Apelan a los obispos a restaurar la santa Misa

                   Imagen tomada en el Vaticano hace unos días


APELAN A LOS OBISPOS A RESTAURAR LA SANTA MISA. GRITADLO DESDE LOS TEJADOS!
24 de marzo de 2020 Publicado por Marco Tosatti 27 Comentarios --


Marco Tosatti

Queridos amigos y enemigos de Stilum Curiae, la prohibición a celebrar la misa, entre semana y los domingos, está despertando reacciones cada vez más sentidas -o indignadas, según el carácter- en muchos fieles. Y también está causando problemas de otro tipo: en "Leggo" encontramos que algunos fieles de Rocca Priora han pedido al párroco no celebrar la misa, sino dar la posibilidad de la Adoración Eucarística. Entraron en la iglesia por una puerta lateral, manteniendo distancias seguras. Algunos (¡hemos llegado a la denuncia!) advirtieron a los Carabinieri y la denuncia se desencadenó.

Ahora queremos compartir con ustedes el llamamiento lanzado por Save The Monasteries, una asociación de católicos laicos. Y luego la carta firmada de un creyente. Disfrute de su lectura.

§§§

LLAMAMIENTO A LA SANTA MISA

Hacemos un llamamiento para que se reconozca la necesidad personal de los fieles católicos de participar en la Santa Misa, animándoles a ejercer su función de culto respetando las normas vigentes. Por lo tanto, pedimos urgentemente a los responsables de las autoridades competentes, tanto eclesiásticas como civiles, que permitan la reanudación de las celebraciones litúrgicas con la participación de los fieles, especialmente la santa misa entre semana y la misa festiva, adoptando las disposiciones adecuadas adaptadas a las directivas de emergencia sanitaria de Covid -19.


Roma, 19.03.2020

Solemnidad de San José - Solemnidad de San José

Patrón de la Iglesia Universal - Patrón de la Iglesia Universal


Únete al llamamiento con tu nombre completo y tu posible comentario savethemonasteries@yahoo.com Difunde el llamamiento www.savethemonasteries.com o en Facebook Savethemonasteries/Salvaimonasteries

§§§

GRITADLO DESDE LOS TEJADOS


Es tiempo de Cuaresma. La Iglesia medita en este tiempo litúrgico sobre la Pasión de Cristo.

Hemos escuchado en estos días muchos hermosos y educados discursos sobre la Cuaresma con el ayuno eucarístico y el desierto, debido a las conocidas medidas contra la Santa Misa, pero tratemos de ir más allá.

Traición. La jerarquía católica nos ha traicionado.

Como Pilato, lo que cuenta es no disgustar al mundo, al poder, a la opinión pública, convirtiéndose en servidores del César. ¿Es eso cristianismo?

Hemos escuchado tantos discursos serios y compasivos para anunciar que debemos inclinarnos ante la voluntad del César y descuidar los mandamientos de Dios. Como bien dijo el Papa Benedicto, aquellos que no se arrodillan ante Dios (desafortunadamente la mayoría de nuestros obispos, la CEI y aún más) terminan postrándose ante los hombres.

Renegación. Muchos pastores han aceptado supuestamente, algunos con celo, casi alegremente estas medidas ampliamente cuestionables. Si uno ama la Santa Misa, encuentra, debe encontrar una solución para celebrarla. Como se hizo en Polonia, Deo gratias! Aquí también hay raras, ocultas, luminosas y santas excepciones. Pero para la mayoría: "¡No conozco a ese hombre!"

Ahora, queridos pastores, es hora de llorar amargamente, como Pedro. Y es hora de arrepentirse, de confirmar con fe el rebaño perdido.



Hagan propuestas. ¡Muévanse!  VIENE LA SANTA PASCUA, EL CENTRO DEL AÑO LITÚRGICO, EL CENTRO DE NUESTRA FE, LUZ DE ESPERANZA INCLUSO PARA LOS QUE ESTÁN LEJOS!

