Imperdible Schneider: herejías de Francisco ligadas al coronavirus


ROMA, 27 de marzo de 2020 - Mientras el coronavirus continúa propagándose, el obispo Athanasius Schneider ha instado a los sacerdotes a imitar a Jesús el Buen Pastor y, por el bien de las almas, incluso a desobedecer las injustas órdenes de los obispos que, según él, se comportan ahora más como "burócratas civiles" que como "pastores".

-Diane Montagna: Su Excelencia, ¿cuál es su impresión general de la forma en que la Iglesia está manejando la epidemia de coronavirus?

El obispo Schneider: Mi impresión general es que la mayoría de los obispos reaccionaron precipitadamente y por pánico al prohibir todas las misas públicas y - lo que es aún más incomprensible - al cerrar las iglesias. Tales obispos reaccionaron más como burócratas civiles que como pastores. Al centrarse demasiado exclusivamente en todas las medidas de protección higiénica, han perdido una visión sobrenatural y han abandonado la primacía del bien eterno de las almas.

-La diócesis de Roma suspendió rápidamente todas las misas públicas para cumplir con las directivas del gobierno. Los obispos de todo el mundo han tomado medidas similares. Los obispos polacos, por otro lado, han pedido que se celebren más misas para que la congregación sea más pequeña. ¿Qué opina de la decisión de suspender las misas públicas para prevenir la propagación del coronavirus?

Mientras los supermercados estén abiertos y accesibles y mientras la gente tenga acceso al transporte público, no se puede ver una razón plausible para prohibir a la gente asistir a la Santa Misa en una iglesia. Uno podría garantizar en las iglesias las mismas e incluso mejores medidas de protección higiénica. Por ejemplo, antes de cada misa se podrían desinfectar los bancos y las puertas, y todo el que entre en la iglesia podría desinfectarse las manos. También se podrían tomar otras medidas similares. Se podría limitar el número de participantes y aumentar la frecuencia de la celebración de la misa. Tenemos un ejemplo inspirador de una visión sobrenatural en tiempos de epidemia en el Presidente de Tanzania John Magufuli. El Presidente Magufuli, que es católico practicante, dijo el domingo 22 de marzo de 2020 (Domingo de Laetare), en la Catedral de San Pablo, en la capital de Tanzanía, Dodoma: "Os insisto, mis compañeros cristianos e incluso musulmanes: no tengáis miedo, no dejéis de reuniros para glorificar a Dios y alabarle. Es por eso que, como gobierno, no cerramos iglesias o mezquitas. En su lugar, deben estar siempre abiertas para que la gente busque refugio en Dios. Las iglesias son lugares donde la gente puede buscar la verdadera curación, porque allí reside el Verdadero Dios. No tengas miedo de alabar y buscar el rostro de Dios en la iglesia".

Refiriéndose a la Eucaristía, el Presidente Magufuli también pronunció estas alentadoras palabras: "El coronavirus no puede sobrevivir en el cuerpo eucarístico de Cristo; pronto será quemado. Por eso no me asusté al recibir la Santa Comunión, porque sabía que con Jesús en la Eucaristía, estoy a salvo. Este es el momento de construir nuestra fe en Dios". 

-¿Cree usted que un sacerdote puede celebrar una misa privada con la presencia de algunos fieles laicos, tomando las precauciones sanitarias necesarias?

Es responsable, y también meritorio, y sería un auténtico acto pastoral, siempre y cuando el sacerdote tome las precauciones sanitarias necesarias.

-Los sacerdotes están en una posición difícil en esta situación. Se critica a algunos buenos sacerdotes por obedecer las directivas de su obispo de suspender las misas públicas (mientras siguen celebrando una misa privada). Otros buscan formas creativas de escuchar confesiones mientras buscan salvaguardar la salud de la gente. ¿Qué consejo le daría a los sacerdotes para vivir su vocación en estos tiempos?

