Disparates bergoglianos que ya hemos olvidado




Francisco bendijo la unión adúltera del Presidente de Colombia-2017




Un sacerdote no debería bendecir a un individuo que está decidido a seguir ofendiendo a Dios por un pecado mortal, pero incluso una persona adúltera podría ser bendecida en una situación en la que, por ejemplo, estuviera en el proceso de reformar su vida y volver a la obediencia a la ley de Dios, o si estuviera entre muchas personas en una iglesia, entonces obviamente un sacerdote bendeciría a los congregados, sin destacar al individuo.
Pero aquí, Bergoglio ha "bendecido" específicamente a dos personas que viven en adulterio, estando presentes y juntos, y la "bendición" estaba destinada sólo a ellos y no a una multitud.

Esto es sin duda una acción mortalmente pecaminosa de escándalo y aprobación del pecado. (comentario de Novus Ordo Watch)

Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD:


Domingo 16 de noviembre de 2014


Satanás es el rey de la mentira, el maestro del engaño, y deambula por la Tierra libremente, devorando almas a cada segundo. Su poder es alimentado por el hecho de que la mayor parte de la gente no crree que él existe. Él se adueña de los corazones y las almas de muchos, y es así como él trabaja.



Él dice mentiras a los que él infesta, para animarlos a pecar. Él quiere convencer al alma de que el pecado es inofensivo y que es aceptable cometer todo pecado, lo cual está especialmente asociado con él. Estos pecados incluyen la justificación de todo acto malvado de la carne incluyendo la promiscuidad sexual, la inmoralidad, los excesos y la decadencia. Cuando el cuerpo humano es usado como vehículo para cometer este tipo de actos, que son vergonzantes a los ojos de Dios, sabréis que esto es una señal de la influencia satánica.



Cuando el demonio ejerce influencia en las almas de los que están a cargo de la dirección espiritual de las almas, en Mi iglesia, para inducir a la aceptación del pecado, lo hace de un modo muy astuto. Vosotros seréis amonestados por juzgar al pecador, pero ni una sola palabra se va a pronuniciar para condenar el pecado, a los ojos de Dios.


.. Mentiras, blasfemias y odio son los medios por los cuales Satanás trabaja para esparcir su contaminación. Él apacigua a las almas en una falsa seguridad, cuando un hombre le dice a otro que el pecado no está contra las Leyes de Dios, porque es una cosa natural. Por consiguiente los hijos de Dios se verán muy confundidos, porque las Leyes establecidas por Él han sido desplazadas, y las personas están indecisas de cual es el camino que deberían seguir.



Vosotros tenéis solo una opción. Leed la Sagrada Biblia y recordad la Verdad. Está allí para que leáis en palabras claras. Si aceptáis la Verdad contenida en el Libro Sagrado de Mi Padre, y creéis que Él dictó a Moisés Sus Diez Mandamientos, entonces nunca debéis aceptar ninguna otra doctrina.



Dios nunca dictaría ninguna otra doctrina, porque Él dió Su Palabra al mundo. Nada dentro de ella puede ser cambiado. La persona que se atreva a cambiarla para adaptarse a la vida de los pecadores, será culpable de un terrible pecado y sufrirá por esta ofensa al Espíritu Santo.



Vuestro Jesús



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a016-nov-2014-dios-nunca-dictaria-ninguna-otra-doctrina-porque-el-dio-su-palabra-al-mundo/