Más polémicas sobre la comunión en la boca


FORTH WORTH, Texas, 19 de marzo de 2020 (LifeSiteNews) - El obispo Michael F. Olson de Fort Worth, Texas, pidió a los sacerdotes de su diócesis que distribuyeran la Sagrada Comunión fuera de la iglesia durante sus misas privadas en respuesta a la epidemia de coronavirus. Al mismo tiempo, sin embargo, prohibió la recepción de la Eucaristía en la lengua.

En una carta pastoral publicada el miércoles, el obispo anunció la cancelación de todas las misas públicas en su diócesis.

"Después de consultar con mis sacerdotes y funcionarios cívicos a nivel local y estatal, y de cooperar con ellos por el bien de la sociedad, le informo que la misa seguirá celebrándose en los horarios previstos en todo el territorio de la Diócesis de Fort Worth, pero sin una congregación físicamente presente en la iglesia", escribió Olson.


El obispo pidió que los sacerdotes "celebren estas misas asistidos por un diácono y un servidor/acólito para la intención publicada a la hora prevista en el santuario principal de la iglesia parroquial".

La Santa Comunión, explicó, será distribuida en la parte regular de la misa, pero fuera de la iglesia "en espacios designados después de la misa para aquellos que estén presentes en sus coches o separados por una distancia segura".

En caso de mal tiempo, "La Santa Comunión puede ser distribuida en la iglesia con un distanciamiento social seguro y sin aglomeraciones con el debido respeto a los límites del tamaño de la reunión".


Sin embargo, Olson prohibió que los católicos recibieran la Sagrada Comunión en la lengua "para prevenir la propagación del contagio".

En su carta pastoral del 12 de marzo, el obispo sólo había "animado fuertemente" a los fieles "a recibir la hostia en la forma antigua de en la mano por caridad hacia el prójimo".

Como Peter Kwasniewski, profesor de teología y columnista de LifeSiteNews, ha señalado, la forma actual de recibir la comunión en la mano no revive en realidad alguna práctica antigua.

"Los registros antiguos dan testimonio de creencias y actitudes que, con el tiempo, se desarrollarían en la praxis tradicional de comunión tanto del Occidente latino como del Oriente bizantino", escribió Kwasniewski.

"En Occidente, la comunión en la lengua, de rodillas, es el resultado natural y adecuado de la piedad eucarística de San Cirilo. El intento de retroceder el reloj a la antigüedad -una antigüedad, además, engañosamente tergiversada y reconstruida ficticiamente- no es, al final, más que un caballo de Troya para la teología sacramental calvinista".

Varias diócesis de Norteamérica han señalado que la recepción de la Eucaristía directamente en la lengua no es más peligrosa que la recepción en la mano.

La diócesis de Arlington, Virginia, publicó una declaración diciendo que los expertos en salud pública "que asisten a la diócesis han aconsejado que recibir la comunión en la lengua no supone un mayor riesgo de propagación de enfermedades que recibir la comunión en la mano".

Una versión actualizada de esa declaración diocesana, "Prevención y Respuesta al Coronavirus", publicada por The Arlington Catholic Herald, ya no contiene esa frase.


La Arquidiócesis de Portland, Oregon, declaró que "una parroquia no puede prohibir la recepción de la Sagrada Comunión en la lengua".

Después de consultar a dos médicos sobre la cuestión de la forma de recibir la Santa Comunión, hubo acuerdo "en que, hecha correctamente, la recepción de la Santa Comunión en la lengua o en la mano supone un riesgo más o menos igual".

"El riesgo de tocar la lengua y pasar la saliva a otros es obviamente un peligro, sin embargo la posibilidad de tocar la mano de alguien es igualmente probable y las manos tienen una mayor exposición a los gérmenes", señaló la declaración de la arquidiócesis.

El obispo Joseph Strickland de Tyler, Texas, también hizo hincapié en el mismo riesgo.

"La manera de recibir la hostia (en la mano o en la lengua) es la elección de cada comulgante individual. Ambos métodos pueden suponer un riesgo de propagación de enfermedades, por lo que es importante que los ministros de la comunión ejerzan una buena higiene", escribió el obispo en su reglamento provisional.

En la Diócesis de Springfield, Illinois, el Obispo Thomas Paprocki declaró que la recepción de la Comunión en la lengua "es muy higiénica cuando se hace correctamente".

El arzobispo de San Francisco, Salvatore Cordileone, subrayó que los gérmenes se pueden propagar "tan fácilmente por contacto de mano a mano como por contacto de mano a boca".

Por consiguiente, los que distribuyen la Santa Comunión "deben tratar de evitar el contacto físico con el comulgante... A los que se presentan a recibir la Comunión en la lengua no se les debe negar el derecho de recibir la Comunión de esta manera".

El obispo Olson de Fort Worth, aunque prohibió la recepción de la sagrada comunión en la lengua, subrayó que se debe hacer un esfuerzo para dar la Eucaristía "a aquellos que están enfermos y privados por cualquier razón de la sagrada comunión en circunstancias ordinarias".

Pidió a los sacerdotes y diáconos mayores de 60 años que no distribuyeran la Eucaristía "por el bien de su salud", pero dejó la decisión final a su propio juicio.

Comentarios