Sacerdote sale a bendecir Milán con el Santísimo y el Rosario



Lee lo que ha hecho un sacerdote de Milán (NT: cuyo obispo ha decretado el cierre de iglesias y la suspensión de la sta misa sine die): el Hermano Gianbattista:

Con la mano derecha sobre el corazón de Jesús (llevaba un relicario con el Santísimo sobre el pectoral de mi hábito) y con el Santo Rosario en la mano izquierda, ¡comencé mi procesión desde el altar de nuestra Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús! Canté "Rey de la Gloria"

Atravesé la plaza Tricolor (imagen) cantando, tomé Corso Monforte iniciando el Santo Rosario 📿 (la Santa Corona, contra el coronavirus) en voz alta! Las primeras personas que conocí en la parada del 54 parecían intrigadas. Dos mujeres hicieron la señal de la cruz. Un pobre hombre me detuvo y me dijo: ¿qué haces, monje? Y le dije que llevo al Señor Jesús por las calles y que rezo a María la salud de los enfermos con el Rosario para ayudarnos contra el coronavirus.

Tocó la corona e hizo la señal de la cruz. Ante la indiferencia general caminé rezando y cantando aún más con fe, poniendo la intención en cada misterio e invocando a María, a San Carlos y a los santos patronos de Milán. Iglesia de San Babila... ¡cerrada! Iglesia de San Carlo en el Corso... ¡cerrada!

¡Qué triste! Continúo en el espacio central de Corso Emanuele que conduce al Duomo. La mirada de mucha gente se fija en mi corona, en mi mano al pecho, se acercan para oírme cantar, una chica canta conmigo devotamente "Inni e canti".

¡Muchos hacen la señal de la cruz! Incluso dos policías en el coche patrullando de un lado a otro del recorrido. Me encuentro con un médico querido amigo en bicicleta: me para y me informa. Se queda conmigo y reza conmigo. Me saluda con un abrazo emocional. Llego a la Catedral, afortunadamente abierta, al menos para rezar. Me paro frente a los escalones y canto el Ave María en latín, en gregoriano.

Luego subo los escalones, me doy la vuelta, doy la espalda a la catedral, saco el relicario con el Santísimo, rezo en voz alta y bendigo la ciudad. Los que se detuvieron por curiosidad hicieron la señal de la cruz. Un hombre incluso se arrodilló. Feliz y con alegría en mi corazón volví al convento, seguro de que Jesús y María ya habían hecho un milagro!



Comentarios