de las órdenes sagradas, les diría que el concepto del Papa sobre la sinodalidad es igual de malo o peor, ya que efectivamente destruye la primacía papal y la autoridad apostólica. Es un cheque en blanco para los obispos herejes que quieren recrear la iglesia a su propia imagen. Es una iglesia con un rostro amazónico, por supuesto. O un rostro de lesbiana si lo prefieren. O gay. O bisexual. O transexual. Es un poliedro espectacular y multifacético de perversión.

Lo que sin duda no es, sin embargo, es una Iglesia con el rostro de Cristo y sus Apóstoles.