Contrición perfecta en tiempos de epidemia


Coronavirus: Una guía espiritual para pacientes en hospitales y cuarentenas

La situación crítica que ha surgido a causa del coronavirus se está agudizando cada vez más. En algunos lugares las personas están bajo cuarentena o restricciones similares. En Austria, por ejemplo, ya existe una prohibición general y muy amplia de salir del país. Sin embargo, según los expertos, todo esto es sólo la fase inicial de un desarrollo general que tendrá consecuencias extremadamente graves - también para la posibilidad de recibir los Santos Sacramentos, especialmente el Sacramento de la Penitencia, la Santa Confesión.

En esta situación es más que útil señalar la contrición [perfecta], también llamada fidelidad de amor. Mediante la contrición perfecta por amor a Dios, el hombre puede en cualquier momento alcanzar el estado de gracia santificante. Como una persona que no muere en estado de gracia no puede ir al cielo, la contrición perfecta es de suma importancia. Para todos aquellos que no están en estado de gracia y no tienen la posibilidad de adquirir el estado de gracia sacramentalmente, es decir, según la enseñanza de la Iglesia, la contrición perfecta es el único medio de salvación. Sólo Dios sabe cuántas personas podrían salvarse y se han salvado sólo por la contrición perfecta.

El siguiente texto del P. Alfons Maria Weigl da una breve y concisa explicación de la contrición perfecta:

Si caes en pecado - entonces haz un acto de contrición perfecta

¿Qué debo hacer si he pecado mortalmente, si voy a morir y ya no puedo confesarme?

Sobre todo, no te desesperes, sino confía y arrepiéntete. Nadie se ha hundido tanto como para no poder ser salvado por la gracia de Dios y la sangre de Jesús. Confía en la infinita Misericordia Divina que sangró por ti en la Cruz. Recuerda que las heridas del Salvador Crucificado son la expresión más conmovedora de un amor y una bondad infinitos, y luego arrepiéntete de todos tus pecados por amor a Dios rezando con santa seriedad:

"¡Señor mío y Dios mío! Me arrepiento de todos mis pecados porque te he ofendido a ti, el Eterno e Infinito Amor y Bondad. Estoy decidido a vivir y morir según tu santa voluntad. Te amo, oh Dios, con todo mi corazón, y este es mi mayor dolor, que te aflige a Ti, que eres todo bondad; oh lávame límpiame en tu sangre."

O en resumen: Mi Jesús, ten misericordia de mí.

En el momento de mayor peligro, el pensamiento "Jesús" puede ser suficiente.

Penetrado por esta actitud, puedes reconciliarte con Dios en cualquier momento y volver a ser un hijo de Dios. Porque el amor destruye el pecado y devuelve la gracia. Esta lealtad de amor incluye la decisión de confesar al menos los pecados graves en la siguiente confesión. Pero si uno no pudiera confesarse más, aún así se salvaría.

De: Reverendísimo Padre Alfons Maria Weigl, Gebetsschatz (publicado con el permiso de la Iglesia)


https://www.lifesitenews.com/blogs/clergymen-recommend-perfect-contrition-and-spiritual-communion-in-times-of-coronavirus

Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD

Agradeced a Mi Padre por el Regalo de Su Gracia de Inmunidad contra el Fuego del Infierno

Viernes, 24 de agosto del 2012



Mi muy querida y amada hija, Yo quiero que les pidas a Mis discípulos que empiecen a rezar diariamente Mis Letanías de Jesús para la Humanidad, ahora, y de ahora en adelante.

Estas oraciones brindarán grandes Gracias y salvarán a todos aquéllos, los cuales habéis puesto dentro de vuestras intenciones especiales para la salvación de sus almas.

La segunda, es en honor de Mi Padre Eterno, quien ama a cada uno de Sus preciados hijos.

Yo recuesto Mi Cabeza sobre Su Hombro, Mis Brazos Lo rodean cada día, para darle consuelo mientras Él se preocupa por todas aquellas pobres almas que están perdidas para Él.

Venid a Él, Mis amados discípulos y agradeced a Mi Padre por el Regalo de Su Gracia de Inmunidad contra el Fuego del Infierno, para aquéllos quienes respondan a Su Llamado.

Letanía de Jesús para la Humanidad (2): Por la Gracia de la Inmunidad

“Oh Padre Celestial, Dios Altísimo

Yo te amo.

