Diálogo confiado con Dios

Y se apartó de ellos como a un tiro de piedra y, puesto de rodillas, oraba, diciendo: Padre, si quieres, aparta de mí este cáliz; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.
Cuando el sufrimiento espiritual es tan intenso que le hace entrar en agonía, el Señor se dirige a su Padre con una oración llena de confianza. Le llama Abba, Padre, y le dirige palabras íntimas. Ese es el camino que debemos seguir también nosotros. En nuestra vida habrá momentos de paz espiritual y otros de lucha más intensa, quizá de oscuridad y de dolor profundo, con tentaciones de desaliento... La imagen de Jesús en el Huerto nos señala cómo hemos de proceder siempre: con una oración perseverante y confiada. Para avanzar en el camino hacia la santidad, pero especialmente cuando sintamos el peso de nuestra debilidad, hemos de recogernos en oración, en conversación íntima con el Señor.
La oración pública (o en común) en la que participan todos los fieles es santa y necesaria, pues Dios quiere ver a sus hijos también juntos orando, pero nunca puede sustituir al precepto del Señor: tú, en tu aposento, cerrada la puerta, ora a tu Padre. La liturgia es la oración pública por excelencia, «es la cumbre hacia la cual tiende toda la actividad de la Iglesia y al mismo tiempo fuente de donde mana toda su fuerza (...). Con todo, la vida espiritual no se contiene en la sola participación de la sagrada Liturgia. Pues el cristiano, llamado a orar en común, debe sin embargo entrar también en su aposento y orar a su Padre en lo oculto, es más, según señala el Apóstol, debe rezar sin interrupción (1 Tes, 5, 17)».
La oración hecha en común con otros cristianos también debe ser oración personal, mientras los labios la recitan con las pausas oportunas y la mente pone en ella toda su atención.
En la oración personal se habla con Dios como en la conversación que se tiene con un amigo, sabiéndolo presente, siempre atento a lo que decimos, oyéndonos y contestando. Es en esta conversación íntima, como la que ahora intentamos mantener con Dios, donde abrimos nuestra alma al Señor, para adorar, dar gracias, pedirle ayuda, para profundizar –como los Apóstoles– en las enseñanzas divinas. «Me has escrito: “orar es hablar con Dios. Pero, ¿de qué?” —¿De qué? De Él, de ti: alegrías, tristezas, éxitos y fracasos, ambiciones nobles, preocupaciones diarias..., ¡flaquezas!; y hacimientos de gracias y peticiones: y Amor y desagravio.
»En dos palabras: conocerle y conocerte: “¡tratarse!”».
Nunca puede ser plegaria anónima, impersonal, perdida entre los demás, porque Dios, que ha redimido a cada hombre, desea mantener un diálogo con cada uno de ellos, y al final de la vida la salvación o condenación dependerán de la correspondencia personal de cada uno. Debe ser el diálogo de una persona concreta –que tiene un ideal y una profesión determinada, y unas amistades propias..., y unas gracias de Dios específicas– con su Padre Dios.




Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD


Domingo 08 de enero de 2012

Hago un llamado hoy a todos los niños, que sobrepasan la edad de siete años y a cada hijo Mío en el mundo.

Ustedes Mis pequeñitos, son como joyas ante Mis ojos.

Me traen tal amor tan tierno y me deleito con su compañía.

Sepan que los amo muchísimo. Algunos de ustedes ya me conocen y eso es bueno.

Los invito a conversar más Conmigo. Con sus propias palabras. Como a un amigo.

Nunca sientan que deben aprender o rezar oraciones, que encuentren difíciles.

En cambio, vengan a Mí y compartan todos sus pensamientos, miedos, novedades o problemas.

Estoy siempre a su lado, incluso cuando me ignoran. Siempre tengo esperanza.

A esas pobres personas jóvenes, cuyas vidas están llenas con falsedades o que están involucradas con la bebida o las drogas, deben saber esto:

A pesar de que ustedes pudieran sentir un vacío dentro, deben darme su mano y la tomaré. Los salvaré de ahogarse en un mar de confusión.

Muchos de ustedes se sienten indignos e insignificantes. Están tan abrumados por los que ustedes idolatran en el mundo de la música y las celebridades, que se sienten completamente inadecuados.

Nunca se sientan así, Mis pequeñitos porque, ante Mis ojos, ustedes son muy especiales.

Cada uno de ustedes tiene un lugar único en Mi corazón. Permítanme llevarlos en un camino a un maravilloso futuro nuevo.

Introduciré, en breve, una nueva y maravillosa Era de Paz y Gloria en la Tierra.

Deben mantenerse fuertes. Nunca se rindan cuando se sientan decaídos. Nunca se desesperen cuando se sientan indignos.

Ustedes, recuerdan, nacieron por una razón. No importa cuáles son sus circunstancias, la razón de su nacimiento es esta: Nacieron para unirse a Mí, como parte de Mi nuevo y glorioso Reino.

Yo sé que es difícil para ustedes oír Mi voz, pues hay muchos falsos dioses, tratando de llamar su atención.

Mi promesa es esta: Vivan su vida con esperanza y amor por Mí, su Jesús y les daré el don del Paraíso. Este Paraíso es lo que les está esperando, si tan solo me pidieran que les ayude en su trayecto hacia Mí.

Yo soy el amor que está haciendo falta en sus vidas.

Yo soy la paz que buscan.

Yo soy la ayuda que necesitan para sentir amor en su corazón, de nuevo.

Yo soy el amor.

Yo soy la Luz.

Sin Mí, ustedes permanecerán en la oscuridad.

Los amo, no importa cómo me puedan herir u ofender.

Digan esta pequeña oración y vendré corriendo a ustedes inmediatamente:

“Jesús, escucha mi llamado por ayuda. Por favor ayúdame a tratar con aquellos quienes me causan dolor. Ayúdame a impedir que la envidia se apodere de mi vida y que deje de desear cosas que no puedo tener. En cambio abre mi corazón a ti querido Jesús. Ayúdame a sentir amor real, Tu amor, y a sentir verdadera paz en mi corazón. Amén.”



Regoncíjense hijos Míos, porque Yo ahora les hablo a su corazón, desde los Cielos.

Soy real. Existo.

Los amo y nunca renunciaré a Mi lucha por salvarles para que pueda llevarles a ustedes, a su familias y amigos, al Nuevo Paraíso en la Tierra.

Este Paraíso fue creado para Adán y Eva y ahora regresará a la Tierra.

Yo quiero que ustedes sean parte de esta nueva y gloriosa vida, que está más allá de sus sueños.

Los bendigo ahora.

Vuestro amado Amigo,

Jesús



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a08-ene-2012-jesus-hace-un-llamado-a-los-ninos-en-todo-el-mundo-/