La jerarquía, la comunión y el coronavirus




Don Pietro Leone: El Coronavirus y la Santa Comunión en la Mano

Si el honor se debe a otro según su dignidad, es decir, según la excelencia que posee, se debe a Dios absolutamente en virtud de su infinita dignidad y excelencia. El nombre de este honor debido a Dios es "Adoración", que abarca una actitud tanto de la mente como del cuerpo.

La de la mente es definida por Bossuet como: "El reconocimiento de la más alta soberanía de Dios, y de nuestra más profunda dependencia". La actitud que debe adoptar el cuerpo, por el contrario, cuando estamos en la presencia de Dios, es decir, cuando estamos ante Nuestro Señor Jesucristo en la iglesia, ha sido establecida por la Santa Madre Iglesia en tiempos de silencio, genuflexiones, arrodillarse y hacer reverencias profundas. Para recibir la Sagrada Comunión, más precisamente, es necesario arrodillarse en la barandilla de la comunión y comulgar en la boca.

Esta segunda práctica, introducida en los primeros siglos d.C. y establecida para la Iglesia Universal hace más de mil años, fue abolida por los llamados "Reformadores" en el siglo XVI. Como se cita en nuestro libro "La destrucción del Rito Romano", el apóstata dominico Martín Bucer afirma en su "Censura": "Es nuestro deber abolir de las iglesias... con toda la pureza de la doctrina, cualquier forma de adoración al pan que los anticristos usen y mantengan en los corazones de la gente más sencilla". Tales fueron las razones por las que los reformadores Zwinglio y Calvino también impusieron la comunión de pie y en la mano. La comunión en la mano se convirtió posteriormente en una piedra angular en la negación del dogma católico de la Presencia Real.

En la década de 1960 la misma práctica fue introducida en la Iglesia Católica por los sacerdotes (modernistas) de Europa central como un acto de desafío contra Roma, algunos dicen que como reacción a la encíclica Humanae Vitae. La práctica, como bien sabemos, procedió a expandirse por todo el mundo católico.  



Tomando en sus propias manos el sacrosanto cuerpo del Señor, normalmente de pie, sacando sus fragmentos de las manos, tragándoselo mientras camina, ¿cómo puede describirse tal comportamiento como "Adoración"?  De hecho, fue pensado precisamente para hacer imposible la adoración. Tanto los sacerdotes como el pueblo deben rechazar absolutamente participar en un acto de tan atroz injusticia.



Con motivo de la epidemia del coronavirus ¿reaccionó la jerarquía animando a los pocos católicos practicantes que quedaban en Italia a rezar más, e invitando a los no practicantes a volver a los Sacramentos? ¿Pensaron en organizar noches de oración, procesiones, peregrinaciones, como había sido la práctica común en la Iglesia hasta tiempos recientes, me viene a la mente la Venecia en el siglo XV; Milán en el XVI, Marsella en el XVIII. No, en efecto: más bien se han ocupado de cerrar las iglesias, o si las mantienen abiertas, parecen no estar dispuestos a proporcionar los Sacramentos de la Eucaristía ni de la Penitencia; o si ofrecen el Santo Sacrificio de la Misa en público, insisten en la Comunión en la mano y prohíben la Comunión en la boca.

Una devota mujer albanesa cuya familia fue perseguida y cuyo tío, un obispo, murió mártir bajo el régimen comunista, se sintió atraída a recibir el Bien Supremo en la mano el pasado domingo por primera vez en su vida y con profundo sufrimiento. "Estas manos" me dijo después, "deberían ser quemadas con ácido". Un niño que había recibido la primera comunión la semana anterior, fue inducido por su madre a recibirla también en las manos, y estalló en lágrimas.

Celebrando y habiendo celebrado siempre sólo el Antiguo Rito, y pudiendo así dar la Sagrada Comunión sólo en la boca, el autor de este artículo, pasando este período en una diócesis donde la comunión en la boca está prohibida, se encontró en una cierta dificultad. Al no pertenecer a un grupo no sometido (o no sometido total o claramente) al Papa o a los Obispos, se sentía obligado a obedecer al Ordinario del lugar y, aunque à contre coeur, a no distribuir en absoluto la Sagrada Comunión a los fieles. 

