Guía de supervivencia católica: La Contrición Perfecta




El recurso a los sacramentos es esencial para la vida sobrenatural de los católicos.

Esto es aún más cierto durante las crisis de la vida, como las que muchos enfrentan debido a la epidemia del coronavirus COVID-19.

Por lo tanto, el Arzobispo Vigano tiene razón cuando describe el cierre de iglesias en Italia, y la suspensión de la misa pública y la confesión como "una verdadera tragedia sin precedentes".

Desde hace semanas, muchos católicos que viven en China, Singapur, Hong Kong, Macao e Italia no han podido recibir el Santísimo Sacramento o la absolución sacramental de sus pecados.

Desde la Reforma Protestante en toda Europa o la persecución comunista de la Iglesia en Rusia, México y China, no se ha prohibido a tantos católicos la celebración pública de los sacramentos.

Aunque esta vez las iglesias han sido cerradas para proteger el bienestar físico de los católicos, el drástico impacto en la vida sacramental de los fieles no puede ser exagerado.

Es una perspectiva aterradora enfrentar la posibilidad de que se les nieguen los sacramentos si se les instruye a aislarse debido a la exposición al coronavirus COVID-19 o a estar en cuarentena en un hospital con complicaciones que amenacen su vida.

Es muy poco probable que los profesionales médicos seculares aprecien el estrés que sufren los católicos que no pueden recibir el cuidado pastoral de nuestros sacerdotes, especialmente la ansiedad causada por la posibilidad de no poder recibir la Extremaunción a la hora de la muerte.

Sin embargo, podemos hacer mucho para reducir nuestra propia ansiedad y estrés si nos encontramos en tal situación siguiendo dos prácticas devocionales tradicionales - el Acto de Contrición Perfecta y la Comunión Espiritual. Como el obispo Schneider observó en su reciente ensayo de Rorate Caeli sobre el coronavirus:

"En tiempos de persecución, muchos católicos no podían recibir la Sagrada Comunión de manera sacramental por largos períodos de tiempo, pero hacían una Comunión Espiritual con mucho beneficio espiritual."

El Cardenal Johann Baptist Franzelin (1816-1885), el renombrado teólogo dogmático y papal durante el Concilio Vaticano I, admitió una vez, "Si pudiera atravesar el campo predicando la palabra divina, mi tema favorito del sermón sería la contrición perfecta."

Ahora es el momento de recuperar la sabiduría y la práctica de estas devociones tradicionales. Bajo ciertas condiciones, nos permitirán recibir el perdón de nuestros pecados, y el maravilloso beneficio de las gracias eucarísticas si - por ejemplo debido al auto-aislamiento en casa o la cuarentena en el hospital - se nos niega los sacramentos y el cuidado pastoral de nuestro clero.

Confía en que Dios quiere salvar a todos los hombres

Dios en su providencia ha dado a los fieles estos medios tradicionales para recibir la absolución de nuestros pecados, bajo ciertas condiciones, y el alimento de las gracias eucarísticas por su voluntad salvadora universal. Como nos dice la Sagrada Escritura, Dios no desea la muerte de los pecadores sino nuestra conversión y vida (Ezequiel 18:23), y, Él vino al mundo para salvar a los pecadores y quiere salvar a todos los hombres (1 Timoteo 1:15; 2:4.)

Nuestro Señor ha dado un significado sobrenatural especial y eficacia a los siete sacramentos como signos e instrumentos únicos de su gracia salvadora que son necesarios para la salvación. Sin embargo, Santo Tomás de Aquino fue claro en que Dios no se ha limitado a estos sacramentos (ST III. 64. a2.) En el Acto de Contrición Perfecta, que está intrínsecamente relacionado con el sacramento de la Confesión y en la Comunión Espiritual, que está ardientemente enfocado en el sacramento de la Eucaristía, recibimos su gracia salvadora. La economía de la salvación es mucho más variada y multifacética de lo que muchos católicos hoy en día suponen, especialmente cuando añadimos también otros sacramentales.

El acto de contrición perfecta

Como explica el Catecismo de Baltimore, la contrición "es el dolor sincero por haber ofendido a Dios, y el odio por los pecados que hemos cometido, con el firme propósito de no pecar más", y, la contrición perfecta "es la que nos llena de dolor y odio por el pecado, porque ofende a Dios, que es infinitamente bueno en sí mismo y digno de todo amor".

La teología del acto de contrición perfecta

Varios Padres de la Iglesia enseñaron la eficacia de la contrición para la remisión de los pecados, incluyendo a San Juan Crisóstomo que escribió:

"Como el fuego que se apodera de un bosque, lo limpia a fondo, así el fuego del amor, dondequiera que caiga, quita y borra todo lo que pueda dañar la semilla divina, y purifica la tierra para la recepción de esa semilla. Donde está el amor, allí se quitan todos los males". (citado por el Rt. Rev. Mons. Joseph Pohle Ph. D. D., Los Sacramentos: Un Tratado Dogmático").