Yo te glorifico.

Señor, ten piedad.

Señor, perdona nuestras ofensas.

Yo te adoro.

Yo te alabo.

Te doy las gracias por todas Tus Gracias especiales.

Te suplico por la Gracia de la Inmunidad para mis amados: (nombre de todos aquéllos que están en la lista para la salvación de las almas)



Yo te ofrezco mi lealtad en todo momento.

Tú, oh Altísimo Padre Celestial,

Creador de todas las cosas,

Creador del universo,

Creador de la humanidad,

Tú eres el origen de todas las cosas.

Tú eres la fuente del Amor.

Tú eres Amor.



Yo te amo.

Yo te glorifico.

Me postro ante Ti.

Te suplico Misericordia por todas las almas que no te conocen,

quienes no te glorifican,

quienes rechazan Tu mano de Misericordia.

Me entrego a Ti en espíritu, cuerpo y alma

para que Tú los acojas en Tus brazos, seguros contra el mal.

Te pido que abras las puertas del Paraíso para que todos Tus hijos

se puedan unir finalmente, en la herencia que has creado para todos nosotros.

Amén.”



Quiero que todos vosotros sepáis esto:

El amor que Mi Padre Eterno tiene por cada uno de Sus hijos, está más allá de la capacidad de vuestro conocimiento.

Éste, es cien veces o más, más fuerte que aquél que mantiene un padre en su corazón por sus propios hijos en la Tierra.

Tan fuerte es el amor que Mi Padre tiene por Sus hijos, que ha hecho muchos sacrificios de los cuales vosotros no soís conscientes.

Su Mano ha sido apartada de infligir muchos castigos, que Él planeó, con el fin de castigar a Sus hijos.

Su paciencia ha sido probada más allá de la resistencia.

Los insultos lanzados a Él, han sido ignorados por Él.

En cambio, Él quiere traer a Sus hijos de vuelta a Él, no a través del miedo, sino a través del amor de aquellos hijos Suyos, quienes lo aman demasiado.

Él se apoya en aquellos de vosotros que tienen un profundo y perdurable amor por Él y por Mí, Su Hijo, para reunir a Sus hijos perdidos para que Él pueda llevárselos hacia Él.

Traed a todas aquellas almas cercanas a vuestro corazón y ahora ponedlas ante el Trono de Mi Padre y, en Su Misericordia, Él os dará el Mayor Don de todos: Él concederá su salvación.

Traed los nombres de las almas en tinieblas, incluyendo una lista de aquéllos que vosotros no conocéis y suplicad por Misericordia para sus almas.

Mi Padre espera, con amor en Su Corazón, por vuestra generosa respuesta.

Venid. No dudéis, porque éste es el más extraordinario Don de su tipo, venido del Cielo.

Vosotros, los de esta generación, estáis, de hecho, bendecidos.

Vuestro Jesús



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a24-ago-2012/
Cristina V. ha dicho que…
Cruzada de Oración No. 24

Indulgencia Plenaria para la Absolución Total

(para católicos y no-católicos- Los católicos todavía deben ir a confesarse regularmente conforme a lo solicitado por Jesús)

Deben decir esta oración por 7 días consecutivos y les será dado el don de la absolución total y el poder del Espíritu Santo:



“Oh mi Jesús, Tú eres la Luz de la Tierra. Eres la llama que toca todos los corazones. Tu misericordia y amor no conocen límites. No somos dignos del sacrificio que hiciste con Tu muerte en la cruz. Sin embargo sabemos que Tu amor por nosotros es mayor que el amor que tenemos por Ti Concédenos, Oh Señor, el don de la humildad, para que así seamos merecedores de Tu Nuevo Reino. Llénanos con el Espíritu Santo, para que así podamos marchar hacia adelante y guiar a Tu ejército para proclamar la verdad de Tu Santa Palabra y preparar a nuestros hermanos y hermanas para la Gloria de Tu Segunda Venida a la Tierra. Te honramos. Te alabamos. Nos ofrecemos nosotros mismos, nuestras penas, nuestros sufrimientos, como una ofrenda a Ti para la salvación de las almas. Te amamos Jesús. Ten Misericordia de todos Tus hijos donde sea que estén. Amén.”





Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/cruzada-de-oracion-no-24/