Informamos a los fieles de nuestra decisión antes de la Santa Misa del pasado domingo, animándoles a hacer la Comunión espiritual y diciendo que el Señor no les privaría ciertamente de las Gracias que de otro modo habrían recibido sacramentalmente. Después de la celebración, expusimos el Sanctissimum durante media hora para permitir a los presentes unirse más íntimamente a Su Divina Majestad, al menos de manera espiritual. 

Cuán grande no fue nuestro consuelo y alegría espiritual después en la misa al leer las siguientes palabras de la Communio y Postcommunio: "Manducaverunt et saturati sunt nimis, et desiderium eorum attulit eis Dominus: non sunt fraudati a desiderio suo... Quaesumus, omnipotens Deus: ut, qui celestia alimenta percepimus, per haec contra omnia adversa muniamur. Comieron y quedaron muy satisfechos, y el Señor les dio su deseo: no se les privó de su deseo... Oremos

Sit nomen Domini Benedictum. Ex hoc nunc et usque in saecula. Amen.


Rorate Caeli

Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD:


... han estado infiltrando Mi Iglesia, desde el Vaticano II y han diluido Mis enseñanzas. Muchas leyes fueron pasadas, las cuales me ofenden, especialmente la presentación de Mi Santa Eucaristía, por personas laicas. La falta de respeto mostrada a Mí y a Mi Padre Eterno, a través de nuevas leyes, introducidas para facilitar a la sociedad moderna, me han hecho llorar con tristeza.

La Santísima Eucaristía, debe ser recibida en la lengua y no mancillada por manos humanas, sin embargo esto es precisamente lo que Mis siervos sagrados han hecho. Estas leyes no fueron pasadas por Mí en espíritu. Mis siervos sagrados han sido llevados por un camino, no alineado con las enseñanzas de Mis apóstoles. Hoy día, Mis sacramentos no son tomados muy seriamente, especialmente aquellos que buscan el sacramento del Matrimonio y la primera Santa Comunión.

https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a06-jul-2011/

Anónimo ha dicho que…
Lamentablemente, se está desacralizando la Eucaristía , y se pierde todo el respeto y honor x la misma al dar la comunión en la mano, cayendo al piso partículas que contienen el cuerpo y sangre de Jesús , que no piensan en eso los ministeos consagrados ? Solo la iglesia remanente está respetando y obedeciendo lo que el Señor enseñó a los apóstoles desde el principio ,que se recibiera la sagrada comunión
En la boca y de rodillas , pues estamos ante El mismo Señor Sacramentado con su cuerpo , alma y divinidad y El no va a permitir que sus hijos sean contaminados con ningún virus , que falta de fe!!
Anónimo ha dicho que…
La comunión en la mano, aparte de ser una profanación del Stmo Sacramento, aumenta las posibilidades de contagio del coronavirus o de cualquier otra enfermedad. Es obvio. La Sgda Hostia dada en la boca es tocada solamente por el sacerdote, que, si la distribuye debidamente, para nada tiene que tocar la lengua del comulgante. Hay pues un posible, aunque remoto, elemento transmisor: la mano del sacerdote.
Pero en la comunión dada en la mano se multiplican los elementos de posible transmisión: además de la mano del sacerdote, la Sgda Hostia es tocada por las dos manos del comulgante (o al menos por una). Esto multiplica las posibilidades de contagio por 2 o por 3 ¡Evidente!
Téngase en cuenta también que en la Misa según el rito tridentino, el sacerdote se lava las manos antes de revestirse en la Sacristía, se vuelve a lavar los dedos en el Lavatorio de la Misa y ¡esto es importante! por respeto al Stmo Sacramento, las yemas de los dedos con que toca la Sgda Hostia durante la Consagración, ya no vuelven a separarse ni tocan ninguna otra cosa, sino el Santísimo Sacramento. Hasta que, finalizadas las comuniones, vuelve a lavar estas yemas de sus dedos en las Abluciones, para usarlas normalmente de nuevo.
Así que la Misa según el rito tradicional y la comunión en la boca (y de rodillas, lo que facilita la tarea del sacerdote) hacen casi imposible la posibilidad de un contagio de cualquier tipo.
Pero hoy no rige la verdad ¡Rige la hipocresía!