3 alcaldes ponen a sus ciudades bajo la protección del Cielo (Italia)


Un tercer alcalde italiano pone su ciudad bajo protección celestial, en este caso de san Emidio, obispo, mártir y patrón

(Roma) Otro alcalde entregó las llaves de su ciudad a la Virgen y al patrón para pedir protección contra la pandemia de coronavirus.
 
El 13 de marzo, el alcalde de Venecia dio el primer paso. Fue a la Iglesia de Santa María de la Salud y puso las llaves de la ciudad en el altar bajo la imagen de Nuestra Señora de la Salvación. Se arrodilló y rezó. La iglesia se construyó en 1631 para dar gracias por el fin de la plaga en la ciudad de la laguna. El Dux de Venecia había hecho un voto correspondiente y había sido escuchado.

El 15 de marzo el alcalde de Siena en la Toscana le siguió. Colocó las llaves de su ciudad en el altar frente a la imagen de la Madre de Dios en la Iglesia Catedral dedicada a ella.

El alcalde de Ascoli Piceno en las Marcas hizo lo mismo. La ciudad se encuentra a 65 kilómetros al sur del famoso santuario mariano de Loreto y fue una vez una ciudad fronteriza del sur de los Estados Papales. El alcalde Marco Fioravanti visitó la Iglesia Episcopal de la ciudad, que está consagrada a la Santísima Virgen María y a San Emidio, el patrón de la ciudad. Allí fue recibido por el obispo Giovanni D'Ercole. El alcalde pidió a la Madre de las Gracias y a San Emidio, obispo y mártir, protección para la ciudad y la provincia, para todos los habitantes y para todo el territorio de Ascoli.

La breve pero intensa ceremonia de alcalde y obispo tuvo lugar en el altar mayor y luego en la cripta de la catedral, donde se veneran los restos de San Emidio. El alcalde Fioravanti colocó las llaves de la ciudad en el altar sobre la tumba del patrón de la ciudad. Al hacerlo, repitió la entrega de la ciudad, como se ha hecho varias veces en los últimos siglos por sus predecesores en tiempos de necesidad.

"Sentimos la necesidad de confiar las llaves de la ciudad a San Emidio, nuestro patrón, en este momento de incertidumbre. San Emidio nos salva de esta plaga".

El obispo D'Ercole dio a la ciudad su bendición episcopal por la intercesión de San Emidio.

San Emidio (también Emygdius) fue el primer obispo de Ascoli Piceno. Nació en Tréveris en la segunda mitad del siglo III, alrededor del 270, hijo de una familia pagana. En Tréveris fue convertido y bautizado. En Milán fue ordenado sacerdote. Debido a la persecución de los cristianos, huyó a Roma. El Papa Marcelino (296-304) se enteró del joven predicador y lo nombró primer obispo de Ascoli Piceno. Misionó el entonces todavía casi totalmente territorio pagano y puso los cimientos de la nueva diócesis. Su área misionera se extendió mucho más allá de las últimas fronteras diocesanas. Curó a muchos enfermos, lo que causó un gran revuelo y llevó a muchos a la conversión. El prefecto romano de la ciudad le exigió que sacrificara a los dioses paganos, para lo cual le prometió a su hija como esposa. El obispo se negó firmemente. Cuando convirtió a su hija a Cristo, el prefecto lo hizo arrestar y decapitar. Su hija Polisia se convirtió en una santa. En el año 303 (o 309) Emidio sufrió el martirio durante la persecución de los cristianos por parte de Diocleciano en su ciudad episcopal. El día de su recuerdo es el 5 de agosto. Es el patrón de la ciudad y de la diócesis de Ascoli Piceno.

Las reliquias del santo se guardan en la cripta de la Catedral de Ascoli Piceno desde 1050, donde fueron colocadas por el obispo Bernardo II. (1045-1058). En una bula papal de 1054 la Catedral aparece como consagrada a la Madre de Dios y a San Emidio. 


Comentarios