Comuniones espirituales en tiempos de Pandemia




La comunión espiritual

Como se explica en el Catecismo de Baltimore, la Comunión Espiritual es "un serio deseo de recibir la Comunión en la realidad, por el cual deseamos hacer todos los preparativos y acciones de gracias que haríamos en caso de que realmente recibiéramos la Sagrada Eucaristía". La comunión espiritual es un acto de devoción que debe ser agradable a Dios y traernos bendiciones de Él".

La teología de la comunión espiritual

San Agustín es reconocido como el primero de los Padres de la Iglesia en tocar la comunión espiritual en su homilía sobre Juan 6:15-44:

"Respondió Jesús y les dijo: Esta es la obra de Dios, que creáis en el que Él ha enviado." Esto es, entonces, comer la carne, no la que perece, sino la que perdura hasta la vida eterna. ¿Con qué propósito preparas los dientes y el estómago? Creed, y ya habréis comido". (Tractato 25.)

San Agustín deja claro que la creencia en el Santísimo Sacramento es fundamental para la Comunión Espiritual, "Cree, y ya has comido". Para Agustín, la fe y el deseo están inextricablemente ligados - cuanto mayor sea nuestra fe, mayor será nuestro deseo de Dios, "Cuanto más profunda sea nuestra fe, más fuerte será nuestra esperanza, mayor será nuestro deseo, mayor será nuestra capacidad de recibir ese regalo, que es muy grande en verdad. (Carta de Augustine a Proba).

Santo Tomás de Aquino desarrolló aún más el pensamiento de San Agustín centrándose en el ardiente deseo de la Eucaristía como necesaria para la Comunión Espiritual:

"El efecto del sacramento puede ser asegurado por cada hombre si lo recibe con deseo, aunque no en realidad. Por consiguiente, así como algunos son bautizados con el Bautismo de deseo, por su deseo de bautismo, antes de ser bautizados en el Bautismo de agua; así también algunos comen este sacramento espiritualmente antes de recibirlo sacramentalmente. Ahora bien, esto sucede de dos maneras. En primer lugar, por el deseo de recibir el sacramento mismo, y así se dice que se bautizan, y que comen espiritualmente, y no sacramentalmente, los que desean recibir estos sacramentos desde que han sido instituidos..." (ST III. q80. a1).

El Concilio de Trento presentó la comprensión de Santo Tomás de Aquino de la comunión espiritual como deseo del Santísimo Sacramento como una de las tres formas de recibir la Sagrada Comunión:

"Porque han enseñado que unos la reciben sólo sacramentalmente; otros sólo espiritualmente, los que comiendo con deseo el pan celestial que se les presenta, son, por una fe viva que obra por la caridad, sensibilizados por su fruto y su utilidad..."(Concilio de Trento. Sobre el Santísimo Sacramento de la Eucaristía. Capítulo VIII.)

Desde Trento, varios papas han subrayado la importancia del ardiente deseo de la Eucaristía como esencial para la comunión espiritual:

"Los cristianos -especialmente cuando no pueden recibir fácilmente la santa comunión- deben hacerlo al menos por deseo, para que con renovada fe, reverencia, humildad y plena confianza en la bondad del divino Redentor, se unan a Él en el espíritu de la más ardiente caridad". (Venerable Papa Pío XII, Mediador Dei, 117.)

"Es bueno cultivar en nuestros corazones un deseo constante del sacramento de la Eucaristía. Este fue el origen de la práctica de la 'comunión espiritual'". (Papa San Juan Pablo II. Ecclesia de Eucharistia, 34.)

Hay varias maneras de cultivar en nuestros corazones un constante y ardiente deseo por el Santísimo Sacramento. Por ejemplo, mientras nuestras iglesias permanecen abiertas y antes de que nos aislemos o estemos en cuarentena, podemos comprometernos a recibir diariamente la Sagrada Comunión con devoción y a hacer frecuentemente la Adoración Eucarística. También podemos leer libros dogmáticos y espirituales sobre la Eucaristía, tales como: Abad Vonier, Una llave para la doctrina de la Eucaristía; Joseph Cardenal Ratzinger, Dios está cerca de nosotros: La Eucaristía, el corazón de la vida; el obispo Athanasius Schneider, Dominus Est: Es el Señor!, y, Corpus Christi: La Santa Comunión y la renovación de la Iglesia.

Cómo hacer una comunión espiritual

Hay cierta confusión en cuanto a la naturaleza y los requisitos de la comunión espiritual. Esto ha sido causado por la recomendación contemporánea, hecha por algún clérigo, de que los individuos en estado de pecado grave que no pueden recibir la Sagrada Comunión deben en cambio hacer una comunión espiritual durante su participación en la Misa. Por ejemplo, el Papa Benedicto XVI escribió en 2007:

"Incluso en los casos en que no es posible recibir la comunión sacramental, la participación en la misa sigue siendo necesaria, importante, significativa y fructífera. En tales circunstancias, es beneficioso cultivar el deseo de una unión plena con Cristo mediante la práctica de la comunión espiritual" (Sacramentum Caritatis, 55.)

Este es un tipo de "comunión espiritual" diferente a la devoción tradicional de la Comunión Espiritual que requiere que "hagamos todos los preparativos y las acciones de gracias que haríamos en caso de recibir realmente la Sagrada Eucaristía" (Catecismo de Baltimore). Tales preparativos incluirían necesariamente el requisito de la confesión si fuéramos conscientes de estar en un estado de pecado mortal. El siervo de Dios P. Felice Capello, S.J. escribió en su Tractatus Canonico-Moralis, "El que está en pecado mortal" debe al menos "arrepentirse en su corazón si desea comulgar espiritualmente de manera provechosa". La necesidad de estar en estado de gracia también fue explicada por el P. Francis D. Costa, S.S.S.:

"La persona [que hace un acto de comunión espiritual] debe estar en estado de gracia, ya que es una condición necesaria para la Santa Comunión, y también porque este deseo es esencialmente un acto de amor a Cristo en el Santísimo Sacramento".