Los sacerdotes deben recordar que son ante todo pastores de almas inmortales. Deben imitar a Cristo, que dijo: "El buen pastor da su vida por sus ovejas". El que es asalariado y no pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye; y el lobo las arrebata y las dispersa. Huye porque es un asalariado y no le importan las ovejas. Yo soy el buen pastor; conozco a los míos y los míos me conocen a mí". (Juan 10:11-14) Si un sacerdote observa de manera razonable todas las precauciones de salud necesarias y usa la discreción, no tiene que obedecer las directivas de su obispo o del gobierno de suspender la misa para los fieles. Tales directivas son una ley humana pura; sin embargo, la ley suprema en la Iglesia es la salvación de las almas. Los sacerdotes en tal situación deben ser extremadamente creativos para proveer a los fieles, incluso a un pequeño grupo, la celebración de la Santa Misa y la recepción de los sacramentos. Tal fue el comportamiento pastoral de todos los sacerdotes confesores y mártires en el tiempo de la persecución.

-¿Es alguna vez legítimo el desafío a la autoridad, en particular a la autoridad eclesiástica, por parte de los sacerdotes (por ejemplo, si se le dice a un sacerdote que no vaya a visitar a los enfermos y moribundos)?


Si un sacerdote tiene prohibido por una autoridad eclesiástica ir a visitar a los enfermos y moribundos, no puede obedecer. Tal prohibición es un abuso de poder. Cristo no le dio a un obispo el poder de prohibir la visita a los enfermos y moribundos. Un verdadero sacerdote hará todo lo que pueda para visitar a un moribundo. Muchos sacerdotes lo han hecho incluso cuando significaba poner sus vidas en peligro, ya sea en caso de persecución o en caso de epidemia. Tenemos muchos ejemplos de tales sacerdotes en la historia de la Iglesia. San Carlos Borromeo, por ejemplo, dio la Santa Comunión con sus propias manos en la lengua de los moribundos, que estaban infectados con la peste. En nuestros días, tenemos el conmovedor y edificante ejemplo de sacerdotes, especialmente de la región de Bérgamo en el norte de Italia, que se infectaron y murieron porque cuidaban a pacientes moribundos con coronavirus. Un sacerdote de 72 años con coronavirus murió hace unos días en Italia, después de dejar el respirador, que necesitaba para sobrevivir, y permitió que se le diera a un paciente más joven. No ir a visitar a los enfermos y moribundos es el comportamiento más de un asalariado que de un buen pastor.


-Sus primeros años los pasó en la iglesia subterránea soviética. ¿Qué visión o perspectiva le gustaría compartir con los fieles laicos que no pueden asistir a misa, y en algunos casos, ni siquiera pueden pasar tiempo ante el Santísimo Sacramento porque todas las iglesias de su diócesis han sido cerradas?

Me gustaría animar a los fieles a hacer frecuentes actos de comunión espiritual. Podrían leer y contemplar las lecturas diarias de la misa y todo el orden de la misa. Podrían enviar a su santo Ángel de la Guarda para adorar a Jesucristo en el tabernáculo en su nombre. Podrían unirse espiritualmente con todos los cristianos que están en prisión por su fe, con todos los cristianos enfermos y postrados en cama, con todos los cristianos moribundos que están privados de los sacramentos. Dios llenará de muchas gracias este tiempo de privación temporal de la Santa Misa y del Santísimo Sacramento.

-El Vaticano anunció recientemente que las liturgias de Pascua se celebrarán sin la presencia de los fieles. Luego especificó que está estudiando "formas de implementación y participación que respeten las medidas de seguridad establecidas para prevenir la propagación del coronavirus". ¿Qué opina de esta decisión?

Dada la estricta prohibición de las reuniones masivas por parte de las autoridades gubernamentales italianas, se puede entender que el Papa no pueda celebrar las liturgias de la Semana Santa con la asistencia de un gran número de fieles. Pienso que las liturgias de Semana Santa podrían ser celebradas por el Papa con toda dignidad y sin abreviaciones, por ejemplo en la Capilla Sixtina (como era la costumbre de los papas antes del Concilio Vaticano II), con la participación del clero (cardenales, sacerdotes) y un grupo selecto de fieles, a los que se les aplican previamente medidas de protección higiénica. No se puede ver la lógica en prohibir el encendido del fuego, la bendición del agua y el bautismo en la Vigilia Pascual, como si estas acciones propagaran un virus. Un miedo casi patológico ha superado la razón común y una visión sobrenatural.

-Su Excelencia, ¿qué revela el manejo de la epidemia de coronavirus sobre el estado de la Iglesia y particularmente de la jerarquía?

