Canonista insta a desobedecer a los obispos


Canonista romana llama a los sacerdotes: desobedecer las prohibiciones ilegales de las misas

ROMA - Una experta en derecho canónico de Roma insta a los clérigos a desafiar las órdenes ilegales que prohíben a los fieles asistir a la Santa Misa y recibir los sacramentos. 

"La Iglesia Católica ha enseñado desde tiempos inmemoriales que la lex iniusta non est lex, una ley injusta no es una ley en absoluto - y no debería ser obedecida", escribe la canonista Catherine Caridi, creadora del popular blog Canon Law Made Easy. 

Las Conferencias Episcopales no tienen "ninguna autoridad" para hacer decretos que cancelen todas las misas públicas, afirma la Dra. Caridi. "La ley es clara... de acuerdo con el canon 455, [tal decreto] es inválido".  

Las conferencias episcopales no tienen autoridad para prohibir las misas
Una conferencia de obispos sólo puede emitir decretos generales en los casos en que: a) el derecho universal lo haya prescrito, o b) un mandato especial de la Sede Apostólica lo haya establecido (c. 455.1), aclara Caridi, señalando que "el derecho universal no autoriza definitivamente a las conferencias de obispos a cancelar la misa en todo su territorio".

"Si a los sacerdotes se les dice en su país que 'todas las misas públicas deben ser canceladas, por orden de la conferencia de obispos', esta directiva no tiene peso legal y debe ser ignorada", enfatiza la canonista, quien ha recibido cientos de cartas de católicos preocupados de todo el mundo lamentando las prohibiciones.

La Dra. Caridi cita una carta de Singapur en la que se pregunta si los obispos diocesanos tienen autoridad para cancelar o suspender las misas a la luz del hecho de que, según el derecho canónico, "los fieles - que no están de otro modo bajo algún impedimento o sanción legal - tienen derecho a recibir los sacramentos (canon 213), incluyendo la asistencia a la misa y la recepción de la Sagrada Eucaristía, y teniendo en cuenta especialmente que el domingo es el 'día santo primordial de obligación'". (canon 1246 §1).

En el contexto de la crisis del coronavirus, la canonista distingue entre "un obispo que dispensa a los fieles de asistir a la misa (es decir, diciéndoles que no tienen que ir), y "un obispo que cancela todas las misas públicas (es decir, diciéndoles que no pueden ir)". 

Criticando "el número escandalosamente alto de anuncios de que todas las misas públicas son canceladas, y los fieles no pueden ir a misa o recibir los sacramentos", Caridi señala que "¡estas declaraciones son totalmente inauditas!" 

La Iglesia Católica ha enseñado desde tiempos inmemoriales que la lex iniusta non est lex, una ley injusta no es una ley en absoluto - y no debe ser obedecida.
Incluso plantear tal cuestión es "surrealista" y parece que estamos entrando en "una especie de realidad alternativa católica" que nunca se previó cuando el Papa Juan Pablo II estaba revisando el proyecto de Código de Derecho Canónico antes de promulgarlo en 1983, señala Caridi.  

El Papa Juan Pablo II "nunca, nunca hubiera imaginado ni en un millón de años que un obispo diocesano soñara con prohibir a los católicos el culto a Dios de la manera que lo ordena la Iglesia", continúa. El mismo Wojtyła celebró públicamente una misa en la ciudad polaca de Nowa Huta sin permiso en un campo abierto todas las navidades hasta que las autoridades finalmente concedieron el permiso para la construcción de una iglesia allí, narra la canonista.


"Wojtyła era plenamente consciente de que podía ser detenido -su colega el Venerable Stefan Wyszyński, cardenal arzobispo de Varsovia y Gniezno, había sido encarcelado por el gobierno durante años- pero es evidente que esto no le disuadió", añade Caridi, que es licenciada en derecho canónico latino y doctora en derecho canónico oriental.

Según la canonista, aunque el Código de Derecho Canónico promulgado por Juan Pablo II no dice nada acerca de que los obispos prohíban a la gente la celebración de la misa, sí nos da mucha información sobre lo que se supone que deben hacen los obispos.

Por ejemplo, el canon 387 nos dice que como el obispo es el principal dispensador de los misterios de Dios, debe esforzarse permanentemente para que los fieles de Cristo confiados a su cuidado puedan crecer en gracia a través de la celebración de los sacramentos.  

Afirmar que no es necesario recibir los sacramentos es una herejía.
Caridi aplaude la respuesta de los obispos polacos a la epidemia de coronavirus: "Han declarado que como las reuniones públicas han sido limitadas por el gobierno polaco a un cierto número de personas, la manera de asegurar que la gente pueda ir a misa es... ofrecer más misas". 

Del mismo modo, escribe, San Carlos Borromeo (1538-1584), que fue arzobispo de Milán durante la peste de 1575-1576 organizó misas al aire libre (levantando tiendas para atender a miles de enfermos), inició la adoración eucarística y dirigió procesiones por las calles.