Por supuesto, el amor que enciende la contrición perfecta es la virtud teológica de la caritas, y por lo tanto es ya una expresión del funcionamiento de la gracia divina en la vida de uno. La motivación de la caritas explica por qué la contrición perfecta también se llama a veces contrición de la caridad.

Uno de los pasajes de la Sagrada Escritura que informa esta comprensión de la contrición perfecta es Juan 14:23, "Respondió Jesús y le dijo: "Si alguno me ama, guardará mi palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos nuestra morada con él." La virtud teológica de la caritas lleva a los que buscan la perfección cristiana a la contrición de la caridad y a la consiguiente remisión del pecado que permite a Dios hacer su hogar en el alma.

Santo Tomás de Aquino argumentó explícitamente que la contrición perfecta podría recibir el perdón de los pecados fuera de la confesión, "Yo respondo que, la contrición puede ser considerada de dos maneras, o como parte de un sacramento, o como un acto de virtud, y en cualquier caso es la causa del perdón de los pecados, pero no de la misma manera. (Suplemento ST. Q. v, a. 1.)

El Concilio de Trento fue más allá al explicar las condiciones que deben cumplirse para la contrición perfecta para remitir los pecados, incluidos los mortales, fuera del sacramento de la confesión:

"El Sínodo enseña además que, aunque a veces sucede que esta contrición es perfecta por la caridad, y reconcilia al hombre con Dios antes de que este sacramento sea efectivamente recibido, dicha reconciliación, sin embargo, no debe atribuirse a esa contrición, independientemente del deseo del sacramento que se incluye en ella". (Concilio de Trento. Sesión xiv, Cap. 4.)

El Catecismo de la Iglesia Católica de San Juan Pablo II hizo explícito este requisito de desear la confesión sacramental como elemento de la contrición perfecta para la remisión del pecado mortal, "[la contrición perfecta] también obtiene el perdón de los pecados mortales si incluye la firme resolución de recurrir a la confesión sacramental lo antes posible". (CCC 1452).

Cómo hacer un acto de contrición perfecta

Lo primero que hay que hacer es estar seguro de la diferencia entre una contrición imperfecta y una contrición perfecta. El útil folleto del Padre J. von den Driesch sobre la contrición perfecta explica las diferencias. En resumen:

Nuestra contrición es imperfecta si nuestra motivación para arrepentirnos de nuestros pecados se debe al temor de Dios porque pensamos que nuestros pecados nos negarán el cielo o ganarán el castigo del Purgatorio o el Infierno. La contrición imperfecta se origina en un amor imperfecto a Dios que antepone nuestras necesidades y deseos y el amor egoísta de favor a un verdadero amor a Dios.

Nuestra contrición es perfecta si nos arrepentimos de nuestros pecados porque cuando pensamos en la grandeza de Dios, su belleza, su amor, su santidad, somos conscientes de lo ofensivos que son nuestros pecados para Dios y de cómo causaron los sufrimientos de nuestro Señor Jesucristo en la Cruz. La contrición perfecta se origina en la virtud teológica de la caritas, un amor de Dios que se olvida de sí mismo y que se regocija en la santidad de Dios y en el amor redentor del hombre pecador, "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna". (Juan 3:16).

En su folleto de 1930 "Contrición perfecta": La Llave de Oro del Paraíso, el Padre J. von den Driesch explica los pasos que considera necesarios para hacer un acto de contrición perfecto:

1. La Contrición Perfecta es una gracia de nuestro Dios misericordioso, por lo que sinceramente le pedimos con frecuencia a lo largo del día este regalo divino repitiendo a menudo, "Dios mío, concédeme una contrición perfecta por todos mis pecados". Dios da voluntariamente esta gracia a aquellos que la desean ardientemente.

2. En la realidad o en la imaginación arrodíllate al pie de un crucifijo y medita en las Cinco Preciosas Heridas de Jesús y su Preciosa Sangre por unos momentos y dite a ti mismo: "¿Quién, entonces, está clavado en esta cruz? Es Jesús, mi Dios y mi Salvador. ¿Qué es lo que sufre? Su cuerpo destrozado y cubierto de heridas muestra los horribles tormentos. Su alma está empapada de dolores e insultos. ¿Por qué sufre? Por los pecados de los hombres y también por los míos. En medio de su amargura, se acuerda de mí, sufre por mí, quiere borrar mis pecados".

3. Antes de que el Cristo Crucificado rememore tus pecados, y olvidando por un momento el Cielo y el Infierno, arrepiéntete de ellos porque han llevado a nuestro Señor a sus sufrimientos en la Cruz. Prométele que con su ayuda no pecarás más.

