Más iniciativas ingeniosas para acceder a Jesús Eucarístico



El Coronavirus no puede matar la adoración eucarística

Durante la crisis del coronavirus, la Iglesia de San Juan Neumann en Gaithersburg, Arquidiócesis de Washington, trasladó la Adoración Eucarística perpetua de una capilla más pequeña a la iglesia principal para proporcionar una mayor distancia entre los adoradores.

Sólo unos días después la iglesia fue cerrada. Sin embargo, los sacerdotes encontraron una solución. El Santísimo Sacramento fue reubicado detrás de unas puertas exteriores de vidrio.

Así que los feligreses continúan rezando desde el exterior.


en.news

Comentarios