Está revelando la pérdida de la visión sobrenatural. En las últimas décadas, muchos miembros de la jerarquía de la Iglesia se han sumergido predominantemente en asuntos seculares, del mundo interior y temporales y por lo tanto se han vuelto ciegos a las realidades sobrenaturales y eternas. Sus ojos se han llenado del polvo de las ocupaciones terrenales, como dijo una vez San Gregorio Magno (véase Regula pastoralis II, 7). Su reacción en el manejo de la epidemia de coronavirus ha revelado que dan más importancia al cuerpo mortal que al alma inmortal de los hombres, olvidando las palabras de nuestro Señor: "¿De qué le sirve al hombre si gana el mundo entero y sufre la pérdida de su alma?" (Marcos 8:36). Los mismos obispos que ahora tratan de proteger (a veces con medidas desproporcionadas) los cuerpos de sus fieles de la contaminación con un virus material, permitieron tranquilamente que el virus venenoso de las enseñanzas y prácticas heréticas se propagara entre su rebaño.   

-El cardenal Vincent Nichols dijo recientemente que tendremos una nueva hambre de la Eucaristía después de que se pase la epidemia del coronavirus? ¿Está de acuerdo?

Espero que estas palabras resulten ser verdaderas entre muchos católicos. Es una experiencia humana común que la privación prolongada de una realidad importante inflama los corazones de la gente con un anhelo de ella. Esto se aplica, por supuesto, a aquellos que realmente creen y aman la Eucaristía. Tal experiencia también ayuda a reflexionar más profundamente sobre el significado y el valor de la Sagrada Eucaristía. Tal vez aquellos católicos que estaban tan acostumbrados al Santo de los Santos que llegaron a considerarlo como algo ordinario y común experimentarán una conversión espiritual y entenderán y tratarán la Sagrada Eucaristía de aquí en adelante como extraordinaria y sublime.

(...) Se podría recomendar a los obispos y sacerdotes que recorran regularmente sus ciudades, pueblos y aldeas con el Santísimo Sacramento en la custodia, acompañados por un pequeño número de clérigos o fieles (uno, dos o tres), según las normas del gobierno. Tales procesiones con el Señor Eucarístico transmitirán a los fieles y a los ciudadanos el consuelo y la alegría de que no están solos en tiempo de tribulación, de que el Señor está verdaderamente con ellos, de que la Iglesia es una madre que no ha olvidado ni abandonado a sus hijos. Se podría lanzar una cadena mundial de custodias que lleve al Señor Eucarístico por las calles de este mundo. Tales mini procesiones eucarísticas, aunque sean llevadas a cabo sólo por un obispo o un sacerdote, implorarán gracias de curación y conversión física y espiritual. 

-El coronavirus estalló en China no mucho después del Sínodo del Amazonas. Algunos en los medios de comunicación creen firmemente que es una retribución divina por los eventos de la Pachamama en el Vaticano. Otros creen que es un castigo divino por el acuerdo entre el Vaticano y China? ¿Cree que alguna de estas posiciones es válida?

La epidemia de coronavirus, en mi opinión, es sin duda una intervención divina para castigar y purificar el mundo pecaminoso y también a la Iglesia. No debemos olvidar que Nuestro Señor Jesucristo consideraba las catástrofes físicas como castigos divinos. Leemos, por ejemplo: "Había algunos presentes en ese mismo momento que le hablaron de los galileos cuya sangre Pilato había mezclado con sus sacrificios. Y él les respondió: "¿Creéis que estos galileos eran peores pecadores que todos los galileos, porque sufrieron así? Os digo que no; pero si no os arrepentís, todos vosotros pereceréis igualmente. O aquellos dieciocho sobre los que cayó la torre de Siloé y los mató, ¿creéis que eran peores pecadores que todos los demás que vivían en Jerusalén? Os digo que no; pero si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente". (Lucas 13:1-5)