Asedien las Curias Episcopales, en nombre de los fieles. ¡Dios estará con vosotros! Y luego... TOCAR LAS CAMPANAS, CELEBRAR, PONER ESTA GRAVE SITUACIÓN EN MANOS DE DIOS!

¡FIELES! ¡Debemos ser los cirineos, de los pastores indecisos y del Señor negado por su Iglesia! ¡¡Despertad!!

¿Qué pasaría si cierran los supermercados?

¿Qué pasó en las prisiones?
¿Y no nos movemos? ¿Y nos quejamos tan poco?

(...)Pero ¿quién defiende los derechos de Dios? ¡Quien proclame (o deba proclamar) el verdadero significado de la existencia, debe ser bloqueado con métodos dictatoriales! Todo en casa, a rezar en silencio, en castigo. Obedientes a la dictadura del relativismo.

Y todos nosotros a obedecer, a temblar! Pero, ¿podemos pensar que nos multarán, que nos encarcelarán a todos? Y si es así, ¿qué clase de cristianos somos? ¿de domingo? Pero incluso estos cristianos desaparecerán.

Si seguimos inclinándonos, se acabó la misa. Después de la emergencia, los fieles huirán. Los obispos, la CEI, el Vaticano están propagando el TERRIBLE virus de la INCREDULIDAD Y LA APOSTASIA.

La gente tibia se acostumbrará rápidamente a la falta de misa: no volverán.
¿Cómo reaccionarán los verdaderos creyentes?
Muchos pastores declaran, con su comportamiento: NO CREO EN DIOS Y EN EL HIJO EL REDENTOR. NO CREO EN LA SANTA MISA.

Después de la epidemia, muchos se preguntarán si la misa seguirá siendo válida. ¿Pero qué pasa si los sacerdotes lo celebran sin fe, sin valor, sin amor sobrenatural?

Obispos y sacerdotes que no han defendido a Cristo, a los fieles, a la Iglesia, los derechos de Dios, y ni siquiera al mundo, a los pecadores, a los alejados. ¡No defendieron nada, porque no tenían nada que defender!

Hay muchas maneras de justificarse. Pero queda un hecho. Cuando muramos, nos presentaremos todos, rebaños y pastores, ante el juicio de Nuestro Señor, no ante algún obispo o Antonio Conte o Mara Venier!!!

Nos han enviado una prueba. Una gran prueba de fe, pero no un castigo. No lo estamos superando, no nos aferramos a Cristo Jesús y a su Madre. ¡Un castigo vendrá después! Aunque en la Iglesia de hoy no queremos hablar de esta incómoda VERDAD.

¿Qué mensaje estamos enviando a los que no creen?

Se habla tanto de TESTIMONIO. El primer y más grande testimonio del Amor Misericordioso de Dios fue dado por el Hijo, dejándose elevar en la Santa Cruz, para darse en Sacrificio, un Sacrificio que se renueva en cada Santa Misa.

María Santísima, San Juan Apóstol, María de Magdala no se quedaron a rezar en casa, en seguridad. No siguieron la Pasión por retransmisión. Estaban bajo la cruz. Y allí también queremos estar, los que CREEMOS. Dar a Dios lo que es de Dios. ¡Por eso nos llamamos cristianos!

"¡Valentía: Yo he conquistado el mundo!" ¡Nuestro Señor nos lo dijo!

¿He hablado mal? Tal vez lo hice, con demasiado entusiasmo y muy poca habilidad. Pero si hoy guardamos silencio, "¡gritarán las piedras!"

¡Nuestra Señora, Reina del Santo Rosario, ayuda a tu pueblo!


https://www.marcotosatti.com/author/wp_7512482/


Comentarios

Anónimo ha dicho que…
¿te parece poco, cojones? ¿que quieres que se mueran todos sacamantecas?