"Es una cruel ironía", lamenta Caridi, "que el sucesor de San Carlos, el actual arzobispo de Milán, fuera el primer obispo italiano en ordenar la suspensión de todas las misas públicas - a pesar de no haber sido instado por el gobierno, y en un momento muy temprano de la crisis, mientras los bares, restaurantes, museos y tiendas de Milán estaban todavía abiertos".

La canonistas critica la sustitución de la Misa por misas televisadas: "Los obispos dicen a los fieles que sólo pueden quedarse en casa y mirar desde lejos mientras el clero celebra la misa y recibe la eucaristía - lo que es muy parecido a obligar a la gente hambrienta a quedarse fuera y mirar por la ventana mientras uno come."

"Los obispos parecen pasar por alto la ironía de que durante la Reforma Protestante, la Iglesia Católica condenó formalmente como herejía la noción de que los sacramentos no son necesarios para la salvación (Sesión VII, Canon IV)", elabora. "En otras palabras, afirmar que no es necesario recibir los sacramentos es una herejía."

Autor de Making Martyrs East and West: Canonización en las Iglesias Católica y Ortodoxa Rusa, Caridi alaba el heroísmo del Padre Damián belga (1840-1889) que se ofreció como voluntario para atender a la colonia de leprosos en la isla hawaiana de Moloka'i en 1873 - cuando no se conocía la cura para la enfermedad altamente contagiosa - sabiendo que el contacto prolongado con los leprosos era una sentencia de muerte.   


El Padre Damián, ya leproso, poco antes de su muerte

Los superiores religiosos de Damián y el obispo a cargo de las islas trataron frecuentemente de detenerlo, pero él los ignoró. "Se podría decir que la obediencia no era exactamente un distintivo del ministerio de Damián", comenta Caridi. 

"Si el superior de un sacerdote le ordena no ayudar a los fieles que dependen de él para sus necesidades espirituales, ese sacerdote sólo tiene que mirar a San Damián para que le guíe en lo que debe hacer", añade. "Y si el gobierno civil prohíbe a un sacerdote atender a la gente bajo amenaza de arresto, la respuesta es la misma... la fe debe triunfar sobre el miedo".


https://www.churchmilitant.com/news/author/julesgomeschurchmilitant.com


Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD


Martes 14 de enero, 2014


Cuando Mis siervos, Mis seguidores y todos aquellos quienes afirman ser de Mí, dicen que me aman, esto significa dos cosas. Ellos me aman porque aceptan Mi Palabra, y me honran al declarar la Verdad.



Si me amáis, debéis permanecer fieles a Mi Santa Palabra. Esto quiere decir ser obedientes a Mi Palabra en todas las cosas relacionadas a la Verdad. Si váis a declarar la Verdad de Mi Palabra, como Mis sagrados siervos, debéis permanecer obedientes a la Palabra de Dios.



Si Mi Iglesia sostiene la Palabra de Dios, debéis permanecer obedientes a Mi Iglesia. Pero cuando llegue el día en que esos con autoridad en Mi Iglesia no proclamen más la Verdad, entonces debéis seguir siendo obedientes sólo a Mí. Porque Yo Soy la Iglesia. Sin Mí, vuestro Jesús, no hay Iglesia.



Cuando Mi Palabra sea falseada y luego adaptada, ya no será más Mi Palabra. Vosotros sólo podéis ser obedientes a la Verdadera palabra de Dios. Si seguís a una nueva doctrina creada por el hombre - la cual reemplace a Mi Santa Palabra de Mis Iglesias a través del mundo - entonces, aquellos responsables de este sacrilegio Me negaréis. Solo seguid obedientes a aquellos que proclamen la Palabra de Dios, pues si no es Mi Palabra, entonces no es de Dios.



La Palabra de Dios es Sacrosanta. Nunca debe ser cambiada por nadie. La obediencia a Mi Iglesia es importante. La obediencia a la Palabra de Dios es lo que determina si sois un Cristiano. El día que reemplacéis la Palabra de Dios, por un substituto creado por el hombre, será el día que desobedeceréis la Palabra de Dios.



Podéis permanecer únicamente obediente a Mis Ojos, en Mi Iglesia en la Tierra, si la Verdad es defendida. Nunca debéis tener miedo de proclamar la Verdad, porque sólo la Verdad os hará libres.



Vuestro Jesús



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a14-ene-2014-si-mi-iglesia-sostiene-la-palabra-de-dios-debeis-permanecer-obedientes-a-mi-iglesia/
Templario ha dicho que…
La Iglesia fiel a Cristo es la que sigue celebrando Misas públicamente, la iglesia de Bergoglio y del anticristo, las dos bestias de Apocalipsis 13, es la que ha suprimido las Misas y los sacramentos. Poco a poco se va distanciando la falsa de la verdadera, hasta que lleguemos a la Abolición de la Eucaristía. Entonces tendremos el Cisma oficial y conoceremos al anticristo, quien liderará la falsa iglesia de Bergoglio.
Los verdaderos católicos seguirán al Papa legítimo Benedicto XVI.
Non Nobis.