La veneración de culto del ídolo pagano de la Pachamama dentro del Vaticano, con la aprobación del Papa, fue sin duda un gran pecado de infidelidad al Primer Mandamiento del Decálogo, era una abominación. Cada intento de minimizar este acto de veneración no puede soportar el aluvión de evidencias y razones obvias. Creo que tales actos de idolatría fueron la culminación de una serie de otros actos de infidelidad a la salvaguarda del depósito divino de la Fe por parte de muchos miembros de alto rango de la jerarquía de la Iglesia en las últimas décadas. No tengo la absoluta certeza de que el brote del coronavirus sea una retribución divina por los eventos de la Pachamama en el Vaticano, pero considerar tal posibilidad no sería descabellado. Ya en los comienzos de la Iglesia, Cristo reprendió a los obispos ("ángeles") de las iglesias de Pérgamo y Tiatira por su connivencia con la idolatría y el adulterio. La figura de "Jezabel", que sedujo a la iglesia a la idolatría y el adulterio (véase Apocalipsis 2:20), también podría entenderse como un símbolo del mundo en nuestros días - con el que muchos encargados de la responsabilidad en la Iglesia de hoy están coqueteando.


Las siguientes palabras de Cristo siguen siendo válidas para nuestro tiempo también: "A los que cometan adulterio con ella los arrojaré a una gran tribulación, a menos que se arrepientan de sus obras, y mataré a sus hijos. Y todas las iglesias sabrán que Yo soy el que escudriña la mente y el corazón, y les daré a cada uno según sus obras". (Apocalipsis 2:22-23) Cristo amenazó con el castigo y llamó a las iglesias a la penitencia: "Tengo contra ti que tienes a algunos que sostienen la enseñanza... de que pueden comer comida sacrificada a los ídolos y practicar la inmoralidad sexual. Por lo tanto, arrepentíos. Si no, vendré pronto a vosotros y os haré la guerra con la espada de mi boca" (Apocalipsis 2:14-16). Estoy convencido de que Cristo repetiría las mismas palabras al Papa Francisco y a los otros obispos que permitieron la veneración idolátrica de la Pachamama y que implícitamente aprobaron las relaciones sexuales fuera de un matrimonio válido, permitiendo que los llamados "divorciados y casados de nuevo" que son sexualmente activos recibieran la Sagrada Comunión.

-Usted ha señalado los Evangelios y el Libro del Apocalipsis. ¿La forma en que Dios trató con su pueblo elegido en el Antiguo Testamento nos da alguna idea de la situación actual?


La epidemia de coronavirus ha causado una situación dentro de la Iglesia que, hasta donde yo sé, es única, es decir, una casi prohibición mundial de todas las misas públicas. Esto es parcialmente análogo a la prohibición del culto cristiano en casi todo el Imperio Romano en los primeros tres siglos. Sin embargo, la situación actual no tiene precedentes, ya que en nuestro caso la prohibición del culto público fue emitida por los obispos católicos, e incluso antes de los mandatos gubernamentales pertinentes.

De alguna manera, la situación actual también puede compararse con el cese del culto sacrificial del Templo de Jerusalén durante el cautiverio babilónico del pueblo elegido de Dios. En la Biblia, el castigo divino era considerado como una gracia, por ejemplo: "Bienaventurado el hombre a quien Dios corrige; no rechaces, pues, el castigo del Señor": Porque él hiere y cura, golpea y sus manos sanan". (Job 5:17-18) y "A los que amo, los reprendo y los disciplino, sean celosos y arrepiéntanse" (Ap 3:19). La única reacción adecuada a las tribulaciones, catástrofes y epidemias y situaciones similares -que son todos instrumentos en manos de la Divina Providencia para despertar a la gente del sueño del pecado y de la indiferencia hacia los mandamientos de Dios y la vida eterna- es la penitencia y la conversión sincera a Dios. (...)

-San Roberto Belarmino escribió: "Señales seguras sobre la venida del Anticristo... la más grande y última persecución, y también el sacrificio público (de la Misa) cesará completamente" (La profecía de Daniel, Pág. 37-38). ¿Cree que a lo que se refiere aquí es lo que estamos presenciando ahora? ¿Es el comienzo del gran castigo profetizado en el libro del Apocalipsis?

