Rescata a gays y su peor enemigo son los clérigos


Este hombre trabaja para salvar a los gays del pecado. Su peor oposición viene de los obispos católicos

Joseph Sciambra trata de difundir el mensaje de curación del Evangelio en los barrios gay de los EE.UU. Y está enojado, porque no recibe ayuda de la Iglesia que ama.

2 de marzo de 2020 (CatholicCulture.org) - Joseph Sciambra está enojado. Ha sondeado las profundidades de la subcultura homosexual. Ha sufrido por su participación en la promiscuidad, la pornografía, el abuso de drogas y el auto-abuso. Todavía está pagando el precio, en sufrimiento físico y psicológico. Ha visto morir de SIDA a un amigo tras otro. Ahora, habiendo redescubierto su fe católica y reformado su vida, observa con frustración como los sacerdotes católicos animan a los jóvenes a explorar el mismo camino que casi lo lleva a la ruina, y los obispos católicos se niegan a intervenir.

En su libro Disordered [Amazon sólo tiene la versión de Kindle; las copias impresas están disponibles a través del sitio web del autor], Sciambra cuenta cómo se sumergió en la vida imprudente del notorio distrito Castro de San Francisco. A veces con detalles gráficos, describe las degradantes prácticas sexuales que fueron aceptadas allí, prácticas que fueron impulsadas por la desesperación emocional. (Este libro se quedará en un estante alto; no quisiera que los jóvenes impresionables descubrieran este tipo de miseria moral.) En su confesión completa, Sciambra no se perdona a sí mismo; detalla sus propios pecados. Al mismo tiempo se las arregla para dar al lector una fuerte sensación de lo terriblemente infeliz que era. Este libro ilustra vívidamente cómo el pecado grave lleva a una vida de desolación.

Finalmente, este joven autodestructivo llega a un punto de no retorno. Su salud se desmorona por completo; está cerca de la muerte, y no está terriblemente interesado en seguir vivo. Pero pide ayuda, su madre responde, y comienza el largo camino hacia la recuperación física y la reforma moral.


Para este lector, la conversión espiritual llegó justo a tiempo; no podría haber aguantado mucho más el desgarrador recorrido por un mundo de perversión y explotación sin alegría. Pero la historia de Sciambra no ha terminado de ninguna manera.

Por un lado está la historia de la conversión en sí. Siempre es fascinante ver cómo el "Cazador del Cielo" persigue a un alma errante. En el caso de Sciambra, hay una comprensión gradual de que durante toda su vida ha anhelado una relación íntima con un hombre que puede admirar y en el que puede confiar, hasta que al final encuentra al Hombre-Dios que es el único que puede satisfacer esa dolorosa necesidad.

Pero hay más, desafortunadamente. Sciambra no puede olvidar que cuando comenzó a explorar la vida homosexual, fue alentado (a seguir en ella) por los sacerdotes católicos.
Nunca olvidaré cómo, durante una fallida intervención en una cena organizada por mis padres, el sacerdote habitualmente feliz que invitaron para poner a su hijo descarriado en el camino correcto - me dio una palmadita en la espalda y dijo que lo estaba haciendo bien; yo pertenecía al Castro con aquellos que me entendían.
No fue un incidente aislado. En varias ocasiones, los sacerdotes a los que el joven Sciambra acudió en busca de consejo le dieron el mismo tipo de consejo: abrazar su homosexualidad, continuar haciendo las mismas cosas que estaban torturando y corrompiendo su alma.

Es triste decir que el patrón continuó después de su experiencia de conversión. Recuperando su fe, su salud y su cordura, se quedó por un tiempo con una comunidad religiosa - y descubrió la subcultura homosexual allí. Cuando reportó el problema a los oficiales de la Iglesia, esperando una respuesta rápida, se decepcionó mucho.

En el mejor de los casos, la respuesta que recibí fue de fría sospecha... En la comunidad gay masculina, no pude encontrar ni un solo hombre; en la jerarquía masculina de la Iglesia Católica, descubrí el mismo dilema. Por un minuto, consideré alejarme (de la Iglesia). Pero, ¿a dónde podría ir? La angustia que sufrí en la Iglesia Católica superó a la que experimenté en el Castro.


Y continúa hasta hoy. Estimulado por el celo de un converso y por el recuerdo de amigos que murieron miserablemente de enfermedades autoinfligidas, Sciambra se ha encargado de actuar como misionero de los homosexuales. Viaja de vuelta a Castro, distribuyendo rosarios. Va a los desfiles del Orgullo Gay y le dice a los participantes que Jesús los ama. Intenta, con sus propias y poco convencionales maneras, difundir el mensaje de curación del Evangelio. Y está enojado, porque no recibe ayuda de la Iglesia que ama.

