El Vaticano niega que Fco tenga el coronavirus



2020/3/1 

El Vaticano le ha dicho al Global Times que "no hay evidencia para diagnosticar al Papa de otra cosa que no sea estar ligeramente enfermo", en respuesta a los reportes de que el Papa ha contraído COVID-19.

Los medios de comunicación social circularon recientemente que el Papa Francis y dos ayudantes dieron positivo para COVID-19. El Papa canceló un tercer día de eventos programados para el sábado para recuperarse de lo que el Vaticano llamó "ligera indisposición", de acuerdo a los reportes de los medios. 

Un portavoz de la Oficina de Prensa de la Santa Sede dijo al Global Times el domingo en un correo electrónico que "Sus reuniones [del Papa Francis] se llevaron a cabo regularmente en Santa Marta incluso ayer", refutando los rumores de que el Papa dio positivo para COVID-19. 

El obispo Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de las Academias Pontificias de Ciencias y Ciencias Sociales, dijo al Global Times el sábado, "No hay ningún coronavirus en el Vaticano, todavía!" Pero dijo que el Vaticano está tomando las medidas necesarias, ya que algunos funcionarios del Vaticano acaban de regresar de China en diciembre, justo cuando la epidemia estaba empezando.

En enero, el Papa elogió lo que llamó "el gran compromiso" de China para contener el brote de coronavirus, y más tarde el brazo caritativo del Vaticano envió cientos de miles de máscaras y suministros médicos a China como un gesto de buena voluntad.

https://www.globaltimes.cn/index.html



Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD:


Jueves 25 de julio de 2013


Mi niña, es importante que mis hijos no pierdan el ánimo cuando estén frente al dolor que tendrán que enfrentar, mientras la iglesia de mi Hijo será arrojada a la aridez del desierto.



Yo soy la Mujer en el Libro del Apocalipsis, revestida del sol, que dio a luz al Niño. El Niño es Jesús. El Cuerpo Místico de mi Hijo Jesús, es Su Iglesia en la Tierra. La Iglesia de mi Hijo está siendo robada y pronto Su Cuerpo ya no estará presente en ella. Esta desolación rasgará los corazones de aquellos, que siguen las Enseñanzas de mi Hijo, en dos. Aquellos, que no tendrán ningún lugar a donde regresar, se hallarán arrojados fuera de los edificios que han, hasta ahora, alojado la Sagrada Eucaristía. Pero, así como hayan sido lanzados, con la poca misericordia que les será mostrada, ellos estarán llenos con el Espíritu Santo. Esto significa que serán guiados y que conducirán vehementemente al Ejército Remanente, que está constituido de aquellos que son leales a Dios.



Otros, ciegos a la Verdad, seguirán al falso profeta dentro de la confusión. Sus corazones serán engañados, y pronto, cuando el falso profeta sea visto estar a las puertas de la muerte, ellos sollozarán. Pero entonces, justo como si un milagro se hubiera llevado a cabo, el falso profeta parecerá resucitar de entre los muertos. Ellos dirán que él está bendecido con grandes poderes sobrenaturales del Cielo y caerán de bruces ante él en adoración. Será amado y adorado por aquellos que no pueden ver.



Pronto el Anticristo aparecerá y su ascenso a la fama comenzará en Jerusalén. Una vez que él aparezca en público, todo en la Iglesia de mi Hijo cambiará, rápidamente. Las nuevas reglas serán introducidas. Nuevas reliquias, cambios en las vestiduras utilizadas por los sacerdotes y muchas nuevas normas serán obligatorias. Al principio, la gente dirá que todos estos cambios surgen de la necesidad de ser humildes. Y, mientras estas abominaciones entran en las iglesias cristianas, la persecución comenzará. Desafiad a objetar* estos rituales satánicos y seréis considerados unos herejes – alborotadores.



Muchos cardenales, obispos, sacerdotes, religiosas y personas normales (comunes y corrientes) serán excomulgados, si no siguen las nuevas reglas o si no adoran al falso profeta. En esta etapa debéis buscar los refugios, que habrán sido creados, para que podáis adorar a mi Hijo, Jesucristo, en paz. Los sacerdotes deben continuar administrando los Sacramentos y proveer a mis hijos con la Santísima Eucaristía.



Vosotros nunca debéis ceder al engaño, que se os pedirá para que toméis parte. Aquellos que lo hagan harán perder sus almas al maligno.



Vuestra amada Madre

Madre de la Salvación