La situación actual proporciona suficientes motivos razonables para pensar que estamos en el comienzo de un tiempo apocalíptico, que incluye castigos divinos. Nuestro Señor se refirió a la profecía de Daniel: "Por tanto, cuando veáis la abominacion de la desolacion, de que se habló por medio del profeta Daniel, colocada en el lugar santo (el que lea, que entienda), " (Mt 24:15). El Libro del Apocalipsis dice que la Iglesia tendrá que huir por un tiempo al desierto (ver Apocalipsis 12:14). El cese casi general del sacrificio público de la misa podría ser interpretado como una huida a un desierto espiritual. Lo que es lamentable en nuestra situación es el hecho de que muchos miembros de la jerarquía de la Iglesia no ven la situación actual como una tribulación, como un castigo divino, es decir, como una "visitación divina" en el sentido bíblico. Estas palabras del Señor son aplicables también a muchos de los clérigos en medio de la actual epidemia física y espiritual: "No habéis conocido el tiempo de vuestra visitación" (Lucas 19:44). La situación actual de esta "prueba de fuego" (ver 1 Pedro 4:12) debe ser tomada en serio por el Papa y los obispos para llevar a una profunda conversión de toda la Iglesia. Si esto no ocurre, entonces el mensaje de la siguiente historia de Soren Kierkegaard será aplicable también a nuestra situación actual: "Se produjo un incendio entre bastidores en un teatro. El payaso salió para advertir al público; pensaron que era una broma y aplaudieron. Lo repitió; la aclamación fue aún mayor. Creo que así es como el mundo llegará a su fin: con un aplauso general de los ingeniosos que creen que es una broma".  

-Su Excelencia, ¿cuál es el significado más profundo de todo esto?

La situación del cese público de la Santa Misa y de la Santa Comunión sacramental es tan única y seria que uno puede descubrir detrás de todo esto un significado más profundo. Este acontecimiento se ha producido casi cincuenta años después de la introducción de la Comunión en la mano (en 1969) y de una reforma radical del rito de la Misa (en 1969/1970) con sus elementos protestantes (oraciones de ofertorio) y su estilo de celebración horizontal e instructivo (momentos de estilo libre, celebración en círculo cerrado y hacia el pueblo). La práctica de la comunión en la mano durante los cincuenta años ha llevado a una profanación involuntaria e intencionada del Cuerpo Eucarístico de Cristo a una escala sin precedentes. Durante más de cincuenta años, el Cuerpo de Cristo ha sido (en su mayoría sin intención) pisoteado por los pies del clero y los laicos en las iglesias católicas de todo el mundo (por la pérdida de partículas). El robo de Hostias sagradas también ha aumentado a un ritmo alarmante. La práctica de tomar la Santa Comunión directamente con las propias manos y dedos se asemeja cada vez más al gesto de tomar comida común. En no pocos católicos, la práctica de recibir la comunión en la mano ha debilitado la fe en la presencia real, en la transubstanciación y en el carácter divino y sublime de la hostia sagrada. La presencia eucarística de Cristo se ha convertido, con el tiempo, inconscientemente para estos fieles en una especie de pan santo o símbolo. Ahora el Señor ha intervenido y ha privado a casi todos los fieles de asistir a la Santa Misa y de recibir sacramentalmente la Santa Comunión.

El inocente y el culpable soportan juntos esta tribulación, ya que en el misterio de la Iglesia todos están unidos como miembros: "Si un miembro sufre, todos sufren juntos" (1 Cor 12:26). El actual cese de la Santa Misa pública y de la Santa Comunión podría ser entendido por el Papa y los obispos como una reprimenda divina por los últimos cincuenta años de profanaciones y trivializaciones eucarísticas y, al mismo tiempo, como una llamada misericordiosa a una auténtica conversión eucarística de toda la Iglesia. Que el Espíritu Santo toque el corazón del Papa y de los obispos y los mueva a emitir normas litúrgicas concretas para que el culto eucarístico de toda la Iglesia sea purificado y orientado de nuevo hacia el Señor.

Se podría sugerir que el Papa, junto con los cardenales y obispos, realice un acto público de reparación en Roma por los pecados contra la Sagrada Eucaristía, y por el pecado de los actos de veneración religiosa a las estatuas de la Pachamama. Una vez terminada la actual tribulación, el Papa debe emitir normas litúrgicas concretas, en las que invite a toda la Iglesia a volverse hacia el Señor en la forma de celebración, es decir, con el celebrante y los fieles vueltos en la misma dirección durante la oración eucarística. El Papa debería también prohibir la práctica de la Comunión en la mano, ya que la Iglesia no puede seguir tratando impunemente al Santo de los Santos en la pequeña Hostia sagrada de una manera tan minimalista e insegura.