4. Recita, lentamente y con fervor, un acto de contrición que subraye la bondad de Dios y tu amor a Jesús. Los siguientes son bien conocidos o fáciles de memorizar:

Oh Dios mío, porque eres tan bueno, siento mucho haber pecado contra ti y con la ayuda de tu gracia no volveré a pecar. Amén

Te amo, Jesús, mi amor sobre todas las cosas, y me arrepiento de todo corazón de haberte ofendido. No permitas que vuelva a separarme de ti, haz que te ame siempre y haz conmigo lo que quieras. Amén.

5. Resuelve firmemente ir a la confesión sacramental tan pronto como sea posible. Si uno está en auto-aislamiento o en cuarentena en un hospital o las iglesias están cerradas como consecuencia del coronavirus, debes tratar de ir tan pronto como estas restricciones se relajen...

El Padre J. von den Driesch explica:

"Es cierto que la contrición perfecta produce los mismos efectos que la confesión, pero no los produce independientemente del sacramento de la penitencia, ya que la contrición perfecta supone precisamente un firme propósito de confesar los mismos pecados que acaba de perdonar".

Es importante que desarrolle ahora el hábito de hacer actos de perfecta contrición, durante el día, y especialmente después de un examen de conciencia a última hora de la noche. Entonces, si os encontráis gravemente enfermos o en peligro de muerte sin la ayuda de un sacerdote, podéis hacer fácilmente un acto de contrición perfecta con la certeza de que se os han perdonado vuestros pecados y que si morís lo haréis en estado de gracia. Si no mueres, puedes hacer una confesión sacramental tan pronto como las circunstancias lo permitan.



Publicado originalmente por Rorate Caeli/Nick Donnelly


Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD

Jesús revela Indulgencia Plenaria para la absolución total


Martes 31 de enero del 2012

Este mensaje fue dado a María Divina Misericordia después de una hora y media durante la Adoración Eucarística.



Mi amadísima hija, cómo me regocijo con el amor mostrado a Mí por Mis preciosos seguidores, cuyo amor es tan cercanamente entrelazado con Mi Sagrado Corazón.

Me deleito con Mis hijos leales, cuyo amor por Mí, me trae tal gozo en medio de Mi dolor.

Ellos son la luz que me trae la fuerza necesaria para guiar a Mi ejército.

Estos, Mis hijos elegidos, creen que ha sido su fe solamente la que los ha traído a Mí.

De lo que no se dan cuenta es que Mi Espíritu Santo descendió sobre ellos, especialmente sobre aquellos con corazones abiertos, para que así puedan unirse a Mi Iglesia remanente en la Tierra.

Ellos, Mis amados seguidores, que muestran obediencia, determinación de voluntad y amor puro en sus almas, serán los fundamentos sobre los cuales voy a reconstruir Mi Iglesia en la Tierra.

A Mi ejército, por su amor a Mi, les serán dadas gracias especiales ahora.

Yo les garantizo esta Indulgencia Plenaria para permitirles portar Mi antorcha de fuego, para que así ellos puedan difundir la conversión.

Este don Mío, les permitirá difundir la verdad de Mi Santa Palabra, para que así toque corazones por todas partes a donde vayan.

Deben decir esta oración (24) por 7 días consecutivos y les será dado el don de la absolución total y el Poder del Espíritu Santo:

“Oh Jesús mío, Tú eres la Luz de la Tierra. Eres la Llama que toca todas las almas. Tu Misericordia y Amor no conocen límites. No somos dignos del Sacrificio que hiciste con Tu muerte en la Cruz, sin embargo sabemos que Tu Amor por nosotros es mayor que el amor que tenemos por Ti. Concédenos, Oh Señor, el don de la humildad, para que así seamos merecedores de Tu Nuevo Reino. Llénanos con el Espíritu Santo, para que así podamos marchar hacia adelante y guiar a Tu ejército para proclamar la Verdad de Tu Santa Palabra y preparar a nuestros hermanos y hermanas para la Gloria de Tu Segunda Venida a la Tierra. Te honramos. Te alabamos. Nos ofrecemos a nosotros mismos, nuestras penas, nuestros sufrimientos, como una ofrenda a Ti para la salvación de las almas. Te amamos Jesús. Ten Misericordia de todos Tus hijos donde sea que estén. Amén”

Vayan ahora en paz, Mis amados seguidores y recuerden que su amor por Mi, enciende Mi corazón y trae gran gozo a Mi Padre Eterno, a Mi Bendita Madre, a los Ángeles y a todos los Santos en el cielo.

Los amo a todos. Espero el momento cuando los estreche a cada uno y a todos ustedes, en Mis brazos, para que así encuentren la paz, el amor y el gozo que han estado esperando durante toda su vida en la Tierra.

Vuestro amado Jesucristo



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a31-ene-2012-jesus-revela-indulgencia-plenaria-para-la-absolucion-total/