De esto se deduce que, si no podemos recurrir a la confesión sacramental debido al auto-aislamiento o a la cuarentena, podemos prepararnos para emprender la devoción de la Comunión Espiritual haciendo un acto de perfecta contrición.

San Leonardo de Port Maurice, O.F.M., (1676-1751) recomendó en su libro El tesoro escondido, la siguiente manera de hacer la comunión espiritual: Aunque sus recomendaciones fueron escritas para la comunión espiritual durante la misa cuando el sacerdote comulga, pueden adaptarse a la comunión espiritual fuera de la misa.

1. En el momento en que el sacerdote está a punto de recibir la Sagrada Comunión, al mismo tiempo "excita en tu corazón un acto de sincera contrición", y humildemente golpea tu pecho en reconocimiento de tu indignidad para recibir tan grande gracia". Si se aísla o está en cuarentena, recuerde en su imaginación las palabras y acciones sagradas de la misa, como la consagración y elevación de la Hostia y el Cáliz o la comunión del sacerdote. Sepan que al imaginar esto en su mente, en algún lugar del mundo un sacerdote está ofreciendo el sacrificio de la Misa. O si es posible, participar en la Misa "virtualmente" por ejemplo a través de Internet o la TV.

2. Haga todos esos actos de fe, humildad, dolor, adoración, amor y deseo que usualmente expresa a través de las oraciones antes de la Sagrada Comunión.

3. 3. Desead ardientemente, con ferviente deseo, recibir a vuestro adorable Jesús que se ha dignado velar en el Sacramento por vuestro bienestar espiritual y temporal. Imagina que la Madre de Dios, o alguno de tus santos patronos te administra la adorable partícula; piensa que la estás recibiendo realmente, y después de abrazar a Jesús en tu corazón, dile una y otra vez con palabras de corazón dictadas por el amor, como la siguiente oración:

Jesús mío, creo que estás presente en el Santísimo Sacramento. Te amo por encima de todas las cosas y te deseo en mi alma. Ya que ahora no puedo recibirte sacramentalmente, ven al menos espiritualmente a mi corazón. Como si ya estuvieras allí, te abrazo y me uno totalmente a ti; no permitas que me separe nunca de ti. Amén. (San Alfonso de Ligouri)

4. Después de los momentos de adoración silenciosa haz todos aquellos actos de fe, humildad, amor, acción de gracias y ofrecimiento que habitualmente expresas a través de las oraciones después de la Santa Comunión.

Uno de los maravillosos beneficios de la comunión espiritual es que puedes hacerla muchas veces durante el día y la noche. San Maximiliano Kolbe, O.F.M., hacía esta devoción al menos una vez cada cuarto de hora. San Pío de Pietrelcina (Padre Pío) recomendaba recibir a nuestro Señor en la Comunión Espiritual a lo largo del día durante las diversas ocupaciones. Para fomentar esta devoción enseñaba:

"Vuela con tu espíritu ante el tabernáculo, cuando no puedas estar de pie ante él corporalmente, y allí derrama los ardientes anhelos de tu alma y abraza al Amado de las almas, aún más que si te hubieran permitido recibirlo sacramentalmente". (Padre Pío citado por Vinny Flynn, 7 Secretos de la Eucaristía.)

Será un gran consuelo recibir las gracias eucarísticas a través de la comunión espiritual si no podemos recibir la Sagrada Comunión debido al auto-aislamiento, la cuarentena o el cierre de las iglesias durante semanas. Como aconsejó Santa Teresa de Jesús:




"Cuando no recibas la comunión y no asistas a la misa, puedes hacer una comunión espiritual, que es una práctica muy beneficiosa; por ella el amor de Dios quedará muy grabado en ti". (El camino de la perfección, Capítulo. 35.)

Aunque estas devociones tradicionales de la Contrición Perfecta y de la Comunión Espiritual se impondrán realmente si se nos niegan los sacramentos debido a la COVID-19, es mejor hacer de ellas una práctica diaria ahora, incluso cuando permanezcamos libres para asistir a nuestras iglesias parroquiales. El cultivo de estos hábitos nos facilitará el aprovechamiento de sus beneficios si nos debilitamos por la enfermedad. Por último, si encuentra este artículo útil, por favor páselo a otros católicos para ayudarles a prepararse para cualquier eventualidad provocada por esta pandemia.


Publicado originalmente por Rorate Caeli (Diácono Nick Donnelly)

Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Si el mundo no pide perdón, si no hincan la rodilla en tierra pidiendo ayuda
y misericordia, saldrán de esta y habrá más pruebas duras que no podréis
resistir solo los valientes al lado de Dios,
Os amo y estoy con vosotros, en vuestros hogares dando fuerza para
continuar.
Os ama Jesús de Nazaret. Amén.

*Manoli = Comunión espiritual que me dicto el Maestro para que lo hiciera
hace muchos años, pero ahora es tiempo de ello.

Comulgo con Dios Padre, comulgo con Dios Hijo, comulgo con Dios
Espíritu Santo, que el secreto de Comunión sea patente para mí.
Yo quisiera, Señor, recibiros con aquella pureza, humildad y devoción
conque os recibió vuestra Santísima Madre, y el espíritu y fervor de los
santos. Amén.