La siguiente oración de Azarías en el horno de fuego, que todo sacerdote dice durante el rito del ofertorio de la Misa, podría inspirar al Papa y a los obispos a acciones concretas de reparación y restauración de la gloria del sacrificio eucarístico y del Cuerpo Eucarístico del Señor: "Con corazón contrito y espíritu humilde seamos recibidos; que nuestro sacrificio esté hoy en tu presencia y encuentre gracia ante ti; porque los que confían en ti no pueden ser avergonzados. Y ahora te seguimos con todo nuestro corazón, te tememos y buscamos tu rostro. No nos avergüences, pero trátanos con tu bondad y tu gran misericordia. Líbranos según tus maravillas y da gloria a tu nombre, Señor" (Dan 3:39-43, Septuaginta).


https://remnantnewspaper.com/web/index.php/articles

Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD

Será solo cuando la Santa Eucaristía sea abolida por completo, que el anticristo entrará en Mi Iglesia

15 de marzo de 2014


A medida que la apostasía ondula a través de Mi Iglesia, la prueba más grande de todas, se colocará delante de todos los que me sirven, desde dentro de ella. Las crisis dentro de Mi Iglesia en la Tierra significará que muchos sacerdotes van a sufrir de un terrible dilema. La fe de muchos de ellos ya se ha visto sacudida y ellos tendrán que elegir si desean o no aceptar una nueva doctrina sustituta, que sustituirá a la Palabra, o permanecer fieles a la Fe Verdadera. Incluso los más devotos entre ellos, se sentirán abrumados por las fuertes voces de los impostores y comenzarán a cuestionar la relevancia de Mis Enseñanzas en el mundo actual, donde se ha declarado que el pecado ya no tiene ningún significado.

El camino está siendo preparado para que las semillas sean sembradas y el hijo de Satanás pronto estará listo para abrazar la nueva falsa iglesia. Mi Iglesia sufrirá un período de terrible oscuridad y Mi Crucifixión será soportada por cada alma que se mantenga fiel a Mí. Mis enemigos harán declaraciones absolutas y radicales, exigiendo que todo lo que es un insulto a Mi Santo Nombre, será declarado aceptable a los ojos de Mi Iglesia. Muy pocos de los clérigos lucharán contra la profanación a causa del pecado de cobardía, pero sabed esto: si ellos participan en los sacrificios falsos, falsos sacramentos y enseñanzas falsas, que luego tratarán de imponer a Mis fieles seguidores, Yo declararé que ellos ya no son dignos de estar delante de Mí.

Gran parte del daño, que se infligirá a la gente común, será por las manos de los que han entrado en Mi Iglesia por medios falsos. Cuando os digan que Mi Cuerpo significa algo más que Mi Cuerpo Físico, entonces sabed que la Santa Comunión, que recibiréis, no va a ser de Mí. Nunca debéis permitir que ellos cambien el significado de la Sagrada Eucaristía. Será solo cuando la Santa Eucaristía sea abolida por completo, que el anticristo entrará en Mi Iglesia y se hará cargo de ella. Este es el día en que sabréis que el mundo de la política se fusionará con las iglesias cristianas de todo el mundo y que Yo ya no voy a estar presente en su interior. Mi Iglesia, sin embargo, nunca puede morir y así, será Mi Remanente quien mantendrá Mi Luz brillante y Mi Presencia viva, y muchos tendrán que buscar Iglesias ocultas y a aquellos siervos consagrados Míos que, por la Gracia de Dios, se las arreglen para mantener Mi Iglesia intacta.

Nunca asumáis que el hijo de Satanás, el anticristo, aparecerá agresivo o como un dictador malvado, porque ese no va a ser su estilo. En vez de eso, tendrá muchos amigos. Él será amado por muchos gobiernos, así como por los enemigos dentro de Mi Iglesia, que aplaudirán todos sus movimientos, en voz alta, hasta que se le de una posición de honor dentro de Mi Iglesia. Cardenales, obispos y otros miembros de Mi Iglesia hablarán de él constantemente y lo alabarán en sus homilías. Su poder de seducción será tan grande que va a ser hipnótico. Él, a través del poder sobrenatural de Satanás, atraerá a todos aquellos que toman decisiones dentro de Mi Iglesia, hasta que con el tiempo, se inclinarán ante él, como si él fuera Yo.