Peor que eso:  enfrenta una oposición, no sólo ocasionalmente, sino de manera constante. Los obispos que apoyan el mensaje subversivo del Padre James Martin, por supuesto, no se tomarán el tiempo para hablar con Sciambra. Pero otros obispos, aquellos con reputación de ortodoxos, también lo evitan. Es un paria.

Así que Sciambra ha llevado su causa a Internet. Con una presencia muy activa en los medios sociales, denuncia la subcultura gay dentro de la Iglesia y la negligencia de la jerarquía que permite que esa subcultura florezca


. No se anda con rodeos.

Antes de empezar este proyecto, pensé que mi lucha sería con la comunidad gay secular. No, ese no ha sido el frente de batalla. Hay una guerra civil gay en la Iglesia. Los que defienden la verdad son pocos y están mal equipados; casi no tenemos apoyo de la jerarquía. Mientras tanto, el lado gay afirmativo controla parroquias enteras y ministerios LGBT en casi todas las grandes arquidiócesis... también determinan quién habla en la mayor reunión de católicos en los Estados Unidos: el Congreso de Educación Religiosa de Los Ángeles.
`Disordered´ es un libro extraño que, para ser franco, podría haberse beneficiado del trabajo de un buen editor. Hay algunos errores de sintaxis, algunos pasajes repetitivos y algunos problemas generales de organización del material. Pero la presentación en bruto también transmite a veces un sentido de urgencia que aumenta la potencia de la presentación.

Después de contar la historia de su vida, Sciambra agrega un número de ensayos, todos relacionados con los desafíos de tratar con la homosexualidad. Al final, el mensaje del autor es abundantemente claro. Pero el ensayo final del libro es otro relato autobiográfico, de naturaleza muy diferente. Sciambra cuenta cómo él y su padre evitaron por poco la muerte en un incendio forestal. El relato de su frenético y último escape, literalmente conduciendo a través de las llamas, proporciona una conmovedora conclusión al libro, y una metáfora adecuada para la vida de Sciambra.

https://www.catholicculture.org/

Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD:


Viernes 3 de agosto de 2012

La Tierra está por sacudirse, a medida que la Ira de Mi Padre se derrame sobre aquellas naciones que desafían las Leyes de Mi Padre.

Ninguna Misericordia les será mostrada, pues Su Paciencia ha sido probada hasta los límites.

Sus pecados incluyen aborto, asesinato, leyes que tratan de minar al Cristianismo, matrimonio del mismo sexo y la adoración de falsos dioses.

Luego están aquellos disidentes dentro de Mi Iglesia quienes amenazan con repudiarme.

Cuando ellos tratan de distanciarse de Mi Iglesia, y tratan de crear nuevas leyes en desafío de Mi Santa Voluntad, ellos reniegan de Mí.

Yo los expulso ahora por su deslealtad. Sus intentos para introducir leyes, basadas en el pecado del orgullo, la lujuria y la ambición mundana, no serán tolerados.

¿Pensaron ellos que les sería permitido distanciar a los hijos de Dios de Mi Iglesia en la Tierra y evitar la Mano de Mi Padre?

¿Pensaron ellos que estaban por encima de las Leyes de Dios?

Ellos no aman a Dios, ellos se aman a sí mismos.

Careciendo de humildad, su rechazo público a las Leyes de la Iglesia Católica, me repugna.

Sus vergonzosas exigencias, en donde tratan de forzar a Mi Iglesia a aceptar leyes, que me ofenden, significa que se han arrojado ellos mismos a la oscuridad.

Sus votos religiosos no tienen sentido.

Su promesa de honrar y obedecer a Mi Iglesia ha sido rota.

A menos que se arrepientan y regresen a Mi Cuerpo, Mi Iglesia en la Tierra, ellos no tienen derecho a llamarse a sí mismos siervos en Mi Iglesia.

Vosotros han sido advertidos. Yo os arrojaré al yermo.

Profanad las Leyes de Mi Iglesia y seréis castigados.

Vuestro Jesús



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a03-ago-2012-a-los-disidentes-en-la-iglesia-catolica-profanen-las-leyes-de-mi-iglesia-y-seran-castigados/
Alejandros ha dicho que…
Me lo creo, porque la doctrina de Bergoglio es la que impera en la Iglesia. ¿Quien soy yo para juzgar a un gay? Amoris Letitia cap. 8.
El problema es que los consagrados que prometieron bajo juramento ser fieles a la doctrina Divina, han apostatado bien pronto de ella.
Gálatas 1,6: No hay otro evangelio
6 Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente.
7 No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo.
8 Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema.
9 Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema.
10 Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo.
Non Nobis.
Anónimo ha dicho que…
Esto es VERÍDICO, en Cali Colombia, un sacerdote hace unos 10 años publicó un libro llamado HACIA UN CLERO GAY, donde denunciaba que en los seminarios se le ponen trabas y dificultades a quienes son heterosexuales, y que buscan ordenar como sacerdotes a los que practican la homosexualidad.