Será a través de los miembros ambiciosos del clero, quienes habrán caído en su fe, pero que todavía, sin embargo, han sido bendecidos con el Don de las Sagradas Ordenes, que el anticristo va a ganar potencia extra. Él se acercará a partir de estos pobres traidores equivocados Míos, el último segmento del poder desde dentro de Mi Iglesia, hasta que todo esté listo para que él entre en ella, como su nuevo líder. Durante todo este período de oscuridad, Mis enemigos, con una manera relajada y encantadora, tendrán una extraordinaria capacidad para presentar la mentira como la Verdad. Solo aquellos que continúen orando por protección y que denuncien a Satanás, en todos los sentidos que se les ha enseñado, podrán escapar de las garras del anticristo.



Vuestro Jesús
Templario ha dicho que…
A pesar de que estuvo en España no aprendió a rematar la faena, como hacen los grandes toreros. Se atreve a corregir a Bergoglio, pero no se atreve a llamarle Judas, traidor, usurpador, idólatra, masón y hereje. (Excomulgado-latae sententiae, fuera de la Iglesia). Porque los verdaderos católicos sabemos que este personaje (Bergoglio), no es ni católico.
Este obispo debería saber que si acepta al usurpador, hereje e idólatra como papa legítimo, está aceptando todas sus abominaciones y se vincula a ellas. Segun el criterio divino quien acepta al hereje o sus herejías, se vincula a su pecado.
*2ª Jn 1,9: Todo el que se extravía, y no permanece en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios. El que permanece en la doctrina, ése sí tiene al Padre y al Hijo. Si alguno viene a vosotros y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa ni le saludéis. Porque el que le saluda participa en sus malas obras”.
Tito 3,10: “Al hereje, después de una primera y segunda amonestación, recházalo, sabiendo que tal hombre está pervertido y que, al pecar, es él mismo el autor de su condenación” .
*S. Bernardo de Claraval: EL QUE, POR OBEDIENCIA, SE SOMETE AL MAL, ESTÁ ADHERIDO A LA REBELIÓN CONTRA DIOS Y NO A LA SUMISIÓN DEBIDA A ÉL. (Falsa Obediencia).
*S. Roberto Belarmino: Tal como es lícito resistir al Pontífice que agrede el cuerpo, también es lícito resistir a quien agrede las almas o quien altera el orden civil, o, sobre todo, a quien intenta destruir la Iglesia. Digo que es lícito resistirlo, no haciendo lo que él ordena y evitando que se ejecute.
*S. Tomás Cayetano-Teólogo y Cardenal: Adherirse a un falso obispo de Roma es estar fuera de la comunión con la Iglesia.
Señala que el famoso axioma "Ubi Petrus, ibi Ecclesia" (Donde está Pedro está la Iglesia) es válido sólo cuando actúa y se comporta como un Papa, porque Pedro está sujeto a los deberes de la Oficio, de otra manera, tampoco ni la Iglesia está en él, ni él está en la Iglesia.
*S. Cipriano: QUIEN SE ADHIERE A UN FALSO PAPA O ANTIPAPA SE ADHIERE A UN FALSO CRISTO.
Parece ser que el obispo Schneider ya olvidó su famosa frase:
Si el papa contradice la ley divina no hay que obedecerle. Hechos 5,29…Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres.
Non Nobis.
Anónimo ha dicho que…
Cuando Begoglio sea sustituido por Ratzinger u otro, diremos, ¿la Iglesia se ha salvado? Lo que la Iglesia necesita es que sus párrocos no sean siervos inútiles del Señor. Son ellos los destinados a impartir los sacramentos, y el que obedece su ministerio tiene muchos ejemplos que lo confirman. El que no, una fatal amenaza del Juez Terrible, la misma que para todos nosotros si no cumplimos sus mandamientos. "Apartaos de mi malditos ...". "Penitencia, penitencia, penitencia" o la espada de fuego no será detenida. Fieles sed fieles al Señor, infieles ... a costa de dolor para todos, seréis corregidos, déjense corregir, ya por el bien de vuestras propias almas. Eclesiastés para todos, los pecados del alma pesaran más y más.